¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

Poemas de andar por casa

2»

Comentarios

  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado octubre 2015



    Y entraste en esta casa.
    Y te quedaste dentro de esta eternidad
    que nos persigue siempre en la palabra,
    amigo cuyo nombre guardo en el laberinto
    circular en el que habito,
    en el aposento de los tesoros.

    Te siento triste, amigo, poeta,
    puede que cansado de circunstancia,
    como si buscases a alguien continuamente
    con quien poder mejorar este mundo
    y poder llenarlo de esperanza.
    Tu alma está inquieta de
    melancolía pasajera,
    queriendo desahogar la ingravidez recluida
    de forma hermosa.
    Siento la llamada
    de necesidad sin confirmar,
    timbre que no hace ruido,
    situación de alarma silenciosa,
    interior que abre unas ventanas
    en un día de asfixia
    con sensibilidad exhalada.
    Es presenciar el etéreo derrumbe
    a un abismo
    que ya conocieras
    con constancia involuntaria.
    La melancolía es la miel en la que
    se relame la tristeza,
    la pista
    de la que despegan aviones de papel
    hacia la lluvia,
    con palabras de profunda belleza.

    Y ahora que sé,
    te ruego resistas.


  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    (Des)haciendo poesía.



    Otra manera de contar un cuento

    Un animal abatido, en medio de la jungla.

    Agoniza de llanto.

    Mientras,
    los pájaros acallan melodías, en una especie de
    luto por la incierta muerte.

    No siempre hay solo verdad o mentira en los hechos.
    Se barajan las secuencias.

    _ No hay que creérselo del todo._
    Dice el cuervo, sobre la rama quebrada de astucia.

    La carretera cercana.
    Suceden los vehículos,
    sin detenerse,
    sin desviar la mirada del destino marcado de tic tacs.
    Encierran cargadas maletas de ausencias.
    Miradas para otro lugar.

    Abre los ojos el animal abatido.
    Un asombro de auxilio, transcurre
    y empaña el vaivén del aire.
    Es como un vestido de niebla con botones
    desabrochados de sol.

    Y los pájaros retornan a su canto, aliviados
    de no continuar la tragedia
    (ya perdieron demasiadas plumas con el drama).

    Desean volar de esta jaula de cruce de caminos, ¡volar!

    y quisieran estar en una obra de Shakespeare,
    no aquí, imprecisos. Agoreros.

    ( sin Ophelias, Lady McBeths, Juliettas, ...)

    Comienzan a tener frío de preguntas.

    Y un coche blanco, luminoso,
    (arrastrado por 110 caballos)
    (parecido a una luna en la noche distinta)
    parando en el andén.

    _ Vuelve a casa.
    Y cuéntame el porqué de estas cosas que suceden._

    Los quizás y los puede. Razones
    para explicar las cosas que pasan.

    Se habla de desprendimientos y de la marca de la existencia.
    Y se habla de un tatuaje nuevo debajo de la piel.

    Desaparece el coche luminoso, entre la noche
    abriéndose
    ante el amanecer.

    Nunca comieron perdices. En consideración.



  • QuintiQuinti Juan Boscán s.XVI
    editado diciembre 2015
    estrofa escribió : »
    (Des)haciendo poesía.




    Dice el cuervo, sobre la rama quebrada de astucia.



    Tenemos que hablar.
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    Quinti escribió : »
    Tenemos que hablar.

    Hablando.
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    Rescatando de hace meses poemas de andar por casa...



    Nadie dice
    se pierden las palabras
    en el momento incrustado
    cuando la espera desdice
    significados ocultos

    Nadie dice
    pasan de largo transeúntes sin pasos
    y el silencio se detiene
    en la costumbre

    Y nadie dice

    y todo transcurre mientras tanto

    la razón maldice
    el ausente llora
    por haber callado

    Y porque nadie dice

    una algarabía reclama atención
    en medio de
    un parque semejante
    a otro parque
    donde crisantemos

    hablan el idioma de las flores

    entremezclándose
    con el sonido de generaciones de
    móviles
    pidiendo su tiempo con grito
    de alarma

    Somos parte de unas teclas
    de unas letras
    de un escenario

    quedándose en silencio
    mientras cambia la función
    de nombre


  • Pense que ya no andabas en la casa, como estabas tan calladita:)
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    Hola, amparito ^^

    Vuelvo de vez en cuando, no he olvidado este lugar. Aquí está todo muy tranquilo, como introspectivo... creo que hay una corriente de calladitos :-)
  • Si solo fueran calladitos, creo que de retiraditos, andan en retiros espirituales y sin mi:):D
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    Vendrán mejores tiempos :-) tanto encierro acaba por cansar...

    Ya he hablado unas líneas y dejé de ser calladita ;)

    Nos leemos, amparo ^^ tengo que irme presurosamente
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    Porque todo es como una ráfaga, y... puesta a imaginar lo que dijo el cuervo...




    Porque dijo el cuervo.

    Cada una _miradas rehuidas_ inundándose de noche nupcial.
    Un enlace de palabras,
    corroe una garganta con disonantes graznidos en cama de nadie.
    No existen oídos de entrada. Se cerraron al anochecer.

    _ ¿Qué es lo que hay que saber?_

    Todos temen a un cuervo cuando abriera el pico,
    sobre esa rama quebrada de astucia.
    Muestra de una lengua que lame la razón incomprendida.

    Licitando para un silencio. Hay apuestas. La noche
    se hará un nudo a partir de ahora.

    La compasión de los pájaros de dulces cantos, aporrea
    contra la boca que levanta la mano para hablar.
    El cuervo, arrancándose las plumas de una piel desvencijada.

    _Oídos sordos._ Para quién lo entienda.

    Nadie quiere oír hablar de epítetos de mal augurio.
    La contienda termina en el comienzo cerrado.

    El cuervo dijo,
    que la sombra alcanzaría a toda simiente
    por cada una de las palabras a evitar.

    No dejarse influenciar por un traje negro. ¡Todos a rezar!

    La noche,
    ama a los cuervos que maldicen la ráfaga de luz
    incapacitándolos para la tiniebla.
    Y una pluma blanca, crepita
    al crecer
    entre la penumbra de un cuervo desleído de sino.



  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015


    Nada detiene la muerte de la lluvia sobre el asfalto.
    y quisiera amortiguar el choque cruel,
    salvarla de entre todos
    los finales posibles por aplastamiento que existen
    en zonas de extrema dureza.
    No caerán sobre el consuelo de la hierba, piadosa.
    Los toldos, recogidos, no podrán hacer de tierra
    esponjosa.
    Chocarán, algunas, las más afortunadas,
    contra las hojas de cualquier árbol del entorno,
    haciéndose miles de gotitas desparramadas
    cayendo sobre otras hojas,
    como una carambola hacia la desaparición absoluta.
    Caerán, también, sobre esa furgoneta blanca,
    la que está aparcando ahora, y no estaba hace
    un instante
    para aplastarlas en la frialdad de un material inerte,
    como si no tuviesen bastantes muertes despiadadas donde elegir.
    Si pudieran elegir, siquiera, volver a las nubes de las que
    salieron
    empujadas.
    Aquí, solo esperan
    las miradas de unos cuantos melancólicos buscando la
    nostalgia en cada gota
    derruida de
    esperanza
    en la
    cai
    d
    a
    la espera de una escucha,
    los plafs, el anuncio del fin de un desahucio en un cielo que es de todos.
    Y hay miradas de Cortázar observando el suicidio
    masivo, como un espectáculo de huida.
    Se pisan los charcos de camino a la tristeza,
    cementerios húmedos,
    adonde fueron cientos de sacrificios diminutos
    de un celeste que perdió a su sol y fue castigado con las nubes.
    Y ahora, paga con cada gota de su sangre cristalina,
    la pérdida y el frío.
    Porque así sucede en estos casos.
    Aunque exista la inocencia.


  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    Este no es un lugar donde buscar poesía seria que leer.



    Y tres manzanas rojas sobre una bandeja y ninguna Blanca(Nieves, una).
    Los cuentos nunca fueron. ¿Alguien ha visto a los siete enanitos
    por algún lado? Mamá, el cuento no salió de tu boca,
    y ahora, las manzanas no hay quien se las coma con un poco de miedo al letargo,
    no hay bruja que quiera ser más guapa (ni espejito liante), no que conozca.

    Aunque existan parecidos razonables, y no diré nombres, que después todo se sabe
    y hay quien se enfada con una bala dialéctica en la recámara, que se dispara
    el día menos pensado y explosiona por aquí dentro, y salen astillas de tal palo.
    Pero, si lo que quiero es poesía y me encuentro estos deslices a falta de cuento.

    Y la madeja va formándose al primer bocado, y no me duermo, sigo tan despierta.
    Y no hay príncipe ni enanos ni bruja ni miedo y sí hay manzanas rojas, dos y media,
    pasan los bocados cuando menos te lo esperas.

    Y solo quise un cuento. No, no me servía el ángel de mi guarda
    casi cada noche, me aburría como una niña viendo el mismo capítulo
    de dibujos animados. Pero me peinabas, a veces, como
    a la princesa Leia aunque no te gustase. Que después de todo, C-3PO tenía alitas
    en mis sueños y era doradito, puro orito. Puestos a elegir un ángel
    ¿por qué no podía ser él? Que a un ángel se le disfraza al gusto del consumidor,
    pues si ha de guardarte, imagínalo.

    Y este cuento se ha acabado y dos manzanas rojas sobre una bandeja.

    Si me hubieses contado el cuento, ahora estaría dormida y no haría estas cosas.

  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    ¿Perdiendo el tiempo?





    Los días que vendrán

    Los días de aquellas sillas vacías
    de mañanas. De luces y sombras frente
    a los manteles de escritas reuniones, y desaparecidas
    manchas de café en alguna lavandería.
    Y en contraste, nacimientos. (La vida y su juego de la silla)
    Estos días acercándose.
    Ráfagas de antes
    y después, en el tiempo caído en alegre tristeza
    peleándose,
    compartiendo cuerpos agridulces. Siempre hay una historia
    en el corazón que
    duele más de la cuenta
    sin borrarse de la mirada. Como un tatuaje
    con firma.
    Pero no todo es así. Existen más versiones de lo mismo.
    La mesa de polos opuestos,
    los agujeros
    y las palabras buscando
    su eco extraviado, en algún lugar hacia dentro
    sin parada.
    Aire. Cometa. Cielo. Pájaro. Y caída.
    Tierra. Raíz. Gusanos. Ceniza. Y vuelo.
    Navidad bailando entre dos aguas,
    cambiando de colores
    y un acuario con peces siguiendo la corriente.
    A veces nos mentimos para recordar
    algo cierto situado en el olvido.
    Demasiadas personas buscando, ahora,
    la solución en un objeto.
    Se puede salir corriendo.
    En el camino llegarán las excusas.
    Y el retorno al punto de partida.


  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    Mil.lenium

    Las cerillas tiñen tus uñas de color a muerte.
    Entonces, un mechero se enciende y se apaga.
    Lisbeth Salander, aprendió sobre la piel
    que algunos hombres no aman a las mujeres de una
    manera tierna.
    Ni siquiera aman de ninguna manera.
    Enciendes despacio. No vale darse prisa si se pierde.
    El reloj es solo una bestia muda dando la nota,
    pero tiene las llaves de tus ojos
    y respetas la manecilla que persigues.
    El gas desaparece de un cuerpo de plástico verde.
    Alma volatilizándose que ya está en tu carne. La respiras.
    El interior es el incendio del que huye la sangre
    de un bidón de gasolina.
    Y no está Mikel.
    ¿Quién eres y qué haces en este lugar sórdido de nombre oculto?
    ¿Acaso eres la sombra hackeando, en venganza, el laberinto?
    El reloj habla y el tiempo pasó lo bastante. .
    Ahora eres como una araña a punto de despertarse para
    devorar un insecto. Una cucaracha
    ha de escupirse después,
    no lo olvides nunca.
    ¿O acaso aún duermes, atrapada en tu propia telaraña?
    La advertencia. 1 2 3 y quizás 4.
    La última gota antes del sueño.
    No puedes ver al ser que se desvanece cuando abres los ojos.
    No está llegando.
    Y el despertar, con el fuerte olor a presencia escurridiza.
    De nuevo deja un mechero entre tus dedos.
    El juego absurdo que sabe a daño.
    Vuelves a encenderlo, despacio. Y el Déjà vu.
    Ves deslizarse ese último segundo, abierta la
    fisura por donde entra el nigromante.
    Deseas mirarle detrás de tus ojos y empujarle
    fuera de la partida
    con toda la rabia
    la ira.
    Otra alma de gas, abandona otro cuerpo de plástico.
    Este es rojo y huele a sacrificio.
    Ya puedes alimentarte con los despojos de tu suerte.
    Le toca encender. Y perderá su último rito.
    Hoy vencerás a la efigie que hizo nacer a un dragón tatuado.
    Vencerás, Lisbeth, a quien quiso romper tus sueños de cuajo.
    Y vendrán otros del pasado con las mismas intenciones.
    Pasará en otra novela de Larsson.



  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2015
    El espíritu navideño hace de las suyas :p



    En el árbol de Navidad
    anida un pájaro sedicioso en el calcetín colgado
    insiste en picotear bolitas de plata
    - no son lunas llenas -pájaro bobo que buscas tu satélite entre
    el verde mentiroso-

    y una decadencia en la estrella señala abismo
    donde se precipitan los objetivos
    del ave necrológica

    cae santa claus hace un plof a michelines rotos y se queda pálido
    de vida
    suenan las campanitas de papel maché suenan a melodía desconsolada
    llora el abeto de engaño llora nieve
    copos de purpurina blanca
    los renos marchan
    lejos

    y piñas doradas pierden destellos para siempre

    las mariposas consiguen desatarse de la guirnalda emprenden el vuelo
    bellas entre la noche de escarnio escapan
    y las lucecitas se apagan como si el establecimiento ramificado
    hubiera cerrado por tristeza

    ojos menudos en lo alto satisfechos territoriales
    tras caer el ángel de alas petrificadas
    el rival que no protegió a nadie de mirada azulinvierno quieta
    en el suelo tres pedazos y añicos celestiales
    a un palmo de claus

    y el pájaro toca la campana de la rama origen
    anunciando el nuevo descenso:
    la bola más grande
    el planeta más brillante de esta composición de universo

    sobreviene un Big Bang navideño


  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    Duermen dosgolondrinasjuntas como palabras 
    donde no existe espacio en blanco 
    simétrica composición: signo del infinito sobre
    el universo de 
    una cuerda desnuda 
    siluetas en la noche y

    Es mañana

    la cafetera en el fuego y busco esa ventana
     
    Siguen quietas sin sonido de avecillas todavía
    pegaditas de ternura 
    entre el  marchito cemento de este patio de luces.

    Llega otra golondrina y juegan a los pájaros
    vuelos de corto alcance suben y bajan 
    y quisiera ser ellas como cuando quise ser nube o lluvia
    en la lista de deseos inocentes

    y dormir en esa línea de dos destinos siendo equilibrio
    alas en un stand by de carreteras de viento 

    y cuando el día 
    estalle sin ninguna duda

    echar a volar y dormir en otro lugar y sorprender a otro alguien
    y no acudir a la cita 
    de la ventana de ayer para no moldear la nostalgia

    por ser golondrina 
    y estar en otra parte.

    Los ojos del poeta  
    construyen versos donde poder hablar de despedidas
    frente a una taza de café
    que terminará en tragos fríos.

    Los siguientes mañanas no volvieron. 

    Queda el rastro de un poema y las fotos en el teléfono móvil.

  • Ha llegado el momento de controlar las sensaciones,
    no tengo dinero para mas condones, ya no te puedo ver.

    La noche sólo sirve para dormir, otros sueñan,
    uno no se lo puede permitir,
    dos es un número muy alto para mí.

    No te rías, te doy lastima, ya no tengo elección,
    tú, lector, tienes la culpa, por provocarme, por buscarme,
    soy un engendro publicitario, me abres tu boca,
    voy a entrar despacio, la potencia sin control no sirve de nada,
    lo absoluto es no existir, por ti, por mí,
    por que es muy triste darle a todo un fin.

     https://www.amazon.com/author/juancarlospazosrios

  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado septiembre 2016
    Buen poema Juan. Recuerdo estar juntos, pero habías desaparecido unos años antes, era tu cuerpo y no había voz. Siempre quise tus ojos en mis ojos, el verde-lago como herencia en la mirada. El color se quedó estancado, siguió el camino del azul de la abuela, saltando generaciones. Para mí la tierra, la miel y algo de sol entre cosechas de trigo. Cierro los ojos, siento el verde y el azul dentro como en un caleidoscopio genético/sentimental, como pececillos de colores dando vueltas en cuencas repletas de agua. Qué nadie vacíe las piscinas redondas donde nada el amor, bucea el alma y flota la tristeza como pedacitos de corcho salvavidas. Y qué nadie subestime el peso de los ojos de mi madre: oscuros vencedores sin nada que temer. * Se juntó todo Cosas del teléfono móvil Y editar no me ha solucionado el problema Quedará así por siempre :( seguidito
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    Vengo a entregar algo de ego dentro de las palabras
    en cada letra va un pedazo de me siento poeta
    pero tan solo soy alguien 
    que escribe desde un lugar con vistas al océano y a los pájaros 
    con un espacio de cielo encuadrado entre aluminio
    envuelto en papel de plata
    Y los versos me hacen sentir poeta durante unos segundos
    que ya han pasado...
    Ser poeta ha de ser otra cosa distinta a una entrega
    de palabras con un poco de música
    de penumbras y luces 
    Algo más que telones subiendo o bajando las pestañas 
    que comienzan o terminan una obra de miradas
    con el final que no llega hasta colocar un punto 
    El punto que es como el suicido del poema
    abocado al anonimato
    No será más que el instante olvidado a partir de ahora.

  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    Falta menos de una semana para 
    intentar 
    recuperar el espíritu navideño
    el belén del abuelo 
    fue sustituido por libros
    ceniceros de madera con nombres tallados
    fundas de gafas
    y un par de figuras aztecas
    (una de ellas 
    además es una flauta
    con agujeritos atravesandole la barriga)
    el espíritu navideño se fue con mi padre 
    durante 
    aquellas navidades de villancicos silenciosos 
    ahora
    en estos días de luces de colores y bolsas de regalos
    recuerdo un hospital la planta el número de habitación
    el calor insoportable de la calefacción exagerada
    enfermeras impasibles cambiando de turno
    el enfermero amable 
    médicos sin esperanzas
    palabras de consuelo 
    campanadas tristes
    reyes magos sin ganas 
    evasión por la ventana junto al vuelo de los pájaros
    una lectura
    otra lectura
    el libro a medias 
    que sigue varado en una sola página -quieta- 
    las palabras "cuida de tu madre"
    con el tono casi inaudible
    mis navidades pertenecen a estos momentos
    de tristeza
    es tiempo de aceptarlo 

  • Felices fiestas, espero que no sea como el poema y la pases triste.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com