Otro que cae,. y van............

rocinanterocinante Garcilaso de la Vega XVI
editado abril 2008 en Negra

OTRO QUE CAE, Y VAN………..

Desde que llegó, este se destacó del grupo de famélicos drogatas por su corpulencia y su melena rubia, parecía extranjero, pero no, era uno mas, proveniente de algún otro barrio que habia llegado hasta allí, como lo habían echo los asiduos, guiado por el señuelo, y el viaje fácil a los paraísos artificiales .

No era raro, ni pasaban muchas semanas que en el grupo no hubiera alguna baja, y aunque llegaban “tocados” al sitio del parque, de allí no se marchaban, pues entre otras muchas “ventajas”, la principal era porque tenían al “camello” cerca y con este asegurada la dosis, la provisión del adictivo veneno .

Este chaval, era buena persona, buen tío, de buena y honrada familia, pues en la pocas ocasiones en que hablé con el me demostró unos buenos sentimientos y una sobrada cultura. Por eso, al verlo en aquel estado de abandono, se hacia casi de conciencia intentar apartarlo de las drogas o si acaso, de aquel grupo de zombis tambaleantes sin futuro y sin esperanzas de vida, pero si su madre, una anciana callada y triste que aparecía cada día por el parque intentando apartarlo de allí no lo habia conseguido, poco podía hacer un extraño al que solo conocía de vista. Seguí viéndolo, observando desde lejos como cada día que pasaba se desmejoraba y se enflaquecía.

Acabo viviendo en unos de. Los coches abandonados de debajo de la utopista y un día que corría cargado con una caja de pescado que le habia robado al pescador del mercado, se cayó y se quedó tirado en el suelo como muerto. En la carretera, uno de los varios coches que tuvieron que frenar de golpe para no atropellarlo, uno le pasó por encima de las piernas, después no se supo más. Aquello no fue nada grave. pues pronto se recuperó, y parecía que aquello del accidente seria para el como una lección, como un aviso del destino para que dejara la droga, pero no, al poco tiempo se le vio de nuevo como uno mas del grupo de los desahuciados del parque. Las fuerzas recobradas en el hospital y el aparente buen aspecto, desaparecieron a los pocos días, y de nuevo se fue consumiendo, empequeñeciendo, como si algo invisible le fuera disolviendo su masa corpórea.

Esta mañana ha amanecido muerto, en el coche abandonado que le servia de improvisado dormitorio. A la policía le ha avisado otro compañero también drogata, y también destinado a un final precipitado que dormía con el. Y se lo han llevado en silencio, solo los guardias y el juez que ha levantado el cadáver le han dicho adiós con la mirada, pero en un rincón, apoyado en una de las columnas cercanas, una anciana sin fuerzas para llorar, ni para mirar, ni si acaso para mantenerse en pie, se ha quedado allí acurrucada y sin esperanzas.

Rocinante 23/04/04 Copyrg00o00…U/E…./…
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com