¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

GUERRA HISPANO-MARROQUÍ

editado septiembre 2020 en En imagen
Para los que leyeron el capítulo "Barcelona Parte II" se dieron cuenta de que se hace referencia varias veces a una guerra que hubo entre España y Marruecos en el año 2038 (y los que no lo han leído, ¡vayan a leerlo! :D). Este artículo explica con más detalles ese evento:


Durante largo tiempo, en algunos sectores de la sociedad española, hubo un sentimiento de humillación frente a la pérdida del Sáhara Occidental (territorio en verde) frente a Marruecos tras el Acuerdo Tripartito de Madrid de 1975, en el cual ese territorio (uno de los últimos bajo control español en África) fue abandonado por el país europeo, situación que fue aprovechada por Marruecos para ocupar la práctica totalidad del mismo y, como este acuerdo nunca fue reconocido por la ONU, esta situación resultó ser una rémora para España, ya que oficialmente se la seguía designando como la potencia ocupante del Sáhara Occidental y no a Marruecos, para no legitimar su ocupación, pese a que el gobierno de Madrid no podía hacer nada por solucionar el problema.

Otro problema radicaba en las presiones que ejerció Estados Unidos contra España para evitar retaliaciones contra Marruecos. Ambos países eran sus aliados y equipados con armamento de su fabricación, por lo que si España iniciaba un conflicto con Marruecos, los estadounidenses podían fácilmente desactivar el armamento en manos de los europeos y así evitar una guerra. Gracias a ello, los norteafricanos explotaron los recursos naturales del Sáhara Occidental (minas de fosfatos, aguas aptas para la pesca, petróleo y otros minerales), mientras la comunidad internacional miraba para otro lado e insistía a España que resolviera el problema.

No obstante, todo cambió en la década del 2030, momento en el que Brasil entra en la escena de las potencias mundiales. Uno de los pilares de la economía del país sudamericano es la fabricación de aparatos de alta tecnología, entre ellos, material bélico. Esta situación fue aprovechada por España para alinearse con el Brasil, fortalecer su industria nacional y deshacerse de su armamento estadounidense, un proceso que fue llevado a cabo por su presidente, Mardonio Torrenegra (en el poder desde el 2031) y que duró alrededor de 6 años (2031-2037). Durante todo ese tiempo, Torrenegra, en asocio con los Príncipes de Asturias, Pedro de Borbón (fallecido en 2042) y Anahit Lusignan (la futura reina Anahí I de Lusiñan), estuvo en conversaciones secretas con Argelia, el Frente Polisario (enemigos de Marruecos) y Mauritania (país neutral), tendientes a buscar formas de justificar una invasión al Sáhara Occidental y sobre como repartirse el territorio una vez fuese arrebatado al reino norteafricano.

En 2038, Marruecos lanza una nueva ofensiva para arrebatar al Frente Polisario los pocos territorios que aun le quedaban en el Sáhara Occidental, al tiempo que Argelia y España contrabandeaban armas para los rebeldes: los primeros por tierra, pasando por territorio mauritano; los segundos desde los puertos de las Canarias hasta los puertos mauritanos, y a partir de ahí, hacia el territorio controlado por el Frente Polisario. Mauritania permitió estas actividades gracias a varias ayudas económicas enviadas por Brasil (y gestionadas por el príncipe Pedro de Borbón) que compraron su silencio.

Los marroquíes no tardaron en darse cuenta de esto y exigieron a ambos países que cesaran estas actividades, pero ellos negaron tajantemente que estuviesen enviando armas al Frente Polisario, el cual, gracias a las armas brasileñas, estaba resistiendo mejor de lo que los militares marroquíes esperaban.

A un mes de iniciada la ofensiva, la real armada marroquí derriba un barco de carga español aguas cercanas a La Güera, creyendo que este llevaba armas para los rebeldes saharahuis, cuando en realidad estaba llevando ayudas humanitarias. La indignación en España fue tan grande que el pueblo, incitado por la monarquía (especialmente los Príncipes de Asturias), clamaba una guerra contra el reino norteafricano y el gobierno de Torrenegra (quien ya tenía el causus belli que tanto esperaba) respondió enviando a la armada española a ocupar la costa saharahui (en manos de Marruecos) y a partir de ahí, en concordancia con los acuerdos realizados con Argelia y el Frente Polisario, expulsar a los marroquíes del Sáhara Occidental.

Por su parte, Marruecos decretó la movilización general, y el estado de guerra contra España y Argelia, anunciando que no solo expulsarían a los invasores, sino que "recuperarían" las ciudades de Ceuta y Melilla, las Islas Canarias y las demás Plazas de Soberanía, territorios "bajo ocupación extranjera", al tiempo que Estados Unidos, quien carecía de medios para presionar a España, se comprometió a enviar toda la ayuda necesaria a Marruecos.

La guerra Hispano-Marroquí había empezado.

Aunque los marroquíes luchaban en un territorio que habían estado ocupando por casi 70 años y estaban armados con lo mejor del armamento estadounidense, la superioridad del armamento hispano-brasileño se hizo evidente y el conocimiento del Frente Polisario del desolado terreno saharahui, resultó ser fundamental a la hora de apoyar a sus aliados a adaptarse a un terreno que no conocían. Esta guerra fue la primera en la historia en que se usaron los mekas, armaduras blindadas de 3 metros de alto, equipadas con fuerte armamento, una gran velocidad en tierra y capacidad de vuelo que las convertía en armas muy versátiles, ya que podían cumplir las funciones del tanque, la artillería móvil y los cazas de superioridad aérea. La batalla más famosa de esta guerra fue la Batalla de Bucraa, donde un batallón de 1000 mekas, apoyado por unidades de infantería ligera del Frente Polisario, venció a un ejército marroquí tres veces superior, compuesto principalmente por tanques y piezas de artillería móvil.

Aunque Argelia no participó directamente, si envió voluntarios al frente, los cuales fueron reclutados a partir de los refugiados saharahuis en su territorio, además de continuar con el envío de armas para el Frente Polisario durante toda la guerra, con la aquiescencia de Mauritania, que permitió la movilización de los convoyes argelinos por su territorio, mientras miraban para otro lado.

Con la mayor parte de las tropas españolas en el Sáhara, Marruecos sitió Ceuta y Melilla por tierra y mar durante dos semanas, llegando incluso a estar cerca de ocupar la totalidad de Melilla, hasta que España movilizó sus mekas y rompió el sitio, llegando a extenderse tan lejos como para amenazar Tanger y Tetuán.

Tras tres meses de conflictos y con las tropas españolas ocupando todo el Sáhara Occidental y amenazando Rabat, la capital del reino, Marruecos se rinde y pide la paz.

Comentarios

  • editado septiembre 2020
    Las condiciones de los vencedores fueron:
    1. Reconocimiento por parte de Marruecos del Sáhara Occidental como país independiente.
    2. Reconocimiento por parte de Marruecos de la soberanía española sobre Ceuta, Melilla y las Plazas de Soberanía.
    3. Retiro de toda actividad económica marroquí en la región del Sáhara Occidental.
    4. Indemnizaciones de guerra para Argelia y España.
    Aunque en Marruecos sintieron que la reacción española fue desproporcionada, se vieron obligados a aceptar las condiciones, a cambio de que España se retiraría de todos los territorios marroquíes ocupados. 

    Esta guerra sirvió para devolverle el prestigio a España en la escena mundial, que desde entonces sería reconocida como una potencia militar de mucho peso, además de servir de contrapeso a la influencia alemana en la Unión Europea y matricular al país ibérico como el aliado más cercano a Brasil en Europa y uno de sus aliados más fuertes en el escenario mundial, una relación similar a la que han tenido Estados Unidos y el Reino Unido tras la Segunda Guerra Mundial.

    Asimismo, los recursos naturales del Sáhara Occidental ahora serían explotados por Argelia, Brasil y España, al tiempo que instalaban al Frente Polisario en el poder del nuevo país y realizaban acuerdos comerciales, tendientes a definir el porcentaje de los ingresos obtenidos a partir de la explotación de los recursos naturales saharahuis, así como coordinar los esfuerzos de reconstrucción post conflicto.

    Al mismo tiempo, la guerra sirvió para demostrar lo que para ese momento ya era evidente: Estados Unidos era un imperio en decadencia. 
  • antonio chavezantonio chavez Miguel de Cervantes s.XVII


    Pensando... quizás tu futuro no esté en la Literatura, sino en la Historia; es decir, amén de que se ve que eres un buen escritor y que vas mejorando por día, tampoco eres manco como historiador  :)


Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com