Confesiones de un Escritor de 39 años (por Carlos Serrano)

13

Comentarios

  • FrancescaFrancesca Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Carlos, como estoy felizmente emparejada, ¿ a mí no me invitarías a caracoles? O a una tapita de salmorejo, mejor.




    Esta última entrada, me ha encantado. Hay un paralelismo entre tu infancia y la mía: aprendí a leer a los 3 años, con mi hermana; me aburría en parvulitos y mi primer libro fue "Corazón" de Edmundo d'Amicis. Libro digo, porque en el principio, existían los cuentos y los tebeos. Y vio Dios que eran buenos...Luego vinieron Cervantes, Verne, Chejov, los poetas del Siglo de Oro, Stendhal, Faulkner, Capote..


    Mi Nuria particular, se llamaba Robert, nieto de mi madrina y éramos inseparables. Pero, desconozco si fue porque mi madre era una segunda Bernarda Alba , Campeadora de la honra, por el cole de monjas y mi cordón de las Hijas de María, o porque a mí los 80 me cogieron en la primera juventud, yo no tuve esos arrebatos hasta los 15.


    Creo que vas creciendo junto con tus "Confesiones..". Te expresas mejor, le estás dando , además de la frescura del principio, ese "algo" del que te hablé ayer.


    Me gusta el tuyo, como el de Jugo, y ambos por razones diferentes. Entre los dos, se me alegra la vida cada vez que asomo mi nariz por este Foro.
  • odmaldiodmaldi Fray Luis de León XVI
    editado julio 2014
    No sé cuánto me tardé para leer desde la primer entrada hasta la última, pero sentí que debía leerlos todos de una sentada. No leí los comentarios, para no tardarme más leyendo; esto de leer textos extensos en pantalla cansa la vista.

    ¿Qué porcentaje confiesa que son verídicos estos relatos en su vida?

    Vi que después de que alguien le comenta, el estilo o lo que narra cambia un poco al anterior. ¿Qué tanto influye los comentarios a la hora de escribir una entrada de confesión?

    En cuanto a lo que cuenta, dos preguntas:

    ¿Cuántos libros logró comprar a estas alturas a sus 39? Pregunto por esto:
    a ver la sección de libros y soñar con ahorrar dinero para comprar todos los que me atraían.

    Y segunda: ¿No cree que si al final terminó su relación con Rosa (no recuerdo si el nombre de su pareja era Rosa, pero igual le llamaré Rosa), su atracción por Chica Bohemia se justifica? Por ejemplo, que una persona sea le mejor persona del mundo, si la otra persona de pronto se siente atraída por otra, no debe sentirse culpable. No es obligación estar con alguien, y mucho menos sólo porque la otra persona es un pan de dios. Entonces, el hecho que su relación terminó con Rosa, y no por infidelidad con Chica Bohemia, ¿no cree que eso le deja saber que usted en su mente ya había terminado la relación con Rosa?

    Gracias por compartir la buena lectura.
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Francesca escribió : »
    Carlos, como estoy felizmente emparejada, ¿ a mí no me invitarías a caracoles? O a una tapita de salmorejo, mejor.

    Esta última entrada, me ha encantado. Hay un paralelismo entre tu infancia y la mía: aprendí a leer a los 3 años, con mi hermana; me aburría en parvulitos y mi primer libro fue "Corazón" de Edmundo d'Amicis. Libro digo, porque en el principio, existían los cuentos y los tebeos. Y vio Dios que eran buenos...Luego vinieron Cervantes, Verne, Chejov, los poetas del Siglo de Oro, Stendhal, Faulkner, Capote..

    Mi Nuria particular, se llamaba Robert, nieto de mi madrina y éramos inseparables. Pero, desconozco si fue porque mi madre era una segunda Bernarda Alba , Campeadora de la honra, por el cole de monjas y mi cordón de las Hijas de María, o porque a mí los 80 me cogieron en la primera juventud, yo no tuve esos arrebatos hasta los 15.

    Creo que vas creciendo junto con tus "Confesiones..". Te expresas mejor, le estás dando , además de la frescura del principio, ese "algo" del que te hablé ayer.

    Me gusta el tuyo, como el de Jugo, y ambos por razones diferentes. Entre los dos, se me alegra la vida cada vez que asomo mi nariz por este Foro.

    Jajaja...yo te invito a lo que quieras, pero cuando cobre el Salario Social...:D Es que claro, invitar a caracoles, es mi manera cordobesa de flirtear (soy tan analfabeto que ni siquiera sé si fuera de Córdoba se comen los caracoles con sus caldito picante!) por eso no te he invitado a estas alturas, chiquilla. Además, ya sabes, una chica sin pareja inspira a la ilusión (que de eso también se vive) y la emparejada pues hay que respetarla (uy, que antiguo soy). Pero que vamos tú y tu pareja quedais invitados, o mejor tu sola, ea, que me apetece más.:D

    Gracias una vez más por tus elogios, agradezco que veas en mis textos cosas que yo no veo. Y mejor así, si yo creyera que voy mejorando tendría el ego más subido de lo que ya lo tengo. Me encanta que seas buena conmigo. Espero poder seguir dándote placer (uy, como ha sonado eso, no tengo remedio...) escribiendo, que menos que eso después de tus maravillosas palabras.:rolleyes:

    odmaldi escribió : »
    No sé cuánto me tardé para leer desde la primer entrada hasta la última, pero sentí que debía leerlos todos de una sentada. No leí los comentarios, para no tardarme más leyendo; esto de leer textos extensos en pantalla cansa la vista.

    ¿Qué porcentaje confiesa que son verídicos estos relatos en su vida?

    Vi que después de que alguien le comenta, el estilo o lo que narra cambia un poco al anterior. ¿Qué tanto influye los comentarios a la hora de escribir una entrada de confesión?

    En cuanto a lo que cuenta, dos preguntas:

    ¿Cuántos libros logró comprar a estas alturas a sus 39? Pregunto por esto:


    Y segunda: ¿No cree que si al final terminó su relación con Rosa (no recuerdo si el nombre de su pareja era Rosa, pero igual le llamaré Rosa), su atracción por Chica Bohemia se justifica? Por ejemplo, que una persona sea le mejor persona del mundo, si la otra persona de pronto se siente atraída por otra, no debe sentirse culpable. No es obligación estar con alguien, y mucho menos sólo porque la otra persona es un pan de dios. Entonces, el hecho que su relación terminó con Rosa, y no por infidelidad con Chica Bohemia, ¿no cree que eso le deja saber que usted en su mente ya había terminado la relación con Rosa?

    Gracias por compartir la buena lectura.

    Bueno, primero la segunda pregunta, como no tengo pudor me encanta contestarla, Rosa fue la que dejó la relación, durante un tiempo la vi menos cariñosa, con menos tiempo para mí, le pregunté que qué pasaba y me confesó que ya no sentía lo mismo. Así que dejamos de ser pareja. Como nos teníamos mucho cariño y nunca tuvimos problemas pues seguimos siendo amigos. Durante dos años estuve bastante mal, yo seguía enamorado de ella pero ella no podía fingir lo mismo, claro. Me costó bastante, estuve unos meses apartado de ella porque no podía soportar tenerla al lado y que no fuera lo mismo que antes. Cuando superé un poco aquello volví a intentar salir con otras chicas, incluso bajo el consejo de ella (que siempre ha escuchado mis penas de amor) pero todo fueron fracasos. A día de hoy Rosa sigue siendo una de mis mejores amigas, muy ocupada siempre con su trabajo y sus hijas, toda una madraza y mujer independiente. Y yo sigo buscando el amor. Lo de la chica bohemia solo fue algo que pasa muy de vez en cuando, que cuando te pilla soltero puedes desarrollar...pero supongo que nos conocimos en un mal momento, pero no lo lamento, donde esté mi Rosa que se quiten todas las bohemias del mundo.:D

    En cuanto a lo demás, gracias a las Bibliotecas Públicas me ahorré mucho dinero, pero reuní una buena biblioteca al final. He leido o comprado todo libro que me ha interesado, afortunadamente (aunque hace un par de años por la crisis y una mudanza tuve que deshacerme de gran parte de mis libros!)

    Sobre los comentarios que me hacen...yo los aprecio mucho tanto de los halagadores como los más críticos, ambas formas de opinar son muy positivas porque a veces te hacen darte cuenta de cosas que te pasan desapercibidas o te dan un punto de vista interesante. Yo soy muy pasional escribiendo. En un momento dado cambie el sexo y el humor por otra cosa para no aburrirme ni yo ni los demás, fue una concesión, pero ya a Francesca le dije que volvería al humor y el sexo, porque es mi forma de ser. También comenté mucho antes que no tengo estilo, que me gusta experimentar y que igual que soy ligero intento ser profundo o ser más filosófico o más descriptivo...si solo hubiera una forma de escribir sería aburridísimo. Te lo creas o no, antes de sentarme a escribir las confesiones no tengo mucha idea de qué voy a hablar y mucho menos del tono y estilo.:rolleyes:

    Ya le dije a Nae que todo lo que narro aquí es cierto, salvo las licencias poéticas que me tomo para hacer de estos textos algo literario (por ejemplo, la pobre Eva no perdía tantas veces las bragas, eso fue una exageración para darle un aire más divertido):D

    Creo que tú, odmaldi, ya leíste mi Diario Intimo en otro apartado del foro y te gustó, espero que sigas mis confesiones si te apetece y puedas comentar cosas como ahora. Yo encantado de recibir puntos de vista tan interesantes. Gracias.;)
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Sigo con las confesiones:


    DOS OBSESIONES: LITERATURA Y CHICAS (PARTE II, y última)

    Con doce añitos, en 7º de EGB, gané un concurso de poesía. El tema era la Navidad y fue una sorpresa (todos esperábamos que lo ganaran las habituales empollonas hijas de profesores del colegio), el poema no sobrevivió pero se titulaba "Corriendo, corriendo que viene el Invierno". Toda una proeza lírica. A los 14 años ya en el Instituto me puse a colaborar con poemas en la revista literaria del centro pero enseguida abandoné. Yo no tenía nada en común con los empollones que dirigían aquel cotarro. Yo era un chico de futbolines y cachondeo, no un académico preocupado por la ortografía. Había pensado en hacer dos poemarios pero se quedaron en eso, en proyectos. Mi abuelo que había leído mis poemas me animaba a escribir poesía (porque él, analfabeto hasta que aprendió a leer y escribir trabajando en una fábrica de cemento, le hubiera ilusionado ser poeta para mi abuela) y cuando dejé de hacerlo me decía que por qué lo había abandonado...Pero es que a mí me encantaban Asimov, Lovecraft, el primer Stephen King y me puse a eso, a escribir historias de terror y ciencia-ficción, porque a pesar de mi precoz sexualidad infantil durante el instituto no me comí ni una rosca (salvo un par de anécdotas suculentas, yo era muy tímido, o sea cobarde, con las chicas), así que me dediqué de lleno a escribir.

    Tracé incluso un plan de todo lo que me tenía que leer, es decir, una lista de clásicos, libros de culto, autores imprescindibles, novelas de moda...aquello duró una temporada hasta que me di cuenta de lo aburrido que era leer a los novelistas rusos (Tolstoi y demás pelmazos), a los españoles (obsesionados con la puñetera Guerra Civil) o Latinos (¿hay algo más aburrido que leer historias de romanos para un chico obsesionado con los futbolines?)

    Pronto, muy pronto, abandoné el sendero académico para leer lo que a mí me gustaba o me atraía, o me interesaba a priori: la Lolita de Nabokov, los escritos guarros de Henry Miller y Bukowski, el surrealismo yonqui de Bourroughs, los delirios de Sade o libros cerdos de temática gay ("Chicos" de Villena o "Historia Particular de un Muchacho" de Edmund White). Así luego llegaron Dennis Cooper y autores muy underground y desconocidos para la plebe. También intercalaba "La Historia Interminable" de Ende o el "Platero y Yo" de Juan Ramón, pero a mí me iba la marcha. Y eso influyó en mis escritos. Pasé de relatos de fantasía ingenua a novelitas con mucha acción y diálogo que acaban en orgías (bajo metáforas, porque me daba reparo que mi hermano leyera cierto tipo de cerdadas)

    A los 20 años ya había escrito docenas de novelitas cortas (o relatos largos, según se mire), estaba especialmente orgulloso de uno titulado pomposamente "El Silencio de las Piedras", que fue lo que escribí en el Servicio Militar. La historia iba de dos amigos de infancia que al crecer uno se distancia, se aisla, lleva una vida muy rara y un día lluvioso llama a su querido amigo de infancia, lo cita en su mansión y allí se suicida después de confesarle que siempre estuvo enamorado de él. Las historias de amores imposibles me fascinaban por entonces. A mi hermano le encantó el libro y dijo de publicarlo, de buscar dinero para editarlo. Yo me negué, estúpidamente, no quería pasar por un autor gay (¡bastante me costaba ya ligar con chicas!).

    Con el paso de los años el sexo fue aumentando en mis escritos y yo pensé que me estaba cargando la calidad de los mismos. Tenía el pensamiento puritano que a más sexo menos prestigio. Entonces yo era tonto del culo. Lo peor, para mi carrera literaria, es que cada vez que me fascinaba alguna chica yo lo dejaba todo por ella y tiempo después, cuando me habían dado calabazas o partido el corazón volvía a la Literatura con más furia.

    Harto de que solo me leyesen mis amigos y parientes decidí dar espacio a mi ego, pero curiosamente dejé de lado la ficción para empezar a colaborar en fanzines y luego editar mis propios fanzines (llegando a editar tres paralelos, y la vez, dedicados al Cine, la Música y por supuesto la Literatura). Así conocí a mucha gente del mundillo underground. Formé una pandilla de colegas y adeptos y estábamos muy satisfechos de nosotros mismos haciendo lo que nos daba la gana y riéndonos de los pobres infelices que perdían el tiempo leyendo El Quijote y chuminadas trilladas de la literatura clásica. Entonces tuve, con el tiempo, mis dos únicos contactos con la literatura, o el oficio de escritor, profesional.

    La primera fue cuando se puso en contacto conmigo un escritor gaditano. Empezó alabando mi estilo ("Salvaje y brutal" creo que lo calificó) y aconsejándome que siguiera su ejemplo. El tipo este (omito su nombre porque aun me repugna demasiado) venía del mundo de los fanzines también, le encantaba el cine como a mí y pensaba que podía ser mi mentor, meterme en el mundo profesional y ser su colega o su mamporrero. Bien, cuando vi que este tipo realmente se ganaba las habichuelas escribiendo me impresionó...hasta que pude ver que realmente escribía de todo, desde artículos para revistas científicas hasta revistas de Decoración, colaboraba en programas de radio de su ciudad, en periódicos locales, organizaba presentaciones de libro, escribía prólogos para libritos de amiguitos...en fin, apenas había tiempo libre en su vida para la Literatura, no era más que un mercenario. Yo me cansé muy pronto de sus clases de filosofía mercenaria. Me decía: "Carlos, tienes que hacer contactos, sobre todo eso". Eso suponía besar muchos culos, ponerse pesado con la gente, buscar enchufismos y recomendaciones y hacer demasiadas felaciones a editores y directores de revistas. Yo una vez le pregunté a este individuo: "Pero tú ¿cuando lees y escribes por placer?". Que ingenuo era yo. Este tío cada palabra que escribía tenía un valor, un objetivo mercantil. TODO lo que escribía valía algo o servía para algo, no escribía nada por placer recreativo. Un día tuvimos una discusión. No sé quien la inició, que más da, tarde o temprano la íbamos a tener, porque rozábamos constantemente. Él me dijo que siempre sería un muerto de hambre (y tenía razón, las cosas como son) y yo le dije que era un puto mercenario, una prostituta de las letras. Me hubiera gustado ser más ingenioso y haberle contestado con aquella canción de Siniestro Total: más vale ser punki que maricón de playa.

    La segunda ocasión de flirteo con lo profesional fue a través del bueno de Jordi Planas. Periodista, crítico musical y traductor (traduciendo libros del inglés se ganaba una buena pasta, de eso vivía en realidad). Leyó alguno de mis fanzines de música y se puso en contacto conmigo. Teníamos muchos gustos en común, encajamos enseguida como buenos y viejos amigos, y después de un tiempo intercambiando opiniones me dijo que por qué no me animaba a escribir en una revista. Me puso en contacto con su jefe de entonces, un director de una revista musical muy conocida, hablamos, le mandé un artículo de cuatro páginas sobre el último disco de mi admirado Morrissey y le gustó...Pero no necesitaba ahora más personal ni artículos de Morrissey. Al comentárselo a Jordi me aconsejó que siguiera insistiendo, que lo habitual es seguir dando la lata al tipo este, mandarle más artículos y tarde o temprano me necesitaría para una vacante o porque algún artículo le interesaría para publicarlo. Evidentemente, yo, que venía del underground, que estaba orgulloso de la independencia creativa no iba a estar detrás de un tiparraco bailándole el agua. Le agradecí los consejos (me enseñó mucho de cómo funcionan las revistas, las editoriales y toda esa basura humana que pulula por esos círculos) pero preferí seguir a mi aire, editando libremente y que solo me leyeran mis cuatro fans de siempre y algún despistado que se apuntara a la juerga.

    Así con el paso de los años supe que no sería el Stephen King español, ni siquiera el Dennis Cooper español. Si algo he de aportar será mi propia personalidad, que ya es mucho. Para ser uno más, uno de tantos, uno del montón ya hay muchos candidatos. Mi orgullo underground me podía pero también mi asco ante toda esa serie de diplomacias y mamporrerismos que hay que seguir para poder abrirse camino. Mi hermano me insistía en presentarme a concursos literarios...pero yo al ver eso de "Presentar un escrito a doble espacio...bla, bla bla" me daba alergia. Demasiadas normas. Yo soy un ácrata y un pordiosero (en el sentido clásico del término), joder.

    Un día una chica de Barcelona me manda un email, me dice que le encantan mis fanzines, mis relatos. No sé si es la broma de algún colega (los tenía muy cabrones) pero empezamos a escribirnos. Llegamos a vernos en Barcelona (yo acudí a un concierto con mi hermano), aunque ella acompañada de su novio (siempre hay un novio jodiendo la marrana) y realmente era una fan. Yo con una fan, chaval. Vivir para ver. Entonces supe mi destino. Como el de muchos escritores con demasiado ego como para plegarse a los demás. Yo sería un escritor de culto, uno de esos pobres miserables (¿no murió Mozart pobre y en la miseria y lo echaron en una fosa sin nombre?) que nadie conoce y que quizá, tras la muerte adquiriría un halo de escritor maldito y atractivo para generaciones futuras...Pero no, el gaditano tenía razón. Yo era un muerto de hambre. Y él un triunfador, llegaba a final de mes y mantenía a su familia con lo que ganaba escribiendo. Yo quizá, seguía el consejo de mi abuela: "Si te vas a meter a puta que sea de las caras". Aun espero que me paguen lo bastante.
  • aguaclaraaguaclara Pedro Abad s.XII
    editado julio 2014
    Antes de nada, pedirte perdón Carlos por ir tan atrasada en la lectura de tus confesiones.
    Cómo siempre, el relato de tu supuesta infidelidad me ha gustado, pues siempre consigues que nos pongamos en tu piel y comparemos nuestras vivencias con las tuyas. Utilizas además un lenguaje que transmite confianza y nos hace pensar que, efectivamente nos estás haciendo cómplices como cuando le cuentas tus secretos a un amigo.
    Decirte que todos hemos sido infieles de pensamiento alguna vez, que aunque seamos felices con lo que tenemos siempre aparece inesperadamente aquella persona que despierta nuestro deseo.
    Con respecto a que todos tus relatos den tanta importancia el sexo, mi opinión es que el sexo es un aspecto más de nuestra vida y más aún si estamos escribiendo unas confesiones.
    El sexo y el erotismo ha estado siempre presente en el arte; la pintura está llena de ejemplos de ello. Pero también la música, y como no, la literatura. Me vienen a la memoria "El amante de Lady Chatterley" o "Las amistades peligrosas" entre otros muchos.
    Sería entonces un poco artificial no tratar de este tema si estamos confesándonos.
  • aguaclaraaguaclara Pedro Abad s.XII
    editado julio 2014
    De nuevo, Carlos, tus escritos hacen que viaje hacia atrás en el tiempo. Aunque no me considero tan culta como muchos de los participantes a este foro, por que nunca me atrajeron los clásicos y la mayoría de los libros que tú has leído de niño, yo ni siquiera me he esforzado en conocerlos. Sí que coincido en que metí mano a la biblioteca de mi padre siendo muy pequeña (unos diez años) y que, como tú, mi interés por el sexo fue muy precoz. Recuerdo haber encontrado en la mesita de noche de mi padre una serie de cómics de tema erótico que me leí a escondidas de cabo a rabo. Y también recuerdo las tardes con mis primos donde, con la escusa de jugar a papás y mamás, y a médicos (ya ves que original) investigábamos los unos los cuerpos de los otros embelesados ante las diferencias e intentando acariciar aquello que sabíamos estaba prohibido.
    En cuanto a la literatura, confieso que te admiro por no dejar que lo que es más vendible influya en tu forma de escribir. Y me alegro que escribas por vocación y no por dinero, aunque mereces que tus escritos sean conocidos por todo el mundo.
    Me ha gustado tu relato, pero te siendo sincera, por ahora mi preferido es: aquella vez que robé unas bragas. Y, aunque, hay alguien que ha dicho que vas mejorando tras las críticas, yo creo que te estás poniendo cada vez más serio. Así que a ver si la próxima confesión es de esas que nos hacen esbozar una sonrisa, o mejor, aún, que se nos escape una carcajada.
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Ay, mi Carmen, no tienes que pedir perdón por eso!:D

    No sé si lo de ponerme más serio ha sido porque has estado ausente del foro...:rolleyes: En fin, aquí traigo una nueva confesión (trabajito me ha costao, que dirían los Maita Vende Cá), no sé si te hará sonreír a ti y a los demás. Simplemente me apetecía contarlo...

    Ahí va:


    MACHO IBÉRICO DE CAPA CAIDA

    A los 15 años me hice fan de Sting y desde entonces he intentado seguir la filosofía de su canción "Englishman In New York" (dedicada por entonces a un amigo gay que salió del armario), una canción llena de elegantes aforismos y hermosas metáforas. En un doble verso decía: "Haz frente a tus enemigos, evítalos cuando puedas/ Un caballero camina pero nunca corre". Siempre he intentado seguir este consejo. También me encanta cuando dice eso de "De noche una vela brilla más que el sol".

    Gore Vidal, comentando un libro de Henry Miller, se sonreía irónicamente ante la capacidad sexual de aquel escritor. No le sorprendía tanto la cantidad de veces que practicaba el sexo en sus libros autobiográficos sino que nunca tuviera un gatillazo, que siempre estuviera al 100%. Vidal podía creerse que Miller estuviera 24 horas ejerciendo el sexo (solo parando para comer y dormir) pero no se creía de ninguna manera que siempre le salieran bien las cosas...

    Fue en la cafetería del Hospital Reina Sofía. Estaba llena y yo me senté con mi bandeja en la esquina de la mesa, ella estaba en la otra esquina. Nos saludamos. Entonces, cuando me disponía a comer, ella me preguntó por las líneas de autobús de la ciudad. Yo muy amable la informé todo cuanto pude. Y ella se acercó con su bandeja, se puso frente a mí y siguió preguntándome más y más cosas sobre la ciudad.

    Imposible recordar el nombre, y eso que hace sólo tres años que ocurrió. Ella tenía unos 28 o 29 años, era de Nicaragua y estaba terminando un Master de veterinaria y trabajaba en los laboratorios del hospital (lo que explicaba la bata blanca y que no estuviera en la cafetería de los médicos y enfermeras). Tuvo que escribirme su nombre en un papel para que pudiera pronunciarlo adecuadamente. Creo que no lo dije bien ni una sola vez.

    Hablaba con una voz muy suave y dulce y encima era guapísima. No era muy alta pero creo que hubiera servido de modelo (si es que mi gusto tiene algún valor). Cuando la ayudé en todo lo que me preguntaba (fría se quedó mi comida, así de guapa me parecía) noté aquella sonrisa, preciosa. Madre mía, de Nicaragua tenía que ser.

    Solo iba a estar 8 meses en Córdoba y era la segunda vez que estaba en nuestro país. Yo le expliqué que estaba en el hospital cuidando de un enfermo. A ella le interesó mucho y le comenté algunas anécdotas divertidas. Pero yo tenía que irme, casi sin comer, a seguir con mi trabajo. Ella al laboratorio. Ambos estábamos muy ocupados. Trabajábamos muchas horas.

    Cuando me la encontré (más bien yo la busqué) de nuevo en la cafetería (era esa época de plena búsqueda kamikaze de hembra que me hiciera olvidar a Rosa de una vez, en esa etapa estaba yo) finalmente quedamos en la Plaza de la Corredera el Sábado por la mañana para enseñarle el casco antiguo de la ciudad. Cuando llegó la noche fuimos a su piso (un pisito compartido) y me dejó muy claro que tenía ganas de cachondeo (que diría la buena de Carmen)

    Saludamos a su amiga en el salón, entramos en su habitación y nos pusimos cariñosos. A mí aún me parecía imposible haber ligado con una tía tan buena. Una chica que debía tener a media Nicaragua a sus pies. ¿Qué vería en mí, pobre cordobés paleto de provincias? ¿Que la hacía reír? En fin, estábamos ya en la cama (la niña parecía muy decidida) y la cosa iba viento en popa (a toda vela, cual velero bergantín), de hecho me sorprendía no estar preocupado por semejante bombón centroamericano que creo que esperaba una exhibición ibérica de alto nivel...en esto, que tras una media hora, el velero bergantín dejo de navegar porque el viento no parecía ya soplar sobre el mástil como hacía unos momentos.

    Así llegó la pregunta que nadie quiere escuchar en la cama ¿Estás bien? Y yo, intentando disimular el naufragio (¿Se puede disimular algo así?), empujando el barco como si de un coche averiado se tratara dije que no, que un macho ibérico era una cosa nunca vista, que el pabellón español había que dejarlo muy alto, por muy bajo que ahora pareciera arrastrarse...

    Cuando no hubo manera de remontar la navegación nos quedamos tendidos desnudos en la cama hablando. Ella me acariciaba así que yo también hice lo mismo y empezó a contarme cosas de su familia y su país. Escuche poco porque estaba más pendiente de ese cuerpazo y de poder explorarlo, ya que poco más parecía que yo pudiera hacer en esos momentos. Fue un momento delicioso: la chica más guapa de Centroamérica y encima la más comprensiva. Que asco me daba a mí mismo.


    Al salir de su casa, una media hora después, no pude por menos que sentirme humillado...hubiera sido un momento horrible, cuando falló el mástil, sino fuera por lo buena que ella había sido conmigo. Creí que jamás volvería a saber de ella. Que su amiga, en el salón, estaría riéndose y diciendo eso de "¿Que tal te ha ido con el pichafloja?" Cuanto más pensaba en ello, peor me sentía. Casi no pude dormir, herido en mi orgullo de macho.

    Pero ella llamó, quedamos de nuevo, aquello no podía quedar así. Íbamos a tener una segunda oportunidad. Esta vez por la tarde. De nuevo la amiga en el salón (¡que echan más cosas que el Sálvame, mujer!) y nosotros corriendo a la habitación, que había que aprovechar el viento a favor, el oleaje, la marejada...

    No pasaron ni quince minutos y aunque la cosa había empezado muy bien...de nuevo la decepción...es imposible describir aquí cómo se siente uno cuando está haciendo el ridículo y encima desnudo (cualquier cosa mala que te pase si encima estás desnudo no hay Dios que lo aguante)...y encima con una chica preciosa...esta vez no iba a haber charla amistosa tumbados en la cama, me sentía demasiado abochornado. Cogí la ropa deprisa y me fui vistiendo mientras ella intentaba consolarme (lo cual es de agradecer, pero hace más patético el momento...en realidad en ese momento todo es patético, no hay quien lo pueda arreglar...), quería largarme y cuanto antes mejor. Sin embargo ella me cogía de la mano y me acompañó a la puerta (crucé el salón y gracias a mi poder telepático pude escuchar, desde la mente de la amiga: "Adiós, pichafloja")

    En la puerta ella no me soltaba. Yo intentaba escapar, miraba al suelo, ella me susurraba. Me decía que quedáramos el sábado, que iríamos a cenar y al cine, que luego me quedara a dormir con ella. Yo apenas escuchaba. Sólo quería largarme, corriendo ("un caballero nunca corre") y huir de la pesadilla. Cuando por fin me soltó y me besó la mejilla yo aseguré que quedaríamos el sábado (mentira podrida) y me largué. Casi corriendo. Aquella vez no hice caso a Sting.

    Muchas veces me he arrepentido de no ir el sábado a buscarla. De negarme a una cita por compasión (¿o no lo era?) pero hubiera sido insoportable. No sé cual será el equivalente femenino a una cosa así. Yo sólo sé que no podía quedar en ridículo por tercera vez, que ya fue muy duro la segunda, que además ahora habría una presión enorme...Ella se portó fenomenal, no sé si por pena o porque era así de dulce de verdad. Debí haber vuelto con ella, haberlo intentado de nuevo, no me refiero al sexo sino a simplemente estar con ella...Pero se esperaba sexo de mí, una exhibición (pensaba yo).

    Supongo que ésa era la clave. El problema. Que todo estaba planeado, que se esperaba algo de mí. Y las cosas así no funcionaban. Tenía que ser todo más espontáneo. No sé. Le di muchas vueltas al asunto. ¿Por qué? Ninguna respuesta me contentaba, ni las que me justificaban ni las que me daban miedo.

    Todas las teorías, todos los comentarios políticamente correctos en torno al asunto ("eso no tiene importancia", "le pasa a cualquiera") no me servían. Me sentía herido, avergonzado, con la autoestima por los suelos. Entonces llamé a Rosa, se lo conté. Y ella, que siempre ha sido tan eficaz conmigo me dijo: "Tu problema es que necesitas estar enamorado". Y no sé si aquello era cierto o no. Pero me dejó más tranquilo. No sirvo para semental. No sirvo para el aquí te pillo aquí te mato. Al menos no a cierta edad.

    Dejé de buscar una chica en plan kamikaze, dejé de arriesgarme tontamente, dejé en barbecho reconstruir mi vida sentimental. De nada servía forzar las cosas. Ni siquiera una belleza centroamericana. Tenía que buscar una amiga, charlar con ella, conocernos...solo así funcionarían las cosas. Un clavo no saca a otro clavo. Supongo que eso es lo que aprendí...aquella vez.
  • aguaclaraaguaclara Pedro Abad s.XII
    editado julio 2014
    Bien, Carlos, cumplo con lo prometido y ahora que tengo unos minutos me he parado a leer tu nueva confesión.
    Decirte que coincido en tus gustos a lo que a Sting se refiere. Aunque prefiero ellas bailan solas (es mi canción favorita de este artistazo).
    Comprendo cómo te sentiste en esta ocasión, con una chica 10 a tu lado y sin poder cumplir. Y sí, en las mujeres hay algo parecido a eso. Al menos si tu amante es de los que se preocupan de cuando disfrutas tú también. Más de una he vivido en la que he dejado al macho ibérico decepcionado por que no he llegado al clímax como a él le habría gustado. Y, como no sé fingir (ni tampoco quiero hacerlo) ni me gusta mentir en estas cosas, cuando llega el momento de contestar al "¿te ha gustado?" he respondido que sí, pero no lo suficiente para quedar satisfecha (soy así de diplomática).
    Si es que esto del sexo no es una ciencia exacta (si no, otro gallo, nos cantaría).
    Y, aunque me meta donde no me llaman, yo hubiera quedado de nuevo con ella. Como no quisiste arriesgarte otra vez a la humillación que supuso tu fracaso, te quedaste con la duda de si hubiera funcionado, ya que a la tercera va la vencida (o a la cuarta, o a la quinta, ¿qué más da?). Y aunque fallaras esas dos veces, al menos te alegraste la vista con un joven y hermoso cuerpo. (Y ahora parezco Encarna, la del programa de radio que escuchaba mi madre hace un siglo, dando consejos (¿qué sabré yo?).
    Y debo decir que me sorprendes, es difícil que un hombre confiese un gatillazo en público (me pregunto si hay algún escritor que lo haya confesado en alguna de sus obras). Me ha entrado curiosidad por saberlo, lo buscaré.
    Hasta la próxima confesión, Carlos.
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    aguaclara escribió : »
    Bien, Carlos, cumplo con lo prometido y ahora que tengo unos minutos me he parado a leer tu nueva confesión.
    Decirte que coincido en tus gustos a lo que a Sting se refiere. Aunque prefiero ellas bailan solas (es mi canción favorita de este artistazo).
    Comprendo cómo te sentiste en esta ocasión, con una chica 10 a tu lado y sin poder cumplir. Y sí, en las mujeres hay algo parecido a eso. Al menos si tu amante es de los que se preocupan de cuando disfrutas tú también. Más de una he vivido en la que he dejado al macho ibérico decepcionado por que no he llegado al clímax como a él le habría gustado. Y, como no sé fingir (ni tampoco quiero hacerlo) ni me gusta mentir en estas cosas, cuando llega el momento de contestar al "¿te ha gustado?" he respondido que sí, pero no lo suficiente para quedar satisfecha (soy así de diplomática).
    Si es que esto del sexo no es una ciencia exacta (si no, otro gallo, nos cantaría).
    Y, aunque me meta donde no me llaman, yo hubiera quedado de nuevo con ella. Como no quisiste arriesgarte otra vez a la humillación que supuso tu fracaso, te quedaste con la duda de si hubiera funcionado, ya que a la tercera va la vencida (o a la cuarta, o a la quinta, ¿qué más da?). Y aunque fallaras esas dos veces, al menos te alegraste la vista con un joven y hermoso cuerpo. (Y ahora parezco Encarna, la del programa de radio que escuchaba mi madre hace un siglo, dando consejos (¿qué sabré yo?).
    Y debo decir que me sorprendes, es difícil que un hombre confiese un gatillazo en público (me pregunto si hay algún escritor que lo haya confesado en alguna de sus obras). Me ha entrado curiosidad por saberlo, lo buscaré.
    Hasta la próxima confesión, Carlos.

    Muchas gracias, Carmen, bueno, esta es una de esas confesiones que no tenía pensado hacer, como la mayoria al fin y al cabo. Lo que pasa es que a la hora de escribir acabo pensando ¿Escribo alguna trivialidad divertida o me arriesgo a contar algo que tenga alguna trascendencia de verdad? Al final este experimento creo que también es para arriesgarse, pero bueno, tampoco es tanto riesgo escribir en un PC mientras nadie te mira. Tampoco debería ser un riesgo ser sincero. Bastante me costó serlo, aprenderlo, para ahora reprimirme con lo que quiero escribir. Aunque puedo pecar de exhibicionista o de ego inflamado me encanta que lo hayas interpretado así, de la forma que me comentas. Yo tampoco he leído sobre este tema en ningún libro. Razón de más para escribir algo que pueda ser un poquito novedoso.

    Además, creo que al menos para mí la escritura es una terapia, una forma de intentar mejorar. De ser mejor persona. Espero tener éxito.

    Y si, tienes toda la razón, debí haber ido con ella de nuevo. Pero es que a veces los hombres somos muy torpes. Nos hace falta una buena mujer que nos lleve por el buen camino. Si no estamos perdidos.:D

    Pd: vaya, así que te encanta Sting. En la versión en castellano de Ellas Bailan Solas (la del disco "Nada Como El Sol") hay un verso que me impactó, que es cuando habla de la madre de Pinochet y dice: "Imagino a su madre, bailando siempre en soledad". Creo que ha sido la más dura crítica verbal a Pinochet!:eek:
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Y bueno, ya es hora de acabar con las Confesiones, y eso necesitaba un colofón, algo especial, un regalo para los lectores tan pacientes y amables...:D


    EL CORTOMETRAJE DEL AMOR

    San Valentín de 2007: le regalo a mi Rosa un libro de poemas de Alfonso Cabello Jiménez con autógrafo y dedicatoria del propio poeta (trabajito me costó encontrarlo...), ella a mí me regala una cámara de vídeo digital. Ni corto ni perezoso empiezo a darle vueltas a la cabeza para sorprender a Rosa con algún regalo especial y original. A estas alturas ya nos hemos regalado algo así como trescientos millones de cosas (desde chucherias tontas de la tienda de los chinos, hasta joyitas caras) así que, ¿que le puedo regalar esta vez para sorprenderla?

    Cuando uno está enamorado hace muchas tonterías, parece haber desaparecido el sentido del ridículo. ¿En qué estaría pensando cuando se me ocurrió lo que al final se me ocurrió? Esta vez una imagen (en movimiento) vale más que mil palabras. Vais a poder ver (como la prueba de un delito) la tontería más grande que hice por Amor. En fin, qué importa que me muera de la vergüenza, que importa que entonces cogiera unos kilos de más por culpa de esa excelente cocinera que es mi Rosa, qué importa que mis colegas se rieran de mí, qué importa que encima ella lo colgara en el YOUTUBE porque según su inexperto criterio era una obra de arte...Ay, el Amor, que tonto y que delicioso es. En fin, a disfrutarlo, queridos lectores, os lo habéis ganado. Si, en Marzo de 2007 escribí, monté, dirigí y protagonicé un cortometraje romántico. Por favor, no seáis crueles y reíros en voz baja...muy baja...

  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado julio 2014
    Hola CarlosSerrano,
    ayer pasé a leer un relato por este lugarcito... y me encontré leyendo un libro por capítulos de las aventuras y desventuras de un enamorado perpetuo :D
    Acabé leyendo todos, no de un tirón, a ratitos... eso me salvó de caer en un estado de sonrisa permanente :p

    Muy divertidos, livianos, se leen sin hacerse pesados, y pensando al terminar uno qué es lo que te pasará en el siguiente capítulo... a peor no puede ir ¿o sí? :D creo que sí, después de ver el vídeo :eek: jejejje

    Seguiré pendiente de las confesiones que compartes :rolleyes:

    Gracias y Sonrisas
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    estrofa escribió : »
    Hola CarlosSerrano,
    ayer pasé a leer un relato por este lugarcito... y me encontré leyendo un libro por capítulos de las aventuras y desventuras de un enamorado perpetuo :D
    Acabé leyendo todos, no de un tirón, a ratitos... eso me salvó de caer en un estado de sonrisa permanente :p

    Muy divertidos, livianos, se leen sin hacerse pesados, y pensando al terminar uno qué es lo que te pasará en el siguiente capítulo... a peor no puede ir ¿o sí? :D creo que sí, después de ver el vídeo :eek: jejejje

    Seguiré pendiente de las confesiones que compartes :rolleyes:

    Gracias y Sonrisas

    Gracias a ti, me ha gustado mucho verte por mis confesiones, yo admiro tus poemas, siempre ando pendiente. Pero creo que no habrá más confesiones...aunque claro, nunca podemos decir nunca jamás. Quién sabe.:rolleyes:

    Me alegro de haberte hecho sentir de esa manera, es lo que pretendo de alguna manera aquí.:o
  • FrancescaFrancesca Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Eres un valiente Carlos.
    Bueno, ya puedo ponerte cara cuando leo tus textos. Aunque tu cara no me case demasiado con tu nueva voz, la de Clara.


    Me alegra que hayas comenzado un nuevo hilo. "P'allá " me voy.
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    CarlosSerrano escribió : »
    no seáis crueles y reíros en voz baja...muy baja...

    Yo me he descojonado, pero tuve la prudencia de desconectar el micro para que no se escuchase aquí en el foro.

    Bueno Carlos. Verás que soy nuevo aquí pero ya llevo un par de semanas leyendo cosas, una de ellas este gran confesionario. Tengo algún año más que tú pero un pasado sexual mucho menos variado, por desgracia. Pero no me cuesta ningún trabajo imaginar algunas situaciones, tópicos e ideas que reflejas en los textos. Sólo tengo que recordarlos. ¡Cómo eran las cosas hace 30 años!

    Saludos
  • aguaclaraaguaclara Pedro Abad s.XII
    editado julio 2014
    Pues yo no he tenido ganas de reírme en ningún momento. Será que soy una romántica empedernida y me encantaría que alguien me añorara de esa manera y me hiciera un regalo como éste. Pero no todos los hombres son tan valientes ni capaces de hablar de sentimientos.
    Lo único que no entiendo, Carlos, es lo del agua del váter en la presentación, supongo que por que por ahí se fue la historia de amor, por el váter, aunque yo prefiero que se la lleve un río hacia el mar.
    Para que no te avergüences de este vídeo, te diré que he escrito muchas veces poemas de amor, pésimos, muy malos, algunos escritos en catalán y otros en castellano (pero la diferencia de idioma no hace que sean mejores, son definitivamente malos). Y una vez regalé una recopilación de todas esas poesías. A pesar de todo fue un regalo original (doy gracias que no le diera a él por publicarlo por que creo que me moriría de la vergüenza).
    Pues ahora que has acabado con tus confesiones, espero que nos sigas deleitando con otro tipo de relatos.
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Pues yo me he descojonado (perdón) precisamente por lo del váter. Después, el vídeo está cojonudo.

    A lo mejor es una imagen con un mensaje subliminal, algo muy gráfico, sobre todo para un hombre.
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    aguaclara escribió : »
    Pues yo no he tenido ganas de reírme en ningún momento. Será que soy una romántica empedernida y me encantaría que alguien me añorara de esa manera y me hiciera un regalo como éste. Pero no todos los hombres son tan valientes ni capaces de hablar de sentimientos.
    Lo único que no entiendo, Carlos, es lo del agua del váter en la presentación, supongo que por que por ahí se fue la historia de amor, por el váter, aunque yo prefiero que se la lleve un río hacia el mar.
    Para que no te avergüences de este vídeo, te diré que he escrito muchas veces poemas de amor, pésimos, muy malos, algunos escritos en catalán y otros en castellano (pero la diferencia de idioma no hace que sean mejores, son definitivamente malos). Y una vez regalé una recopilación de todas esas poesías. A pesar de todo fue un regalo original (doy gracias que no le diera a él por publicarlo por que creo que me moriría de la vergüenza).
    Pues ahora que has acabado con tus confesiones, espero que nos sigas deleitando con otro tipo de relatos.

    Cuando hablas del río hacia el mar es inevitable acordarme de la canción de Sting "Todo este tiempo/ el río fluyendo/ hasta finalizar/ en el mar..." (All this time, the river flowed, endlessly to the sea). La verdad es que tu interpretación del plano del váter me encanta, podría decir que en eso estaba pensando al filmarla pero mentiría. Tu metáfora vale mucho la pena pero en realidad se trataba de una broma privada entre Rosa y yo.:D Y no voy a explicarla.:D Pero bueno, igual inconscientemente estaba pensando lo mismo que tú.:rolleyes: Eso sería bonito...

    En el corto, en la escena nocturna utilicé una canción de Sting poco conocida, en realidad es una versión del Strange Fruit de Billie Holliday, me encanta cuando Sting se pone jazzy.:rolleyes:

    Me hace gracia lo de las poesías, porque en los últimos días he puesto un par de esos poemas que escribí hace muchos años y que son muy malos, dedicados a una novia que tuve con la que planeaba casarme y hasta tener hijos:eek:, que pena que luego no salieran bien las cosas:(-( Pero bueno los poemas que escribí son malos pero me encantan, me recuerdan a viejos sentimientos muy muy tiernos...

    Una vez un amigo de Barcelona me presentó a una chica catalana que a mi me gustaba mucho de haberla visto por ahí. Se llamaba Eva, una rubita siempre vestida de negro, me daba mucho morbo. Fue muy simpática. Al despedirse me dijo "petonets", yo le pregunté a mi amigo que qué significaba eso y cuando me lo dijo me quedé anonadado.:rolleyes: Y es que aunque dí catalán en Menorca los dos años que estuve allí de niño apenas recuerdo nada.:(-(

    La historia del corto se refería a Laura, una chica muy especial que conocí (las cartas son las suyas, tenía mucho arte para esas cosas) pero se largó con un chico que tocaba la guitarra en una banda (yo no podía competir con eso, claro, imagínate el chaval se la llevaba al parque y le tocaba la guitarra y no sé si más cosas...en fin, asco de artistas):D

    De hecho en el corto metí cosas de todas mis novias. El conejito de peluche me lo regaló mi primera novia, dormía ella con él. Federica la rana me lo regaló la segunda. Nunca quiero tirar nada, ojú.:rolleyes:

    Muchas gracias, Carmen.:rolleyes2:
    Francesca escribió : »
    Eres un valiente Carlos.
    Bueno, ya puedo ponerte cara cuando leo tus textos. Aunque tu cara no me case demasiado con tu nueva voz, la de Clara.


    Me alegra que hayas comenzado un nuevo hilo. "P'allá " me voy.

    Es que si tuviera cara de llamarme Clara, mal andaríamos!:D

    Valiente no, mu tonto.:D
    Dr Fictizio escribió : »
    Yo me he descojonado, pero tuve la prudencia de desconectar el micro para que no se escuchase aquí en el foro.

    Bueno Carlos. Verás que soy nuevo aquí pero ya llevo un par de semanas leyendo cosas, una de ellas este gran confesionario. Tengo algún año más que tú pero un pasado sexual mucho menos variado, por desgracia. Pero no me cuesta ningún trabajo imaginar algunas situaciones, tópicos e ideas que reflejas en los textos. Sólo tengo que recordarlos. ¡Cómo eran las cosas hace 30 años!

    Saludos

    Mis colegas si que se descojonaron, así que no te preocupes.:D

    Pues no creía que yo tenía un pasado sexual tan variado. De hecho siempre me estoy quejando del poco sexo variado. Es decir, no me puedo quejar porque he disfrutado mucho con quien me ha querido. Pero ya puestos, no hubiera estado mal tener 100 o 200 chicas más en la lista de ex-amantes.:rolleyes:
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    CarlosSerrano escribió : »
    ya puestos, no hubiera estado mal tener 100 o 200 chicas más en la lista de ex-amantes.:rolleyes:

    Carlos, ¿y cómo crees que suenan esos números en el oído interno de alguien que no ha estado más que con una mujer, y que llegó virgen al matrimonio a sus 23 años, en un tiempo en que tal hazaña ya era algo excepcional?

    y no fue porque tuviera esa vocación. Es que prácticamente no tuve oportunidades. Y creo que os descojonaríais si os contase qué me dijo hace un par de meses una antigua compañera del instituto, sobre por qué ninguna había salido conmigo.
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Dr Fictizio escribió : »
    que llegó virgen al matrimonio a sus 23 años

    Oye, disimulad un poco, que se escuchan aquí vuestras carcajadas. :mad:
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Dr Fictizio escribió : »
    Carlos, ¿y cómo crees que suenan esos números en el oído interno de alguien que no ha estado más que con una mujer, y que llegó virgen al matrimonio a sus 23 años, en un tiempo en que tal hazaña ya era algo excepcional?

    y no fue porque tuviera esa vocación. Es que prácticamente no tuve oportunidades. Y creo que os descojonaríais si os contase qué me dijo hace un par de meses una antigua compañera del instituto, sobre por qué ninguna había salido conmigo.


    Hombre, yo cambiaría todas mis experiencias por haber tenido a una chica a quien amar y que me amara toda la vida. A mí me hubiera encantado casarme con mi primer amor, llegar virgen al Matrimonio...puede sonar muy anticuado todo eso, pero si se trata de la mujer de tu vida a mí eso me parece bonito. ¿De qué sirven 100 chicas en la cama cuando solo puedes tener una en el corazón? Yo daría muchas cosas por una sola chica. De hecho yo nací para una sola mujer, pena que ellas no pensaran lo mismo.:D No veas lo mal que me ha sentado en mi vida que la primera chica no fuera la definitiva. Fue un desengaño brutal. Igual mi problema es ese, el querer que todo dure eternamente.:rolleyes:

    Si aun sigues con esa chica yo te envidio, tio.:eek:
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Dr Fictizio escribió : »
    Oye, disimulad un poco, que se escuchan aquí vuestras carcajadas. :mad:

    Te vas a reír si te digo que hoy he sacado un libro de la biblioteca pública por la chica de la portada, es este:

    Patrick+Modiano+-+03.gif

    La foto es preciosa, que aire bohemio el de la chica...:rolleyes:
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Me has alegrado la mañana. La verdad es que he tenido mucha suerte, a estas alturas seguir igual de enamorado (aunque quizá menos ansioso) y no haber tenido ningún problema con mi pareja. No la merezco (y los demás aún la merecen menos, así que a joderse). Dejaré de quejarme de haber tenido una vida sexual tan escueta, solamente permitir que mis neuronas de la ingle provoquen de vez en cuando algún que otro sueño erótico.

    El que puso esa foto en la portada del libro, sabía lo que hacía. A muchos nos pone más ver esa mirada al escribir que una cuarta más de carne a la vista.

    Saludos
  • evilaroevilaro Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado julio 2014
    Carlos:

    Ahora la poesía tiene cara, tiene voz y sentimiento.

    Me inclino.

    Emilio
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    evilaro escribió : »
    Carlos:

    Ahora la poesía tiene cara, tiene voz y sentimiento.

    Me inclino.

    Emilio

    Eres muy amable, Emilio. Muchas gracias.;)
    Dr Fictizio escribió : »
    Me has alegrado la mañana. La verdad es que he tenido mucha suerte, a estas alturas seguir igual de enamorado (aunque quizá menos ansioso) y no haber tenido ningún problema con mi pareja. No la merezco (y los demás aún la merecen menos, así que a joderse). Dejaré de quejarme de haber tenido una vida sexual tan escueta, solamente permitir que mis neuronas de la ingle provoquen de vez en cuando algún que otro sueño erótico.

    El que puso esa foto en la portada del libro, sabía lo que hacía. A muchos nos pone más ver esa mirada al escribir que una cuarta más de carne a la vista.

    Saludos

    Si algún día te quejas del amor, con lo solitos que estamos algunos, te vas a enterar.:D

    Veo que lo has pillado. Hay chicas que con un gesto o una mirada son más sexys que enseñando carnaza.:rolleyes:
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Por cierto, como si las confesiones fuera un DVD aquí os traigo una llamemosle "Escena Eliminada", se trata del inicio de una Confesión que nunca pude terminar...¿Los motivos? Que no me parecía lo bastante interesante.:rolleyes: Aquí os dejo lo que quedó de aquel intento:

    MI PRIMERA COMUNIÓN

    Cuando yo creía en Dios (o sea, Jesucristo para mí) le pedía cosas sencillas. Casi siempre en el amanecer de un Lunes, cuando no había estudiado para un examen o no había terminado de hacer algún trabajo que había que entregar. Entonces rezaba, le pedía que el profesor de turno se pusiera enfermo o que cayera un diluvio y no hubiera cole. Nunca me escuchó. Así que dejé de creer en Jesucristo. Es de una lógica aplastante ¿no? Para qué voy a creer en algo que no me resulta nada práctico. Ya era yo Neoliberal sin saberlo.

    Pero en realidad lo que era es un pecador, de la carne además. Recuerdo el trauma de la Primera Comunión. Bueno, por un lado molaba un huevo eso de ir vestido de almirante y pasearme por la calle de uniforme. Que orgulloso estaba de mí mismo aquel día. Pero por otro lado, tomar la Primera Comunión era empezar a ser bueno de verdad, a no pecar. No, no podíamos pecar a partir de ese momento. Y no es que estuviera planeando un robo o un asesinato, pero pensaba que no poder tocarme más en ese sitio masculino que se hizo para tratarse con delicadeza era algo peor que el infierno. Si, parece que ahora Dios estaba de verdad en todos lados, que me observaba a ver qué hacía este nuevo cristiano que ha prometido mantenerse puro. ¿Por qué a un niño le imponen obligaciones tan severas? Es injusto. Y además Dios ni me hace caso en lo de los exámenes que voy suspendiendo vilmente. O sea, que ni me salva de los trabajos escolares, ni de los exámenes y encima ¿no me puedo dar placer? Pero ¡en qué clase de vida me había metido!

    Así que cuando un día pequé, ya me vi en el Infierno y entonces que más da, de perdidos al río, así que venga a pecar, hala, toma, dale. Además que todo el mundo pecaba, anda que no, como en aquel escándalo del colegio de Santa Catalina de Siena, colegio de niñas y monjas, y nadie se le ocurrió mejor idea que irse, las niñas de 8º de EGB, de campamentos de fin de curso junto con los chavales de otro colegio, pero de curas. ¿Resultado? Media docena de niñas regresaron preñadas. A ver quién paga ahora los biberones.
  • Dr FictizioDr Fictizio Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Te superas, tío. Mucho me hubiera gustado ser tu compa del colegio. La íbamos a liar parda.
  • aguaclaraaguaclara Pedro Abad s.XII
    editado julio 2014
    Yo creo que la palabra pecado la inventaron las monjas y los curas para liberarse de la culpa que les producía hacerlo ellos a escondidas. Aun recuerdo las miradas que le dedicaba una monja de mi colegio (sí, fui a colegio de monjas) al cura cuando venía a darnos la misa, y lo exaltada que entonaba el mea culpa cuando éste cura se iba.
    Pido perdón para las personas religiosas que lean esto (cualquier parecido con la realidad, es sólo realidad).
    Conclusión: Pequemos , que para eso nos hizo Dios imperfectos (si es que existe un Dios, claro).
  • CarlosSerranoCarlosSerrano Fernando de Rojas s.XV
    editado julio 2014
    Yo solo sé que las niñas de Santa Catalina de Siena se hicieron muy populares, allí íbamos a ligar, con esa fama que se echaron...:rolleyes::D
  • SuinaSuina Garcilaso de la Vega XVI
    editado octubre 2014
    He leído hasta la vagina de Maria del Mar, y estoy pasándomelo genial contigo. Ya te diré...

    Gracias por estos ratitos Carlos.
  • SuinaSuina Garcilaso de la Vega XVI
    editado octubre 2014
    CONFESIONES DE UN ESCRITOR DE39 AÑOS



    Inteligencia, humor fresco sin pretensiones de serlo, deshumor, ( de falta de humos por fortuna, tampoco soy fumadora, no soporto los bocasceniceros) referencias de los pies de lotos de Lolita, ironía elevada su máxima potencia, agilidad…vamos, que me he comido el texto y desde ya me declaro tu más ferviente admiradora. Con esto me has conquistado, que lo sepas (literariamente hablando, tampoco te vaya a hacer ilusiones ehhh?).

    Lo más fresco además de irreverente ( me encanta) :En el folleto encuentro un cupón para enviarlo y solicitar que un Testigo de Jehová venga a mi casa a hablarme de la biblia. Y estoy a punto de enviarlo y pedir que me manden a estas dos muchachas para recitar juntos el Cantar de los Cantares. O al menos que venga a mi casa, se descalcen y me dejen pintarles las uñas de lospies.

    Y esto: Menos mal que me quedan los libros. Leer y escribir, pensar, reflexionar. Y soñar,claro.


    Y esto: bueno…mejoro dejo, que si no remarco el texto entero.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com