El hombre con útero

Carolina sanchez carrizoCarolina sanchez carrizo Pedro Abad s.XII
editado febrero 2012 en Narrativa
El hombre con útero
Era joven, con un buen trabajo y treinta y ocho años de vida gastados la mitad de ellos en mujeres en varios sentidos como el económico y el desgaste corporal.
Había adquirido un departamento sólo para sus encuentros breves y sin compromisos…y sin piedad para aquellas que sí se ilusionaban con su amor y él despedía de su vida después de una o dos noches de “ amor”.
Se sintió mal un día… Pensó que era de beber mucho alcohol todas las noches de la última semana.
Mas no era su estómago…Dios se había apiadado de él y la ecografía fue la clara imposición de un útero cuya forma de pera clarita dejó boquiabierto y asustado al médico.
Entonces, ante sus irresistibles encuentros con mujeres quedó embarazado mas los bebés morían por falta de orificio para nacer.
Ese fue su castigo al vividor, pero vividor despiadado…palpar la vida y la muerte…palpar el tesoro de la mujer hasta el punto de desear ser de ese género…Pero esa fortuna eran para sus víctimas a las que pasó a evidiar porque todos tenemos el amor dormido en algún lugar.


Carolina Beatriz Sánchez Carrizo. Obra registrada en Dirección Nacional de Derechos de Autor, Buenos Aires. 2011.

Comentarios

  • JenofonteJenofonte Fernando de Rojas s.XV
    editado febrero 2012
    Interesante el cuento pero me queda la duda en que si Dios se apiadó de él ¿por qué le envió el castigo de convertirlo en hermafrodita? (además que su problema era de fácil solución con una cesárea).
  • Carolina sanchez carrizoCarolina sanchez carrizo Pedro Abad s.XII
    editado febrero 2012
    "Palpar LA VIDA y la muerte". Se apiadó de él cuando palpaba la vida. En un sentido le hizo sentir la dicha del embarazo para las mujeres, y en otro, la frustración de abortar. Esto se debe a que no entendemos cómo obra Dios con sus contradicciones ya sabidas.
    Lo de la cesárea: jajaja.. sinceramente se me escapó el detalle... no lo tuve en cuenta, como mi madre tuvo a sus cuatro hijas de parto natural jaja...Gracias por leer con atención. Un saludo cordial desde Buenos Aires.
    Carolina
  • JenofonteJenofonte Fernando de Rojas s.XV
    editado febrero 2012
    Carolina, se te escapó también un detalle no menos importante ¿dónde iban a parar los bebés muertos?
    El castigo se parece al de Sísifo, padecer todo el embarazo para nada y después, vuelta a empezar.
    ¿Podrías reescribirlo?
  • Carolina sanchez carrizoCarolina sanchez carrizo Pedro Abad s.XII
    editado febrero 2012
    Bueno, muchos detalles quedan en literatura con final abierto para que el lector le dé el que su elaboración psicológica del texto le indique de acuerdo a sus vivencias personales, lo que se llama el marco según el lingüista Tenn Van Dijk.
    Saludos y gracias.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com