[LISTA] Barcelona, Parte I

Año 2045.

Como muchas ciudades importantes de España, Barcelona ha tenido un aumento vertiginoso de su población desde inicios de la década del 2030, provocado principalmente por el aumento de la tasa de natalidad —las familias españolas tienen en promedio dos hijos— y la emigración —se estima que una cuarta parte de la población es de origen extranjero—, ambas promovidas por el gobierno, convirtiendo a España, en el país con el crecimiento demográfico más alto de la Unión Europea.

Esto ha provocado que las ciudades españolas hayan tenido que diseñar maneras ingeniosas de lidiar con el problema de donde alojar a tantos nuevos habitantes, en momentos en que estas se les está haciendo difícil seguir expandiéndose.

De entre los miles de aviones que aterrizan en el Nuevo Aeropuerto de Barcelona, se encuentra uno que viene desde Georgetown, la capital de Guyana, el cual lleva a dos pasajeras que llegan al país con una misión muy particular: encontrar un misterioso disco duro, por el que muchos están dispuestos a matar para tenerlo en sus manos.

—¡Alejandra! —exclama Zora, emocionada desde la escotilla del avión— ¡Mira esto! Nunca había visto algo tan impresionante. O sea, ¡todo el aeropuerto está flotando!

Ellas pueden ver desde la ventanilla del avión que toda la estructura del puerto aéreo, de quince kilómetros cuadrados, flota sobre la ciudad. Alejandra calcula que ésta se halla a un kilómetro sobre los cielos de Barcelona.

—Este aeropuerto flotante fue inaugurado en el 2039 y se tardaron seis años en construirlo. La idea de armar una terminal aérea sobre Barcelona fue aprobada, en vista de que la ciudad había crecido tanto que absorbió los municipios de Hospitalet de Llobregat, El Prat de Llobregat, Cornellá de Llobregat, San Baudilio de Llobregat y Viladecans, los cuales pasaron a ser nuevos distritos, y se estaban quedando sin espacio para albergar a los nuevos habitantes que llegan aquí todos los años. Ah y eso que no te he contado que, debido a las regulaciones medioambientales de la Unión Europea, no se permite el ingreso de aviones con combustible fósil a este continente. —explica Alejandra, con cierto aire de arrogancia.

Tras la pandemia del COVID-19 y el calentamiento global, los gobiernos del mundo tomaron más consciencia en que era necesaria la implementación de energías más limpias. Esto se ha visto en la popularización de los motores de hidrógeno, los cuales funcionan por medio de la generación de electricidad al mezclar el hidrógeno contenido en el tanque y el oxígeno del aire. Ya que su único residuo es vapor de agua, esto ha ayudado enormemente en la descontaminación del planeta, además que estos motores son hacen mucho menos ruido que los de combustible fósil.

Intrigada por los detallados saberes desplegados por su amiga, Zora pregunta:

—¿Cómo sabes todo eso?

Alejandra saca una revista de la guantera de la silla enfrente suyo, titulada «Historia de España para dummies» y, mientras la zarandea en la cara de la iraní, responde con ironía:

—Mientras tú te quedaste dormida a mitad del viaje, yo ejercitaba mi menteee.

Con algo de frustración, Zora arruga la cara y dice:

—Bueno, ya cerebrito. Está claro que eres más lista que yo…

Momento que aprovecha para lucir su brazo mecánico y cerrar la frase con una risita siniestra:

»Pero recuerda querida, nunca subestimes el valor de la fuerza bruta.

Una vez consolidaron su amistad, hace ya casi una década, Alejandra Anaya y Zora Melkonian se han convertido en una especie de dúo dinámico. Mientras la primera es una intelectual con gran capacidad de aprendizaje, la segunda es una guerrera curtida en mil batallas.

Desde los altavoces del avión, una de las azafatas anuncia que todos los pasajeros deben abandonar el avión, al tiempo que da a todos la bienvenida a España.

Las chicas recogen su equipaje, salen del avión y mientras Zora se maravilla al ver el ingenioso sistema de iluminación al interior del terminal, compuesto por minúsculas luces LED ubicadas entre las baldosas del techo, así como la gran cantidad de estanterías y locales comerciales allí dentro, Alejandra inicia una videollamada con Damián San Juan, su padre:

—Hola papá, quería avisarte que llegamos sanas y salvas a Barcelona. Zora, saluda a mi viejo.

Luego de que las dos chicas saludasen animadamente y al unísono a Damián, él les devuelve el saludo y les explica:

—Que bueno que hayan llegado a salvo. Presten atención: Hablé con un contacto que las estará esperando en la salida del aeropuerto. Mucha gente estará buscando el disco duro de Diego Zavoli, así que tengan cuidado.

—Creía que solo la Federación Amazónica quería el disco.

—Piénsalo, hija mía: Zavoli era un hacker que se movía en aguas muy turbias. Apuesto lo que sea a que gente muy peligrosa se está concentrando en Barcelona ahora mismo, sin contar con que espías de muchos países están buscándolo. Todos ellos saben lo mucho que vale esa información, así que una vez que tengan ese disco, lo usarán para sus propios fines, venderlo al mejor postor o, en el peor de los casos, destruirlo.

Alejandra comprende la seriedad de la situación y, en un tono más serio, responde:

—No te preocupes papá, obtendremos ese disco, cueste lo que cueste. Y si algo malo sucede, entrené defensa personal con Zora, así que sabremos qué hacer.

Damián, con una expresión más amena que exterioriza la confianza que le tiene a Alejandra, replica:

—Sé que lo harán bien. Debo dejarte por ahora, así que hazme sentir orgulloso, hija mía.

Tras un beso al aire, el padre se despide de Alejandra, quien de inmediato recibe una pregunta de parte de Zora fuera de contexto:

—¿Por qué hay tantos cíborgs aquí? Digo, este país parece que fuera la meca de la cibernética.

Las chicas pasan por un gran retrato de la reina de España, ataviada como capitana general de la armada, colgado en un puesto de ventas de café, el cual señala Alejandra, mientras explica:


Comentarios

  • —La culpa es de ella, Anahí I de Lusiñan. Como ves, ella también tiene implantes y cuando se convirtió en Princesa de Asturias, su uso se popularizó en este país. Si hay algo que se le reconoce, es que tiene mucho carisma. Esta cíborg francesa, tan extravagante e inusual, pero sin rayar en la indecencia, le dio un aire moderno que volvió a poner a la monarquía en los corazones de la gente. Esto hizo que se popularizara la implantación de mejoras cibernéticas, como muestra de afecto hacia ella. De hecho, para este año, se estima que el 30% de la población de España está compuesta por cíborgs. Y el número va en aumento.

    La iraní dirige una mirada pícara al retrato de la reina y, tras reparar en sus manos cibernéticas, dice:

    —Nunca la había visto y ya me cae bien.

    —Es más Zora, la gente de acá le tienen tanto cariño, que cuando ella puso sus propias armas en el escudo, fueron más los que la apoyaron que los que la criticaron. A rey muerto, rey puesto… o, mejor dicho, reina puesta.

    Alejandra explica esto al pasar por una pared con un mural en el que está el escudo de armas español, cuyo escusón fue alterado por la reina Anahí, reemplazando el escudo azul con las flores de lis doradas de los borbones, por las armas de su familia: un escudo negro con tres estrellas sobre un círculo, que representan a los fundadores de la familia Lusiñan y la luna llena bajo la cual nacieron respectivamente. Bajo estos símbolos hay una inscripción en armenio que significa «Leales hasta la muerte». Aunque hay sectores de la sociedad española que consideraron una afrenta a los símbolos patrios este cambio, la mayor parte de la población entendió que, con los borbones muertos, no había razón para mantener sus símbolos en el escudo español y que era necesario un cambio que reflejara la realidad.

    Los siete terminales del aeropuerto están conectados en una estructura similar a un heptagrama, en cuyo centro se hallan los ascensores que lo conectan con la ciudad más abajo.

    En una de las puertas de acceso a los ascensores, se hallaban docenas de personas con carteles con nombres escritos en ellos. Las chicas buscan al contacto que Damián les asignó, hasta que lo encuentran. Pero, para sorpresa de Alejandra, es alguien que no es extraño para Zora:

    —¿Javad?

    El hombre, igualmente sorprendido, señala a las chicas con el cartel que tiene en su mano y responde:

    —¿Zora?

    Sin previo aviso y para sorpresa de todos los presentes, la iraní le regala un fuerte izquierdazo —su brazo orgánico— a un desprevenido Javad, quien cae al suelo, sin desmayarse.

    —Ahora estamos a mano.

    Mientras Javad explica a todos alrededor que está bien, Alejandra, en un estado de confusión total y con un tinte de ironía, pregunta:

    —¿Qué fue lo que hizo este buen hombre para merecer tu ira?

    Mientras Zora se acerca a Javad y le ofrece su brazo mecánico para ayudarlo a levantarse, ella responde:

    —Éste…buen hombre, me disparó en la cabeza cuando estábamos en Shiraz. Si no fuera porque llevaba un casco, ahora mismo tendría otro hueco para respirar.

    —Vamos Zora —se queja Javad—. Ya te dije que eso fue un accidente. Estaba limpiando el arma y se me disparó.

    —Sí, y también te dije el día que me fui de Irán que, si volvía a verte, te iba a golpear. Puedes preguntarle a mi amiga Alejandra, que yo siempre cumplo con mis promesas. —aclara Zora con una sonrisa pícara.

    De 37 años, Javad Madani es un joven veterano de la Guerra Civil Iraní, cuya barba tupida, cabeza calva y contextura gruesa le dan un aspecto intimidante, acentuada por su vestimenta de chico malo, compuesta por una chaqueta de cuero marrón, camisa y jeans negros y una hebilla, con un león sosteniendo una espada y delante de un sol, símbolo de los rebeldes contrarios a la ahora derrotada Revolución Islámica. No obstante, esta imagen ha sido mitigada al verlo ser derribado de un solo golpe, por una chica más baja que él.

    Buscando compaginar con él, Alejandra limpia su chaqueta y le pregunta:

    —¿Cómo conoces a Damián San Juan?

    —¿Tu padre? He sido cliente suyo desde hace tres años. Vengan, les explicaré en el camino.

    Los tres salen de la terminal y llegan al parqueadero del aeropuerto, ubicado en el centro de éste: su estructura radial y de más de seis pisos de altura, tiene alrededor de treinta metros de ancho y cuando sus dueños van a usar su vehículo, el dueño solo tiene que activar un sensor biométrico, ubicado en una pantalla virtual, y una serie de grúas —que funcionan con una inteligencia artificial— lo ubican en uno de los ascensores que llevan directamente hacia las calles de Barcelona.

    Las chicas se sorprenden por la apariencia del auto de Javad, siendo Alejandra quien le pregunta:

    —Exactamente ¿a qué te dedicas?

    El auto de Javad es una camioneta todo terreno de color negro con bordados dorados y luces amarillas debajo del capó y bordeando los rines de las llantas, los cuales también son dorados. Al igual que los aviones comerciales, usa un motor de hidrógeno.

    Mientras van entrando al vehículo, él revela su ocupación:

    —Soy traficante de información. Yo le pago a tu padre para que robe información de personas importantes y yo la revendo a sus enemigos. Puede tratarse de políticos corruptos, empresarios codiciosos, y en general todo tipo de personas que no tuvieron cuidado en ocultar sus fechorías.

    Tras culminar su monólogo, el auto empieza a descender, y Javad les pide a sus invitadas que observen el panorama de Barcelona.

    No se arrepentirán de hacerle caso:

    —Vaya, una cosa es leerlo; otra es verlo con tus propios ojos. —declara Alejandra.

    —¡¿Qué?! —exclama Zora— ¿Qué clase de brujería es esta?

    Javad ríe:

    —No es brujería, es ciencia. Si ven la base del aeropuerto, este tiene un sistema de proyectores que refleja el cielo sobre éste. Y por medio de luces artificiales, genera una luz equivalente a la que emite el sol en ese momento. De esta forma, las manzanas sobre el aeropuerto evitan estar en la oscuridad total. Prepárense, porque las sorpresas no terminan.

    Al bajar el ascensor, este da acceso a una glorieta que conecta con más de veinte calles diferentes. Las carreteras son de cuatro carriles y se hallan muy limpias. Debido a la falta de espacio, la glorieta se halla rodeada por grandes edificios de apartamentos de más de veinte pisos. Y aunque el tráfico es grande, no hay indicios de trancones.

    Una vista recurrente en la zona aledaña al aeropuerto es la enorme cantidad de rascacielos, los más altos alcanzando alturas superiores a los seiscientos metros.

    —¿Qué hay en estos edificios? No parecen de oficinas —pregunta Zora, quien, motivada por ver el panorama de la ciudad, ha sacado la cabeza por la ventanilla.

    Alejandra agarra a su amiga del cuello de su suéter para que meta la cabeza en el auto, mientras explica:

    —Dichas estructuras son edificios de apartamentos, dedicados a alojar a la clase media, la cual se mudó a los nuevos distritos una vez la población empezó a crecer y claro, como esta ciudad está rodeada de áreas protegidas, extenderse más allá del perímetro no era una opción. Javad, ¿a dónde nos llevas?

    El iraní sonríe con malicia y responde:

    —Ya lo verán.

  • Es un gran trabajo de documentación para crear un hipotético futuro. Veo que es un capítulo de creación muy reciente por la mención a la actual pandemia, y no conocía la palabra trancón, pero a juzgar por la RAE es exclusiva de Colombia:

    https://dle.rae.es/trancón

    Como sugerencia, creo que habría que mencionar los implantes que se ven en el cuadro de la reina cuando se está describiendo dicho cuadro, ya que se me hace raro que el narrador no diga nada y luego Alejandra diga “como ves, ella también tiene implantes”. Pero salvo ese detalle, lo veo perfecto, y deja bastante intriga este capítulo respecto a la relación entre Zora y Javad.

  • Bueno, la verdad que me atrapo mucho con la inteligencia que lo planteas al futuro de España. Sinceramente no es fácil describir un futuro y encima que pueda ser posible, eso demuestra gran dedicación de tu parte.  Me pareció muy interesante la descripción que hiciste de Javad.
  • @Iramesoj

    Álvaro, te cuento que si, este capítulo es de creación reciente, aunque tengo el guión de esta historia guardado en algún lugar de mi pc.

    Mira que hoy aprendí que "trancón" no es una palabra del español en general. Ahí se me salió la colombianada XD.

    Con respecto a la reina Anahí, el que no haya mencionado todos sus implantes, es algo que hice adrede, ya que pienso mostrarla en todo su esplendor más adelante. Y claro, ahí todos sabrán cuantos implantes tiene.

    @CabezadeCabra

    En efecto, me tomé un buen tiempo dándole forma a este escrito, pero la idea es que salga bien, aunque solo me lean unos cuantos. 

    Para ambos, esperen cosas del señor Javad Madani, que les tengo una sorpresa.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Leí hace algunos años un extraño libro, más bien unas memorias (no recuerdo ahora su título) escrito por el famoso escritor y periodista español Alfonso Ussía Muñoz-Seca (un monárquico borbonesco es decir poco, monarquiquísmo es lo más correcto), que tiene una temática relativamente parecida a esta de tu capítulo, sólo que no es un disco duro lo que buscan, sino un pergamino real del día (, así lo llamaban pero para entendernos mejor, lo llamaremos un diario) de la Casa Real española de las etapas de los reinados de los Monarcas Alfonso XII (apodado "el Pacificador" y tatarabuelo del actual Rey Felipe VI) y Alfonso XIII (apodado "el Africano" y bisabuelo del actual Rey Felipe VI).

    La maestra pluma de Ussía (con el cual tengo amistad de años), no es muy superior a la tuya, amigo Gary, e incluso la tuya se explaya más en la narrativa y, por supuesto, es más actual, seguramente por aquello de la diferencia de edades, (Ussía tiene setenta y tantos años, y tú, a migo virtual Gary, a juzgar por la foto que muestras en este foro, quizá no llegues a los 30). Ussía, al narrar no repara en tantos detalles como lo haces tú.

    Una vez dicho ese prolegómeno, hablo ahora de tu escrito (que es de lo que se trata) y tengo a bien comunicarte que se nota (o yo noto) la fuerza y el empeño que pones en todo lo que escribes, y también se nota palmariamente (creo lo nota todo ojo de lector atento) que te documentas bien previamente, como debe ser.

    En una ocasión me dijiste, en no recuerdo qué hilo de este foro, que te gusta mi forma de escribir. Bien, Gracias. Pero de devuelvo la gentileza. Eres un tío que tiene futuro en esto de la Literatura. Y yo te lo deseo, sinceramente.



  • editado 6 de agosto
    Hombre Antonio, mira que me siento muy halagado con esas palabras. Sinceramente, me hiciste el día. De todo corazón, muchísimas gracias. 
  • Me sumo a la moción de los compañeros: me gustó mucho el relato. Creo que esta muy bien planteado, al igual que muy bien escrito. El mundo creado, a pesar de ser futurista, se siente real y cercano (el comentario sobre el covid me hizo sacar una pequeña sonrisa jaja). Los diálogos son entretenidos y naturales, al igual que la caracterización de los personajes. Te felicito! La única duda que me queda es como Anahí llegó a convertirse en princesa de un país ajeno al suyo, pero supongo que este tema se abordará en un futuro (si es así, no me reveles spoilers, me guardaré la intriga). Por cierto, ¿hace cuanto tiempo que escribes? Me da curiosidad saberlo
  • editado 7 de agosto
    @Kantos, te propongo algo mejor: dejaré que seas tú mismo quien descubra como Anahí llegó a ser reina de España y otras cosas más. Este es el capítulo más reciente de una saga que he iniciado en este subforo y de la cual ya he montado varios capítulos, los cuales son:

    Capítulo 1: El precio de la libertad https://www.forodeliteratura.com/f/discussion/36619/el-precio-de-la-libertad

    Capítulo 2: Rebeldía https://www.forodeliteratura.com/f/discussion/36687/lista-rebeldia

    Capítulo 3: Vínculos https://www.forodeliteratura.com/f/discussion/36746/lista-vinculos

    Capítulo 4: Encrucijada https://www.forodeliteratura.com/f/discussion/36818/lista-encrucijada/p1?new=1

    Capítulo 5: Autómata https://www.forodeliteratura.com/f/discussion/36839/lista-automata#latest

    ¿Cuanto tiempo llevo escribiendo? Bueno, llevo en esto desde hace unos cuatro años, el tiempo que me he tardado en escribir mi libro, Las Siete Reliquias del Alba, el cual planeo sacar una vez pueda viajar. De hecho, desde hace un año, he estado montando la precuela de dicho libro en mi blog (los capítulos de dicha precuela están en mi perfil), ejercicio que en el cual me he puesto como medio para ponerme a escribir algo, ya que, parece mentira, una vez empiezas a escribir, casi se vuelve una droga XD.

    Por cierto, tengo pendiente darte la reseña de tu canal de youtube. No más tenga disponibilidad de tiempo (que será dentro de poco), lo haré. Muchas gracias por tu opinión, colega.
  • Gracias por los enlaces, me pasaré para continuar con la lectura. Por cierto, eres totalmente bienvenido a comentar lo que desees sobre mi canal, sin importar si es positivo o si hay cosas para corregir (que seguro las hay). Aún estoy intentado descubrir que enfoque quiero darle. Comencé con resúmenes/reseñas de libros, luego hice un top y en el último vídeo me atreví a subir un relato de terror ambientado y relatado por mi jaja es difícil buscar el equilibrio entre hacer lo que te gusta, lo que te permite el tiempo y lo que la gente quiere ver.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
    Kantos dijo:
    Gracias por los enlaces, me pasaré para continuar con la lectura. Por cierto, eres totalmente bienvenido a comentar lo que desees sobre mi canal, sin importar si es positivo o si hay cosas para corregir (que seguro las hay). Aún estoy intentado descubrir que enfoque quiero darle. Comencé con resúmenes/reseñas de libros, luego hice un top y en el último vídeo me atreví a subir un relato de terror ambientado y relatado por mi jaja es difícil buscar el equilibrio entre hacer lo que te gusta, lo que te permite el tiempo y lo que la gente quiere ver.

    Un Cum laude para esa frase tuya, la que destaco en negrilla




  • Ya voy corriendo a colocarla en mi libro! jaja
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com