¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

LA PLAGA PUBLICADA POR EDITORIAL

LA PLAGA

 

Hace un año tuvo lugar el acontecimiento que puso a la humanidad contra las cuerdas, cuando una oscura silueta se colocó en lo alto de la torre más alta del castillo de la ciudad. Sin mediar palabra, de su cuerpo comenzó a brotar una oscura niebla que inundó todo el distrito. Todo ser vivo que ente en contacto con esa niebla, morirá al instante. Sus músculos, órganos y piel se pudren en cuestión de segundos al ser tocados por ella. Con el tiempo se la conoció como la plaga. El distrito comercial fue el primero en caer. La niebla allí es infinita. La plaga no desaparece de ese lugar. El resto de la ciudad es más habitable. La plaga solo aparece de vez en cuando, aunque con el tiempo desaparece. La gente dice que la oscura silueta que lo empezó todo vive en el distrito comercial, dentro de la plaga.

El rey y sus consejeros se reúnen a diario para intentar averiguar qué está sucediendo y cómo pararlo. Denominaron al distrito comercial como zona totalmente prohibida. Le cambiaron el nombre al de distrito negro.

Al cabo de seis meses la gente se percató de que la plaga aparecía de manera aleatoria en una zona de la ciudad cada cinco días, permanecía allí un día y desaparecía. Un tiempo después los mensajeros del rey intentaron ponerse en contacto con las ciudades vecinas. Al volver informaron de algo que nadie habría imaginado, o más bien no querían imaginarlo. Visitaron tres de las ciudades vecinas y todas en su totalidad estaban bañadas por la plaga.

Después surgieron varios temas. Estaba claro que, si no hacían algo rápido, la ciudad sucumbiría al igual que las demás. La primera idea fue abandonar la ciudad. No salió bien. Nada más abrirse la puerta principal de las murallas, la plaga apareció y rodeó toda la ciudad. Estaban encerrados. Tras ese acontecimiento a los habitantes de la ciudad se les ocurrió otra pregunta. ¿Por qué la plaga solo afectaba a las ciudades? Según el informe de los mensajeros, los caminos, colinas y todo lo que no estuviera rodeado de una muralla estaba sano. La plaga no había hecho acto de presencia. El siguiente movimiento del rey y sus consejeros fue intentar averiguar si la plaga en realidad seguía un patrón aleatorio o no.

Comenzaron a estudiar todos los lugares en los que la plaga había aparecido, por orden de aparición. Tras el ataque al distrito negro, la plaga apareció en el distrito de los nobles, la siguiente semana en los barrios bajos. Se percataron de que todos los distritos habían sido atacados menos uno, el distrito del castillo.

El mismo día en el que la plaga debía de atacar, se desalojó el distrito del castillo. Pasaron las horas y la plaga no apareció. Cuando el sol se fue, el rey y sus consejeros entraron en el castillo. Nada más poner un pie en él, la plaga apareció. Toda la ciudad vio como el rey y todas las personas que gobernaban la ciudad comenzaban a pudrirse. Como siempre sucedía, tras un día, la plaga desapareció.

Ha pasado un año, la población de la ciudad es cada vez menor y nadie del exterior parece preocuparse. Mañana será el nuevo ataque…

—¿Qué es eso? —preguntó un hombre alto con voz ronca y de larga melena.

—Es un diario, parece que sobrevivió un año a todo esto —respondió la mujer que sujetaba el libro.

—Bueno, la ciudad no tardó mucho más en desaparecer por completo. Llévatelo. Quizás a Sulit le sirva de algo —dijo el hombre.

—La plaga está acabando con todos los reinos. Tenemos que averiguar cómo y por qué hace esto —dijo la mujer mientras se ponía de pie.

—Por eso estamos aquí, Viliana.

https://www.celebreeditorial.es/producto/la-plaga/
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com