¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

Calamidad

Cadáver ExquisitoCadáver Exquisito Anónimo s.XI
editado noviembre 2008 en Poesía General



Un día de estos vas a matarme
y yo, en venganza
le ordenaré a mi ejército de palomas blancas
que marchiten tu cuerpo a punta de indiferencia
que la más triste te picotee hasta el alma
y cuando los ciegos adopten tu huérfana sombra
(por siempre aterrorizada, por siempre de luz)
abriré entre los dos un abismo de palabras
donde ni tu propia voz podrá salvarte.

Mañana
por decir algo sin importancia
puedo romperme el meñique izquierdo
para que el aserrín que corre por mis venas
se esparza sobre tu carne
se hunda en tu ombligo
se infecte en tu boca
o me quedo quieta y de puntillas
esperando en la puerta de tu casa
sabiendo que cuando volvás
con una noche sobre tu espalda
podré beberme a todos tus hijos.

Quizá me ponga seria
tal vez me preocupo demasiado por tu vida
pero llegará la tarde de mi partida
y entonces quiero ver tu expresión
cuando vaya segando mis campos de velas
cuando corte las rojas notas de mi despedida.
A tu salud este incendio
el derrumbe, el temblor, el castigo
maldito por siempre
el día que parió tu nombre
imposible la cicatriz en tu frente
como imposible es guardarte respeto.
Te soltaré, criatura indomable
te dejaré al cuidado de tus demonios
no daré ni un centavo por tu alma
jamás apostaré a tu favor.
Porque algún día vas a matarme
y yo, pensándolo mejor,
sólo te daré las gracias...



Comentarios

  • Cadáver ExquisitoCadáver Exquisito Anónimo s.XI
    editado noviembre 2008







    yo me propongo romper algunas reglas
    y ser agua
    (aunque sé que siempre hay alguien en desacuerdo).
    Me niego, me arrimo al silencio
    y en una caravana de deseos
    me desamarro el nombre
    ¿y qué?
    Soy agua,
    tibio pabilo que aúlla,
    idea celeste desprendiéndose de la pared.
    Soy agua que se evapora en tus mejillas de infante
    que se concentra en tus ojos
    y que se escarcha debajo de tus lunares.
    Yo no vengo a proponer otra revolución
    que no sea la de los mares de tu pelo
    y no quiero otra libertad más que aquella
    que le permita a mis hijos conocer un cielo
    al que puedan bautizar como su casa.
    Que tengan un árbol de su propiedad,
    que liberen una tortuga en cualquier playa,
    que se curen las heridas con veneno y sal
    que vean pasar el tiempo sin angustias.
    Pero necesito ser agua
    para rodar hasta el génesis de tu vientre
    y cortarme las raíces ígneas de fuegos lejanos;
    sepultar las cenizas,
    sublimarme hasta ser una con tu ausencia.


  • señorseñor Banned
    editado noviembre 2008
    yo propondria mas irreverencia en las ideas
    pero bueno...a mi me gusta el whisky y a usted el sorbete de vainilla
    diferencias irreconciliables.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com