¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¿Quién es tu héroe/personaje favorito?

editado noviembre 2020 en Off-topic
Buenas noches. Hace un tiempo vi esta iniciativa en otro foro y me pareció que sería buena idea introducirla aquí, eso sí, con ciertas variantes.

La iniciativa es esta: tal y como la pregunta muestra, se trata de describir al mayor héroe (o heroína) de sus respectivas obras o, si en estas no hay un personaje que pueda catalogarse de héroe, describir al personaje favorito de las mismas, así como sus mayores proezas, que pueden ser grandiosas, como liberar a un pueblo oprimido; o más mundanas, como ligar con el ser amado tras superar una timidez endémica.

De cualquier forma, yo inicio.

__________________________________________________________________________
La principal heroína de mis obras es Ximéria, la Madre de los Ráukars. Como humana, sus poderes mágicos eran inferiores a los de otros seres que vivían en su tiempo, como los vampiros o los nephilims, siendo estos últimos los seres más poderosos de la Tierra, hasta el punto que eran adorados por los humanos como si fueran dioses y, como era de esperarse, muchos de ellos oprimían a las masas a base del miedo y restringían enormemente el uso de la magia. Los más poderosos eran los del Clan de la Atlántida, los cuales controlaban el Imperio de la Atlántida, el más grande de la época, hace más de quince mil años en el pasado y solo permitían que los miembros de la élite gobernante pudieran usarla.

Ella soñaba con un día, acabar con la tiranía de los nephilims, los "falsos dioses" y que el mundo fuese libre de su influencia. Pero no tenía el poder suficiente para esta empresa.

Un día, tras un experimento mágico, su cuerpo quedó permanentemente transformado: sus orejas se vuelven puntiagudas, como las de un elfo; de su espalda surgieron un par de alas esqueléticas, con plumas negras como la noche, que cuelgan de éstas como hojas en una rama; la esclerótica de sus ojos violeta, ahora es completamente negra, dándole una apariencia temible; la cual es acentuada por el hecho que su dentadura se vuelve filosa, como los dientes de un tiburón. Pero el cambio más notable está en su anatomía, ya que esencialmente fue convertida en una planta humanoide, con clorofila en vez de sangre y capaz de hacer fotosíntesis, además de ganar un poder mágico tan alto como para compararse al de un nephilim. Ximéria se había convertido en la primera de una especie totalmente nueva: un ráukar.

Ella no tardó mucho en darse cuenta que, si daba a otros humanos y vampiros de su clorofila, podía convertirlos en otros ráukars. Cuando ganó una cantidad sustancial de seguidores, tomó a cuatro de ellos, los más capaces, y les otorgó poderes nuevos, los cuales complementaban los que ya tenían. Estos ráukars con el tiempo serían conocidos como los Jinetes del Apocalipsis y desde entonces se convirtieron en los principales generales del cada vez más creciente ejército de Ximéria, con el cual tomó el control de unas tierras poco pobladas al este de África, desde donde fundaron Lemuria, el país de los ráukars.

Aunque no todos los ráukars eran tan poderosos como para plantar cara a los nephilims, estos últimos sintieron que esta nueva especie era una amenaza para su dominio, sobre todo cuando los ráukars empezaron a vencer uno a uno a los "falsos dioses", liberando a sus súbditos y permitiendo que éstos pudiesen practicar magia.

Esto disgustó mucho al emperador atlante, quien de inmediato declaró a guerra a Lemuria y ordenó una campaña de exterminio contra los ráukars. Tras una guerra que duró más de mil años y que devastó al planeta, el emperador, con la ayuda de un artefacto muy antiguo, llamado el "Cetro del Alba", diseñado para destruir a todo ser más poderoso que su portador. Con este objeto a la mano, él consigue vencer a Ximéria, que sin embargo y para evitar ser destruida, consigue plantar su alma dentro del cetro, mientras que su cuerpo se convirtió en un árbol de cristal negro e irrompible. Sin Ximéria, los demás ráukars fueron eventualmente exterminados y los pocos nephilims que quedaron empezaron a reconstruir el planeta, dejando que los humanos hicieran lo que quisieran, pero dominando a sus líderes desde la sombra.

En cuanto al Cetro del Alba, como quedó impregnado con el alma de Ximéria, amenazaba constantemente con poseer a todo aquel que lo sostuviese por mucho tiempo, por lo que el emperador ordenó dividirlo en siete partes, las cuales entregó a los nephilims más leales del Clan de la Atlántida.

No obstante, el espíritu de la causa de Ximéria continúa vivo y aun, en pleno Siglo XXI, hay hechiceros que están comprometidos a obtener dichos fragmentos y de esta forma, volver a traerla a la vida y que pueda cumplir con la tarea que dejó inconclusa.

Comentarios

  • Buena iniciativa.

    Por lo que veo, Ximeria no es un personaje de “el precio de la libertad” sino de una obra más fantástica, pues no recuerdo que en el precio de la libertad se mencionen los nephilms, raukars, o lugares fantásticos como Atlántida y Lemuria. Aparte que las heroínas principales de esa obra serían Alejandra y Zora, y no Ximeria, según entiendo yo.

    Bueno, sigo con la idea del hilo:

    La heroína de mi novela es Dayana. Hija de un reputado militar ya jubilado, su padre decidió darle entrenamiento militar. Consiguió que fuera más fuerte que la mujer promedio (algo meritorio dada la baja estatura de ella), pero enseguida se le hizo evidente que no podría tener la fuerza de un hombre. Por ello, decidió compensarlo entrenandola en técnicas de espionaje (forzar cerraduras, caminar sin que la oigan, distinguir mejor lo que se ve en la oscuridad, noquear a alguien desprevenido por la espalda con una llave de asfixia...), y en disparar con ballesta.

    Aunque tiene unas habilidades poco comunes, Dayana no tiene vocación de heroína. Es conformista (en el buen sentido de la palabra) y le basta con tener un trabajo con el que ganar dinero y una vida apacible. Estuvo trabajando limpiando casas hasta que consiguió trabajo de camarera en la taberna de su pueblo.

    Estaba contenta con ese trabajo, porque ganaba dinero, tenía buena relación con su jefe y era amiga de Esther, la otra camarera. Además, algunos de los hombres del pueblo que solían frecuentar la taberna la apreciaban y eran muy agradables con ella.

    Ella hubiera preferido vivir así de modo permanente, pero el destino la llevó a necesitar usar sus habilidades para salvar el mundo de un peligro acechante.
  • @Iramesoj

    En efecto, Alvaro. Ximéria no está en «El precio de la libertad». No obstante, tengo una sorpresa relacionada con los demás elementos mencionados aquí. Esperenla.
  • Interesante tema, voy a dejar mi aportación

    Mi personaje favorito y héroe de mi inacabada novela Jinetes de Hierro es Sully. Si bien, ese no es su verdadero nombre. Sully es un ex soldado, que sobrevive a duras penas atravesando el desierto rojo de Marte en los albores del tercer milenio, huyendo ni tan siquiera él sabe de que.

    Generalmente los personajes de mis historias son grises, aunque bien intencionados, pero no es el caso de Sully. Él es un malnacido, por no decir algo peor. Es un tipo que solo ha conocido la violencia, el desamparo y la ley del más fuerte desde su más tierna infancia, y que no dudará ni un momento en apuñalarte, robarte o simplemente dejarte en la estacada si eso supone un beneficio para él. Pragmático hasta el extremo, Sully es un hombre que no se fía de nadie, cegado por el odio y que carga el peso de un horrible pasado a sus espaldas. 

    ¿Y cuál es la gracia de escribir sobre un personaje así? Pues evidentemente ponerlo en situaciones ante las cuales la violencia no sirve de nada. Recorrer junto con él un camino redentor (o no) en el que irá recomponiendo los pedacitos de su alma y tratará de recobrar su humanidad perdida mientras se encamina a la irremediable cita con el destino que todo asesino sanguinario tiene.

    Es un personaje socarrón, cruel y cínico hasta el extremo que es también, curiosamente, al que más cariño le he cogido de todos. Seguramente porque es un hombre roto, al que la vida nunca le ha dado una oportunidad y que sabes que nunca puede acabar bien. 

    Y eso siempre despierta ternura.

  • Puede ser interesante crear un personaje como el que has descrito Stargazer, pero le veo un pequeño fallo a la historia:

    Ya estamos en los albores del tercer milenio, y las tecnologías no nos permiten llegar a Marte.

    Si Sully no es un terrícola, sino un alienígena, mi crítica no vale. Si es un terrícola, creo que tendrás que ambientar tu novela en una época posterior.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    No sé exactamente si mi respuestas a "mi héroe/personaje favorito" entra dentro de esta pequeña encuesta.

    En libros, novelas, narraciones o cuentos no tengo ningún personaje favorito, es que ni siquiera en los cinco libros que he escrito hasta ahora. Mi personaje favorito está vivo y reflejado en una serie de películas de cine: "James Bond 007", pero no cualquier actor de la zaga, especialmente el grandísimo actor irlandés Sean Connery; para mí, el que mejor ha representado su papel, el autentico Bond 007.

    Connery, recientemente fallecido y al que tuve el honor y la suerte de conoce en persona en Mallorca, hace como dos décadas, debo confesar sobre él que ha sido la única vez que me he afanado por conocer personalmente a algún famoso, incluso con autógrafo de por medio; es decir, lo vi en "Puerto Banús"  y me fui directamente a él y le mostré mi admiración, que fui correspondido con palabras suyas de agradecimiento. Además de las películas que como James Bond ha protagonizado, era un actor completísimo, como lo demuestra un montón de películas ajenas al indestructible 007, con "Oscar"




  • Buenas a todas/os. Me ha gustado este hilo y aprovecho que soy nueva por aquí para presentaros a mi heroína. Mi heroína se llama Salud. Es una mujer que llega a un pueblo de la provincia de Córdoba con 18 años después de haber perdido a dos madres. La primera, la biológica, la perdió durante la Guerra Civil española y obligada al exilio junto a su padre, se marcha a Argentina donde éste se vuelve a casar. Varios años después, su segunda madre, quien la ha criado y le ha hecho ser quien es, también fallece asesinada. Salud se marcha de Argentina por miedo a que quienes asesinaron a su madre vayan a por ella y su padre. Pero no iban a dejarla tranquila tan fácilmente. Salud se encuentra a lo largo de mi novela con su pasado en un presente que parece va a perseguirla para siempre.
    Salud es extrovertida, risueña, sinvergüenza, feminista activa, moderna para la época en la que se desarrolla la novela (1955) y luchadora. Sobre todo, es luchadora.

    Las protagonistas y heroínas de mi novela son mujeres. Beben de autoras, de luchadoras, de pioneras y de supervivientes.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Una vez leído el comentario anterior en el que en una novela dan como heroínas a la mujeres, cambio mi visión de mi personaje favorito; y ahora, hablo de dos: MIS PADRES, luchadores incansables para sacar adelante a sus seis hijos en los horrorosos años de la última guerra civil española (1936-1039). No solo vivían en plena miseria, y digo "vivían" porque me refiero a ellos dos, pues todo lo que conseguían era poco para nosotros, los hermanos, pero con el paso de los años, con el mismo afán, ilusión, trabajo y constancia que les caracterizaban proporcionaron a todos sus hijos estudios superiores con carreras universitarias. "La realidad supera a la ficción".


  • editado noviembre 2020
    Marommer dijo:
    Buenas a todas/os. Me ha gustado este hilo y aprovecho que soy nueva por aquí para presentaros a mi heroína. Mi heroína se llama Salud. Es una mujer que llega a un pueblo de la provincia de Córdoba con 18 años después de haber perdido a dos madres. La primera, la biológica, la perdió durante la Guerra Civil española y obligada al exilio junto a su padre, se marcha a Argentina donde éste se vuelve a casar. Varios años después, su segunda madre, quien la ha criado y le ha hecho ser quien es, también fallece asesinada. Salud se marcha de Argentina por miedo a que quienes asesinaron a su madre vayan a por ella y su padre. Pero no iban a dejarla tranquila tan fácilmente. Salud se encuentra a lo largo de mi novela con su pasado en un presente que parece va a perseguirla para siempre.
    Salud es extrovertida, risueña, sinvergüenza, feminista activa, moderna para la época en la que se desarrolla la novela (1955) y luchadora. Sobre todo, es luchadora.

    Las protagonistas y heroínas de mi novela son mujeres. Beben de autoras, de luchadoras, de pioneras y de supervivientes.
    Mira que la historia de Salud es algo semejante al de una de las personajes principales de mi libro, Khalida al Umayyad, que nació en la España musulmana y ha vivido huérfana casi toda su vida, porque perdió a sus padres durante la invasión almorávide (piensa en los almorávides como la versión medieval del Estado Islámico). Que su nombre árabe no te engañe: Khalida es una mujer extrovertida, risueña y muy temeraria, lo cual le viene bien, porque desde entonces ha tenido que luchar por mantenerse con vida durante casi un milenio.
  • editado noviembre 2020
    cehi dijo:


    Una vez leído el comentario anterior en el que en una novela dan como heroínas a la mujeres, cambio mi visión de mi personaje favorito; y ahora, hablo de dos: MIS PADRES, luchadores incansables para sacar adelante a sus seis hijos en los horrorosos años de la última guerra civil española (1936-1939). No solo vivían en plena miseria, y digo "vivían" porque me refiero a ellos dos, pues todo lo que conseguían era poco para nosotros, los hermanos, pero con el paso de los años, con el mismo afán, ilusión, trabajo y constancia que les caracterizaban proporcionaron a todos sus hijos estudios superiores con carreras universitarias. "La realidad supera a la ficción".


    Aunque no son personajes de ficción, se puede decir que hacen parte de la obra que has vivido en carne propia toda tu vida. Es una historia que me conmueve, y aunque mi país ha estado en guerra desde mucho antes de que naciera, no es un conflicto que ha llegado a tener ni por asomo la intensidad de la Guerra Civil Española, así que, por el hecho que además hayas tenido el gesto de compartirnos dicha historia, la valgo.
  • Ostras Iramesoj, toda la razón! ¡Qué fallo! Evidentemente es el cuarto milenio jejeje
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Bueno, ya puesto a  buscar y rebuscar en el cajón de los recuerdos del rincón entrañable de mi coco, saco a escena a Mafalda, la gran protagonista, el eje por el que ha circulado la magistral pluma del genial humorista argentino Quino, recientemente fallecido.

    Mafalda es un nombre plagiado de un personaje de la película argentina "Dar la cara", filmada en el año 1962; por lo tanto, es de nombre homónimo esta niña, fiel reflejo de la adolescencia y la juventud que presume de progresista de las décadas de los 70 y 80. Siempre anda muy preocupada por la humanidad y por la paz en todo el universo. Es un personaje popular mundialmente. El peso de la coherencia de todo lo que Quino pone en sus labios es digno de los mayores elogios.

    Sin embargo todo eso de buena aceptación por el gran público, algunas de las palabras y frases que dice no van en consonancia con su edad, hecho reconocido por su creador, que lo justificaba "como saberes progresistas".








Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com