Momentos

Una mirada, un simple gesto cubre su atrayente rostro entre miles. Quizás no sea para siempre, quizás se desvanezca con el tiempo, todo es tan efímero que asusta. Muchas veces reprimimos nuestros sentimientos, esperamos a que todo ocurra sin más, sin embargo perdemos muchos momentos únicos y especiales los cuales no veremos por pasar por nuestra retina. Quizás hubieran cambiado nuestra vida, pero claro, hay que romper esa barrera y conectar nuestro corazón con nuestra psique.


Pasamos la vida pendientes de nuestro entorno, lo que este nos sugiere, lo que este nos incita a hacer y nos olvidamos de preguntarnos a nosotros mismos acerca de cuál será el próximo paso. Pedimos consejos, contamos los minutos esperando que aquello que deseamos ocurra y nos cambie la vida, en vez de buscar esa suerte, en vez de convertir ese sueño en una realidad.


Olvidamos aquello que escuchamos de nuestros mayores, aquello de que la vida es muy corta, que debemos vivir nuestra realidad y buscar la felicidad en aquello que nos haga sentirnos completos cada mañana. Suena simple, ¿realmente lo es?. Vivimos atrapados en una realidad que normalmente no es la nuestra, quizás automatizamos demasiado nuestras acciones, pensamientos e incluso sentimientos. Gestionamos todo desde la razón en vez de mirar a través de nuestro corazón. 


¿Quién no se ha sentido perdido alguna vez?

¿Quién no ha perdido la cabeza alguna vez por una simple mirada entre miles de rostros desconocidos (?) ?


Pocos se han parado a pensar que la respuesta está dentro de sí mismos.


Comentarios

  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
    MigueCc99 dijo:

    Una mirada, un simple gesto cubre su atrayente rostro entre miles. Quizás no sea para siempre, quizás se desvanezca con el tiempo, todo es tan efímero que asusta. Muchas veces reprimimos nuestros sentimientos, esperamos a que todo ocurra sin más, sin embargo perdemos muchos momentos únicos y especiales los cuales no veremos por pasar por nuestra retina. Quizás hubieran cambiado nuestra vida, pero claro, hay que romper esa barrera y conectar nuestro corazón con nuestra psique.


    Pasamos la vida pendientes de nuestro entorno, lo que este nos sugiere, lo que este nos incita a hacer y nos olvidamos de preguntarnos a nosotros mismos acerca de cuál será el próximo paso. Pedimos consejos, contamos los minutos esperando que aquello que deseamos ocurra y nos cambie la vida, en vez de buscar esa suerte, en vez de convertir ese sueño en una realidad.


    Olvidamos aquello que escuchamos de nuestros mayores, aquello de que la vida es muy corta, que debemos vivir nuestra realidad y buscar la felicidad en aquello que nos haga sentirnos completos cada mañana. Suena simple, ¿realmente lo es?. Vivimos atrapados en una realidad que normalmente no es la nuestra, quizás automatizamos demasiado nuestras acciones, pensamientos e incluso sentimientos. Gestionamos todo desde la razón en vez de mirar a través de nuestro corazón. 


    ¿Quién no se ha sentido perdido alguna vez?

    ¿Quién no ha perdido la cabeza alguna vez por una simple mirada entre miles de rostros desconocidos (?) ?

    Quién no ha perdido la cabeza alguna vez por una simple mirada entre miles de rostros desconocidos (?) ?



    Pocos se han parado a pensar que la respuesta está dentro de sí mismos.



    Reflexiones acertadas las tuyas. Para mí, la que más de todas en forma de pregunta.: ¿Quién no ha perdido la cabeza alguna vez por una simple mirada entre miles de rostros desconocidoos? 

Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com