¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Flores

Excusez MoiExcusez Moi Gonzalo de Berceo s.XIII
editado septiembre 2014 en Erótica
Entonces un día tienes que llevar contigo todas esas jodidas tarjetas de propaganda. De modo que caminas, te haces con el vecindario, pateas arriba y abajo, llamas a todas las puertas. Eso quiere decir todas y cada una de las puertas de mierda.

- Hola, publicidad.

- ¿Qué publicidad?

- Floristería.

- Métete las flores por el culo, aquí nadie quiere flores y tú eres un maricón.

Pruebas con el siguiente:

- Hola, publicidad.

- ¿Quién es?

- Publicidad, señora, abra la puerta.

- ¿Ernesto?

- No soy Ernesto. Publicidad, si hace el favor...

- ¡Ni se te ocurra, Ernesto! ¡Te portaste muy mal! Me hiciste mucho daño...

Renuncias y pasas al siguiente:

- Hola, publicidad.

- Déjala en el buzón, cariño, y sube aquí. No puedo con mi vida.

- ¿Perdone?

- Mete eso en el buzón y coge el ascensor, hijo de puta. Cuarto piso, puerta D. No tardes demasiado.

En un situación así nunca haces caso, si de verdad sabes lo que te conviene. Cuando una zorra loca se te ofrece tan fácil lo más probable es que su marido esté con ella arriba, esperando para rebanarte los cojones. Más vale olvidarlo. Que me den por el culo, dejé la bolsa junto a los buzones y cogí el ascensor. La puerta estaba abierta. El piso a oscuras. Di dos o tres pasos, a tientas. Sentí entonces como una puñalada en los cojones y temí por mi vida. Luego tiraron de mi pijo hacia atrás y desde abajo. La tenía a mi espalda, a cuatro patas, su brazo entre mis piernas, la palma de su mano izquierda sosteniéndome las bolas al peso. De alguna manera alcancé a darme la vuelta y caí sobre ella. La dejé maniobrar, se colocó boca arriba y volvió a apretarme los cojones, ahora con la derecha. Yo intentaba aflojarme el jodido cinturón sin perder el equilibrio sobre las rodillas. Su mano allí era como si alguien estuviese tratando de hacer picadillo de mis huevos. Dolía lo suficiente. Solté el puño abajo y al frente. Sentí el impacto de su boca contra mis nudillos. Al momento dejó de triturarme las pelotas. Tuve el tiempo justo de bajarme la bragueta, me atrajo hacia sí trabándome de las caderas con su buen par de muslos llenos como colchonetas. Busqué su boca y le enterré la lengua, debió ser hasta el fondo. La oí gemir. Seguí jugando con mi lengua dentro mientras apartaba el raso de sus bragas con un par de dedos. Arqueó la espalda sobre el suelo y soltó un gemido más intenso esta vez, distinto. Deslicé los dedos dentro aún más rápidamente, subí el ritmo y noté como ajustaba su respiración al movimiento. La mantuve así un tiempo, luego saqué de allí los dedos y metí el canario. Me apretó contra su cuerpo y clavó las uñas en mi espalda. Volvía a doler. Tuve que sacudirle. "¡Jodido cabrón, oh, oh, jodido hijo de perra!"- chilló- "¡Cómo me gusta eso!" Pensé que estaba loca. Aquello consiguió que la verga me creciera todavía dos o tres centímetros, incluso en pleno tajo y así, en caliente. Más o menos ahí la sentí correrse como se escancia el agua de una presa: saliendo a borbotones. Nadie encendió la luz. No dije nada y ella tampoco. Salí de allí con la bragueta abierta. En el ascensor me ajusté el cinturón y pulsé el cero. Antes de pisar la calle me paré frente a los buzones y repartí los almanaques.

A ella le dejé veinte.

Comentarios

  • Publicidad política pagada, nada mal:)
  • Excusez MoiExcusez Moi Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado agosto 2014
    amparo bonilla escribió : »
    Publicidad política pagada, nada mal:)

    ¿Publicidad política? :confused:
  • Así dice la publicidad, no la tuya:)
  • Nae SirudNae Sirud Juan Boscán s.XVI
    editado agosto 2014
    Ah, serían almanaques electorales, o algo así :D

    Lo que está claro es que repartir almanaques es menos esforzado que subir bombonas de butano, y si las ventajas son las mismas...
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado agosto 2014
    Nooo, más bien serían almanaques de camioneros. :rolleyes:
  • LilyJalileLilyJalile Fernando de Rojas s.XV
    editado agosto 2014
    :eek: ¡Joder, don Esquiús mi, búscate otro laburo! A menos que estés muy, pero que muy necesitado. O que te odies las gónadas... :-O
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado septiembre 2014
    Deja, deja. La verdad es que consigue bordear lo perverso y lo soez, escribiendo con tanta naturalidad que te lo lees como si nada, con un toque de humor negro quizás. Cuando estás a mitad de uno de estos relatos te sientes convencido de que no vas a escribir nunca algo así, pero cuando lo terminas esa convicción ha desaparecido, y la curiosidad por saber la razón, al menos a mí, me impele a leer el siguiente. Es un género muy particular, y no me siento capaz todavía de evaluar su valor literario.

    Arañazos!
  • NorteNorte Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado septiembre 2014
    Excelente. Si de casualidad fuera una experiencia de la vida real, doblement excelente.
    :cool:
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com