(LISTA) Mi sui géneris visión sobre la Amistad

cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


Siguiendo fielmente mi línea de defensa a ultranza de los valores de mi antaño, y digo “mi”, porque me refiero a personas de mi entorno, y es por eso que ahora me puedo expresar con más clarividencia, sin que esto quiera decir que en aquellos entonces no me parase a observar los comportamientos de los demás, que también veía una importante entrega en sus interacciones de todo tipo, tanto personales como profesionales

Mi sui géneris visión sobre la Amistad 

La Amistad químicamente pura no existe. Así de rotundo, porque, a lo largo de mi vida, no he conocido a nadie que haya sido un virtuoso de ella. Por lo tanto, difícil me va a resultar convencer a mi coco para que se beba los vientos por incorporar a su medianamente bien amueblado habitáculo un chip pro-Amistad-pura. Por contra, sí existe el conocimiento y la relación entre las personas. Pero, insisto, a eso que gratuitamente llaman como Amistad guay, caca de la vaca del Paraguay

Soy consciente de que mis criterios son radicales, y es debido a que en algunas décadas de mi vida he ido de por libre; indudablemente por mis propias convicciones, exentas de rebuscamientos, e indiscutiblemente, por “cosillas” que veo a diario. Pero nada de eso supera a una realidad: la Amistad que tuve con cierta gente que, precisamente, por no ser Amistad se esfumó cual arte de birlibirloque; o que yo corté por lo sano antes que se pudriese más.

En consecuencia creo exponer razones de peso para que dé marcha atrás el más albo mensajero de la Amistad. Pero tengo que decir, aunque suene a altivez, que veo a diario que personas que sólo conozco de vista, quieren lograr mi Amistad

Bien, pues así veo yo la Amistad, con los razonamientos que acabo de exponer y con los que siguen a continuación:

De la Amistad de la que hablo y no la encuentro es una Amistad con...

- Alguien que sea próximo a uno, a quien confiar tus confidencias

- Alguien que comparta todo contigo, como si de una sola persona se tratase

- Alguien que enfoque las situaciones con objetividad

- Alguien que se sienta orgulloso por ser igualmente correspondido

- Alguien que dé la cara por su amigo en los momentos claves

- Alguien que se sienta feliz por el bienestar de su amigo

- Alguien que luche diariamente por la Amistad, mimándola, conservándola

- Alguien que llene u ocupe el hueco que dejó su extinto amigo

- Alguien que esté al tanto de las inquietudes de la otra parte

- Alguien que se adelante antes que se dé un paso en falso

- Alguien que proteja el honor de su amigo, sin ninguna clase de alardes

- Alguien que intuya las inquietudes de su amigo, que se involucre

- Alguien altruista y desinteresado en el terreno de la compartición

- Alguien que llore contigo y cuyas lágrimas mojen el mismo pesar

- Alguien que ría contigo y cuyas risas planten una flor el corazón de cada

- Alguien que batalle por aunar decisiones, por insignificantes que sean

- Alguien... hombre/mujer, guapo/a, flaco/a, con/sin dinero/, torpe/listo/a, inteligente; ¡qué más da! Alguien que se vea como una prolongación de la otra persona, y sólo por acrecentar la Amistad.

- Alguien... Alguien. ¿A qué es mucho pedir? ¿A qué no existe? ¿A qué no es alguien, que es nadie? Jamás entenderé a quien dice “mi amigo”, así porque sí. A veces me pregunto: “Antonio, ¿eres un bicho raro?”.

La Amistad no es una pegatina-baluarte impregnada en el pecho, ni un pavoneo por quien sea la persona, por importante que se crea, o se sea; tampoco es un traje que se cambia a discreción. La Amistad no es para el abuso, sino es el uso. Como única y exclusiva finalidad, la Amistad debe certificar algo fetén que nos haga sentir bien.


(sigue 2ª y última página)


Comentarios

  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    De todos modos, mis criterios pueden suscitar complejidad. Sé y me consta que existe un sector, lamentablemente mayoritario, que se manifiesta de una forma diferente a la mía, y que a su libre albedrío cambia las bases de Amistad por las de conocimiento. Pero como vislumbro cierta ingenuidad, y, sobre todo, un mucho de incredulidad, que cada cual revise a fondo su círculo de amigos, y… ¡verá, verá la sorpresa que se va a llevar!

    Mi ADN psicológico debe delatar que soy un tipo del todo o del nada, que no me van las medias tintas. Durante buena parte de mi vida, he mimado mis relaciones, controlando todos los puntos para un buen entendimiento mutuo. Pero he sufrido ciertos reveses, ajenos a mí de feos pleonasmos (en mi etapa empresarial, principalmente). Porque si llegué a perjudicar, más me perjudicaron a mí. Por tanto, mejor dejar las cosas como están. A estas alturas de mi existencia, no está uno por la labor de remover la mierda de un toro muy lidiado ya.

    Me culpo a mí mismo, y también lo harán los demás con más frivolidad que certeza, de los defectos que tengo, que son obvios, pero llevo a gala que no soy hipócrita, sin que se deba confundir esto con que a veces obre como “apañador”. Me explico. No evitaré mentir en mi favor para salir airoso en un algo puntual, sin salpicar a nadie, por supuesto. Y puestos a reconocer, todo humano debe admitir que miente, que al menos una vez ha mentido, que no tiene importancia si es algo banal y no complica a otros. Los que se creen sus mentiras no prestan atención a su conciencia, porque ven sus mentiras necesarias para seguir navegando en los mares revueltos de esta complicada vida que nos tocado vivir.

    En una acción de careo, a lo máximo que puedo llegar es a callarme, por prudencia. Pero, según en qué y para qué, no me pronuncio por agradar; porque, además de ser un fiasco, es mezquino. No hay mayor bajeza que adular, sabiendo carencias de virtudes. Por tanto, lo que debe predominar en todo ser humano es la honestidad, ya que a veces no atinamos a ver el alcance de las cosas hasta las ilaciones. Y, aunque viene a este son, paso de hablar de malicia. En definitiva, si a todo humano que pulula en el planeta Tierra le diese por indagar lo que largan unos de otros (imposible por otro lado), a buen seguro que no habría amigos en el globo planetario. Así de claro. Y así de crudo.

    Una Amistad por interés, no es Amistad. Una Amistad obligada, produce recelos, simplemente porque no es Amistad. Una Amistad por devoción, es tan enrevesada que podría trocar los términos Amistad-enemistad. Pero una Amistad pura garantiza toda clase de relación como base de principios para una buena convivencia. Es más, ésta última la veo más crucial que la fidelidad. Sí, no digo tonterías, porque si nos proliferásemos más en esa clase de Amistad, redundaría en tan buena comunicación y entendimiento que resultaría casi imposible que apareciese la traición.

    Pero me apresuro en aclarar que no es lo mismo Amistad que amor. Amar, y no ser amigo, aunque parezca incongruencia, podría verse normal. Pero si se dan ambas cosas juntas, es sublime. Porque el tópico “eres amigo, pero no tenemos Amistad para hablarte de cosas íntimas”, viene a confirmarlo. Y esto no es sino porque el índice de comprensión, generalmente, supera al grado de expresión.

    La Amistad es un dogma; es como presentarse, unos a otros, y sólo con el ceremonial del alma, las credenciales, sin cerrar ni lacrar, a la vez que tener la suficiente honestidad para alertar a la otra parte cuando, por los motivos que sean, se nos están yendo las ilusiones por conservarla, dirigiéndonos, necesariamente, a total transparencia. Obrando así, es como únicamente podría evitarse males mayores; los mismos que darían paso al enemigo más férreo de la Amistad: el odio. Y éste y para esto no es precisamente “la otra forma de amar”, a decir del poeta, sino un inductor cual aguijón imprevisible, al que se le vislumbra violenta y quizá hasta sangrienta actitud.

    Una relación de Amistad es diferente a las demás relaciones. A diferencia de los vínculos entre extraños, los vínculos entre los amigos se basan en la confianza; a diferencia de los amantes o los cónyuges, los amigos no sienten celos; a diferencia de los lazos entre los padres y los hijos, los amigos pasan de críticas y resentimientos.

    La Amistad no es un estado civil, las sociedades mercantiles se rigen por un contrato, igualmente las sociedades conyugales. Los padres adquieren las obligaciones, con respecto a sus hijos, que les imponen la ley. Por contra, la Amistad se da, se recibe y se ejerce libremente.

    La última frase del párrafo anterior sería realmente maravillosa de llevarse a cabo, porque con las razones que he expuesto y con las que quedan en mi tintero, sigo en mis trece. Pero, ojo, si tuviese una posibilidad, una sola oportunidad que me haga sentir lo opuesto a lo que siento, enseguida me retractaría; que, a decir verdad, ¡deseando estoy por hacerlo!

    Si una amistad no es de corazón y no brinda Amor, cojones u ovarios necesita la razón parar luchar contra la cerrazón


  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    Iramejoj

    Siento de veras que mi escrito sea tan extenso, y eso que he tenido que cortar algunos párrafos que son un importante complemento. He tenido que insertarlo en dos páginas porque el sistema de configuración de este foro no lo admite en una sola.

    Disculpen las molestias. Gracias


  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Un pequeño matiz

    Me va expresarme en primera persona, pero según en qué texto, pero éste se convierte en un pedazo de mi intimidad. Pero no me importa, puesto que no deja de ser un rasgo más de mi idiosincrasia, que no puede evitar delatar que soy un sempiterno extrovertido.

    Buenas madrugadas y feliz salida y entrada de año  



  • No tienes por qué disculparte. El texto tuyo es de 1444 palabras y el tope es de 1500 así que tranquilo. Da igual que lo hayas dividido en dos partes.

    El texto es algo pesimista y parece profundo.

    por entrar a comentarlo, creo que toda amistad es por interés, pero eso no es malo de por sí. Todos tenemos interés en tener compañía y compartir tiempo y actividades, pues somos una especie social. Y es de ese interés que nace la amistad. Eso no es malo, y todos lo sentimos, tú dices en tu texto que no encuetras algunos tipos de amistad. Eso significa que deseas conseguir ese tipo de amistades... o sea, que tienes INTERÉS en encontrar tales amistades.

    Ahora cabe preguntarse: ¿Cual es el interés que provoca que surja la amistad? ¿A qué se está dispuesto para conseguirlo? Aquí está el meollo del asunto.

    por ejemplo, si yo soy tu amigo porque deseo compañía y compartir momentos, no hay nada de malo en ello. La amistad ya conlleva implícitamente tal interés, un interés sano y beneficioso para el desarrollo personal, y tal interés no está reñido con un afecto sincero. Lo malo es si soy tu amigo para que me dejes ir a tu piscina en verano (por ejemplo). Esa actitud conlleva falsedad, pues te voy a mostrar un afecto que no es real solo para darme un baño. Con todo esto, creo que matizo tu afirmación sobre que la amistad por interés no es amistad.

    No entiendo la frase “ que a su libre albedrío cambia las bases de Amistad por las de conocimiento”



  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
    Iramesoj dijo:
    No tienes por qué disculparte. El texto tuyo es de 1444 palabras y el tope es de 1500 así que tranquilo. Da igual que lo hayas dividido en dos partes.

    El texto es algo pesimista y parece profundo.

    por entrar a comentarlo, creo que toda amistad es por interés, pero eso no es malo de por sí. Todos tenemos interés en tener compañía y compartir tiempo y actividades, pues somos una especie social. Y es de ese interés que nace la amistad. Eso no es malo, y todos lo sentimos, tú dices en tu texto que no encuetras algunos tipos de amistad. Eso significa que deseas conseguir ese tipo de amistades... o sea, que tienes INTERÉS en encontrar tales amistades.

    Ahora cabe preguntarse: ¿Cual es el interés que provoca que surja la amistad? ¿A qué se está dispuesto para conseguirlo? Aquí está el meollo del asunto.

    por ejemplo, si yo soy tu amigo porque deseo compañía y compartir momentos, no hay nada de malo en ello. La amistad ya conlleva implícitamente tal interés, un interés sano y beneficioso para el desarrollo personal, y tal interés no está reñido con un afecto sincero. Lo malo es si soy tu amigo para que me dejes ir a tu piscina en verano (por ejemplo). Esa actitud conlleva falsedad, pues te voy a mostrar un afecto que no es real solo para darme un baño. Con todo esto, creo que matizo tu afirmación sobre que la amistad por interés no es amistad.

    No entiendo la frase “ que a su libre albedrío cambia las bases de Amistad por las de conocimiento”




    Vale, gracias, no sabía si me excedía o me pasaba de las palabras según las normas. Y  menos mal que dejé en el tintero tres parrafotes gordotes, que a buen seguro hubiesen sobrepasados con creces las 1.500. 

    Más que pesimista, el texto es realista, pero, eso sí, profundo como el océano más profundo. Digno, dignísimo añadiría, de un debate a fondo el algún acreditado foro filosófico. Y yo como oyente.

    La Amistad es sólo eso, Amitad. Ni buena si mala, simplemente Amistad. La Amistad que yo pìnto y sueño es también Amistas, pero una Amistad ¿utópica? ¡Y dale que te pego con las utopías! La utopía y yo. Yo y la utopía. Utopía, para mí, es una palabra más. No creo en la utopía como utopía, No creo en lo imposible. Todo se puede alcanzar. Sólo es cuestión de trabajo, fe y perseverancia. Bien entendido; nada se puede alcanzar si desde que iniciamos la pesca se estaba viendo venir que era inalcanzable lo que perseguíamos, simplemente porque el desarrollo, los métodos y las ganas se veían a leguas que estaban abocados al fracaso.

    Una Amistad por interés, que es una Amistad por conveniencia, tiene patas muy cortas. Te la pueden pegar una, dos... e incluso hasta tres veces, pero se acabó, a no ser que se sea un masoquista, un babieca, o un "eso" consentido.

    Empieza mi escrito... "la Amistad químicamente pura no existe", pero no existe porque nadie le dio vida. Adán y Eva, y Eva con su bíblica manzana borró de un plumazo una posible Amistad pura en el mundo. Y no es que me ampare en la Biblia para hacer estos razonamientos (soy creyente pero no gilipollas), es que es un buen pilar (aunque con personajes ideológicos) donde apoyar mis argumentos.

    Quizá lo puse al revés o no puse viceversa. Debí escribir: "que a su libre albedrío cambia las bases de conocimiento por Amistad", parece igual pero no es lo mismo. Y con eso quise dar a entender que una relación entre personas empieza por un conocimiento, y según vayan viendo las partes se puede o no convertir en una Amistad.

    En fin, este texto no deja de ser, como muchos otros que mantengo en mis archivos, las aspiraciones de un hombre soñador, que sueña con que no haya injusticias, sueña con un mundo mejor, sueña con que se acaben las guerras, los conflictos, los líos, que los pobres africanos sean reconocidos, al menos como seres humanos... sueña, sueña.. y no para de soñar, pero que pocas veces se hacen realidad sus sueños.



     
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    Se me pasaba

    Iramejoj pregunta...

    ¿Cual es el interés que provoca que surja la amistad?
    ¿A qué se está dispuesto para conseguirlo? 



    1.- Interés nulo, "sólo" ánimo en el espíritu, que es el que empuja a confraternizar.
    2.- A todo, pero todo limpio y sano, sin tapujos, ni reticencias.




  • editado 4 de enero
    Muy buena época del año para un texto como éste: tan negativo como realista; siempre en mi humilde opinión por supuesto.

    Sigue siendo evidente ese estilo tuyo, tan idealista y detallista en algunas tramos, pero es el más triste de los que te he leído hasta ahora sin duda, y me cuesta decir mucho acerca del mismo, porque tengo la sensación de que son impresiones que también yo he tenido en diversas ocasiones, aunque nunca habiéndolas expresado y, mucho menos, de manera tan magistral.

    ¿Lo peor? La naturalidad con la que está vista esa «falsa amistad» de hoy en día (¿o será de hoy, ayer y siempre más bien?).
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
    Muy buena época del año para un texto como éste: tan negativo como realista; siempre en mi humilde opinión por supuesto.

    Sigue siendo evidente ese estilo tuyo, tan idealista y detallista en algunas tramos, pero es el más triste de los que te he leído hasta ahora sin duda, y me cuesta decir mucho acerca del mismo, porque tengo la sensación de que son impresiones que también yo he tenido en diversas ocasiones, aunque nunca habiéndolas expresado y, mucho menos, de manera tan magistral.

    ¿Lo peor? La naturalidad con la que está vista esa «falsa amistad» de hoy en día (¿o será de hoy, ayer y siempre más bien?).
    Muy buena época del año para un texto como éste: tan negativo como realista; siempre en mi humilde opinión por supuesto.

    Sigue siendo evidente ese estilo tuyo, tan idealista y detallista en algunas tramos, pero es el más triste de los que te he leído hasta ahora sin duda, y me cuesta decir mucho acerca del mismo, porque tengo la sensación de que son impresiones que también yo he tenido en diversas ocasiones, aunque nunca habiéndolas expresado y, mucho menos, de manera tan magistral.

    ¿Lo peor? La naturalidad con la que está vista esa «falsa amistad» de hoy en día (¿o será de hoy, ayer y siempre más bien?).

    Gracias por tu significativa aportación. Pero eso, eso que resalto el negrillas, es lo que pone a parir a todo "idealista" (palabra tuya) como yo. Y, desgraciada o afortunadamente, lo soy. No puedo ni quiero evitarlo.

    Saludos afectuosos


  • Me gusta mucho el contenido del texto. Pero tengo par de problemas con la forma de redactarlo. 

    El texto para mi, se divide en 3 secciones:
    La primera es hasta antes de "De la Amistad de la que hablo y no la encuentro es una Amistad con...", esta seccion la veo mas poetica que todo el resto del texto.
    Pero la segunda seccion que es cuando enumeras lo que debe tener una amistad la veo mas directa y simple, o sea no poetica.  
    La tercera seccion son los dos ultimos parrafos que vuelves de nuevo a la parte poetica, al menos desde mi punto de vista. 

    Leyendo el texto, cada una de estas secciones me hizo pensar que estaba leyendo escritos distintos. Tambien la parte donde enumeras lo que debe tener una amistad me parece demasiado larga. Para un lector promedio seria muy facil saltarse la mitad de estos. 
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    La primera es hasta antes de "De la Amistad de la que hablo y no la encuentro es una Amistad con...", esta seccion la veo mas poetica que todo el resto del texto.

    Más que poética es idealista, soñadora...

    Pero la segunda seccion que es cuando enumeras lo que debe tener una amistad la veo mas directa y simple, o sea no poetica.  

    Directísima

    La tercera seccion son los dos ultimos parrafos que vuelves de nuevo a la parte poetica, al menos desde mi punto de vista. 

    Son párrafos como de conclusiones

    Leyendo el texto, cada una de estas secciones me hizo pensar que estaba leyendo escritos distintos.

    Es que en realidad no es un escrito propiamente dicho; es, más bien, un Tratado

    Tambien la parte donde enumeras lo que debe tener una amistad me parece demasiado larga. Para un lector promedio seria muy facil saltarse la mitad de estos. 

    Pero todo es conexo. No soy de esos que escriben con laconismo. Me gusta expresar todo lo que siento y todo lo que viene a mi imaginación en el momento de escribir

    Gracias por comentar, al2. Saludos


Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com