¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

La aventura de Don Paco

KopKop Anónimo s.XI
editado junio 2016 en Narrativa
Estaba en la taberna de San Gabriel Arcángel tomando una copa de un vino de mal sabor. Era lo mejor que podía pagar con la ultima moneda que quedaba en mi bolsillo. Me encontré tratando de hacer durar el vino lo más posible pero lo sed que me aquejaba era muy grande. El último sorbo lo disfrute como si mi vida dependiera de ello. En ese instante me desespere. Mi vaso estaba vacío y mi bolsillo también. Empecé a temblar con la sola idea de no poder disfrutar otra gota de aquel asqueroso pero adictivo brebaje. Don Manolo, el tabernero, no me quería dar crédito. Me tenía por un vago sin oficio que solo acumuluba deudas. Y estaba en lo cierto...pero de ahí a negarme vino...preocupado me levante y camine por el local en busca de algo que salvara mi desesperada situación.
Luego de unos pocos pasos sentí que alguien me llamaba. Me di vuelta y vi a dos hombres sentados en un oscuro rincon. Uno de ellos me señaló y me invitó a sentarme. Me acerqué y les pregunte si era a mí a quien llamaban.
Si si hombre, sientate a tomar un vaso con nosotros –
ME dejé caer en la silla sin dejar de mirar los vasos llenos de vino de mis nuevos amigos. Se me hacía agua a la boca de solo verlos..
Venga, pareces necesitar una copa, o acaso ya se estaba yendo-
Para nada, si la noche aún es joven– dije y me zampé el vaso de un solo tirón.
No era el alcohol avinagrado al que estaba acostumbrado mi resistente paladar. Esto era algo diferente. Cálido, con cuerpo y un distinguido y amable sabor frutal al final.
Delicioso- dije
Pues hay más... – dijo uno mientras me servía más vino
Me volví a prender al vaso apurandome a tomar el vino antes de que se acabara La amabilidad de mis amigos.. Para iniciar conversación les pregunte sus nombres. Uno era un tipo regordete con cachetes colorados y se llamaba Javier, el otro era un moreno alto y con las manos gigantes llamado Joaquín. Sin perder más tiempo me contaron una historia fantástica sobre una casona abandonada en el medio de la nada. Dijeron que había pertenecido al mismísimo Gabriel de los Arcángeles, fundador del pueblo. Les dije que era imposible, que de haber sido asi seria un lugar famoso.. Allí se largaron con otra historia aún más fantástica de una supuesta doble vida de Gabriel y que en ese lugar mantuvo encerrada a su amante secreta y a la hija fruto de esa relacion. Yo me eche a reír. Eso era imposible, pensé. El era SAN Gabriel, un santo, la misma palabra lo decía. Un Papa viejo y sabio lo había canonizado hacía ya tiempo...imposible que hubiera hecho algo malo. Ellos no dijeron nada, solo sonrieron. Para terminar remataron la fábula con 3 cosas: una información, una prueba y una promesa. La información era que en esos terrenos se encontraban ocultos los tesoros de la familia Arcángeles que se creían perdidos en el incendio que mató al mismo Gabriel en su casa legitima. La prueba era un prendedor de oro macizo con sus iniciales GA, el mismo con el que Gabriel siempre aparecía en todos sus retratos. Y la promesa era que si los ayudaba a encontrar el tesoro dividiríamos todo en 3 partes iguales. Apure el vaso de vino de un golpe ante semejante idea. Ser rico. Seguimos hablando un rato más sobre dónde quedaba la supuesta casona abandonada y una idea general de cómo llevar acabo la empresa. Por mi parte, envalentonado por el vino, ya me había decidido a aceptar la propuesta. No tenía nada más que hacer y muy poco que perder. Hacia mucho que soñaba con una aventura que me volviera rico. Ahora por fin había llegado el momento. Los dos hombres, Joaquín y Javier, terminaron la botella de vino y se levantaron estrechándome la mano.
-Paco, Nos vemos mañana al mediodía en la plaza- dijo el moreno
Dije que si con la cabeza y los deje marcharse. Yo seguí sentado en el mismo lugar por varios minutos más. Ya no me interesaba el vino ni ninguna otra cosa. No podía dejar de pensar en que podría ser rico en poco tiempo. Luego una duda me golpeó la cara con fuerza. Porque habrían de compartir la fortuna conmigo? Porque yo?.

Comentarios

  • marasaleymarasaley Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado junio 2016
    ¿Y continuará?
  • Esperamos que si,queremos saber que paso con el tesoro:)
  • marasaleymarasaley Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado junio 2016
    amparo bonilla escribió : »
    Esperamos que si,queremos saber que paso con el tesoro:)

    ¡Si! Me he quedado intrigada.
  • KopKop Anónimo s.XI
    editado junio 2016
    Les dejo el segundo capítulo. Por favor, cualquier crítica me viene bien, ya sea si les gusta o no! Grc!

    Al día siguiente me levante con un fuerte dolor de cabeza. Recordé al gordito de cachetes colorados, al negro monstruoso y a su formidable historia de riquezas escondidas listas para mí. Me eche a reír. Que par de borrachos, pensé. Aún mas borrachos que yo que meten a otra gente en su locura. Me acerqué a la mesa con la tinaja de agua y me moje la cara. Y si era cierto?. Justo ahí escuché las campanadas de la Iglesia de la plaza. Era el mediodía.... Decidí salir a dar un paseo, casualmente por la plaza, y ver si esos dos mentirosos habían aparecido por allí. No pude creer lo que vieron mis ojos cuando llegue...allí estaban los dos. Parados como estatuas bajo el terrible sol que hacía conversando animadamente. Me vieron y empezaron a llamarme.
    - Ven Paco – dijo el negro – pensamos que no venias –
    Me acerqué con un poco de incomodidad. Porque estaban tan interesados en mi?
    - Vamos, ahí tenemos 3 caballos listos para salir de inmediato a la casona en Campogrande. Si salimos ahora llegaremos hacia la medianoche –
    - Vamos a ser ricos Paco! Ricos! –
    Los dos tipos ya estaban enfilando hacia los caballos cuando decidí hablar y decir lo que pensaba.
    - Un momento, sin sonar descortés y con la gratitud hacia vuestras personas por haberme elegido para tan noble empresa – comencé diciendo. Cuando estaba nervioso solia hablar de forma rebuscada. El negro y el regordete se me quedaron mirando, casi pude ver un signo de interrogación en sus caras.
    - Quería preguntarles...porque yo? –
    - Porque tu que? – dijo él regordete
    - Porque compartir la fortuna conmigo si es que está ahí como dicen? -
    - Nosotros dos solos no podemos entrar a la casona, buscar los tesoros y traerlos de vuelta. Es un trabajo muy grande para dos. Y si fuésemos más de tres serían demasiadas cabezas para repartir lo que saquemos –
    - Ya veo...pero porque ofrecieron repartir en partes iguales y no pagarme un monto fijo?. Después de todo ustedes tenían toda la información...
    - Nos ahorramos el regateo – continuó el regordete. El negro estaba parado con cara de no entender nada de lo que se decía. Comprendí que él era el músculo y el otro el cerebro. – Si te hubiésemos ofrecido un monto fijo...pongámosle 1000 Duros –
    - 1000 Duros – me babosee de solo pensar en la cifra
    - Y llegáramos allí y nos vendríamos con 30000 duros... –
    - 30.000...- seguí baboseando
    - De seguro hubieras exigido que sea en parte iguales...y como pensamos que habrá suficiente dinero para todos tan solo quisimos evitar ese regateo -
    - Suena lógico –
    - Pues si –
    - Y...porque a mí? Ustedes no me conocen, yo no los conozco....porque repartir una fortuna con un extraño de una taberna en este pueblo andrajoso –
    - Bueno Paco...de hecho hace días que te vinimos vigilando en la taberna...Siempre vas solo y vuelves solo...eso significa que no tienes mucha compañía por lo que era menos probable que divulgues el secreto por cualquier lado. Además Don Manolo, el tabernero, nos has dicho que eres de fiar...mientras no se te de crédito...-
    - Si...Manolo...le quede debiendo un par de veces y...-
    - Bueno...si sale todo bien ya no tendrás que deberle...-
    - No...-
    - Ya está con las preguntas?...quieres ser rico o no? –
    - Claro que si –
    - Entonces vamos –
    Los 3 salimos cabalgando bajo el sol del mediodía sin decir una palabra más. Aún estaba preocupado, era todo muy extraño...pero como no tenía nada que perder me fui con ellos. Rico...iba a ser rico!.
  • Pues esta entretenida la historia de Paco, me gusta y espero que continúes:)
  • marasaleymarasaley Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado junio 2016
    Que mosqueo me dan esos dos ¬¬
  • evilaroevilaro Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado junio 2016
    Uy u yu...


    Esto no va a acabar bien ;)


    Interesante


    Emilio
  • marasaleymarasaley Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado junio 2016
    Le van a hacer todo el lío ¬¬
  • mighty13mighty13 Anónimo s.XI
    editado junio 2016
    Muy interesante, estoy en espera del siguiente capítulo.

    Solo te puedo decir que a veces se te olvida acentuar una palabra, pero de ahí en fuera me encanta tu escritura.

    Saludos.
  • marasaleymarasaley Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado junio 2016
    Desde luego engancha ;)
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com