(LISTA) Lluvia a Medianoche (capítulo 3)

A la salida le esperaba Rosa.

Caleb la miró francamente sorprendido. Llevaba puestos unos pantalones beige, una chaqueta vaquera y unas gafas de sol que le hacían parecer unos años más joven. El pelo rubio suelto, como a él le gustaba.

 

 

—Hola, guapo —saludó sonriendo. —¿Sorprendido?

—Sí, ¿Cómo sabias que estaba entrenando? —contestó con una media sonrisa.

—No estabas en casa así que hice averiguaciones.

—¿Fuiste a mi casa? —preguntó Caleb algo incomodo pero Rosa negó rápidamente con la cabeza

—Llamé a tu móvil y, como lo dejaste en casa, lo cogió tu hermana… me dijo que estarías aquí —contestó suspirando al final. —Ya sé que no te gusta que vaya a tu casa.

—Sabes que lo hago por ti, no quiero que te mezcles con ellos. —dijo mientras la acercaba a su pecho. —No me importa que hables con mi hermana, es más, me gusta. Pero no con mis padres.

—Lo sé, lo sé —respondió. —Vamos —dijo señalando el coche con la barbilla. Caleb se despidió con la mano del monitor y caminó junto a Rosa hasta su coche, dejó la bolsa de deporte en la parte de atrás y se acomodó en el asiento del copiloto sintiendo de pronto todo el cansancio acumulado. La puerta del conductor se abrió y la muchacha se sentó quitándose las gafas de sol, miró a Caleb y le acarició el cabello aun húmedo del agua con suavidad. Este permaneció con la mirada perdida y el rostro inexpresivo.

    

      El trayecto le ofreció a Rosa la oportunidad de pensar en el estado de ánimo de su novio y preocuparse al ver que día tras día iba empeorando. Los sucesos se habían precipitado en el último año desde que Diana se lanzó al vacío desde un quinto piso. Lo veía cada vez peor, poco a poco se estaba hundiendo y se sentía impotente al no poder hacer nada para evitarlo. Cuando lo conoció no era así, era un chico melancólico con algunos problemas en casa pero poco más. El tema de Diana lo había destrozado, había activado algo en su cabeza o quizá fue la gota que colmó el vaso. Lo cierto es que estaba cada vez peor y tenía miedo de que Caleb pensase imitar a su hermana. Nunca había hablado de la muerte, era un tema que sabia esquivar con astucia, aunque eso ocurría con demasiados temas últimamente como sus cambiantes estados de ánimo o su situación familiar.

      De pronto una idea se abrió paso en la mente de Rosa y se le escapó una sonrisa. Condujo callejeando y pensando a la vez en cómo llevar a cabo su plan pero cuando quiso darse cuenta ya se encontraba al lado de uno de los parques más alejados del centro de la localidad. A su izquierda tras una alta verja de hierro forjado se atisbaban arboles jóvenes, césped y un lago artificial de agua algo sucia con un ligero olor salado. La calle estaba prácticamente desierta y Rosa aparcó el coche con comodidad dejándolo cerca de un muro alto al que solo los arboles más altos lograban asomarse. Echó el freno de mano y movió hacia atrás el asiento del copiloto dejando a Caleb estupefacto y mirando al techo del coche.

      El chico la miró esperando explicaciones y ella le respondió guiñándole el ojo, apartando la bolsa de deporte y colocándose encima de su regazo abrazándole el cuello. Caleb miro a su novia fijamente a los ojos, ella se acercó y lo beso muy suavemente en los labios rozó su nariz con la suya y lo besó de nuevo. Cuando Rosa lo fue a probar una tercera vez el la apartó con delicadeza —He estado dándole al saco— se disculpo el joven agachando la cabeza un poco, ella con una sonrisa socarrona le alzó la barbilla con la mano y lo intentó de nuevo diciendo —Se nota, hueles a ganador— pero Caleb se zafó de nuevo —Mi hermana. Mi hermana nos está esperando ¿recuerdas? Lo siento yo… pero ella le ahorro la explicación —No te preocupes, ya estoy acostumbrada —dijo suspirando. Caleb se sintió tremendamente culpable por no poder complacer a la chica que tanto quería. Deseaba decirle que le encantaba hacerlo con ella, pero que con la ultima medicación tenia la libido muy baja y también “otros problemas”. Quería explicarle que no había nada de malo en ella, era perfecta, todo lo que un chico de veinte años podía soñar, que esa actitud tan esquiva era solo temporal… pero no dijo nada. Solo la miró mudo mientras arrancaba de nuevo el coche y ponía rumbo al centro de la ciudad.

    

     Cuando llegaron a casa de Caleb, Daniel, su padre, los esperaba. Vestido con unos chinos y un jersey azul marino bajó la rampa de la entrada empujando la silla de ruedas en la que iba Diana, la cual, saludó a Rosa con una mano y una sonrisa. Rosa le devolvió el saludo y abrió el maletero. Caleb salió a la calzada donde ya esperaban detrás dos coches y con la ayuda de su padre sin siquiera mirarse entre ellos metieron a Diana en el asiento de atrás y después su silla en el maletero.

      Cuatro coches esperaban detrás del de Rosa, Caleb se había ausentado de la realidad una vez más. Giró la cabeza sorprendido y subió al vehículo con rapidez. El muchacho se ofreció a conducir para que Rosa y Diana pudieran hablar tranquilamente. No era un trayecto largo hasta la clínica de fisioterapia pero la hora era conflictiva y de bastante tráfico, además, le gustaba ver lo bien que se llevaban su hermana y su novia. Acomodó a su altura el asiento y los espejos y arrancó dándose toda la prisa que pudo.

     Mientras el joven luchaba con un torrente de coches y motos escuchaba sonriendo la jovial y tímida charla de chicas que mantenían su hermana y Rosa, hablando en ocasiones, de él como si no estuviera, lo cual, provocaba que se escapasen pequeñas carcajadas de los labios del joven. El atasco, que se había formado en una de las estrechas vías que conducían a la clínica, no parecía hacer mella en Caleb que realmente disfrutaba oyendo como las chicas se contaban los últimos cotilleos del programa de televisión de moda o cuando comentaban los vídeos musicales más destacados del momento. Diana a pesar de tener cuatro años más que Rosa era algo infantil y las personalidades de ambas chicas congeniaban a la perfección. Caleb realmente disfrutaba de esos pequeños momentos y los atesoraba como piedras preciosas, por unos pocos minutos se sentía una persona normal.

 Tras varios minutos en los que el río multicolor de vehículos parecía no avanzar salieron  a la circunvalación principal de la ciudad donde al fin Caleb aceleró mirando de soslayo el reloj del salpicadero para constatar que, efectivamente, llegaban tarde.

 Entonces comenzó. Como tantas veces solo que mucho más rápido que de costumbre una intensa emoción en el pecho le hizo botar en el asiento. Esta aumentó hasta convertirse en angustia que a su vez incrementó los latidos del corazón y un rápido sudor frío irrumpió en su cara. Sus pensamientos se tornaron confusos y frenéticos mientras la angustia se hacía tan intensa que casi dolía; todo inundado con la certeza de que iba a morir y todo ocurrió en apenas unos segundos. Se desvió hacia la derecha con la visión regada de luces y puntos cegadores pero sus miembros adormecidos por el trance no reaccionaron a tiempo, apenas sintió nada después.

 

   


Comentarios

  • (breve continuación)


         Caleb volvió a la realidad confuso y extrañamente despierto. El coche estaba quieto y ladeado. La luna delantera, rota y agrietada por el lado derecho, apenas le dejaba ver lo que tenía delante. A medida que fue tomando conciencia de la situación comenzó a sentir una fuerte tensión en la cabeza y la movió como pudo hacia la derecha. Rosa no estaba, pero por el retrovisor central del vehículo vio a Diana colgada de su cinturón de seguridad, estaba inconsciente. Recordó que Rosa se había quitado el cinturón para girarse a poder hablar con Diana. Entonces divisó una figura tendida en la calzada. Varias personas se acercaban corriendo hacia ella, la luna destrozada tenía manchas rojas en los bordes. La figura tendida en la acera mostraba una posición antinatural, un brazo torcido demasiado cerca de la espalda, una pierna más larga que la otra. Caleb intentó salir del coche para ir en ayuda de su novia, pero no podía moverse, “el cinturón”, pensó, pero no. Estaba paralizado. Entonces un hombre se acercó a su ventana y abrió la puerta mientras lo miraba con cara de preocupación. Caleb pensó aterrado en lo que estaría viendo aquel tipo para poner esa cara y entonces cuando comenzaba a escuchar lo que le decía todo se esfumó
  • editado 28 de junio
    Este relato me da a un aire a abducción extraterrestre, pero con seres sobrenaturales en vez de aliens. Estoy intrigado, ya que la pobre Rosa y aquel que se aparece ante Caleb... que por cierto, pensé que aparecería en el gimnasio donde lo dejaste en el capítulo anterior y veríamos al muchacho en acción. Eso me descolocó un poquito. 

    Recuérdame una cosa: ¿La chica que presenció la batalla entre los dos hombres alados en el prólogo, también se llamaba Rosa, o Rose? Por alguna razón, empiezo a ver una conexión entre una y otra, y su desaparición aquí, me da a entender que es así.
  • gary_d_crowley dijo:Recuérdame una cosa: ¿La chica que presenció la batalla entre los dos hombres alados en el prólogo, también se llamaba Rosa, o Rose? Por alguna razón, empiezo a ver una conexión entre una y otra, y su desaparición aquí, me da a entender que es así.

    A mi también me parece que deben tener una conexión que quizá se resuelva más adelante. Tuve que leer los capítulos anteriores para ponerme al día, y me pareció lo mismo.

    Caleb me genera mucha compasión, y aun no logro definir por qué :(
  • Fíjate en este fragmento:


    "—¡Hola, guapo! —saludó sonriendo. —¿Sorprendido?

    —Sí, ¿Cómo sabías que estaba entrenando? —contestó con una media sonrisa.

    —No estabas en casa, así que hice averiguaciones.

    —¿Fuiste a mi casa? —preguntó Caleb, algo incomodo, pero Rosa negó rápidamente con la cabeza

    —Llamé a tu móvil y, como lo dejaste en casa, lo cogió tu hermana… me dijo que estarías aquí —contestó suspirando al final. —Ya sé que no te gusta que vaya a tu casa."


    Como ves, he cambiado varias cosas, pero entre ellas destaco la tilde que te dejaste en "sabías" y las comas que aclaran que Caleb estaba incómodo cuando hizo la pregunta, y no que la pregunta de Caleb fuera incómoda.

    En este párrafo que pongo a continuación, creo que se te fue la mano con el formato, y los incisos de los diálogos mezclan acciones entre dos personajes, lo cual no recomiendo, y considero que el inciso ha de hablar sobre el personaje que habla en ese momento. Yo lo haría así:


    "El chico la miró esperando explicaciones y ella le respondió guiñándole el ojo, apartando la bolsa de deporte y colocándose encima de su regazo abrazándole el cuello. Caleb miro a su novia fijamente a los ojos, ella se acercó y lo beso muy suavemente en los labios rozó su nariz con la suya y lo besó de nuevo. Cuando Rosa lo fue a probar una tercera vez el la apartó con delicadeza

    —He estado dándole al saco— se disculpo el joven agachando la cabeza un poco.

    —Mi hermana—dijo zafándose de nuevo—. Mi hermana nos está esperando ¿recuerdas? Lo siento yo… pero ella le ahorro la explicación

    —No te preocupes, ya estoy acostumbrada —le ahorró la explicación suspirando.

    Caleb se sintió tremendamente culpable por no poder complacer a la chica que tanto quería. Deseaba decirle que le encantaba hacerlo con ella, pero que con la ultima medicación tenia la libido muy baja y también “otros problemas”. Quería explicarle que no había nada de malo en ella, era perfecta, todo lo que un chico de veinte años podía soñar, que esa actitud tan esquiva era solo temporal… pero no dijo nada. Solo la miró mudo mientras arrancaba de nuevo el coche y ponía rumbo al centro de la ciudad."


    Usa comillas latinas.

  • Muchas gracias por vuestros comentarios 
  • Perdonad mi corto agradecimiento per es que es que estoy trabajando. Cuando tenga tiempo os leeré con más calma un saludo 
  • No tiene nada que ver con extraterestes. Caleb (teniendo en cuenta su estado mental) conduciendo sufre un ataque de ansiedad lo cual le hace tener un accidente de coche. Muchas gracias a @Iramesoj por los apuntes que a realiado sobre mi texto, siempre tan certero. Esta claro que me queda mucho para poder transmitir lo que sucede en mi mente. Quizas debería hacer como @gary_d_crowley y adelantar la accion rapidamente porque ya que mi texto es aburrido y no captaría la atención del lector. Intentaré mejorar mi para que resulta menos densa y mas dinamica.

    Gracias a todos por vuestro tiempo, de corazón


  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    No puedo opinar a fondo sobre la trama de esta novela, porque no he leído los capítulos anteriores. Pero ciñéndome a éste en concreto, me ha gustado el despliegue que haces de matices complementarios que, sin duda, orna la historia. Narras muy bien, Sinuhe.

    Quizás sobre alguna comas (,) o falten otras, pero, en ningún caso desvirtúa el sentido de la sintaxis.

    Para mi gusto, ese diálogo que mantienen Caleb y Rosa (en breve continuación), has debido sacarlo del párrafo y haberlo puesto aparte.

    Pero lo que más me ha gustado de todo, digno de destacar, es la humildad que muestras con eso de... "me queda mucho para poder transmitir lo que sucede en mi mente" . Ese es el camino, Sinuhe, "contra más humilde, más grande se es". Mis felicitaciones.

    Un saludo afectuoso 


  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    cehi dijo:


    No puedo opinar a fondo sobre la trama de esta novela, porque no he leído los capítulos anteriores. Pero ciñéndome a éste en concreto, me ha gustado el despliegue que haces de matices complementarios que, sin duda, orna la historia. Narras muy bien, Sinuhe.

    Quizás sobre alguna comas (,) o falten otras, pero, en ningún caso desvirtúa el sentido de la sintaxis.

    Para mi gusto, ese diálogo que mantienen Caleb y Rosa (en breve continuación), has debido sacarlo del párrafo y haberlo puesto aparte.

    Pero lo que más me ha gustado de todo, digno de destacar, es la humildad que muestras con eso de... "me queda mucho para poder transmitir lo que sucede en mi mente" . Ese es el camino, Sinuhe, "contra más humilde, más grande se es". Mis felicitaciones.

    Un saludo afectuoso 



    Despiste por mi parte. El diálogo al que me refiero es anterior a "breve continuación". Me fui directamente a leer tu escrito, sin, por el momento, tener en cuenta los comentarios de los compañeros, y al repasar, ya incluidos esos comentarios, resulta que Iramesoj coincide conmigo o yo con él. Siempre es bueno que cuatro ojos vean lo mismo.




  • No sé cómo agradeceros a todos lo que me aportáis. Quizás no seáis conscientes de la capacidad que tenéis de complementarios unos a otros mientras que @gary_d_crowley es más emocional e impaciente (la chica del prólogo se llamaba Ann y poco o nada tiene que ver con Rosa). @Iramesoj es más serio, con un cierto toque marcial al comentar. Es justo y certero y se centra entre otras cosas en la gramática y en la ortografía (que me hace mucha falta mejorar). Y que decir de mi querido @Cehi, es crítico pero a la vez paternal.

    Todos en conjunto me dais lo que necesito y valoro vuestro tiempo. Ojalá podamos leernos todos mucho tiempo, sería estupendo. 
  • En cuanto el asunto de @Sebastian_Pain creo que el chico no hizo el comentario sin leer mis textos, aunque quizás yo no sea el más indicado para tratar este tema también es cierto que mis capítulos son largos, con pocos diálogos y densos. Confío que si no los ha leído lo hará en un tiempo prudencial.

    Saludos
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Sinuhe dijo, entre otras cosas...

    Y que decir de mi querido @Cehi, es crítico pero a la vez paternal.

    Sí, lo confieso, me ha llegado al alma. Es mi forma de ser desde siempre, influenciado, no cabe duda, porque tengo hijos más o menos de tu edad, la que aparentas al menos a juzgar por la imagen en tu nick. Gracias

    Sin halagos gratuitos,Sinuhe, tienes madera de escritor, sólo te falta pulirte tú mismo en las tablas de la Literatura.





  • editado 1 de julio
    @Sinuhe

    Jajaja, es cierto. Tiendo a ser muy emocional, algo que saqué de mi mamá.

    Claaro, de hecho yo me acuerdo que, cuando comenté el prólogo, escribí que por qué tus personajes tenían nombres anglosajones, siendo tú español. Y tú me mencionaste que la historia tendría puros nombres hispanos. Gracias por recordármelo.

    Por otro lado, lo que Antonio te escribió es muy cierto; tienes madera para escribir, solo tienes que mejorar. Recuerda siempre esto: uno nunca deja de ser un estudiante. Incluso cuando creas que lo sabes todo, recuerda que siempre, hay espacio para mejorar.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    @Sinuhe

    Jajaja, es cierto. Tiendo a ser muy emocional, algo que saqué de mi mamá.

    Claaro, de hecho yo me acuerdo que, cuando comenté el prólogo, escribí que por qué tus personajes tenían nombres anglosajones, siendo tú español. Y tú me mencionaste que la historia tendría puros nombres hispanos. Gracias por recordármelo.

    Por otro lado, lo que Antonio te escribió es muy cierto; tienes madera para escribir, solo tienes que mejorar. Recuerda siempre esto: uno nunca deja de ser un estudiante. Incluso cuando creas que lo sabes todo, recuerda que siempre, hay espacio para mejorar.

    Buen hijo, no sólo lo asimilas, sino que lo recomiendas. Eso que destaco en negrilla te lo dice tu padre, según comentaste en una ocasión


  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Sinuhe

    He leído de nuevo tu texto y me he percatado de algo que no capté mientras lo leía por primera vez, que ignoro si lo haces premeditadamente o ni siquiera te lo has propuesto. Y esto es que dejas algunas frases "como colgando", con la idea de que trabaje un poco la imaginación de la gente que te lee. Y a mi forma de ver la escritura, ese es un detalle inteligente, porque es lo que contribuye grandemente en enganchar al lector. 


  • cehi dijo:


    @Sinuhe

    Jajaja, es cierto. Tiendo a ser muy emocional, algo que saqué de mi mamá.

    Claaro, de hecho yo me acuerdo que, cuando comenté el prólogo, escribí que por qué tus personajes tenían nombres anglosajones, siendo tú español. Y tú me mencionaste que la historia tendría puros nombres hispanos. Gracias por recordármelo.

    Por otro lado, lo que Antonio te escribió es muy cierto; tienes madera para escribir, solo tienes que mejorar. Recuerda siempre esto: uno nunca deja de ser un estudiante. Incluso cuando creas que lo sabes todo, recuerda que siempre, hay espacio para mejorar.

    Buen hijo, no sólo lo asimilas, sino que lo recomiendas. Eso que destaco en negrilla te lo dice tu padre, según comentaste en una ocasión


    Jejeje, así es. Mi padre fue el que me dijo eso. Muy buena memoria la tuya.
  • cehi dijo:


    Sinuhe

    He leído de nuevo tu texto y me he percatado de algo que no capté mientras lo leía por primera vez, que ignoro si lo haces premeditadamente o ni siquiera te lo has propuesto. Y esto es que dejas algunas frases "como colgando", con la idea de que trabaje un poco la imaginación de la gente que te lee. Y a mi forma de ver la escritura, ese es un detalle inteligente, porque es lo que contribuye grandemente en enganchar al lector. 


    Si me pones un ejemplo te lo agradecería, ya que, aunque soy bastante minucioso corrigiendo la parte creativa me sale instintiva. 
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    El que te salga en forna instintiva la creación de lo que estás escribiendo, es buena señal de que te funciona el instinto. Y si ves que no encuentras continuación adecuado para lo ya escrito, pues, al repasarlo, lo adecúas correctamente.

    Ejemplos que me pides...

    —Sabes que lo hago por ti, no quiero que te mezcles con ellos.

    (ahí, podías haber citado algún motivo por el cual Caleb no quiere que Rosa se mezcle con la hermana de él)

    El trayecto le ofreció a Rosa la oportunidad de pensar en el estado de ánimo de su novio y preocuparse al ver que día tras día iba empeorando.

    (ahí, podías haber ampliado el por qué ese bajón progresivo de ánimo)

    Entonces un hombre se acercó a su ventana y abrió la puerta mientras lo miraba con cara de preocupación. Caleb pensó aterrado en lo que estaría viendo aquel tipo para poner esa cara y entonces cuando comenzaba a escuchar lo que le decía todo se esfumó

    (ahí, no aclaras nada sobre quien es ese hombre, pero me hace pensar que saldrá a escena en el próximo capítulo)


  • Gracias por contestar. Ahora que leo los ejemplos que me has mostrado me doy cuenta de que me ocurre algo curioso, quizás lo que yo llamo un arma de doble filo. 
    Por una parte quiero dejar en suspenso esas escenas para elevar el interés del lector, es decir, soy consciente de que lo hago. Pero claro, mientras lo escribo tengo tan interiorizado el argumento de la novela que puedo caer en el error de pensar que como yo conozco la trama del texto también la conoce el lector... Y claro,  entonces viene el problema. 

    Uf que lío. No sé si me he expresado bien, si se me entiende o no he conseguido transmitiros la respuesta. Decídmelo si sois tan amables. 
  • Sinuhe dijo:
    Gracias por contestar. Ahora que leo los ejemplos que me has mostrado me doy cuenta de que me ocurre algo curioso, quizás lo que yo llamo un arma de doble filo. 
    Por una parte quiero dejar en suspenso esas escenas para elevar el interés del lector, es decir, soy consciente de que lo hago. Pero claro, mientras lo escribo tengo tan interiorizado el argumento de la novela que puedo caer en el error de pensar que como yo conozco la trama del texto también la conoce el lector... Y claro,  entonces viene el problema. 

    Uf que lío. No sé si me he expresado bien, si se me entiende o no he conseguido transmitiros la respuesta. Decídmelo si sois tan amables. 
    Perdón, por citarme que me sigo haciendo un lío con las mecánicas del foro que un día @Iramesoj ; me va a banear ad eternum de aquí. Solo quería hacer notar que he contestado a @cehi
  • Sinuhe dijo:
    Sinuhe dijo:
    Gracias por contestar. Ahora que leo los ejemplos que me has mostrado me doy cuenta de que me ocurre algo curioso, quizás lo que yo llamo un arma de doble filo. 
    Por una parte quiero dejar en suspenso esas escenas para elevar el interés del lector, es decir, soy consciente de que lo hago. Pero claro, mientras lo escribo tengo tan interiorizado el argumento de la novela que puedo caer en el error de pensar que como yo conozco la trama del texto también la conoce el lector... Y claro,  entonces viene el problema. 

    Uf que lío. No sé si me he expresado bien, si se me entiende o no he conseguido transmitiros la respuesta. Decídmelo si sois tan amables. 
    Perdón, por citarme que me sigo haciendo un lío con las mecánicas del foro que un día @Iramesoj ; me va a banear ad eternum de aquí. Solo quería hacer notar que he contestado a @cehi
    Jajajaja, vamos hombre, tómalo con calma. El capi no te va a banear por algo tan banal como eso. :D
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
    Sinuhe dijo:
    Gracias por contestar. Ahora que leo los ejemplos que me has mostrado me doy cuenta de que me ocurre algo curioso, quizás lo que yo llamo un arma de doble filo. 
    Por una parte quiero dejar en suspenso esas escenas para elevar el interés del lector, es decir, soy consciente de que lo hago. Pero claro, mientras lo escribo tengo tan interiorizado el argumento de la novela que puedo caer en el error de pensar que como yo conozco la trama del texto también la conoce el lector... Y claro,  entonces viene el problema. 

    Uf que lío. No sé si me he expresado bien, si se me entiende o no he conseguido transmitiros la respuesta. Decídmelo si sois tan amables. 

    Te has explicado perfectamente. ¿Ves? Adiviné eso que llamas "suspenso", que, por otra parte, es precisamente lo que tiene que hacer un escritor que se precie.

    Vuelvo a repetir que sabes narrar lo que escribes; no, no es eso una redundancia, es un complemento, diría que indispensable para meter al lector en el meollo del libro. Y lo estás consiguiendo. De no haberte hecho yo esas observaciones, no te ayudaría a seguir la buena línea que llevas en tu escritura.


  • cehi dijo:
    Sinuhe dijo:
    Gracias por contestar. Ahora que leo los ejemplos que me has mostrado me doy cuenta de que me ocurre algo curioso, quizás lo que yo llamo un arma de doble filo. 
    Por una parte quiero dejar en suspenso esas escenas para elevar el interés del lector, es decir, soy consciente de que lo hago. Pero claro, mientras lo escribo tengo tan interiorizado el argumento de la novela que puedo caer en el error de pensar que como yo conozco la trama del texto también la conoce el lector... Y claro,  entonces viene el problema. 

    Uf que lío. No sé si me he expresado bien, si se me entiende o no he conseguido transmitiros la respuesta. Decídmelo si sois tan amables. 

    Te has explicado perfectamente. ¿Ves? Adiviné eso que llamas "suspenso", que, por otra parte, es precisamente lo que tiene que hacer un escritor que se precie.

    Vuelvo a repetir que sabes narrar lo que escribes; no, no es eso una redundancia, es un complemento, diría que indispensable para meter al lector en el meollo del libro. Y lo estás consiguiendo. De no haberte hecho yo esas observaciones, no te ayudaría a seguir la buena línea que llevas en tu escritura.


    Muchas gracias @cehi por el tiempo que te tomas en ayudarme a mejorar. La verdad es que he aprendido más en estos meses en el foro que leyendo libros y libros sobre escritura creativa que, ahora en la distancia, los siento vacíos e inútiles.

    Gracias amigo, un saludo. 
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com