¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Un mensaje

ErotikaLecturaErotikaLectura Pedro Abad s.XII
editado noviembre 2009 en Erótica
21-julio-07
UN MENSAJE

En uno de los mensajes que recibí ayer un desconocido me pedía que le mease en la boca. Ni es la primera petición de este tipo que recibo, ni a estas alturas de navegar por la red me sorprenden este tipo de correos; pero ayer, ayer me dio por pensar en qué ocurriría si le contestase que sí, que vale, que acepto.

No sé qué mosca me picó, porque la verdad es que nunca he pensado que pudiese excitarme el mearle a alguien encima, y menos aún sin ninguna de las connotaciones que puede ofrecer conocer a la persona antes. La cuestión es que le contesté citándole al día siguiente en los servicios de mujeres de un centro comercial al que tenía pensado ir de compras y pidiéndole que confirmase su asistencia. Así mismo se lo puse, como si fuese una invitación de boda, “confirma tu asistencia” le escribí. Contestó enseguida diciendo que sí que iría y contándome su vida en un mensaje larguísimo que interpreté como un ataque de nervios.

Al día siguiente yo seguía con la misma idea en la cabeza. Ni estaba nerviosa ni le daba muchas vueltas a lo que iba a hacer; algo sorprendente teniendo en cuenta que nunca había quedado antes con ningún contacto de internet.

Llegué al centro comercial temprano, hice la compra y la llevé al coche. Entré en una tienda a mirar ropa para hacer tiempo y dos minutos más tarde de lo que había quedado con él me dirigí al servicio. Le había indicado que me esperase en el cubículo izquierdo más alejado de la puerta y que abriese cuando yo llamase y dijese: “he recibido un mensaje”.

Había más gente en el baño. Esperaba que hubiese sido previsor y hubiese ido con tiempo para encontrar el momento de meterse en el baño de mujeres sin que nadie le viese. En cualquier caso, si no estaba allí cuando yo llegase no iba a esperarle, mearía y me iría sin tomar la molestia de mirar a los lados.

Según me acercaba vi que la cabina a la que me dirigía estaba ocupada, era buena señal. Respiré hondo antes de llamar. En cuanto dije la contraseña el cerrojo se abrió y la puerta quedó entornada. Me aseguré de que no había nadie en el pasillo y empuje un poco la puerta. Él estaba allí mirándome como si yo fuese una aparición. Mi instinto no desató las alarmas; era, a simple vista, un tipo normal y corriente; no parecía un loco peligroso. Eso y saberme en un lugar público me bastó para decidirme a meterme con él en aquel espacio estrecho y cerrar la puerta. Hizo ademán de presentarse y saludarme pero le corté en seco.

- Ponte de rodillas ahí delante y echa la cabeza atrás- le dije con un tono firme mientras metía las manos bajo el vestido y me quitaba las bragas.

Se quedó un instante parado, sin reaccionar, como procesando mis palabras.

- Pero me quito la ropa antes ¿no? - me encantó notar su desconcierto.
- No, sólo sácate la polla. Quiero ver si te excitas con esto. - se me acababa de ocurrir la idea sobre la marcha.

La situación en sí ya debía excitarle bastante porque su sexo estaba completamente tieso y empalmado cuando asomó por su bragueta. Yo ni pestañeé, como si aquello no fuese conmigo.

- Venga - le apremié haciendo un gesto con la cabeza e indicándole el suelo.

Se acomodó según le indiqué, arrodillado con el culo contra los talones y la cabeza hacia atrás. No parecía una postura muy cómoda, pero él no protestó. Colocarme sobre él, con un pie sobre la tapa del water y el otro sobre el cubo de las compresas, mientras me sujetaba a la pared, me costó más de lo que pensaba. Cuando estuve preparada me levanté el vestido para no mojarlo y al mirar hacia abajo vi que su erección había cedido un poco. Eso me dio rabia.

- Abre bien la boca y traga, cerdo - dije con el propósito de humillarle más aún.

Él obedeció en lo de abrir la boca, pero tragar sólo podía tragar saliva. Mi vejiga se negaba a obedecerme. Y no era por falta de ganas de mear, que llevaba toda la mañana bebiendo agua sin parar y aguantándome las ganas para ese momento; pero la extraña situación parecía bloquear mis músculos.

Por fin sentí cómo se relajaba mi uretra y noté cómo empezaba a salir la orina. Miré hacia abajo y le vi cerrar los ojos y forzar la postura para recibir el líquido en su boca mientras llevaba una mano a su pene.

- Ni se te ocurra tocarte delante de mí - le dije. Y retiró la mano.

Hice que el chorro saliese con presión y vi cómo rompía contra su cara y chorreaba por su cuello mojando su ropa. Él boqueaba.

Duró un rato mi meada y cuando terminó me di cuenta de que me sentía pletórica y aún me sentó mejor ver su verga hinchada como si fuese a reventar y toda mojada por mi orina.

- Besa mi coño ahora. Un solo beso y ni se te ocurra tocarme para nada más. - le avisé.

Levantando el culo de sus piernas se incorporó lo suficiente como para posar sus labios en mi sexo y darme un beso.

- Gracias - musitó.

Cogí un trozo de papel y me limpié; luego lo tiré al suelo, sobre el charco que se había formado bajo él. Me bajé con cuidado de no pisar el pis del suelo ni rozarme con aquel hombre.

- Ahora cuando me vaya puedes masturbarte. - le dije mientras me ponía las bragas - Y no se te olvide coger papel y limpiar esto antes de irte.

Abrí la puerta y salí. Fui a lavarme las manos y oí cómo cerraba de nuevo el pestillo. Sonreí al imaginarle meneándosela allí metido; mojado y caliente aún, con el perfume de mis meados impregnando su piel y su ropa.

Después de seis meses sigo recibiendo mensajes suyos. A pesar de no contestarle ni uno, él sigue escribiendo. Lo último que ha enviado ha sido un relato en el que describe aquel momento. Me ha resultado tan empalagoso, tan adornado, tan lleno de sentimentalismo, con unas descripciones tan exageradamente halagadoras hacia mi persona, que no me ha quedado otra que contraatacar con mi versión de los hechos.

Yo llegué, le meé y me fui. Nada más, sólo eso. Así de sencillo, crudo y morboso. Sólo uno más de mis curiosos juegos.





Un relato de ErotikaLectura.

:cool:

Comentarios

  • efezoefezo Fernando de Rojas s.XV
    editado septiembre 2008
    no pues este post es solo spam jaja, nada de correcciones nada de observaciones, nada de nada... solo que lo disfrute muchisimo, tu bien lo dices al final "Yo llegué, le meé y me fui. Nada más, sólo eso. Así de sencillo, crudo y morboso. Sólo uno más de mis curiosos juegos." eso me encanto, pero me asesina la curiosidad de saber como lo habría descrito él, con todos los adornillos y tales sutilezas fuera del caso.

    salud.
  • mariaelenamariaelena Francisco de Quevedo s. XVII
    editado septiembre 2008
    Me has quitado la pregunta Efezo..justito ese fue mi interrogante cuando termine de leer..me encantaria saber como fueron los otros mensajes que te ha enviado. Te animas ha seguir contandonos?

    Erika..sumamente morboso...juego sexual con un desconocido asi..tal vez por curiosidad.
    Creo que muchos deseos o juegos sexuales pasan por nuestra mente ..lo increible o no es que lo hagamos sin pensar demasiado...

    un abrazo y mi voto,
  • FileFile Garcilaso de la Vega XVI
    editado septiembre 2008
    UNa vez más me sorprendes con tus relatos Ero.....
    He de reconocer que me intriga saber si cuantas las historias de un personaje inventado o son tus propias historias.....
    Me refiero a que, además viendo un poco de tu cara en tu avatar...yo me imagino que eres tú. Veo a una chica que me da "envidia" por ser tan segura de si misma, por ser capaz de ir a un lavabo, mearle a un tio y pirarse!!!!!!!!!!! joer, yo borraría de inmediato el mensaje de ese tio o no me atrevería nunca a ir. Y en el remotísimo caso de que lo hiciera, luego me estaría comiendo la cabeza pensando lo que he hecho. Me gusta, como siempre, como haces que el lector se involucre por el morbo y no pueda dejar de leer. Felicidades
  • ErotikaLecturaErotikaLectura Pedro Abad s.XII
    editado septiembre 2008
    ... he de reconocer que publiqué el relato aquí a modo de provocación... y también para conocer opiniones objetivas respecto al tema literario sin más..... porque el resto de los sitios en los que lo he publicado o son claramente páginas eróticas (con lo cual los amantes de la llluvia dorada y la sumisión me ponen el relato por las nubes .... y me matan a correos,jajajaja).... o son lugares dónde tengo ciberconocidos y amistades (con lo cual no está del todo claro que las opiniones no estén "afectadas" por sensaciones personales)....

    ... os agradezco a todos los que habéis leido y más aún a los que habéis dejado comentario....

    .... respecto a la "veracidad" del suceso.... ejem.... digamos que yo sólo soy capaz de narrar historias inventadas,..... las mías reales son tan fuertes de contar que me ruboriza el hacerlo....... :o......:p

    ..... :D.........:cool:
  • oscaroscar Pedro Abad s.XII
    editado septiembre 2008
    Jaajajajajaja ... me ha gustado mucho , sobre todo el final .....

    A mi particularmente no me interesa si son propias o ajenas tus historias , la he disfrutado cuando la he leído , seguro que ha ocurrido en la vida real , con tus personajes , con otros.... da igual.

    Como decía mi abuelo , " estando bien , de cualquier manera ".

    Saludos !
  • sgrojillosgrojillo Fernando de Rojas s.XV
    editado octubre 2008
    Original relato, pero a mi parecer esto no es erotismo, sino un argumento porno; me faltan sentimientos entrelazados con la sexualidad, me faltan sensaciones a flor de piel, emociones,... veo el sexo en tu relato muy explícito y sin dejar pie a saborearlo personalmente.

    No obstante, repito, me ha resultado muy original y divertido. Por cierto, curioso giro de personajes; el tío que manda el correo, osado a priori, se convierte en el cordero, y la mujer, indecisa y dubitativa, manda sobre la trama final.
  • omar canoomar cano Pedro Abad s.XII
    editado noviembre 2009
    La verdad creo que este no tiene nada de erótico y simplemente sexual (porno) y no es que esto sea malo pero creo que el lugar no es el apropiado, relatas muy buen.
    Y en muchas de tus líneas das más que pornografía, eso es bueno, das un poco de literatita, simple y llana como el final.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com