¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

Posesión masculina hasta el final

antonio chavezantonio chavez Miguel de Cervantes s.XVII


Posesión masculina hasta el final
 
¡Cuantísimo le amaba! ¡Y solo con pensar que había muerto por ella, qué se ofreció voluntariamente de holocausto para salvarla! ¡Qué blanca reluce su piel, qué bello aparece dormido! Sus duras facciones, suavizadas por las caricias de La Parca. El pelo lacio cae en un desordenado flequillo y le tapa un ojo.

¡Qué desgracia! No quiere perderle, le ama demasiado. La gente se va yendo del velatorio, pero ella se queda. Le preguntan si se lo llevan. “Una noche más, por favor”, pide. “De acuerdo”, le responden.

Luz de luna se filtra por la vidriera. Se echa la chica a su lado en la cama y le coge su fría mano. No percibe la calidez de siempre. Cierra los ojos y se deja llevar por los recuerdos. Está tranquila; triste y sola, pero tranquila. Oscurece. Cree sentir la mano de él sobre la suya.

De pronto, siente una presión en el pecho y un vacío en el alma. Quiere gritar, pero su fonador no responde. Tampoco su cuerpo. Cogida de la mano de su amor, dice adiós a la vida.

Al día siguiente, dos féretros salen del mismo cuarto y del mismo tanatorio. En uno, una joven esposa, casi una niña, con una expresión de espanto, a pesar de que le han cerrado los ojos. En el otro, un chico inmóvil en la misma postura en la que se encontraba el día anterior. Pero en su expresión se dibuja una egoísta sonrisa.
 
 

 
Antonio Chávez López
Sevilla febrero 2010

 :( 

Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com