¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Asesino de símbolos

cinicocinico Anónimo s.XI
editado agosto 2016 en Narrativa
Se quedó encerrado en su cuarto con un computador… tras una serie de clics sin sentido aparente, casi arbitrarios se encontró frente a una pantalla negra de esas que solo aparecen cuando se combina una débil conexión y un viejo computador, entonces observó el rostro descuidado de una persona mordazmente cansada de su vida a sus 22 años, un rostro que muchos calificarían de inexpresivo pero que para él fue la revelación de la tristeza que sentía, tal vez porque era la primera vez que se observaba detalladamente en mucho tiempo, era obvio que no le gustaba verse al espejo.
Cuando la pagina cargó solo pudo notar el contraste que se hacia entre ese rostro que acababa de ver y el de la persona que estaba escuchando, alguien que se expresaba fluidamente frente a una cámara para que otras personas pudieran entretenerse, el internet es una analogía del mundo real, si se busca algo positivo se va a encontrar infinidad de experiencias con las cuales se puede sentir bien en todo sentido y así mismo se puede encontrar con la parte mas oscura de la sociedad, el peligro esta en encontrarse disfrutando de esta parte oscura y esto es precisamente lo que sucedió.
Había terminado su carrera y había encontrado un trabajo relacionado con la misma, no era un trabajo muy gratificante, de hecho en muchas ocasiones sentía que cada vez que llegaba casa estaba mas deprimido que al levantarse en la mañana, y es que escuchar todo el día los problemas de los demás tratando de buscar una solución para ellos no era lo mas recomendable para su propia salud mental lo que es algo irónico para un psicólogo. Como todas las noches comió algo únicamente por la necesidad de sentirse vivo, se sentó en su silla incomoda por tanto uso y encendió su computador pero esta vez quiso cambiar en su primera búsqueda ya que en el día se había concentrado en realizar cambios de rutina en uno de sus consultantes y en ese momento le pareció adecuado seguir su propio consejo, aunque en el fondo sabia que su razonamiento era una simple excusa para la búsqueda de nuevas emociones que lo alejaran de la ideación suicida.
Lo que primero que se le vino a la mente era la adrenalina, al aventura y el peligro así que sin complicarse vió un video sobre personas que hacen parkour en lugares muy peligrosos como edificios altos, esto solo genero en él la curiosidad por saber cómo enfrenta la persona que realiza estos actos la idea de la muerte, este fue el siguiente paso para buscar cosas relacionadas con la muerte, personas muriendo en accidentes fue lo que vió y su morbo se satisfizo lo suficiente como para ser consciente de ello aunque no conocía la razón ya se había embarcado en un viaje hacia la parte de internet a la que muchos acceden pero pocos mas de una vez: tortura, secuestros, violaciones, amputados, etc. Para alguien con un sentido de empatía desarrollado sería perturbador todo aquello pero para el grupo de personas a las que pertenecía este sujeto este contenido era muy atractivo.
Fue como la primera vez que se tiene una relación sexual, se es anfitrión de una serie de emociones que parecen contradictorias pero que en realidad tienen un sentido del cual solo se es consciente cuando han terminado pues durante la situación en cuestión solo se puede escalar hacia la parte primitiva del ser humano y perder toda inhibición que nos otorga nuestra divinizada neocorteza, se avanza cautelosamente por una serie de estímulos que generan placer en el grado en que son mas explícitos pues se acercan al punto de culminación que es el climax, es entonces cuando se experimenta lo mas parecido a la plenitud durante unos pocos segundos pero todo acaba tan de repente que parece como si un ente le abofeteara de vuelta al mundo real para que pueda darse cuenta que todo fue pasajero y comience a elaborar el inevitable sentimiento de culpa que surge cuando se ha obtenido lo que se quiere sin pensar en las consecuencias. Para Albert esta culpa surgía de haberse sentido extremadamente atraído por el homicidio en serie.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com