¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¿Quien quiere jugar?

135

Comentarios

  • claudyoclaudyo Pedro Abad s.XII
    editado julio 2016
    Amparo: Me gustó el concepto de la separación en una distancia de años. Respecto de la palabra “millas”, me parece muy yanqui, no me gusta usarla, aunque debo reconocer que usar “kilómetros” no es muy estético. Pero tu texto es una corta y bella forma de hablar de los amores imposibles.
    Estrofa: Hermoso lugar utópico, me subiría al avión de papel de las 8:20, sólo para escuchar Blues bajo la lluvia.
    Sinrima: El desafiar lo terrenal para llegar a una Luna celestial es lo primero que hacer falta para alcanzar una Utopía: alcanzarla es lo de menos.
    Respecto de los comentarios de mi texto:
    Amparo: Muy buena interpretación, viéndolo así, parece escrito por un adolescente, cosa que no soy, y la intención era que la frase se dirija a una pareja concreta y real. Pero me gustó más releerlo darle la connotación que señalaste.
    Estrofa: Te aclaro que, como soy ateo, para mí el cuerpo incluye lo que las personas religiosas llaman “alma”, así que el texto tiene una intención más integral de lo que se lee.
    Y, si me toca elegir una palabra para la siguiente serie de textos, propongo “amoladora”.
  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2016
    Las matronas le ayudaron a ponerse el traje rojo tradicional. Era de seda transparente con encajes en el cuello, en las muñecas y en el pubis.

    – No hemos encontrado orquídeas blancas. – le dijo la más joven – pero mira éstas qué rosa tan alegre y qué bien quedan en tu pelo, ¿no estás contenta?

    – Déjala descansar, aún está mareada. Ha sido un parto complicado.

    Tanta gente acudió a la Despedida que buena parte tuvo que quedarse fuera del recinto sacro. La camilla apenas podía circular por el pasillo, todas las invitadas querían besar la frente de la madre o agarrarle la mano.

    – Cuidado con el gotero, que vais a engancharos con el gotero...
    – Estás preciosa, hermana. Que seas nutrida.
    – Que la Diosa te sonría. Te echaremos de menos, dulce fruto.

    La muchacha de rojo deseaba hablar pero la morfina mantenía dormida su lengua. Aquellas voces se difuminaban en un ruido promedio y la camilla traqueteaba de manera agradable, aumentando su sopor.

    – Pronto nos reuniremos – dijo una embarazada radiante de felicidad.

    El blanco violento de los halógenos se fue apagando. En su lugar, una luz tibia se deslizaba por arcos de piedra. Olía a flores frescas y a madera de palosanto recién quemada. Ya no estaba acostada sobre la camilla sino sobre algo duro y pulido. Tenía que ser el altar, lo reconocía, ella había despedido a muchas hermanas que yacieron antes en ese lugar.

    – Ya despierta el fértil vientre – dijo una mujer madura.
    – Qué paz hay en sus ojos, dichosa sea.

    Estaba rodeada de personas que resumían su vida. Reconoció a sus nodrizas y a compañeras de jardín. Habían acudido desde muy lejos hermanas fértiles y descendientes de otras hermanas. También estaba allí su compañera erótica, tan hermosa, con jazmines destelleando en su pelo.
    La mujer madura, su mentora, estaba a sus pies, guiando la ceremonia. Aunque iba cubierta por un velo blanco su voz grave era inconfundible. Se inclinó para presentar a la recién nacida en una toquilla blanca, limpia de placenta y mucosas.

    – Mira qué belleza, ¿quién quieres que sea la primera en darle leche?
    – Todavía está muy cansada, pobre. No puede ni hablar.
    – Sin embargo – dijo la mentora en tono cortante – es necesario que nos haga saber su voluntad. Así debe ser.
    – Empecemos con las Atribuciones, maestra. Así le damos tiempo para decidir.

    La mentora torció el gesto y dudó en decir algo pero al fin asintió con la cabeza. Levantó al bebé por las axilas y le enfrentó con su rostro severo. La criatura apenas podía sostener la cabeza y pateaba en el aire en señal de incomodidad. Sin embargo, no lloró.
    – Tú te llamas Elisabeth.

    La mujer madura pasó el bebé a su derecha, a una adolescente pelirroja a la que le temblaba la voz.

    – Elisabeth, eres alegre, te ríes aunque no venga a cuento. Y tu risa es como abrir una ventana. Es como...

    La adolescente reprimió un sollozo y, con delicadeza, dejó a la criatura con una mujer de hombros anchos y facciones duras.

    – Puedes parecer caprichosa, Elisabeth, pero nunca te rindes.

    El bebé pasó a una chiquilla risueña quien declaró con rotundidad que olía a limón y luego a una joven regordeta de grandes pechos quien le atribuyó lealtad hacia sus hermanas. Así la niña fue pasando por todo el círculo hasta regresar a manos de la mujer mayor.

    – El trauma de nacimiento – dijo ella.
    – ¿No esperamos a que decida la primera nodriza?
    – No. Hazlo ya.

    La chica de complexión atlética guardaba un paquetito hecho con un pañuelo de encaje. Desenvolvió con precaución algo metálico. Se acercó a la muchacha por un costado y sostuvo su brazo con dulzura. Tomó una bocanada de aire y cerró los ojos. Al abrirlos, practicó un corte profundo desde la muñeca a la parte interna del codo. Antes de que la hemorragia fuera demasiado abundante, cruzó las manos de la madre sobre su pecho y retrocedió a su posición dentro del círculo, a la derecha de la mujer mayor.

    – Maestra, creo que quiere decirnos quién será la primera nodriza.
    – ¿Está despierta?
    – Sí, está moviendo los labios, ¿puedo acercarme?
    – No, yo hablaré con ella.

    La mentora se acercó al bloque de alabastro y lo rodeó con cuidado, aplastando la túnica contra su cuerpo para no mancharse. Recogió el velo y pegó la oreja a los labios de la madre.

    – De todas tus hermanas, ¿quién quieres que de la primera leche?
    – Quiero vivir. – dijo la muchacha con voz muy débil.
    La mujer mayor acercó la boca al oído de la joven.
    – Un nombre. Dame un nombre.
    – Quiero vivir.

    La mentora le dio un beso en la frente, se incorporó y volvió a cubrirse con el velo blanco. Anduvo despacio, evitando pisar la sangre. Cuando volvió a su posición, a los pies del altar, todas tenían su mirada clavada en ella.

    – ¿Qué ha dicho, maestra?
    – Sí, ¿quién?
    – Elena.
    – Sagrada Madre. Oh, dulce fruto – dijo Elena.
    – Bendita seas. – le felicitaron todas sus hermanas que rompieron el círculo para abrazarse y celebrarlo con gozo.
  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2016
    Amparo: La utopía como algo que sabes que está pero no puedes alcanzar. Parece que no es un sistema sino algo que se comparte.


    estrofa: Taxonomía, el boceto en una servilleta de la Constitución perfecta donde cabe la poesía como texto fundacional.


    claudyo: Las utopías sólo se materializan en la persona amada.


    Sinrima: La utopía trata de romper prohibiciones esenciales, convenciones incuestionables.
  • Perplejo nos trae una historia donde es imposible salir con vida asi sean los deseos de la parturienta, algo fatal.

    Feliz de que participes con nosotros, asi Claudyo no se siente tan solo.
  • Tenia una amoladora, hasta que llegaron los dueños de lo ajeno y se la llevaron, que encartada la que se pegaron con ella, estaba inservible.
  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2016
    Ahora veo que debía ser un texto corto. Así que propongo otra cosa:

    ¿A qué sabe UTOPÍA?

    Sabe a viaje sin control militar.
    Sabe a puesta de sol sin mascarilla.
    Sabe a fiesta con personas reales.



    ¡UTOPÍA sabe sólo a lo que te gusta!


    Y ahora, prueba los nuevos sabores:
    UTOPÍA Frutas de la Tierra
    y UTOPÍA Agua Fresca.


  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado julio 2016
    Una utopía curiosa, Perplejo. Es como si aquello que tienes idealizado como maravilloso, en la realidad se volviese pesadilla y fuera el engaño dentro de un sueño precioso. Disfruté leyendo el relato y sufrí con el desenlace. Gracias por jugar :-)

    La segunda utopía que escribiste es muy original. La existencia de nuevos sabores al gusto del consumidor, la convierte en un producto comercial. La has transformado en un anuncio publicitario, genial idea.







    Juego con la palabra amoladora:



    En el caso de que las amoladoras sintieran algo cercano a lo humano, ¿cómo sería? El disco revolucionado, dando vueltas de imaginario órgano latente y al detenerse tras una jornada de trabajo, duerme en un estado de calma zen. Con posibilidad, soñará con otra amoladora cuyo disco da vueltas de una forma especial, determinada y poética, capaz de acelerar su círculo con una sustancia nueva: Amor. Y suena el canto de aproximación, reiterado y penetrable sonido de llamada, chirrido.


    La corriente, el misterio de la vida de toda existencia, la chispa del funcionamiento y la divinidad. En estos seres es importante no cortar el cable umbilical.


    El contacto con otros cuerpos materiales, el roce y el desgaste en estas experiencias, el paso del tiempo y la edad. La necesidad de un médico para introducir algún método de supervivencia, mantenimiento y duración (indispensable el aceite vital). ¿Cuántos discos pueden gastarse en un enamoramiento?


    Y baja el rendimiento, humea el intrínseco calor interior. Otra generación empuja hacia la desaparición.


    El desplazamiento.


    Colocadas las amoladoras retiradas en estanterías, algunas despiezadas (las donantes de órganos), el polvo va acumulándose y penetra el silencio.


    Oscuridad.


    Después, un cielo de chatarra en una planta de reencarnación.
  • DomusaureaDomusaurea Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2016
    Quería pedir disculpas por los 10 o 12 días de ausencia en este hilo. Y voy a ver si intento recuperarlos. Dos comentarios previos:
    1º) Veo que Claudyo dijo que era el único hombre publicando aquí y no veo de dónde lo deduce.
    2º) Amparo dice que la palabra millas le suena a muy yanqui. Todo es depende y según: milla es una palabra completamente latina como salta a la vista; y con ella se medía la marcha de las legiones romanas. Milia pasuum eran 1.000 pasos.
  • DomusaureaDomusaurea Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2016
    Ahora, mientras intento averiguar qué significa amoladora, una pequeña aportación a lo de utopía:

    Utopía es ese espacio cuyo único mapa es tu cuerpo.
  • claudyoclaudyo Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2016
    Amoladoras

    Desde que me corté el dedo con la amoladora y no me quisieron curar, tengo miedo. Exiliado de la pobreza, dolorido, me lanzan en la cara mi defecto; dicen que soy un invasor de sus aristocráticos basurales; que la ley se ya tomó la molestia de juzgarme, dictaminando que mi presencia merece la condena de morir en mi lugar de nacimiento. Ellos, que no saben nada de la vida, se atreven a desechar a los que no pueden usar de felpudo.
    Ya no puedo aferrarme a mis sueños, soy un objeto que espera ser aplastado y nada más. Pero no puedo dejar de sentir el miedo.




    Domusaurea: 1) Deduje que era el único hombre publicando porque hasta ese momento todos los textos fueron escritos por mujeres: Amparo, Estrofa, Acliamanta, Sinrima y tú. Perplejo se sumó después. 2) Amparo no dijo que milla le sonaba yanqui: fui yo. Y si, el origen de la palabra es latino, pero actualmente solo la escucho en películas norteamericanas. 3) Para averiguar el significado de la palabra amoladora vas a tener que googlear; a mí me pasó con oriflama.
    Disculpen que no comente ahora los demás textos, lo haré lo antes posible. Saludos.
  • DomusaureaDomusaurea Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2016
    "Domusaurea: 1) Deduje que era el único hombre publicando porque hasta ese momento todos los textos fueron escritos por mujeres: Amparo, Estrofa, Acliamanta, Sinrima y tú. Perplejo se sumó después. 2) Amparo no dijo que milla le sonaba yanqui: fui yo. Y si, el origen de la palabra es latino, pero actualmente solo la escucho en películas norteamericanas."

    Claudyo: 1) Siento haberme confundido al atribuir quién dijo lo de las millas. 2) En cuanto al sexo de los participantes, al final he acudido a mi perfil por si había algún error y decía que yo era una mujer; pero he visto que no.
  • Es cierto que en tu perfil no especificas que fueras mujer, al contrario, pero en tu presentación, no me corregiste, a veces los nombres da para la duda si no especificamos al menos al presentarnos.

    Pero igual espero que eso no dañe el buen rollo que tenemos en este juego, ya seremos cuatro mujeres y tres hombres y si más se quieren unir, pues mejor.
  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    editado agosto 2016
    [FONT="arial"]

    Mi amoladora es una Mirax320, una preciosidad rusa, superior en todos los sentidos a la serie 400 y a la 500 Black. A diferencia de esas mierdas que te endilgan ahora, la 320 no tiene piezas de otras fábricas, el ensamblaje es perfecto, todos los materiales vibran a la misma frecuencia, no sé si sabes lo que eso significa. Significa perfección. Ya no se encuentra eso, olvídate.
    [/FONT]



    [FONT="arial"]Pero si además le cuatriplicas la potencia te follas la gama alta de cualquier catálogo, directamente. El último motor petó, no estaba preparado para algo tan brutal, así que he retirado la carcasa y he usado otro que se emplea en aeronáutica. No te voy a decir cuál es para no meterme en problemas. Alcanza las 12.000 rpm, y ojo, el eje no cabecea. Ruge pero no vibra. Firme como la mirada de un Dios asesino. [/FONT]



    [FONT="arial"]Joder, pues sí, tengo la mejor amoladora del mundo a no ser que exista otro genio que lo quiera mantener en secreto. Pero eso es imposible. Los que manejan este tipo de preciosidades son unos capullos que lo cuentan todo. Y yo el primero.[/FONT]



    [FONT="arial"]Mira, quiero enseñarte algo. ¿Ves ese espejo? Parece que le he puesto un marco de madera ¿no? Pues ya verás. Acércate. ¿Eres capaz de ver la unión entre el espejo y el marco? Tómate tu tiempo, mira, mira… Pasa la uña, a ver si notas la junta. ¿Sabes por qué no notas dónde está el hueco entre el cristal y la madera? Porque no existe. El espejo está hecho con la misma madera. ¿No te lo crees? Pues es así.[/FONT]



    [FONT="arial"]Por eso invertí tanto esfuerzo en conseguir potencia en el rotor y por eso estoy pagando la cámara congeladora, que me ha costado los ahorros de toda la vida. Bajar la temperatura a menos 50 grados puede llevarme toda la mañana pero es necesario para que no pete el rotor y que aguante el material sin sublimarse. Es complicado de explicar. Lo fácil es alcanzar una frecuencia loca de impactos minúsculos. Sólo así las moléculas se ordenan sin quebrar la estructura. Pero eso es fuerza bruta, no hay mérito en ello. [/FONT]



    [FONT="arial"]El secreto es saber graduar el grano del esmeril, la presión y la duración. Sólo unas micras menos en cada pasada, con una progresión muy determinada. No te voy a dar ni la más mínima pista de la fórmula. Eso es lo que todo mundo busca sin encontrarlo y por eso yo soy el puto genio. Pero mira: sí te puedo decir que para lograr este espejo he tenido que cambiar el disco más de ochenta veces y trabajar en sesiones cortas durante un mes. No sólo por el método, sino porque ahí dentro es fácil morir de hipotermia si no atiendes al cronómetro, ¿sabes? Te juegas la vida.[/FONT]



    [FONT="arial"]Sí, lo de poderte afeitar mirándote en un espejo hecho con madera es un flipe. Digamos que es un efecto tan chocante que hace que todo el mundo se de cuenta de lo que puede hacer una amoladora, así, al instante. Pero esto es algo que conseguí con discos que cualquiera puede comprar. No es mi asunto ahora.[/FONT]



    [FONT="arial"]Ando en otra cosa que no tiene que ver con... el bricolaje. Necesito que me apoyes. Por eso insistí tanto en que vinieras a ver las instalaciones y demostrarte que no soy un flipado de internet. Que quede claro: no es dinero lo que busco. Sí, necesito apoyo económico de momento pero sobre todo busco independencia, un socio que vea en esto algo más que un negocio. ¿Sabes cuánto me ofrecen por las patentes de los discos que ya he registrado? Podría ser rico ahora mismo. Podría pedirle a mis putas que lleven el timón de mi yate. [/FONT]



    [FONT="arial"]Mira, los esmériles que uso no tienen nada que ver con el diamante ni con nitruro de boro y mucho menos con el grafeno de los cojones. No le veo un uso comercial a corto plazo porque no busco dureza ni rapidez. Puede estar hecho con fibras relativamente resistentes, como el hilo de araña aunque ni tan siquiera tiene que ser un sólido. Puede ser la corriente de un fluido, un gas, incluso vibraciones a frecuencias determinadas que resuenen. Cuando digo vibraciones no me refiero a láser, ni a electromagnéticas de toda la vida. Olvídate.[/FONT]



    [FONT="arial"]¿Cómo te lo explico? Va más allá de manipular los materiales. Por favor, estoy confiando en ti a tope, ¿vale? Que no salga de aquí. No se trata de manipular las moléculas a escala atómica y ya. Se puede reordenar el comportamiento de las putas entrañas de las cargas, de la masas, de las partículas más pequeñas y aún más adentro. Puedes alterar las propiedades que definen a esas partículas, algo que se supone que no puede ocurrir, ¿me captas? Pues es posible. No puedo decirte más. Lo siento, es difícil de explicar técnicamente y además aún no sé si puedo confiar en ti. Pero mira, te quiero enseñar algo para que lo acabes de flipar. Lo último y ya te puedes marchar, lo juro.[/FONT]



    [FONT="arial"]¿Ves ese trozo de cristal ahí colgado? Míralo de cerca. No es cristal, es una gota perfecta de sulfuro de carbono, una esfera pulida a escala atómica. No, no hay nada que lo sujete. En realidad es una gota de sulfuro de carbono como cualquier otra. Lo que me ha costado bruñir es el espacio alrededor. Ah, ¿que no entiendes nada? Pues cuando te enseñe lo que le he hecho a mi cerebro… vas a entenderlo todavía menos. Ni el puto Buda pudo conseguir meditando lo que yo me he hecho con esta amoladora. Ahora necesito el dinero para conseguir un escáner de tambor. En el hospital ya no me quieren enseñar las tomografías, los hijos de puta. Creo que sospechan que nadie puede golpearse tantas veces la cabeza por accidente. [/FONT]



    [FONT="arial"]No me gusta nada la cara que me estás poniendo, tío. No, en serio, no me tomes por tonto. Bueno, lo que tú digas, ya te lo explicaré todo otro día, ¿de acuerdo? Te abro la puerta.[/FONT]
  • claudyoclaudyo Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2016
    Domusaurea: Mil disculpas, simplemente cometí la gran torpeza de asumir que un nombre terminado en “a” era femenino; ni siquiera consulté tu perfil, donde dice que eres “Jugador de dominó”. También veo que al comentar “A vuelapluma” hablé de “autora”, así que dos mil disculpas. Igual considero que el sexo con el que se nace es algo fortuito, por lo que pertenecer a un género no tiene nada de bueno ni de malo, y que no deberían existir más diferencias que las necesarias para hacer divertida la reproducción de la especie. Lo que me lleva a tu texto sobre el mapa de Utopía: muy acertado y bello.
    Desde ya que este incidente, de mi parte, no cambia en nada mi adhesión al grupo. Lo que sí la está cambiando es mi falta de tiempo, por lo menos hasta que termine con todos los problemas que trae aparejada una mudanza.
    Estrofa: Tu poesía, además de gustarme, tiene la virtud de incluir el Blues, género musical que aprecio profundamente. Bien por eso. Y tu prosa sobre el ciclo vital de una amoladora, tiene la belleza de lo humano, aunque trate sobre unos pedazos de metal y plástico.
    Sinrima: La actitud de desafiar constituye una perfecta utopía.
    Perplejo: Una hermosa distopía, con sus mecanismos perversos y sus bellos disfraces. Muy bien escrita, además. Te felicito. Y además creo que en este tema no es necesario que el texto sea corto. Respecto del poema, tiene un estilo publicitario, pero un contenido que no se puede vender: la sabrosa fantasía de la belleza perfecta.
    Amparo: Me encanta cuando los “dueños de lo ajeno” se llevan un fiasco. Muy lindo.
    Perplejo: Te compro la amoladora, los discos y las instrucciones. Te pago el doble de lo que te darían por el Premio Nobel. En efectivo y en secreto. Y felicitaciones por hacernos conocer la historia.
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado agosto 2016
    :D







    amparo: "Tenia una amoladora, hasta que llegaron los dueños de lo ajeno y se la llevaron, que encartada la que se pegaron con ella, estaba inservible."
    Busqué el significado de encartada porque no lo tenía claro. En principio, entendí que quienes "cogieron" la amoladora acabaron con ella al usarla... Pero puede que no vaya por ahí y que te refieras a que se llevaron un corte porque no funcionaba ¿?

    claudyo: consigues transmitir en tu relato el desasosiego de la exclusión social. Y al final, apuntillas, sin profundizar demasiado, el miedo ante esta tesitura de la vida, la cosificación de los seres humanos.

    Perplejo: Da un cierto miedo psicológico tu relato. Sentí al leerlo un "espejo de Dorian Gray. También sentí a una especie de Dr. Frankenstein de las amoladoras. Entusiasma el relato con el protagonista que conoce tan a fondo esas herramientas de trabajo. Percibí, además, alguna reminiscencia a lo Allan Poe, y encontré estas frases de él que pueden cuajar con el relato:
    "Cuando un loco parece completamente sensato es ya el momento, en efecto, de ponerle la camisa de fuerza."
    "La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia."
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    Con los cambios en el foro, no se ve el vídeo que puse en el post anterior para distender el ambiente :-)  Además no sé como irá ahora, haré una prueba a ver que tal... ¿saldrá?

    https://www.youtube.com/watch?v=6OdRBtBnk9w







  • Muy chistoso el video, encartada si es que se llevaron algo que no servia.

    La idea original si era que se hicieran relatos cortos, pero igual cada quien con su creatividad puede hacer lo que le plazca, a mi si es que me da perecita escribir tanto, a demás que me gusta resumir, el día que me salga algo extenso será un milagro.
    Lo mismo para los comentarios, pero me gusta mucho leer y ver que se explayan a sus anchas.

  • DomusaureaDomusaurea Pedro Abad s.XII
    Es cierto que en tu perfil no especificas que fueras mujer, al contrario, pero en tu presentación, no me corregiste, a veces los nombres da para la duda si no especificamos al menos al presentarnos.

    Pero igual espero que eso no dañe el buen rollo que tenemos en este juego, ya seremos cuatro mujeres y tres hombres y si más se quieren unir, pues mejor.
    Que no, que no, que yo lo dije de buen rollo. Yo en los foros me suelo poner de nombre letanías del rosario en latín. En resumen, una cosa antigua. Además de que da igual ser hombre o mujer. Otra cosa sería que viniéramos a ligar.
  • La segunda utopia de perplejo me gusta, al fin que solo es lo que le gusta a ella, no hay pierde.
    La utopia de Domusaurea, con el mapa del cuerpo de alguien, se debe saber mucha geografia.

    La amoladora de claudyo es algo cercenante, por un dedo no debería ser tan grave la condena.

    Estrofa deshueso alas amoladoras, es el triste final que les espera, luego de haberles sacado el jugo.

    Perplejo siempre me sorprende con sus escritos, da una catedra completa de las cosas y con la amoladora demolio todo.


  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    Este foro, como no le demos caña, está próximo a su extinción. Venga, a comentar y escribir.

    Domusaurea: eres una romántica... una reflexión tan bella y delicada sólo podía provenir de un corazón femenino.

    Claudyo: Es un texto muy intrigante, algo críptico. Confieso que me hubiera gustado leer la solución al acertijo.

    Estrofa: Me encanta la idea de humanizar a la amoladora aunque NO LO EXPLIQUES. Tienes dotes de sobra para conseguir el efecto sin tener que dirigirte al lector. El comienzo es algo torpe, pero te creces y los tres últimos párrafos funcionan de forma brillante. Es más, cuentan todo lo que tienes que decir y me encanta lo de trasplantar órganos.

    Domusaurea 2: Que era broma, ya sé que eres varón... lo que no es broma es que me ha parecido hermoso y delicado.

    Amparo: no he visto tu amoladora. Dónde está?

    Sinrima: dónde te has metido?

    David Bowie: Tu último álbum es un pestiño. Te has muerto en el momento oportuno de tu carrera. Sin ánimo de ofender te lo digo.
  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    Amparo: costumbrismo hiper breve. Con lo pícara que eres podrías haber urdido un destino más cabrón.
  • jajaja, suficiente castigo cargar con algo inservible, ya sabes que me gusta lo breve.
  • claudyoclaudyo Pedro Abad s.XII
    Estrofa: La idea es mostrar una realidad que es muy dura, pero sin ampulosidades, tan en boga hoy en día. Los profundos análisis psico-sociológicos los dejo para los sociólogos y los psicólogos. Aparte la idea es hacer un texto corto.
    Amparo: Vivo en Argentina y te aseguro que pasan cosas peores con los extranjeros. Mi ex mujer es paraguaya y tiene un hermano que vino a trabajar de albañil, con todas las obligaciones, pero ninguno de los derechos de los albañiles argentinos; después de un tiempo se lastimó un pie en el trabajo; cuando se curó, en apenas una semana, ya no lo dejaron volver a trabajar (y estaba sano, imaginate si se hubiera cortado una falange de un dedo con una amoladora), no tenía ningún tipo de ayuda estatal, no conseguía trabajo por su avanzada edad (casi 50 años), se le venció la residencia y mi ex le tuvo que dar plata para que se vuelva a Paraguay, o sea que tuvo la suerte de tenerla, sino... Pero sé de cosas peores. Tenés razón en que no debería ser así, pero lo es.
    Perplejo: En un texto breve a veces es difícil interpretar algunas cosas, pero lo que escribí no tiene la intención de ser críptico ni de plantear acertijos. Es la historia de alguien que tuvo que emigrar por la pobreza de su país natal, se corta un dedo con una amoladora, queda incapacitado y, en consecuencia, con la imposibilidad de conseguir un trabajo digno; con su poca o nula educación no tiene más remedio que juntar basura y aún así está mejor que en su país; es deshechado, maltratado e ignorado y aunque no le gusta, se resigna; pero lo peor para él, el origen de sus miedos, es la deportación.

    Y creo que ya es hora de seguir con una nueva palabra.

    Off topic: La nueva plataforma ayuda a que el contenido de los textos sea lo principal en el Foro. Es tan básica e incómoda que uno va entrar solo por algo que valga la pena leer. Espero que el entusiasmo no decaiga.
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    De todos los participantes del juego, hay alguien que no ha propuesto palabra: Perplejo.

    Podríamos presentar una nueva tanda de palabras y comenzar por la tuya, Perplejo, siguiendo después el orden de las expuestas.

    ¿Os parece?


  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    Hola, menos mal que me he metido al foro un ratito y lo he visto.

    A mí me divierten las palabras poco literarias como quark, ano o funcionario, pero como es para todos, propongo algo sencillo y que a todo el mundo debería evocarle algo:

    PAN






  • SinrimaSinrima Miguel de Cervantes s.XVII
    Hola. Estoy de vacaciones con muy difícil acceso a Internet, por eso estoy ausente.A través del móvil he visto que este juego está muy animado y me alegra mucho que Perplejo se haya unido.En cuanto pueda disponer del ordenador volveré a participar, pues a través del móvil me cuesta escribir.
    Saludos a todos.
  • SinrimaSinrima Miguel de Cervantes s.XVII
    Amoladora.Amolador.

    Te espero,
    quiero conversar contigo
    como en los viejos tiempos.
    Mas no vengas con la amoladora.
    Entre nosotros
    No hay cuchillos que afilar.

  • SinrimaSinrima Miguel de Cervantes s.XVII
    Nube de humo.
    Llega el olor a pan
    recién cocido.
  • PerplejoPerplejo Fernando de Rojas s.XV
    Sinrima, me alegro mucho de volver a verte. Espero que te hayas puesto morena y te hayas remojado el culete.

    Tu amoladora es algo que se depone. Bello.

    Tu haiku, pues qué decirte, siempre espectacular. El olfato como sentido invitado en esta ocasión. 
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    Es complicado incluir a una amoladora en un poema, y que quede bello y con significado todavía más. Muy bueno, Sinrima.

    El haiku y el olor a pan, evoca momentos. Me gustó.

    Por cierto, que difícil se ha vuelto encontrar pan en condiciones...

    Estoy leyéndome "Ensayo de la ceguera" de Saramago, y creo que se coló un poco de esencia en mi relato (solo un poco).


    Los famélicos comensales vieron acercarse a un hombre con la bolsa de pan y dejaron de golpear la mesa con los puños. El hambre es escandalosa hasta que se deja ir. El silencio se hizo olfato y el olor de los panecillos provocó lagos en las bocas de los que estaban a merced de las circunstancias. Recordaron una especie de niñez antigua, una pobreza abocada a contratos blindados de no futuro. Nada fue sencillo al nacer, cuando bebían de turbios biberones de hojalata entre el óxido de una nana.  Sobre los cuerpos acolchados del alimento sin milagro de multiplicación, dos surcos coincidían en un punto intermedio. Ellos no tenían interés en ese cruce de destinos visual, sino en comérselo ya y no por los ojos. Cuando lo tuvieron delante y suyo, se abrió una veda de migas cayendo de las bocas sin bellezas que expresar, salvo algún suspiro de intestino que nunca llegaba a comprender el alcance de la nada. Pulgarcito, hubiera entrado en una espiral mental irresoluta, en aquella mesa donde no había pájaros comiéndose las migas y había dedos en desesperadas cazas minúsculas. Pero este era un cuento de adultos con una conformidad que arañaba el calendario de sus vidas, clavando las uñas en los días que osaban tener esperanza. Al acabar de comer, las miradas dejaron de enfocar la realidad, dando paso a un sueño de engaño que ocultaba el seguir teniendo hambre.


    Saludos y gracias por compartir el juego :-)
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com