¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

A un viejo compañero

POLIXENAPOLIXENA Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado diciembre 2009 en Narrativa
Me sorprendí apretando las rodillas, los párpados enrojecidos y la lengua aprisionada intentando controlar los nervios. Los viejos zapatos no querían moverse y estirarme la falda no era la solución más adecuada, pero a pesar de todo sabía que aquel día estaba bonita.
Durante el último año su vacío lo llené robándole frases y técnicas de supervivencia. Aprendimos juntos, pero cada uno desarrolló un papel, el éxito al final fue tan inesperado como molesto, así que el nexo lo rompieron los kilómetros y las amenazas. Aguanté su despotismo moderno y sus embestidas perdedoras, y sin embargo ahora es lo que más echo de menos. Cuando hablo de él intento salvarle de la hoguera y cubrirlo con mi azúcar, esa que a él le encantaba recoger. Si le robo algún que otro proyecto es para desenterrarle por unos momentos y que no borren sus huellas.
Nuestra curiosa relación siempre fue mal entendida, despertó curiosidad para unos y golpes en la mesa para otros. Aparentemente había dos partes separadas, pero sobrevivía oculto un constante canal de comunicación que supuso giros a cuenta para quienes ahora odiamos. Hicimos con nuestro trabajo lo que quisimos, poesía práctica también mal entendida, pero que a pesar de todo sigue ahí.
Después de un año él me esperaba con los dedos entrelazados y con un nuevo repertorio de bromas. Me apretó hasta hacerme desaparecer, y yo comencé a andar a ciegas entre sus bromas y entre sus locos proyectos. Intentó besarme mientras yo estaba llorando, y acabé tapándole la boca y riendo en medio de su drama particular. Sólo cuando empezó a dibujar en una servilleta su último descubrimiento dejé de temblar.

Comentarios

  • SuinaSuina Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2009
    Me haces sentir simpatía por tí, o por la muchacha de tu cuento, y por el egoísta ganas de que le exploten sus bromas en todo el careto.
    Siempre cuentas muchas cosas en unos cortos párrafos. Ya me contarás tu secreto.
    Un abrazo Poli.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com