¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Las barandillas del Sagrado Corazón

KundryKundry Garcilaso de la Vega XVI
editado diciembre 2008 en Erótica
[FONT="] Las barandillas del Sagrado Corazón[/FONT]


[FONT="]Me encanta esta ciudad. Caminar a través del entramado de calles y descubrir lugares casi totalmente desconocidos.[/FONT]
[FONT="]Los tugurios de Montmartre con sus cantinelas intemporales. La deliciosa pizza a la crème fraîche de la incombustible Marie, saturada de esa salsa envolvente, densa y viscosa que termina impregnando la nariz y los labios.
Las viejas cacatúas del barrio maquilladas y vestidas primorosamente para el almuerzo, que comenzaban comportándose como grandes damas y terminaban abalanzándose literalmente sobre las viandas. [/FONT]
[FONT="]Jacques con sus inconfundibles guantes negros ,que dejan los dedos al aire, totalmente raídos por el tiempo y el uso; y su maravilloso acordeón rematando la pequeña y exclusiva velada musical.
Mis acompañantes suelen estremecerse con el tono ligeramente sentimental y lacrimógeno del acordeón [/FONT] [FONT="]y con la decadencia física del desgastado e ingenioso bon vivant. Cuando notaba que no lograba captar la atención de aquellas damiselas impresionables recurría a sus atributos más cuidadosamente atesorados; recitaba en un perfecto inglés, alemán y francés a los grandes poetas; sin acobardarse un ápice terminaba hablando de sus intimidades sexuales y desahogando apolillados sentimientos.[/FONT]
[FONT="]En su juventud debió ser un conquistador hábil y atractivo. Ahora se conformaba con ronronear cerca del joven sexo femenino; embriagarse de su olor , de sus palabras y tal vez recuperar en ellas un poco de la juventud perdida.

[/FONT] [FONT="]-Pajarillo, eres la más hermosa mujer con la que Laurent a venido al Relais Gascon- -solía reiterar con la misma periodicidad con la que yo ejercía de guía turístico-[/FONT]

[FONT="]-Ninguna mujer tan hermosa como como tú, ninguna tanto , Lo sabes verdad, por supuesto que lo sabes- - continuaba gorgojeando- [/FONT]

[FONT="]Luego las interminables escaleras al Sacré Coeur. La zona, tan familiar, elegida para seducirla. Sin embargo esa archiconocida escalera siempre logra sorprenderme con detalles nuevos[/FONT][FONT="]. [/FONT][FONT="]Pero eso ya lo se , ¿cómo podría olvidarlo?...Es el lugar designado para mostrarles las dotes más ocultas del Paris del amor. Necesitaba demostrarles a esas niñitas consentidas todo su poder de seducción y dominación.[/FONT]

[FONT="]Me dispongo a señalar con el dedo la hermosa fachada deteniéndome en la inusual y cautivadora gárgola. Ella mira y me escucha atentamente con la curiosidad de una niña ante un regalo de cumpleaños y no con la curiosidad típica de una turista. Planeo meticulosamente el gesto y dejo caer el largo de mis brazos desde la cabeza a su cadera, levemente, explorando un instante sus hombros. Noto el nudo en su garganta y, por último ,la agitación de su pecho. No me desagrada, por supuesto, incluso debo decir que tiene cierto atractivo .Lanzo un tenue suspiro haciéndola creer que me tiene rendido a sus encantos. Lamentablemente la libido no quiere acompañarme hoy; no logro sentir la más mínima inclinación sexual, nada. No somos los únicos en el enorme rellano. Mucha gente pasa a nuestro alrededor. Incluso aparto los ojos de una antigua pareja.[/FONT]
[FONT="]Me acerco un poco más a su cuerpo. Obviamente, no puedo darle la oportunidad de escaparse; poso mi mano sobre su cadera y dejo caer mis dedos hacia sus nalgas. Podría divagar el resto del día sobre las belleza de la catedral pero no tengo demasiadas ganas, quizás fue coincidencia de toparme con Isabel.

[/FONT] [FONT="]Continuo con el plan de ataque , no he dejado nada al azar; hasta la fecha la planificación siempre me ha funcionado bien :la ruta elegida, mis gestos, mis saludos… La ambigüedad de mis miradas, todo por lograr ese placer calculado.[/FONT]
[FONT="]Nunca pregunto los límites , solo juego con ellos, y ahora tengo que jugar ellos.[/FONT]
[FONT="]Finjo entusiasmo y tomamos de nuevo las escalinatas , volviendo sobre nuestros pasos; ahora se me antojan lejanos. Después de algunos errores de apreciación la tengo donde quería en callejón sin salida y sólo tengo que limitarme a jugar al gato ya al ratón. Quizás ella lo haya intuido y entendido desde hace mucho tiempo, pero se deja atrapar en las redes. Su tensión disminuye a medida que avanzo hacia ella; tal vez es lo contrario pero a quién le importa. Aquí estamos ahora, ella con la espalda apoyada en la pared , sin esquina oscura sin callejón oscuro... y yo echando mi cuerpo literalmente en su pecho .Le tomo la mano y no la retira ; acerco mi boca aunque nuestros labios aún se resisten al contacto; mi cuerpo entero burbujea sobre ese cuerpo preparado para el banquete.

[/FONT] [FONT="]Las escaleras a menudo están desiertas a ciertas horas, especialmente cuando hace frío. Nos analizamos en silencio la obligo a girarse y apoyarse contra la barandilla . Me miro en los ojos de densas pestañas; Quiere hablar pero arremeto con furia contra su boca; cierra los ojos y no dece nada.[/FONT]
[FONT="] Con una lenta y constante cadencia arrastro la cremallera con dos dedos y dejo caer su falda .Su cara interrogante me mira con cierta condescendencia , tal vez sorprendida pero impaciente. Con una mano macero sus senos ,con la mirada siempre fija en sus ojos, dura y provocadora. En un mandato imperativo le digo que abra las piernas; Sigo acariciando sus senos, insistiré en esas glándulas hasta que supere toda timidez a ser vista, luego deslizaré mis dedos hacia su clítoris , hundiendo mi mano en ella. Jugaré con esos labios sonrosados con la yema de mis dedos en un amplio y vaivén. Siento su deseo crecer . Mis manos manipulan con suavidad y firmeza. Cambio el ritmo y la presión e introduzco un dedo en su vagina , sin dejar nunca de mirarla a los ojos. Noto como su sexo se inflama , levemente, bajo mis dedos todavía aventureros y osados.[/FONT]
[FONT="]Gime y me siento listo, de un momento a otro, para la gran gesta , es mi turno. Saco mi pene y lo introduzco de forma brusca en ella ,manteniéndola contra la barandilla .Me encanta este equilibrio precario; me abrazo brutalmente a su cuerpo ebrio de pasión. Flotando en la incertidumbre; me derramo en ella con un incontenible deseo embriagador; expresión implacable de la conquista. Mis ojos agostados por la lujuria intentan capturar el instante. Dicen que los ojos son, siempre, el espejo del alma , es irónico; una provocación final antes de arremeter contra los bordes de la insoportable cotidianidad: le muerdo los labios hasta verlos sangrar , la pequeña gota de sangre vuela hacia su camisa. Ella intenta abrazarse a mi cuello y la rechazo, con asertividad , sin prisa , libando cualquier reacción que pueda expresar… Sus ojos incrédulos niegan por completo el desapego. Su mente lo intenta desmentir, lo niega por completo como se niega a manifestar cualquier reacción.

[/FONT] [FONT="]Dos siluetas aparecen en la parte superior de las escaleras. Descienden a nuestro alrededor.[/FONT]
[FONT="]Se aparta de mi resuelta y con gesto altivo, mientras río con descaro y alegría… Le tomo la mano intentado una nueva deriva emocional y logro desconcertarla por completo.[/FONT]
[FONT="]Caminamos pausadamente sin hablar .El cielo parece herido rasgado por los naranjas rojizos; y su virginidad fenece en las erizadas profundidades femeninas llenas de un placer que había conocido por primera vez.

[/FONT] mii5ua.jpg

Comentarios

  • ValdoValdo Fernando de Rojas s.XV
    editado diciembre 2008
    Vaya, una misma autora con dos relatos eróticos consecutivos, en los que se ofrece una visión distinta de un mismo acto. En común, según mi punto de vista, es el marco que busca la belleza. En el anterior relato, una habitación en su crepitar y las iniciales dudas interiores del protagonista, aquí algo más malévolo, eso sí, envuelto en la ciudad de las luces y el peso de su arte. En "Las barandillas" ya no hay un eros neoclásico, aquí veo un killer, un depredador que caza con frialdad... Aunque el sexo gane en voltage, y mucho. La mujer, escondida por el peso del cazador, resulta un personaje interesante. Te quedas con ganas de saber qué siente, qué desea.
  • KundryKundry Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2008
    Gracias Valdo ,sigo intuyendo en ti al "niño" que escudriña las tripas del juguete para ver que le hace ser lo que es...y me encanta esa curiosidad detectivesca que es la que ha impulsado el mundo desde que es mundo...
    Por otra parte un escritor , relativamente nuevo , al que seguro que conocerás por su trayectoria pólitica y personal , M. Pimentel , al que conocí mediante Foro Andaluz (cuando se bajó del barco en marcha del PP , cosa que nunca le perdonó , no solo el PP, sino todo el aparato del poder, ya sabes la guerra de Irak y tal...), Me comentaba que el supuesto exito de un libro se sustenta en muy pocos pilares : un 50% el título y el diseño de las tapas , un 10% el incluir sexo en algunos capitulos , otro 10% la capacidad de convocatoria del autor, otro 20% medios-distribución y otro 10% dejar al lector con hambre de más, más, más jaja( seguro que te suena la muletilla jajaj).

    besotes
  • KundryKundry Garcilaso de la Vega XVI
    editado diciembre 2008
    el supuesto efecto "proyección" en este medio tiene mucho más de leyenda urbana , de vampiros concretamente , que de realidad...si rasgas un poco el lienzo te das cuenta de que el receptor nunca crearía una proyección que le arree un voltaje vertiginoso jajaja acuerdate del perro de Paulov jajaja yo el que suelo recomendar, para segun que cosas y lugares jajaja, es de 2 microvoltios jajaja, no seas mal pensao jajaja

    muasssssssss
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com