Millones de vidas humanas no valen una catedral

cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

Como ser humano siento vergüenza además de indignación. 

Hasta ayer, 17 de abril del 2019, han reunido mil millones de euros (¡sí, 1.000 millones en un tiempo récord y sigue a marchas forzadas la campaña de reclamo!) para reconstruir la catedral de "Notre Dame" , aparte de la gran aportación económica que hará el gobierno francés, que su presidente, Emmanuel Macron, ha prometido que estará reconstruida en cinco años y que todos los ciudadanos franceses que contribuyan a la causa se verán favorecidos en sus asuntos fiscales. 

Me parece bien que un monumento patrimonio de la humanidad, desgraciadamente asolado por un incendio, sea reconstruido, ¿pero qué pasa con esos millones de niños (en África y Suramerica sobre todo) que mueren a diario por motivo de la hambruna y por falta de medicamentos y de asistencia médica?

Algunas multinacionales se han volcado espléndidamente en generosidad, seguramente como el mejor medio publicitario que nunca han tenido, las mismas multinacionales que no dan ni un duro por salvar vidas humanas. Claro que, que mueran niños no tiene ninguna importancia, pero recuperar el famoso templo es vital. ¡Hipócritas, inmisericordes, gente de mala entraña!

Y Dios, que dicen que está en todos lados, ahora se ha instalado en París y sin quiera preguntar dónde queda África o Suramérica. Éste no es Aquél que pinta la Historia Sagrada, que, imparable e incansable, iba de un lado a otro subido en un burrito haciendo el bien y resucitando Lázaros. 

Lo dicho, "millones de vidas humanas no valen una catedral". 



Comentarios

  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Al hilo de mi comentario anterior, en mi ciudad, Sevilla, y supongo que en muchas otras ciudades de España, se han constituido varias asociaciones particulares con la idea de aunar dinero para la reconstrucción del ínclito monumento francés. 

    Mi indignación crece al comprobar in situ que estas asociaciones la integran y la dirigen personas que dicen ser católicas, porque, ¡por supuestísimo!, hay que recuperar urgentemente un templo de culto católico. 

    No recuerdo tanto afán recopilatorio por recuperar un edificio de piedras; eso sí, "condenadas de por vida a hermanarse". Desde luego, más allá de los instituciones pedigueñas (Cáritas, Cruz Roja, Banco de Alimentos y otras) dirigidos a la gente de a pie, no se produce un llamamiento tan persistente para salvar vidas humanas, por añadidura de inocentes criaturas, niños de corta edad en su mayoría. 

    Es importante colaborar para vover "Notre Dame" a la normalidad. De acuerdo. Pero es VITAL ayudar a los seres humanos en situación de inferioridad. ¡Esto sí que es hernandad! 

    Los conceptos publicidad y solidaridad terminan en "dad", pero sus sus significados son bien distintos.


  • Esas son las discordancias de las cosas, al parecer fue error de los obreros y  no se ha oído que los pongan a pagar los daños,  vaya a ver si en Colombia pasa algo así y  no estarían encima de ellos, si no tienen plata,con cárcel.
    Pero igual no se justifica el despliegue de ayudas para algo material, habiendo tantas necesidades de vida o  muerte en todo el  mundo, esas son las cosas que no se entienden.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII



  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
  • SarasvatiSarasvati Fernando de Rojas s.XV
    editado 2 de mayo
    Hola de nuevo, Cehi. 

    No puedo estar más de acuerdo. Me impactó tanto como a cualquiera que entienda que no es un simple cúmulo de piedras (no coincido con aquella gente que dio muestras de desprecio, afirmando que "sólo es una catedral", muestras de ignorancia más bien.). Pero no es una tragedia nacional o global, como se ha llegado a afirmar. Trágicas pueden serlo sólo las catástrofes y pérdidas humanas.


    Oír que a multimillonarios franceses les ha faltado tiempo para donar la friolera de millones de euros... podrán disponer de su capital privado como quieran, pero decididamente esta sociedad adolece de un desorden de prioridades si se destinan esas cantidades a reconstruir un monumento antes que a los problemas verdaderamente vitales, antes que a causas humanitarias mucho más urgentes.


    El arte se regenera y es un principio inmaterial e intemporal, por mucho que se vengan abajo sus representaciones materiales. Hay que preguntarse qué sentido tiene concederle tanta importancia al arte y al patrimonio cultural en una sociedad que posterga el valor de la vida humana, que es lo único que justifica y sostiene ese valor. Una sociedad que se moviliza con semejante pasión por una catedral, pero responde en cambio desde la indiferencia o la inercia a los reclamos humanos, tiene mucho que replantearse. 


Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com