la lujuria del día

pessoapessoa Gonzalo de Berceo s.XIII
Yo vivo como todos los presentes que viven en el mundo, vivo.
Me niego a morir voluntariamente.
Por las rosas y los amaneceres, 
por mis amigos y por esa esquina de la ciudad que me acoge
cuando la tarde agita la ropa en los balcones,
y las banderas de España.
Y porque hay mucha lujuria en el día que me pone cachondo.
Y por esa mujer que pasa que haría mía y yo suyo.
y por esa multitud de cielo que nace a las siete de la mañana.
y por los trabajadores.
y por ese recuerdo bonito que tengo yo
al lado de una pizarra.
y por mi madre, que es más buena que la luz que nos alumbra.
y porque la vida es lujuria y yo un ninfómano de la vida.

Comentarios

  • Que te siga invadiendo la lujuria, es mejor que vivir sin ella.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Es un ingrediente sexual muy importante en la vida del humano, y se asocia con el amor, el éxtasis es el no va más




  • pessoapessoa Gonzalo de Berceo s.XIII
    El éxtasis amoroso debe ser muy difícil de conseguir pues se ha de juntar el amor y el sexo en uno. Y cuando te quieren, no funcionan en la cama y si funcionan en la cama, son más raras que perros verdes.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    A las mujeres en general les atrae, y mucho, el dinero y un bienestar, sin olvidar, por supuesto, el grado de inteligencia, el índice cultural y el trato personal del hombre que se acerque a ellas, y no sólo con intenciones de llevársela a la cama.



    El éxtasis amoroso debe ser muy difícil de conseguir pues se ha de juntar el amor y el sexo en uno. Y cuando te quieren, no funcionan en la cama y si funcionan en la cama, son más raras que perros verdes.

    De sobra es sabido por todos la actitud (casi permanente) de la mujeres en general a este respecto, pero ahí es cuándo tiene que estar uno: conquistando, persuadiendo, mimando... en definitiva, amando.

    También es sabido que no somos nosotros, los hombres, los que conquistamos a una mujer, siempre son ellas las que nos conquistan, arropadas con sus encantos. Sin omitir, faltaría más, el sexo, literalmente hablando, que es entonces cuando no hay escapatoria posible.

    A las mujeres les atrae el dinero y un bienestar, sin olvidar el grado de inteligencia, el índice cultural y el trato personal del hombre que se acerque a ellas, y no sólo con la intención de llevársela a la cama.

    A veces, las mujeres no saben elegir bien, o no aciertan a elegir bien; a veces, dan en el blanco, pero, en todo caso, siempre serán ellas las que tengan la última palabra.





  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    pessoa 

    Lo insertado en rojo ha sido un error; se me fue el cursor a donde no debía





Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com