HOY HE CUMPLIDO UN SUEÑO


HOY HE CUMPLIDO UN SUEÑO

HOY 8 de octubre del 2007, se hizo realidad mi sueño después de más de treinta años: Algo tan sencillo y al mismo tiempo tan trascendental para mí como era visitar la tumba de alguien que, sin saber muy bien la razón, caló hondo en mi alma. Ese alguien era Luis Manuel Ferri Llopis, más conocido como Nino Bravo.

Nadie ignora a pesar del tiempo transcurrido, la trayectoria de su corta vida como cantante, un “torrente armónico que llegaba al alma”; un don que sabía transmitir con especial sutileza a cuantos le escuchamos y que a través del tiempo sigue despertando las mismas emociones y sentimientos.

Nino Bravo, el cantante valenciano de Aielo de Malferit, conocido internacionalmente y querido, en especial por sus paisanos. Un mito que ha pasado a formar parte en la historia de las grandes voces. Tan “bravo” como para cantarle a su tierra como nadie, a su madre, al amor, a la libertad… Fueron tantas y tan hermosas canciones que marcaron una profunda huella de nostálgico recuerdo en nuestros corazones, especialmente en el mío. Por eso hoy, después de tantos años, ante su última morada, y sensiblemente emocionada, me ha parecido escucharle en su mágico repertorio, más potente que nunca, sus éxitos inolvidables… Y una tristeza profunda ha invadido mi alma, recordando los angustiosos instantes de la impactante noticia de su muerte 34 años atrás.

 

Era un 16 de abril de 1973. Hacía un espléndido día de primavera. Yo tenía 27 años, casada y con dos hijos que ocupaban buena parte de mi tiempo, pero a pesar de ello todavía me quedaba algún hueco para dedicarlo a mis aficiones, pintar, escribir y un largo etcétera.

AQUEL día, por la tarde, me bajé al jardín de casa con la intención de aprovechar al máximo las dos horas que mediaban hasta las cinco, hora en la que debía recoger a mis hijos del colegio. Era habitual escuchar el transistor para amenizar las tareas domésticas. Me acomodé entre las plantas, que en aquella estación del año estallaban de verdor y lozanía. Conecté la radio y salió a las ondas la maravillosa voz de Nino Bravo con su América, América, seguida de todo su repertorio ininterrumpidamente. Al principio, aquella batería de sus grandes éxitos, me llenaron de alegría y satisfacción llegando a acompañarle con gran entusiasmo sintiéndome identificada con los grandes amores de la letra de sus canciones… De pronto se hizo una brusca interrupción en la programación para informar sobre la terrible tragedia: Nino Bravo había perdido la vida en accidente de automóvil en el kilómetro 92 de la Nacional III, Valencia-Madrid, a la altura de Tarancón. En los primeros momentos no podía dar crédito a lo que escuchaba, fue tan fuerte el impacto emocional que sentí que deje caer al suelo la prenda que llevaba en las manos y subí las escaleras que distan del jardín a la vivienda, llorando, presa de un dolor profundo como si de un familiar se tratara… Poco a poco fui calmándome y encajando mentalmente lo sucedido ya que en breve tenía que salir a recoger a mis hijos y no debían verme en aquel estado.

 

Han pasado muchos años desde aquel fatídico día, 16 de abril de 1973. Su muerte prematura puso fin a una carrera plena de éxitos como cantante. Hoy todavía me pregunto ¿que tiene Nino Bravo de especial para llegar al alma de cada uno de nosotros cuando canta y para seguir vivo en mi recuerdo como el primer día? Raro es el día que no se escucha de él una canción en alguna emisora de radio y me emociona como entonces, con su portentosa voz. Una voz cálida, melodiosa. acariciante... Y es que Nino no sólo sabía cantar sino encantar, llegando al alma.


Ya por la tarde de hoy, 8 de octubre, de vuelta a casa y a solas con mis pensamientos, repaso mentalmente lo acontecido en la mañana con la visita al Cementerio de Valencia, acompañada de mi hermano Juan que lo hizo posible, y mi nieta Yolanda que también sé que nunca lo olvidará, especialmente por los gatos que han hecho del sagrado recinto su particular hábitat, y que nos acompañaban, atraídos por nuestra presencia y su bocadillo. Me pareció un logro perfecto, una grata experiencia que me encantaría repetir, volver a contemplar su tumba y las de otros genios valencianos de las letras y la pintura, como Blasco Ibáñez, Sorolla y otros, además de los numerosos panteones de gran belleza arquitectónica. Resumiendo, un gran santuario, vestíbulo del mismo cielo…

 Aquel día me sentí feliz y al mismo tiempo muy triste. Lloré mucho sin saber muy bien por qué. Tal vez fuera una mezcla de sentimientos o la satisfacción propia de “haber hecho realidad mi sueño”, estar cerca de Nino y ofrecerle mi poema con todo respeto y admiración; decirle hola y adiós “con un beso y una flor”, con un “te quiero, te quiero”, y hasta siempre desde el recuerdo.

Fina Simón


 “Pobre de aquel que crea haber llegado arriba del todo. Yo pienso que estoy a medio camino, y tengo que seguir luchando, como siempre lo hice”.

Nino Bravo


Comentarios

  • Fina no ha puesto (lista) pero me consta, porque me lo ha dicho, que pertenece a esta iniciativa
  • Se me olvidó, lo siento. Si me dice como hacerlo rectifico.
  • Ya no se puede. Tras una hora de publicar el mensaje no se puede editar. Antes de que pase esa hora sale una rueda en la esquina superior derecha. Si le das puedes cambiar lo que deseas.

    el texto es interesante al contar de algún modo lo que sentía una fan en aquel lejano 1973, y resulta asombroso como podemos amar a aquellos que no conocemos pero admiramos, como para dejar caer lo que tenemos entre manos y romper a llorar. Yo no había nacido en esa época, y me parece curioso como cambian los tiempos, pues ahora casi ninguna mujer de 27 años está casada y con dos hijos. También me pregunto que emisoras de radio oyes, porque nunca oigo a Nino Bravo en la radio.

    me alegro de que cumplieras tu sueño, un sueño agridulce, pero era lo que deseabas.
  • Muchas gracias por dedicarme su tiempo. En cuanto a mi edad de entonces, 27 años y con dos hijos de 6 y 7 años, puede que difiera de lo habitual en estos tiempos aunque habrá de todo, lo cierto es que contraje matrimonio a los 19 años con el amor de mi vida. Posteriormente nació mi tercera y última hija, es decir, en la actualidad tengo tres hijos, los dos primeros profesores de música (chelo y clarinete) y cuatro preciosas nietas.

    Creo que en España son muy pocos los que no saben de Nino Bravo como uno de los mejores cantantes valencianos. Yo le invito a que lo escuche por internet en (You Tube).

    Un saludo

  • Sé quien es Nino Bravo, como cualquier español, y conozco Libre y Un beso y una flor, las dos más famosas.

    lo que me ha sorprendido es que en el texto pone que lo suelen poner en la radio, porque mi experiencia es que no lo suelen poner. Por eso te preguntaba qué emisoras sueles oir
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Y quien no recuerda con nostalgia al grandísimo cantante NINO BRAVO, así, todo en mayúsculas. Yo tuve el gran honor de conocerle en persona, y cambiamos algunas palabras y me pareció que era, además de una de la mejores voces de España, incluso del extranjero, una buena persona.

    Me alegro infinito que se haya cumplido tu sueño. ¿Ves? Aquí sale de nuevo la niña Fina que sigues llevando en tus adentros. Esto mismo te lo he dicho en otra ocasión y en otro hilo. No pierdas nunca, amiga Josefina, esa dulce inocencia y humildad que te caracterizan. Te hace más grande de lo que eres, te lleva a escribir esos versos tan profundos y a batirte con el óleo para salir triunfadora con tus cuadros, llenos a tope de sensibilidad y entrañabilidad. ¡Eres una campeona!

    Un fuerte abrazo


  • Iramasoj, buenas tardes. Es posible que dependiendo de la parte geográfica de España que hablemos, se oigan menos sus canciones, pero si nos vamos a la Comunidad Valenciana, cuna del cantante, y zona Noroeste del mar Mediterráneo, le aseguro que lo escucharía en cualquier emisora. La que yo escucho habitualmente es la local, Radio Buñol, pero muy cerca y como emisoras principales están, Radio Nacional de España, Radio Valencia, Radio Nou... En todas ellas no hay día que no se escuche la inigualable voz de Nino Bravo.

    Un saludo.

  • Estimado Cehi. Su comentario me ha llenado de emoción por lo que cuenta de Nino y lo que escribe tan bellamente de mí. Mil gracias por todo, por considerarme todas esas cosas que me hacen niña, inocente y humilde a la hora de escribir y pintar. Le aseguro que su comentario lo voy a guardar para siempre poderlo leer y recordar...

    A continuación subo un poema, complemento del texto que nos ocupa, poema donado en su día al Museo Nino Bravo en Aielo de Malferit (Valencia).

    Un abrazo de corazón.

Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com