Avatar

¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

eledendo · Gonzalo de Berceo s.XIII

HÁLITOS (Poema)   

… a los vestigios o
ruinas, que en éstos u otros versos ajenos, podáis hallar, 

oh viajeros, no
tiréis piedras; 

tal vez sean ceniza o
greda de grandes pasiones: la del amor o la luz, la del dolor, la de la muerte; 

… y es que quizás,
con cada uno de ellos, haya sido vivido un instante-lumbre 

con su llama o brasa
inmortal, 

o bien, y acaso, el
paroxismo aterrador e ingente con que las sombras 

hayan roto, alguna
vez, la paz del corazón; 

pero, qué, qué más
da, si cada jirón o hilván son júbilo y poema, y, como tal, 

lo ahorman e instituyen
éste con su exacto sonido o su indeleble matiz, 

ya el violeta, ya el
carmesí, ya el azul, 

aquello que han
logrado salvar y traer desde los Campos de Marte, 

hasta este lado del
mar y del ser; 

…  no, a esos vestigios o ruinas, no, no y nunca
tiréis piedras, 

los poetas no son más
poetas ni más sabios por el verbo, sino por el agua viva, 

-         
la servida y derramada – 

oh viajeros y amigos, siempre eternos, siempre
eternos, siempre eternos…; 

            … tened a bien mirar y leer por
tanto, estos pocos conceptos y palabras 

que a estos foros
gloriosos del mundo, hoy, aquí traigo,  

los que humildemente y
con mesura, he logrado reunir, asir y rescatar: 
 

son de voz, 

son de luz, 

son sagrados, 

el más excelso, alto
y fiel conjuro, de mi mente y de mi sangre. 
 

*** 

Antonio Justel
Rodriguez 

http://www.oriondepanthoseas 

***

Acerca de

Nombre Usuario
eledendo
Se unió el
Visitas
46
Último Activo
Roles
Registered Users

Actividad

  • HÁLITOS (Poema)

     

    … a los vestigios o ruinas, que en éstos u otros versos ajenos, podáis hallar,

    oh viajeros, no tiréis piedras;

    tal vez sean ceniza o greda de grandes pasiones: la del amor o la luz, la del dolor, la de la muerte;

    … y es que quizás, con cada uno de ellos, haya sido vivido un instante-lumbre

    con su llama o brasa inmortal,

    o bien, y acaso, el paroxismo aterrador e ingente con que las sombras

    hayan roto, alguna vez, la paz del corazón;

    pero, qué, qué más da, si cada jirón o hilván son júbilo y poema, y, como tal,

    lo ahorman e instituyen éste con su exacto sonido o su indeleble matiz,

    ya el violeta, ya el carmesí, ya el azul,

    aquello que han logrado salvar y traer desde los Campos de Marte,

    hasta este lado del mar y del ser;

    …  no, a esos vestigios o ruinas, no, no y nunca tiréis piedras,

    los poetas no son más poetas ni más sabios por el verbo, sino por el agua viva,

    -          la servida y derramada –

    oh viajeros y amigos, siempre eternos, siempre eternos, siempre eternos…;

                … tened a bien mirar y leer por tanto, estos pocos conceptos y palabras

    que a estos foros gloriosos del mundo, hoy, aquí traigo, 

    los que humildemente y con mesura, he logrado reunir, asir y rescatar: 

    son de voz,

    son de luz,

    son sagrados,

    el más excelso, alto y fiel conjuro, de mi mente y de mi sangre. 

    ***

    Antonio Justel Rodriguez

    http://www.oriondepanthoseas

    ***



    4 de diciembre
  • RACIONALIZACIÓN DE LA ALEGRÍA

    ... doblega, somete y acostumbra la tristeza o dolor de alma, el crudo sufrimiento,

    pues viene y llama la alegría y la estoy recibiendo con los labios temblando,

    como si de pronto el cuerpo extrañara, como si en costumbre ominosa

    hubiese obviado para siempre la imprevista irrupción de sucesos hermosos;

    ... es, así, que la alegría casi duele,

    ya que con furia se aprieta contra la piel del pecho para hacerse sentir,

    para ser reconocida y asumida, y, de esta forma, lograr sentirme y pronunciarse;

    ... y son, son tan pocas las gotas de rocío vivo

    que van apareciendo en el adil o aridez del ardinal que soy,

    que las cojo y pongo por las grietas del ser cuidadosamente,

    no para que crezcan, no, sino para que no mueran;

    … miro en mí, y, en definitiva,

    todo parece revertir a ese instante en que me quedo quieto, muy quieto y escuchándome,

    como si el leve resplandor que tengo estuviera en peligro, y, con rapidez,

    contra un mar taimado de oscuridad inaudita,

    tuviera que ordenar las fuerzas para creerlo en mí, y, enseguida,

    -  frente a un terror o espanto que truena por la sangre -

    amarlo frente al mundo hasta el suplicio y defenderlo.

    ***

    Antonio Justel Rodríguez

    https://www.oriondepanthoseas.com

    ***


    14 de noviembre
  • MERCADERES DEL TEMPLO

    ¡ …y están, están aquí …!!!

    de entre aquellos mercaderes, los cambistas y vendedores de palomas, han vuelto;

    no cabe duda, ellos son, especializados hoy en “hedge funds” e hipotecas “subprime”,

    constructores de paquetes derivados, activos tóxicos, corrosivos puros

    para oprimir al mundo con veneno/oscuridad, veneno/riesgo, veneno/fraude

    y sus secuelas de miedo, desempleo y pobreza, enfermedad y locura;

    son los que ocupan los altos rascacielos e impecables oficinas en las “cities”,

    los que por ondas de radio y a grupa de un instante devoran estados, continentes,

    y avanzan y avanzan cual invisibles y terribles monstruos en absoluta impunidad;

    … y a menudo son íntimos de jueces y ministros, filántropos y clérigos,

    de jefes de Estado, de gobierno, luminarias, referentes sociales y nata y luz de los medios,

    con frecuencia adorables y únicos, inimitables;

    éstos son los actuales mercaderes, cambistas y vendedores de palomas, enemigos del Cristo

    y hoy denominados dulcemente “mercados” e “inversores”, los que atacan los déficits,

    las deudas nacionales y el futuro, la paz del ser humano, su sangre y corazón;

    … y nadie, nadie los tiene por culpables porque son el sistema, lobbies de esta obra

    o voz del amo exigiendo e imponiendo terrores, desregulaciones, connivencias selladas,

    ignominias y guerras;

    son ellos, terroristas y sicarios financieros - nuestros propios hermanos -

    los mismos, exactamente los mismos que abominan del hombre, embellecen las piedras

    y estercolan el templo;

    … golpeándolo y estremeciéndolo, hay un grito anclado con rencor y saña en Occidente

    y el problema no consiste en el perdón, sino en cómo, cómo usar la espada sin dañar el templo

    ni herir la libertad.

    [Summa final : “ah, obsérvenlos, obsérvenlos, los mercaderes modernos ya no tiemblan;

    … tristemente, doy fe”]

     

    Antonio Justel Rodriguez

    https://www.oriondepanthoseas.com


    9 de octubre


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com