¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

¿Dónde y cómo escribimos?

Buenos días a todos.

Ésta es una pregunta, dos realmente, que me ha asaltado más de una vez y para la que aún no tengo la solución perfecta.

La parte que más clara tengo es la del “dónde”.

En mi caso, la respuesta es, en la biblioteca, cerca de una buena sección de libros, revistas o cómics que me atraigan y me permitan distraerme momentáneamente si me quedo trabado en algún punto de la historia. Mi siguiente alternativa es en casa, pero ahí, siempre hay más distracciones.

La parte del “cómo”, sin embargo, es la que más me cuesta. Me gusta poder escribir en cualquier momento del día, ya sea en el transporte público, en un bar, o en cualquier otro lugar donde en un momento dado, me venga una escena a la mente. He probado casi de todo, y pese a las casi 500 páginas de mi primera novela, aún no he dado con el medio ideal para hacerlo.

En este caso, me refiero a la parte creativa de la escritura, ya que la parte de edición final, para mí, está claro que debe hacerse en un ordenador con una pantalla, teclado y ratón en condiciones.

Empecé escribiendo en papel, a veces en casa, en ocasiones en la calle, en un bar, etc.; me parecía algo muy práctico, que siempre podía tener a mano y que me permitía tachar y anotar entre líneas sin mayor problema. Terminé con un buen montón de papeles heterogéneos, llenos de borrones y correcciones, que aún siguen guardados en una carpeta. Debo decir, que pese al enorme trabajo de transcripción que supone, me sirvió para cambiar ciertos pasajes que no había desarrollado debidamente, y que el texto, escrito a mano, puede llegar a verse muy bonito.

Después le llegó el momento a un pequeño portátil, tipo netbook, con su procesador de textos y una batería que dura unas 10h. Me lo llegué a llevar a la playa, y perdí varias veces la batalla contra el sol, tratando de leer lo que escribía, pero a fin de cuentas ha sido el método que mejor me ha funcionado hasta el momento, no en la playa, pero sí sentado en la biblioteca. El teclado puede llegar a sentirse pequeño, pero por otro lado, la autonomía y el tamaño te permiten mucha movilidad frente a ordenadores de mayores (además, la inversión necesaria es pequeña).

A día de hoy, mi segundo libro viaja conmigo en el teléfono móvil. Escribo desde diferentes ordenadores, incluido el netbook de arriba, usando el teléfono como medio de almacenamiento. De esta forma, cuando no tengo un ordenador a mano, siempre puedo continuar con la historia desde el propio teléfono. Es una solución que te permite tener tus capítulos siempre al día y bien ordenados. 

El siguiente paso será empezar a utilizar el móvil junto con un teclado inalámbrico que probaré en las próximas semanas, lo que espero me permita más movilidad aún. La pantalla será la del móvil, pequeña pero fácil de leer incluso en situaciones con mucha luz, y además, podré trabajar siempre sobre el mismo soporte.

Los medios de escritura en la nube... aún no terminan de convencerme.

Y vosotros, ¿cómo y dónde escribís?

Un saludo.



Comentarios

  • Bueno, eso de escribir donde sea nos ha pasado a todxs. Mi opción preferida es un HP Stream, del tamaño justo, ni pesado ni pequeño. Sus prestaciones son excelentes para un/a escritor/a. Lo bueno es que se puede llevar al café con wifi, al trabajo, a donde sea. No es publicidad, sino realidad. Un portátil tipo trasto, grande y pesado, no es 'portátil'.

    Sobre el lugar, pues he escrito en mis domicilios consecutivos, en malas posturas, recostado en la cama y sondado por arriba y por abajo (esperando a una intervención, de ahí salió El viaje del Destino),lo he intentado en el bus del trabajo, pero no se puede uno concentrar.

    Lo fundamental es que hayas cogido el interés por una historia; entonces escribes hasta en el baño. :D Uy, perdón, 'cogido' no, sino... eh... hayas tomado interés, ja, ja. Hay que ir con cuidado por estas latitudes con ciertas palabras.

    Saludos.

  • JoseraulJoseraul Anónimo s.XI
    ¡jua! ¡jua!. me has hecho sonreìr un poco mas de la cuenta Bruderlin con lo de "cogido", es que muchas veces no me doy ni cuenta y lo digo, (con razòn me quedan a veces mirando como de reojo ¡jua! ¡jua!.). Bueno, yo  llevo en mi bolsillo trasero mi infaltable boligrafo, si es de carbòn, mucho mejor, y si està quebrado por la mitad, mucho mejor aùn. tambien suelo llevar  unos cuatro folios  doblados en cuatro en el bolsillo, porque  en cualquier momento, pero en cualquier momento, aparece la frase, la palabra, la rima o el sentimiento, y necesito expresarlo pero ya, en ese mismo instante, porque o si no,  luego pierde fuerza. Realmente todo lo que hay a mi alrededor, hace que escriba lo que siento, en algunos momentos tiendo a personalizar  cosas u otros elementos y escribo sentado en algùn banco de alguna plaza o detengo mi caminar por unos momentos porque es allì cuando debo expresar en letras  lo que siento, y a veces hablo como si yo fuese un àrbol, a veces como si fuese un animal, a veces como si fuese la vida. Si. tambien escribo cuando estoy en los servicios higiènicos, es que cualquier cosa me llama la atenciòn y tengo que escribirlo.
  • Tienes razón, siempre llevo un cuaderno y un bolígrafo. Incluso he usado los papeles de las etiquetas del trabajo, por detrás, para tomar notas. Es un complemento imprescindible al HP.
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
    Joseraul dijo:
    ¡jua! ¡jua!. me has hecho sonreìr un poco mas de la cuenta Bruderlin con lo de "cogido", es que muchas veces no me doy ni cuenta y lo digo, (con razòn me quedan a veces mirando como de reojo ¡jua! ¡jua!.). Bueno, yo  llevo en mi bolsillo trasero mi infaltable boligrafo, si es de carbòn, mucho mejor, y si està quebrado por la mitad, mucho mejor aùn. tambien suelo llevar  unos cuatro folios  doblados en cuatro en el bolsillo, porque  en cualquier momento, pero en cualquier momento, aparece la frase, la palabra, la rima o el sentimiento, y necesito expresarlo pero ya, en ese mismo instante, porque o si no,  luego pierde fuerza. Realmente todo lo que hay a mi alrededor, hace que escriba lo que siento, en algunos momentos tiendo a personalizar  cosas u otros elementos y escribo sentado en algùn banco de alguna plaza o detengo mi caminar por unos momentos porque es allì cuando debo expresar en letras  lo que siento, y a veces hablo como si yo fuese un àrbol, a veces como si fuese un animal, a veces como si fuese la vida. Si. tambien escribo cuando estoy en los servicios higiènicos, es que cualquier cosa me llama la atenciòn y tengo que escribirlo.

    ¡Ole tú, Joseraul!

    Esa es la actitud si se quiere conseguir traspasar y enganchar cualquier cosa que escribas.

    ...y a veces hablo como si yo fuese un àrbol, a veces como si fuese un animal,,,

    Yo, sin estar loco, hablo hasta con los perros. ¿Y sabes qué? ¡¡Me responden!!

    Un saludo afectuoso
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    Buenos días a todos.

    Ésta es una pregunta, dos realmente, que me ha asaltado más de una vez y para la que aún no tengo la solución perfecta.

    La parte que más clara tengo es la del “dónde”.

    En mi caso, la respuesta es, en la biblioteca, cerca de una buena sección de libros, revistas o cómics que me atraigan y me permitan distraerme momentáneamente si me quedo trabado en algún punto de la historia. Mi siguiente alternativa es en casa, pero ahí, siempre hay más distracciones.

    La parte del “cómo”, sin embargo, es la que más me cuesta. Me gusta poder escribir en cualquier momento del día, ya sea en el transporte público, en un bar, o en cualquier otro lugar donde en un momento dado, me venga una escena a la mente. He probado casi de todo, y pese a las casi 500 páginas de mi primera novela, aún no he dado con el medio ideal para hacerlo.

    En este caso, me refiero a la parte creativa de la escritura, ya que la parte de edición final, para mí, está claro que debe hacerse en un ordenador con una pantalla, teclado y ratón en condiciones.

    Empecé escribiendo en papel, a veces en casa, en ocasiones en la calle, en un bar, etc.; me parecía algo muy práctico, que siempre podía tener a mano y que me permitía tachar y anotar entre líneas sin mayor problema. Terminé con un buen montón de papeles heterogéneos, llenos de borrones y correcciones, que aún siguen guardados en una carpeta. Debo decir, que pese al enorme trabajo de transcripción que supone, me sirvió para cambiar ciertos pasajes que no había desarrollado debidamente, y que el texto, escrito a mano, puede llegar a verse muy bonito.

    Después le llegó el momento a un pequeño portátil, tipo netbook, con su procesador de textos y una batería que dura unas 10h. Me lo llegué a llevar a la playa, y perdí varias veces la batalla contra el sol, tratando de leer lo que escribía, pero a fin de cuentas ha sido el método que mejor me ha funcionado hasta el momento, no en la playa, pero sí sentado en la biblioteca. El teclado puede llegar a sentirse pequeño, pero por otro lado, la autonomía y el tamaño te permiten mucha movilidad frente a ordenadores de mayores (además, la inversión necesaria es pequeña).

    A día de hoy, mi segundo libro viaja conmigo en el teléfono móvil. Escribo desde diferentes ordenadores, incluido el netbook de arriba, usando el teléfono como medio de almacenamiento. De esta forma, cuando no tengo un ordenador a mano, siempre puedo continuar con la historia desde el propio teléfono. Es una solución que te permite tener tus capítulos siempre al día y bien ordenados. 

    El siguiente paso será empezar a utilizar el móvil junto con un teclado inalámbrico que probaré en las próximas semanas, lo que espero me permita más movilidad aún. La pantalla será la del móvil, pequeña pero fácil de leer incluso en situaciones con mucha luz, y además, podré trabajar siempre sobre el mismo soporte.

    Los medios de escritura en la nube... aún no terminan de convencerme.

    Y vosotros, ¿cómo y dónde escribís?

    Un saludo.




    Me gusta

    Saludos afectuosos
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    Bruderlin dijo:

    Bueno, eso de escribir donde sea nos ha pasado a todxs. Mi opción preferida es un HP Stream, del tamaño justo, ni pesado ni pequeño. Sus prestaciones son excelentes para un/a escritor/a. Lo bueno es que se puede llevar al café con wifi, al trabajo, a donde sea. No es publicidad, sino realidad. Un portátil tipo trasto, grande y pesado, no es 'portátil'.

    Sobre el lugar, pues he escrito en mis domicilios consecutivos, en malas posturas, recostado en la cama y sondado por arriba y por abajo (esperando a una intervención, de ahí salió El viaje del Destino),lo he intentado en el bus del trabajo, pero no se puede uno concentrar.

    Lo fundamental es que hayas cogido el interés por una historia; entonces escribes hasta en el baño. :D Uy, perdón, 'cogido' no, sino... eh... hayas tomado interés, ja, ja. Hay que ir con cuidado por estas latitudes con ciertas palabras.

    Saludos.


    Y de ti, amigo virtual Bruderlin qué voy a decir..

    Simplemente: has sido el auténtico revulsivo de este foro. Ahí queda.

    Saludos afectuoso
  • merci, mesieu  .)
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    De rien
  • Yo suelo anotar mis ideas en el móvil porque es algo que casi seguro que tengo a mano en todo momento. Luego, si sé que voy a tener gran parte de mi día libre, las reviso, escojo una de ellas e intento alumbrar algo corto y muy sentido en cualquier ordenador que tenga word.

    Lo malo es que mis pilas se agotan pronto. Soy “escritora” de sprints y no de fondo. 
    Sería incapaz de escribir una novela de 500 páginas! Enhorabuena! Eso es todo un logro. =D
  • Escribo en un ordenador portátil que no es portátil. ¿Por qué? Porque está viejo y se traba si lo muevo un poco, provocando un ruido más que irritante. Antes, en tiempos más felices, me llevaba el portátil a la azotea de mi casa, al patio trasero (hay plantas y gatos) o a un trastero bastante amplio donde hay poco ruido. Ahora estoy atado a mi habitación, y con la distracción de internet me resulta difícil escribir. Pero bueno, llegarán días mejores en los que tenga un portátil nuevo que me pueda llevar a donde quiera, porque cambiar de sitio le sienta bien a mi inspiración. 

    Por otro lado, de vez en cuando hago anotaciones y me las envío por whatsapp a un número viejo e inactivo que tengo (así el mensaje se queda en lo alto de la bandeja de mensajes). También tengo una libreta llena de... cosas, en la que anoto las ideas que me asaltan cuando estoy intentando dormir. Me levanto, enciendo la luz, apunto y duermo. Porque si no, se me olvidan. 

    En papel no suelo escribir mucho más. De vez en cuando decido ser organizado y escribir una especie de guión acerca del capítulo que esté escribiendo. Me da resultados muy buenos, pero es una técnica que no uso a menudo. La ventaja es que puedo llevarme esa libreta mágica a cualquier lugar, y para mí no hay nada como escribir bajo los árboles iluminados por la luz natural. 

    Actualmente suelo escribir por las mañanas. Antes lo hacía siempre al mediodía, después de almorzar. Las noches suelo usarlas para algún retoque apurado, si me faltan 100 o 200 palabras (ya que me gusta ponerme un objetivo diario), pero ese es otro tema. 
  • Rombie dijo:
    Yo suelo anotar mis ideas en el móvil porque es algo que casi seguro que tengo a mano en todo momento. Luego, si sé que voy a tener gran parte de mi día libre, las reviso, escojo una de ellas e intento alumbrar algo corto y muy sentido en cualquier ordenador que tenga word.

    Lo malo es que mis pilas se agotan pronto. Soy “escritora” de sprints y no de fondo. 
    Sería incapaz de escribir una novela de 500 páginas! Enhorabuena! Eso es todo un logro. =D
    Hola a todos. Yo también escribo en mi móvil las ideas que me surgen en el momento, mientras trabajo, ando de compras o donde sea que me pille un flash de imaginación y luego llego a casa a desarrollarlas en mi computador. De hecho, tengo la memoria del teléfono celular llena de notas y textos guardados que se van acumulando con el correr de los días.
    Saludos!
  • texastexas Garcilaso de la Vega XVI
    No os podéis imaginar la cantidad de libretas y bolígrafos que tengo. En mi último cumpleaños, tuve que decir que no me regalasen más. Ahora, que estoy de mudanza, he necesitado una caja mediana sólo para mis cosas de escribir.

    Me gusta escribir a mano. Aunque voy más lenta, lo prefiero porque puedo ver las revisiones que he hecho. En el portátil, desaparecen y queda lo limpio, lo nuevo. Escribo en teclado cuando lo tengo ya a mano y no quiero que se me escape una idea. Lo bueno de haber aprendido mecanografía en mis tiempos jóvenes es que puedo escribir muy deprisa.

    Siempre llevo conmigo una pequeña libreta y un boli. Mi móvil tiene grabadora que ya escribe el texto y lo puedo pasar al portátil fácilmente, sin tener que reescribirlo. Sin embargo, todavía no la he usado, aunque ya le llegará su oportunidad.

    Escribo en mi casa. Como he dicho, estoy de mudanza, así que tendré que buscar mi espacio en la nueva casa, pero no creo que sea un problema. 

    Y ya está, no os aburro más.

  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII


    Para cumplimentar cualquier escrito que dejé por terminar por una única palabra sin haber encontrado un sinónimo adecuado, súbitamente la escucho por ahí, la memorizo o la apunto en un papelito y cuando llego a casa la plasmo. Esto es una cosa muy simple, pero me produce satisfacción 
  • Sentada en la cama, con el ordenador portatil encima. Las horas pasan y solo me doy cuenta cuando se gasta la bateria. Entonces lo conecto (aprovecho para ir al baño) y me digo "solo un rato más, el sol aún no sale". El tiempo funciona de manera extraña: cuando debes esperar algo, como la hora para salir del trabajo, parece que se queda quieto y cada minuto se estira como chicle... Pero cuando estas haciendo algo que te agrada, el tiempo realmente vuela! Es algo injusto, como lo de las contracturas...Ya les contaré.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com