¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

La ciudad del desaliento

13»

Comentarios

  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2012

    El tiempo venia muriendo ante mis pasos, probablemente con anterioridad a percatarme de ello. No es que fuera visible el asunto, necesariamente fue lo contrario, la peor de las muertes, silenciosa, insípida, en trancos de siglos.
    Venia caminando de tal modo, corriendo a cada paso, con mis pies balanceándose de lado a lado; el tiempo ya perecido; lo hacia como quien pisa hojas en invierno y se sonríe al crear magia de un ser muerto que empeña su ultimo aliento en darnos una alegría (sépanlo señores el ultimo suspiro dado por la hoja (simple y llana, sin mas) considerada seca por quienes nada saben de adjetivos, es la aproximación mas sencilla a la magia ligada al invierno)).
    Cobran demasiado peso los pasos cuando descubrimos morir en ellos o tras ellos.
    El Mágico debe haber llegado a tablas con el tiempo, siempre esta igual, mejor aun, nunca esta igual, siempre mejor; entiéndanme, no es cuestión de surcos en la piel ni sabiduría compensando vejez.
    El Mágico por decirlo con simpleza no deja de ser un niño al cual le sobran respuestas y expectativas, cosas que nos da la vida, generalmente una a cambio de otra.
    No pisa hojas en invierno él, diría mas bien, levita, desplazándose sobre ellas, rozándolas apenas, cuando le pregunte de tal asunto me respondió sin mas:
    -Conozco el crujir de las hojas bajo mis pasos, no necesito repetir tal ritual para encontrar esa belleza, lo llevo tatuado ya, forma parte de la banda de sonido mas bella que tengo seteada.
    Cuando noto como lo miraba continuo
    -De esta manera además esas hojas dejan de pertenecerme y formaran parte de la sonrisa para quien en fortuna pose sus pies en ella.
    Le dije cierta vez que no le creía, seguramente tenes un motivo mas ruin (le susurre) y dijo
    -Usted niño aun no entendió como muere el tiempo, o como deja de hacerlo, en algún momento lo hará, solo resta saber si será tarde ya.


    Siempre ronda mis entrañas el Mágico, por esta y alguna que otra vez donde cruzamos palabras, él seguramente sabia que iba a ser de mi.











    .




    (el1renglondelsegundoparrafodiceloquediceaunquepocosloentiendan)
  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2012
    Z=C --> Vos sabias la respuesta aun antes de escribir la pregunta.

    Te saludo.

    (quisecitarteyresponderantesdepublicarmiescritoperoresultoquenecesitabasermoderadoelcomentario...ufffff.)
  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado junio 2012
    El ejercito de Los Sensatos nunca hizo pie en Ciudad del Desaliento, sea por las fallas que recorren toda formación militar o acaso por el cimiento movedizo propio de la misma.


    Entendieron si, la paradoja que resultaba de cruzarse con El Mágico, si uno tenia el tino de encontrarlo durante el día podía vislumbrar el crisol de mil palabras dibujando el futuro mas prominente, pero si ganaba ya la noche el cielo un simposio de epítetos inexplicables en cualquier idioma (conocido o no) quedaba expuesto en el aire, siempre preferí encontrarlo al entrar la noche, donde los últimos rayos diurnos se diluyen secamente, trastabillando contra lo que se avecina; el encontrarlo en esos momentos me permitía disfrutar de él cuando su estado se asemejaba a un trance, pasando del sublime, maravilloso y mas acertado consejo a una cacofonía entonada cual argumento irrefutable, ahí era donde uno debía jugar con la propia grandeza y completar el asunto.


    En una esquina un saxofonista ruso hacia gala de cuanto standard de jazz uno tenga en mente, la guerra fría parecía no haber hecho mella en la otrora juventud de aquel hombre, permitiendole afilar el don de nacimiento, a todas luces esto era así, de luces y su falta podía entonar mil argumentos el ciego que lo acompañaba; era este quien percibía cuan “encantado” quedaba cada espectador, su trabajo consistía en dirigirse presuroso antes que tal suceso se disipara, y firme.mente ofrecer la “gorra” donde se dibujaba la composición del guiso nocturno.


    El vértigo que generaban esas melodías era indescriptible, se acerco aquel ciego antes que se desdibujara el trance que pululaba mi ser


    -El silencio no es lo que era, hoy día cualquier puñetero pretende hacer gala de él cuando no saben aun silbar, peor aun, contaminan tantos oídos con la suntuosidad de palabrejas inoperantes hasta para la selección de Mediadores, dígame, pertenece a alguna de estas razas?
    -A los primeros los detesto propiamente y al completo, los segundos son necesarios, aunque no los necesito claro, le dije socarronamente,
    -A que pertenece entonces, como debo identificarlo?
    -Pregúntele a El Mágico, el sabrá decirle, eso si, hágalo cuando aun no cae la noche, sabe de su accionar no?
    -Claro, claro, se, ustedes son quienes no y suponen, sea por estima o necesidad el final de sus finales, los auténticos no tiene empacho en despacharlos llegado el caso. Se me hace de La Caballería de los clic de Famobil usted, dijo y me sonrió.






    Grax

    .
  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado julio 2012
    Dixie_Dreg escribió : »
    . Las almas pequeñas despiertan de sus pesadillas difrazadas de absurdos. En la ciudad del desaliento las quimeras románticas de género, tan solo son una rutina consumidora de tiempo, una fuga temporal del tedio que asfixia. Al final, todos se estrellarán en la desesperanza de sus calles, aprenderán a ignorar el hedor a vómito y heces que con la humedad resucitan, sabrán que en esta ciudad, el futuro es una apuesta perdida a priori. Quien sea que haya sobrevivido a sus laberintos, sabe que no hay escape a la paradoja de Penrose que son sus límites.
    Lady Ajostiernos escribió : »
    Lady Ajostiernos
    10 PALABRAS DE CARTÓN MOJADO:

    brújula, nostalgia, lluvia, puntillas, baraja, azúcar, baile, idea, con-sumo, CIRCO!!!!!!
    Dixie_Dreg escribió : »
    No os preocupéis que la estulticia es esférica, no tiene lado... se brinda para todos como el sol... Acuso de recibido.
    .


    No esta para musas Ciudad del Desaliento, las palabras nacen fatal(mente) y heridas, aunque guarecen sus necedades en proyecciones complacientes arropadas por nostalgias recurrentes.
    Proyectar la letra naciente al lector futuro es una necesidad, junto con una necedad, todo esto claro es una de mis “virtudes(?)...”, insensato, inverosímil, pero rodeado de un realismo mágico y delirante.
    Ni un paso atrás, vestirse con absurdos, sin romanticismos ni quimeras, aunque si, asfixiando el tiempo al fugarse recorriendo la escalera (Pen.rose), pero las obras al fin culminaran para volver a empezar, regodearse entre palabras por allá(r).


    La sangre bulle en el CIRCO, la vida traza el rumbo de brújula marcada, fiel a la ruta, linea, destino trazada, malditos payasos necesito su traje prestado, reset, la ilusión de una lluvia mojando baraja, esperando aquel ultimo baile-idea entre puntillas de letras danzantes entre ardides rasantes.
    La nostalgia es un azúcar que debemos beber en puntillas de pie, en baile donde no importen los zapatos de charol, luego con-sumo (de limón) un vodka y me escucho preguntarme donde se esconden los verdaderos artistas, quienes fusilan la comprensión renaciendo en lo primitivo, toda idea que me nace tiene el síndrome de Peter (P) juzgado por la estulticia de quienes son lo que eran.




    Todos tallamos nuestro tallo en Ciudad del Desaliento.



















    .
    (Buscandotituloaproximaspalabras)
  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado julio 2012
    Dixie_Dreg escribió : »
    el futuro es una apuesta perdida a priori



    Claro, eso hace que valga la pena apostar.








    .
  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado noviembre 2012



    .
    Sabes que hay 88 de ellas...
    No son infinitas..
    .





    Siempre lo busco a El Mágico, tiene las respuestas a las preguntas que nacerán en unos años, a mis preguntas.
    Últimamente venia abandonando las preguntas, casi a la par de la esperanza, pensé que tal asunto cicatrizaría solo, al momento de hacer a un lado unas cuantas, pues ya esta!
    Se curte uno, y luego marcha vacuo, indemne a cuanto acontezca; aun así el pellejo tira, la carne deja de tener importancia real, es el cuero mismo quien nos indica que estamos vivos, o la semejanza que puede existir entre aquello y esto.




    El Mágico tenia su semblante habitual, media sonrisa, lado izquierdo, algunos la podrían juzgar de sarcástica, de simple que resultaba hacerlo de tal modo.
    Si uno se tomaba mas de dos segundos, acaso cuatro o cinco en esa apreciación lograba “ver”, no solo nacía en sus labios esa sonrisa, el gesto también tenia relación con el brillo en sus ojos, generalmente la acompañaba con un movimiento en su mano izquierda, como desmenuzando el aire.


    Así lo encontré.
    En uno de sus monólogos, esos que me iban a dar respuestas a aquellas preguntas exiliadas, olvidadas, aun en gestación, tenia una manera de gesticular, establecía tal comunión con el ambiente, era la excepción y la regla.


    Trama de revelación


    -Usted sabe, ya lo ha dicho Noveccento los finales son necesarios, puede saberse usted infinito, acaso su arrogancia le muestre que cobija la posibilidad de mil mundos sobre la yema de sus dedos, sus tan poco proclives al esfuerzo neuronas no contemplan la posibilidad de error, o mejor aun creen en la belleza del paso siguiente, pero debe entender, su mundo es finito, el que dibuja, el que piensa, el que se le escurre cada día, caso contrario serian simples garabatos, inoperantes, carentes de significado pasado un par de horas, pero el hecho de conocer esa finitud debería permitirle abrir los ojos, soltar amarras de su arrogancia y entender que ya es hora.


    Lo mire, aunque todavía no llegaba a entender si me había oído al llegar o no, estos monólogos o trances que tenía nunca supe si eran para el, para mi, o para el que le quedara el saco.


    -Debe recordar esa finitud, no tanto suya que seria la menos importante, sino de lo logrado con esas 88 teclas o llegado el caso del puto modo en que las allá reemplazado, pero vea, esa belleza, la de las palabras, la del sonido esta dada no solo por la creación en si y todo el mágico mundo que acecha ese proceso...


    Respira, o exhala mejor dicho, dos o tres veces podría jurar, aunque no “vi” que cargara aire


    -Esa belleza esta dada por pertenecer a un tiempo, un momento determinado del tiempo, volver a ellas es recorrer un laberinto por tercera o cuarta vez, entiendame, la segunda es la necesaria, en la cual podemos apreciar la belleza en función de lo aprendido antes, es la que nos permite ver los detalles, impregnarnos de ellos, respirarlos, regocijarnos por el camino, pero luego como le decía hay que dejar crecer la hierba, la maleza...


    Respira
    -Ah se imagina si eso fuera posible en los textos, regresar luego de unos meses o años y podar, no el texto propiamente, aunque bien visto eso es posible, muchos lo hacen, corregir sus textos, o partituras, pulirlas, darle brillo al cristal, debo decirle a pesar de la contradicción que le presentare soy partidario de dejar crecer la hierba, vuelva en unos meses, regocijese, pero no deje de recordar que todas las historias tienen un desenlace.





    .
    Que hizo Starks?
    (lerecomiendoellibroyluegolapeli)

    .
  • skl117skl117 Anónimo s.XI
    editado noviembre 2012
    muy lindo tu poema, saludos
  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado noviembre 2012
    .



    Todo tiene un destino; a veces es el principio...



    .

    Desenlace
    ...





    .
  • CielitoDeMiPiezaCielitoDeMiPieza San juan de la Cruz XVI
    editado septiembre 2014
    Wooded escribió : »
    ...
    De lo que escribi en el foro este hilo es mi unico motivo de orgullo.

    .
    ..
    .
  • WoodedWooded Garcilaso de la Vega XVI
    editado octubre 2014
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado octubre 2014
    A veces, a momentos, entro en la ciudad del desaliento, y está todo muy oscuro. Crees que abriendo más los ojos aparecerán las luces, los contornos que ahora viven difuminados, perdidos. Pero no funciona, la ciudad del desaliento tiene una morada con mi nombre y un buzón donde las cartas sin leer se amontonan mirándome con cara de no entender nada. Y sus habitantes dicen que es un juego y que tienes que jugar tus cartas o echar los dados, y que con un poco de suerte te salen dos seises y quedas libre. Y los que estamos aquí soñamos con la salida, la que conduce a cielos abiertos cargados de esperanzas.

    Una bombilla asoma en la ciudad, intermitente, luciérnaga que busca un sentido antes de desaparecer.

    Unos dados son tirados.

    Y un misterio continúa.




    Gracias, Wooded, por sacar a la luz este hilo. Me lo voy a leer entero, a ratitos libres.

    No tengo la calidad literaria de Lady Ajostiernos, pero si quieres jugamos a escribir... Me ha salido algo al leer la primera página :)
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com