¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Política y literatura

POLIXENAPOLIXENA Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado agosto 2009 en Debatiendo
¿Os influye vuestra ideología política a la hora de elegir libros? A mi casi sin darme cuenta sí, por ejemplo todavía no he sido capaz de leer algo de Vargas Llosa.

Comentarios

  • mariaelenamariaelena Francisco de Quevedo s. XVII
    editado abril 2009
    Influye..sin lugar a dudas..o mejor dicho en mi..influyen los fanatismo..
    aquellos que tratan atraves de las letras de infiltrar ideas contra la humanidad..
    La palabra politica..es muy amplia.., puede abarcar lamentamente ideas radicales antieducacionales.
  • TrogloditaTroglodita Pedro Abad s.XII
    editado abril 2009
    POLIXENA escribió : »
    ¿Os influye vuestra ideología política a la hora de elegir libros? A mi casi sin darme cuenta sí, por ejemplo todavía no he sido capaz de leer algo de Vargas Llosa.

    Sin duda que influye, a mi me pasa lo mismo con Cabrera Infante.

    De todos modos me gustaria agregar, respecto a Vargas Llosa, que no siempre fué el abanderado del capitalismo que es en la actualidad. Que en su buena epoca fué de izquierdas. Y un muy buen escritor de izquierdas. Que escribió novelas excelentes como LA CASA VERDE, CONVERSACION EN LA CATEDRAL, LA TIA JULIA Y EL ESCRIBIDOR, por citar algunas.
  • roberto carlosroberto carlos Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado abril 2009
    discriminar a un autor por sus ideas politicas me parece una errada politica de seleccion literaria del lector. sino tendriamos que renunciar a leer a dostoieski y tolstoi que en los turbulentos años de la pre-revolucion rusa no estaban alineados con los insurgentes (el pueblo) , y tampoco con el poder ,claro esta . y quiza si fueramos rigurosamente consecuentes con el ideal de compromiso social que todo artista debe asumir con la realidad de su pais y del mundo deberiamos acaso privarnos de toda creacion artistica que no haya sido impulsada por un afan de reinvindicacion social ; en este caso nos veriamos presionados por nuestra propia intransigencia a abominar de casi todo el arte; porq su razon de ser (en la mayoria de los casos)no apunta a solucionar los mas terribles males de la humanidad ,sino a adormecer y distraer el espititu de ¿gente superficial? que se complace en disfrutar con tales ¿banalidades? mientras hay millones de personas en todo el mundo que se mueren de hambre , de cancer , de sida y de toda clase de plagas .
  • MalubeMalube San juan de la Cruz XVI
    editado abril 2009
    Pues yo estoy con Roberto Carlos. Un buen autor es un buen autor.
    Creo que me influiría su conducta (que no su ideología) para comprar un libro de alguien no conocido. Por ejemplo, si un asesino en serie hace sus memorias no creo que las comprara, y todo es relativo, porque si me tengo que documentar para un libro sobre el tema igual sí lo hacía.
  • ROMANTIQ70ROMANTIQ70 Pedro Abad s.XII
    editado abril 2009
    pues si el tema me atrae no infuye en mi para nada
  • mariaelenamariaelena Francisco de Quevedo s. XVII
    editado abril 2009
    Pues yo digo que no se trata de discriminacion de autores.., se trata de que puede resultar antieducativo...
    Como podemos hacer..para que la gente no sea arrastrada por textos demagogicos, incitantes de racismo y agresion??
  • MalubeMalube San juan de la Cruz XVI
    editado abril 2009
    mariaelena escribió : »
    Pues yo digo que no se trata de discriminacion de autores.., se trata de que puede resultar antieducativo...
    Como podemos hacer..para que la gente no sea arrastrada por textos demagogicos, incitantes de racismo y agresion??
    Dándoles una educación amplia con diversidad de textos y autores, y dándo una formación humana que les permita discernir el bien y el mal. Son conceptos maniqueos pero el ser humano necesita tener esos conceptos claros. Por supuesto que esas dos ideas, el bien y el mal no están exentas de ideología y de "política", pero en ellos subyacen unos valores fundamentales comunes a cualquier religión y a muchas ideologías, sobre el respeto al prójimo y a uno mismo, que son la base. Si los educas en ese terreno, podrán leer barbaridades, pero sabrán que son barbaridades.
    Pero censurar autores directamente por sus ideologías... Es lo que ocurre en las dictaduras, que se censuran los textos de los disidentes. Basados en tú argumento, se han cometido barbaridades con la cultura en muchos países, porque quien decide que autoes son "nocivos" o "antieducativos", no es un ente espiritual puro e imparcial, sino hombres cargados ideología e intereses.
  • LuremaLurema Pedro Abad s.XII
    editado abril 2009
    En estos tiempos de asepsia política, reconozco que soy un hombre ideologizado y altamente polarizado. Le doy mucha importancia a mis ideas y a las de los demás; pienso que éstas conforman nuestra conducta, para bien y/o para mal.

    Pero si algo he aprendido es que en literatura no valen clichés ni plantillas. Hay escritores valiosísimos que habitan en mis antípodas políticas que han marcado mi vida, y hay otros con los que comparto sensibilidades y afinidades de los que no puedo leer ni una línea sin sentir arcadas. Es así de sencillo.

    Un amigo mío me dijo una vez que "la verdadera literatura es aquella que es escrita por alguien que, tras emborracharse en el bar de abajo de su casa, muele a golpes a su mujer e hijos y, después, comienza a escribir mientras acaricia con el pie a su perro". Yo no creo que sea necesario cometer semejantes barbaridades para escribir un par de líneas decentes. Pero sí estoy convencido de que ambos hechos -la paliza a la familia y la creación artística - deberían ser inconexos. De esta manera, por citar el ejemplo que comentábais, si un asesino en serie publica algo que merezca la pena, lo leería. Y establecería dos juicios: el de su obra literaria y, si los conzco, el de sus actos.

    No, a la hora de elegir un libro para leer, no me condicionan las ideas politicas de su autor ni su conducta.
  • MalubeMalube San juan de la Cruz XVI
    editado abril 2009
    Ejem, Luremita d emi vida, difícil me pones el camino de la escritura ¿Se puede elegir alguien que no sea de la familia para lo de la paliza? :rolleyes:

    Pero estoy totalmente de acuerdo con tu exposición (es que como me enrollé tanto no sé si entendió)
  • mariaelenamariaelena Francisco de Quevedo s. XVII
    editado abril 2009
    y..si pues..que tienen razon..
    debiles de espiritus..los hay.., y los hubo siempre..
    Arrastrados y/o manipulados por discursos que echan culpas a algo o a alguines para explicar situaciones dificiles..
    El problema esta si la sociedad o incluso el seno pequenio de la familia es suficientemente fuerte para apuntalar ideas deformadas.
    Si la informacion general es suficientemente amplia..para elegir entre verdades o simple distorsion.

    A veces siento que la juventud ..esta demasiado sola.., que no hay una explicacion o ensenianza amplia de antiguos errores..para no caer en los mismos.
  • niranniran Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado mayo 2009
    si uno se dejara influir en la elección de un libro por las tendencias políticas manifiestas de un escritor se perdería mucho de lo mejor de la literatura... sin ir más lejos a Borges, que dijo que Videla era un caballero
    perdería irremediablemente a Homero, Hesiodo, Kipling...

    recuerdo que un reportaje al que para mi es el mayor músico parido por la Argentina, el compositor Astor Piazzola, dijo que Pinochet era un estadista...
    ¿voy a perderme la genial musica de Astor por eso? por supuesto que no
  • helderhelder Anónimo s.XI
    editado agosto 2009
    ¿De manera, Polixena, que sólo lees obras de autores que piensan lo mismo que tú? Haces bien, mujer, que uno se descuida y acaba descarriándose y contaminándose de mala manera. ¡Incluso dicen que hay gente que ha llegado a cambiar de ideas por culpa de un libro! Desde luego, hay cada caso perdido por ahí... En cualquier caso, tú sigue así, sin bajar la guardia. Que el maligno acecha en cada rincón... y en cada página.
  • OutsiderOutsider Anónimo s.XI
    editado agosto 2009
    En primer lugar creo que hay que ver hasta que punto la novela está o no ideologizada o es abierta plural. Un autor de una cierta ideología si es un buen escritor suele abrir la novela hacia personajes de muy distinta índole y, aunque muestre su mensaje, no pretende aleccionar de una manera burda. Creo que las novelas de los ya mencionados Tolstoi y Dostovieski son ejemplos de narraciones que toman en cierto sentido el enfoque ideológico de su autor pero de una forma tan abierta y con unos personajes tan humanos que sus novelas están muy alejadas del mero panfleto demagógico.

    Por otro lado, creo que leer solo autores de nuestra propia ideología o afines es funesto. Sé que cuesta y que a todos nos gusta que nos den la razón, pero leer a gente, por ejemplo, conservadora siendo de izquierdas o el acto contrario es bastante enriquecedor, no solo sometes a prueba tus convicciones sino que puedes encontrar pensamientos positivos en ciertos autores contrarios a tu forma de pensar. Por ejemplo, yo adoro a Joseph Roth y al final de su vida me parece una persona profundamente conservadora, forma de pensar que no comparto.

    Es cierto, sin embargo, que cierto tipo de literatura en ciertas personas que no sepan digerirlo puede causar cierta manipulación del pensamiento. No quiero decir que sean idiotas, sino que existen autores capciosos que pueden llevarnos a pensar lo que no es con una argumentación falaz pero convincente. Creo que son riesgos que hay que tomar y que el ejercicio de la libertad se enriquece con ello. Además, no está mal que caigamos en errores, mientras consigamos de alguna forma salir de ellos algo positivo sacaremos de ello, si no salimos es más culpa de nuestra falta de espíritu crítico que de el imbécil del autor.

    Se ha hablado aquí también de Vargas Llosa, un autor al que admiro independientemente de su trayectoria política. Sólo por haber escrito "La guerra del fin del mundo" ya es un tipo que merece la pena. Si no nos gusta politicamente no apoyemos sus iniciativas en ese ámbito y ya está, pero no me parece ningún idiota, ni sus novelas, a mi entender, pueden ser tachadas como meramente ideológicas.

    Queda dicho.
  • POLIXENAPOLIXENA Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado agosto 2009
    helder escribió : »
    ¿De manera, Polixena, que sólo lees obras de autores que piensan lo mismo que tú? Haces bien, mujer, que uno se descuida y acaba descarriándose y contaminándose de mala manera. ¡Incluso dicen que hay gente que ha llegado a cambiar de ideas por culpa de un libro! Desde luego, hay cada caso perdido por ahí... En cualquier caso, tú sigue así, sin bajar la guardia. Que el maligno acecha en cada rincón... y en cada página.

    Tu comentario es el más fácil que se podía hacer ante mi pregunta. El extremismo político acabó con parte de lo que más quiero, por lo que he aprendido a respetar a las personas y a su trabajo, pero como bien he escrito la selección la hago de forma inconsciente, porque mis heridas siguen abiertas... No has entendido nada.

    Durante este tiempo he podido leer la Fiesta del chivo y a pesar de ser un neoliberal de convicciones más que firmes en este libro se permite ir contra dichas ideas, lo cual le honra.



  • helderhelder Anónimo s.XI
    editado agosto 2009
    POLIXENA escribió : »
    Tu comentario es el más fácil que se podía hacer ante mi pregunta. El extremismo político acabó con parte de lo que más quiero, por lo que he aprendido a respetar a las personas y a su trabajo, pero como bien he escrito la selección la hago de forma inconsciente, porque mis heridas siguen abiertas... No has entendido nada.

    Pues yo me temo que lo he entendido todo. Y a la primera.
  • POLIXENAPOLIXENA Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado agosto 2009
    ¿Cuál es la posición extremista ahora? Y como yo si cambio de ideas, rectifico, no es que no hayas entendido, es que no me conoces.
  • MaxmaxMaxmax Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado agosto 2009
    Nunca, nunca, nunca, he leído o dejado de leer un libro por una tendencia manifiestamente política del autor. Leo demasiado lento, la vida es demasiado corta y son muchos los libros que desearía leer… Así que si el libro es lo suficientemente malo como para dejar entrever una sola línea de inclinación política, directamente lo cierro, sin remordimientos… Para mí el arte es puramente arte, se crea una obra, muere el autor… los autores son enérgicamente pretenciosos, narcisistas, si alguien les elogia su obra creen que se les está elogiando a ellos, y, a mi entender, estos no deberían pasar del anonimato.
    Cuando veo que algún “escritor” es galardonado y se pavonea delante del público y del político de turno, me lo imagino como al niño que anhela ver realizado su sueño de ser el superman que justo acaba de desvelar la identidad al mundo, para admiración de todos… Pero cuántos supermanes vemos hoy y de tantas índoles… !!
    Es cierto que una obra de arte es producto de una vida, y son esas vivencias las que yo pretendo hacer mías, sin manipulaciones evidentes, a través de la mano del autor que llena sus páginas de tinta inicialmente subjetiva pero que se dirigen hacia, sin saber cómo, un distanciamiento que lo deja tan fuera de sí que llega a tocar lo más hondo y existente en el ser, su esencia (para bien o para mal).
    En cuanto a las palabras de Polixena, no noto en ellas ese extremismo al que apuntas helder, de hecho las leo y las entiendo con sinceridad, no pudiendo decir lo mismo de las tuyas…
  • SteinStein Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2009
    Suscribo la opinión de Maxmax de que hay que prestar atención a la obra, no al autor. Cosa que hoy en día es difícil, con tanta información que tenemos sobre los autores. Si un autor nos resulta antipático como persona (por las cosas que dice, por los personajes a los que apoya...) es inevitable sentir una cierta prevención contra su obra. Yo hago lo posible por no dejarme influir por esos prejuicios.

    No tengo nada en contra de que haya "política" en una obra literaria. La política es algo que está en el mundo y en la vida, y no se la puede proscribir de la obra de arte. Igual que no se puede proscribir el sexo.

    Por otra parte (a no ser que tenga grandes dotes para el arte del disfraz) un escritor o escritora casi siempre deja traslucir su ideología en la obra que escribe. Lo cual tampoco me molesta. Es algo normal.

    Y así llegamos al momento de responder a la pregunta que abría este hilo. ¿Nos molesta, nos incomoda leer a gente cuya ideología no concuerda con la nuestra? A mí, no -siempre y cuando escriban bien (si escriben mal, no los soporto aunque ideológicamente sean hermanos gemelos míos). Es más, me resulta interesante ponerme en lugar de los "otros", saber cómo piensan.

    Sería el momento de dar ejemplos, pero me estoy extendiendo mucho. En otro momento los doy.
  • IriaIria Anónimo s.XI
    editado agosto 2009
    Lo que argumentan Maxmax y Stein sobre el anonimato (o la falta de él) del autor es algo que me ha dado qué pensar. No sé si os sucederá también a vosotros, pero para mí ese montón de escritores que aparecen constantemente en los medios tomando posición sobre todo tipo de asuntos (algunos de lo más estrambóticos) pierden de alguna manera credibilidad a la hora de narrar y fabular. Me explico. Tomemos, por ejemplo, el caso de Vargas Llosa: de ese hombre (con el que no dejo de estar de acuerdo en muchas cosas) conozco al detalle todos y cada uno de sus pareceres, fobias, filias, diatribas, polémicas, rectificaciones, virtudes, defectos, éxitos, fracasos, quejas y justificaciones. ¿Consecuencia? Que cuando abro una de sus novelas me resulta imposible meterme en ella, es decir, creérmela. En lugar de ver y oír a los personajes, le estoy viendo y oyendo a él, impostando la voz, tirando de los hilos de sus polichinelas y colando de rondón sus archisabidas opiniones. Tal vez no sea un problema suyo, sino mío. O quizá de los dos. Pero, por lo que mí respecta, este autor -y tantos otros del mismo jaez- ha perdido toda capacidad de hacerme morder el anzuelo de la ficción. Lo que no sé es si esto sólo me ocurre a mí. Me gustaría pensar que no soy un bicho raro, aunque hace ya tiempo que tengo serias dudas al respecto...
  • SteinStein Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2009
    Lo que está describiendo Iria es un ejemplo extremo de interferencia de la figura del autor entre el lector y su obra.

    Esta interferencia no es algo nuevo. Tradicionalmente, la enseñanza de la literatura comenzaba por el estudio de la biografía del autor. Hoy en día, esa interferencia tiende a ser cada vez mayor, ya que, por motivos publicitarios, las editoriales se esfuerzan en difundir la imagen del autor. Tenemos el ejemplo del autor político, conferenciante, articulista..., cuyo paradigma sería Vargas Llosa, y tenemos también el ejemplo del autor interactivo, con su propia página web en la que contesta las preguntas de los lectores y discute con ellos (hay numerosos casos de estos).

    ¿Hasta qué punto entorpece o distorsiona la lectura esa interferencia? Yo creo que en mayor o menor grado siempre se produce esa distorsión que describe Iria.

    Por supuesto, en aquellos autores cuya presencia personal es muy explícita en sus obras, la distorsión es menor. Por ejemplo, Saramago utiliza una voz autorial muy explícita: da opiniones, lanza aforismos, hace comentarios sobre su propia manera de escribir... En suma, está tan presente su voz en sus novelas que el hecho de que sea un personaje público y aficionado a opinar no estorba para nada la lectura de sus obras (sí que choca un poco el contraste entre la rebelión cívica que parece propugnar en Ensayo sobre la lucidez y su petición de voto para determinados candidatos en determinadas elecciones, pero eso es otro tema).

    Dickens es un ejemplo clásico de autor cuyo papel como figura pública no debía de interferir demasiado la lectura de sus obras, ya que es también un autor cuya voz domina la narración. En sus novelas está claro siempre que es él, Charles Dickens, quien habla y quien narra: da sus opiniones sobre el mundo y sobre la vida, dice -por si no nos habíamos dado cuenta- quién de entre sus personajes es buena persona o es un rufián, y opina sobre lo merecido o no de la suerte que corre cada uno.

    Entre el pre-moderno Dickens, que sigue todas las convenciones de la novela clásica, y el pos-moderno Saramago, que se burla de todas ellas, el moderno Vargas Llosa es, evidentemente, aquel cuya obra se ve más afectada por esa pluralidad de roles de calderero, sastre, soldado y espía que se ha obstinado en desempeñar (también hay que señalar que ese pluriempleo no ha tenido buenos efectos en la calidad de su producción literaria, pero esto también es otra historia).
  • roberto carlosroberto carlos Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado agosto 2009
    aquello de que si el protagonismo de vargas llosa, fuera de las canchas de la literatura , le ha restado credibilidad a la hora de narrar o fabular creo que es algo que tendria que decidirlo cada lector en particular .me parece que es cuestion de tratrar de deslindar su faceta de escritor con la de lider de opinion que algunos se afanan en achacarsela .dejando de lado la calidad de su arte (que puede ser discutible o no) ,y lo polemico o no de sus intervenciones fuera del ambito de su oficio , nadie puede poner en tela de jucio su credibilidad como persona ,que le confiere una autoridad moral que incluso va mas alla de su fama como literato .podra estar equivocado en mucho de lo que dice , pero que no quepan dudas que aquello que dice ,nace de sus mas firmes convicciones . y cuando existe la certeza de la probidad de un intelectual ,que encima escribe bien ,escucharlo o leerlo , no supone una obligacion ,sino todo lo contrario .

    es cierto que las ultimas novelas de vargas llosa no me han gustado . no por lo de las interferencias , pues cuando las leia , ni siquiera pensaba en ellas . quien sabe si cuando me anime a releer sus mejores libros (conversacion en la catedral , la guerra del fin del mundo , la tia julia )me tome el trabajo de pescar ,de manera concienzuda ,el caracter y la personalidad de vargas llosa en sus personajes.pero recuerdo que zavalita (protagonista de conversacion en la catedral)tiene mucho de vargas llosa ,y que el personaje principal de la tia julia y el escribidor (varguitas)practicamente es el . es que son novelas casi autobiograficas .por lo que no deberia sorprendernos que esos alter egos tengan cierta similitud fisica y retorica con el vargas llosa real .la guerra de fin del mundo ,quiza ,por estar ambientada fuera de la orbita espacial y temporal de vargas llosa, y por la gran cantidad de personajes con los que cuenta ,hace mas dificil rastrear el caracter de su autor en alguno de esos personajes .

    pero la obra donde confluyen el vargas llosa escritor , el vargas llosa defensor y patrocinador de las mas extremas formas de capitalismo ,y el vargas llosa visionario , es su autobiografia: "el pez en el agua" .en esa obra denuncia la corrupcion y la catadura moral del presidente y sus huestes en el gobierno .nadie le creia .pensaban que hablaba por la herida .que era un envidioso .que simplemente no aceptaba con hidalguia su derrota en las elecciones presidenciales .se le llamo traidor , apatrida .se le despojo de la nacionalidad ...pero ya ven, el tiempo le dio la razon .
  • SteinStein Pedro Abad s.XII
    editado agosto 2009
    Un punto muy interesante el que toca Roberto Carlos. Yo hablaba en mi post de cómo la voz del autor aparece con más o menos intensidad en el narrador de unas u otras novelas (mucho en Saramago y Dickens, poco en Vargas Llosa). Roberto Carlos habla de cómo el autor aparece como personaje. En el caso de Vargas Llosa, tenemos en La ciudad y los perros el personaje de Alberto, el Poeta, basado en el propio Vargas y en su experiencia en el colegio militar; y tenemos, como cita R.C., a Santiago, Zavalita, en Conversación en La Catedral. En el caso de Dickens, el protagonista de David Copperfield está basado en el propio Dickens. En el caso de Saramago, su primera novela de madurez, Manual de pintura y caligrafía, tiene un protagonista que parece basado en el autor.

    Cito estos ejemplos por mencionar a los tres autores de los que hablé antes y todos recordamos bastantes casos más. No es que todas las novelas tengan que ser autobiográficas, pero es bastante normal que un escritor meta algo de su vida en sus novelas (si se para uno a pensar, lo raro sería que no lo metiera).

    Hay una frase de Coetzee que me viene a la memoria -voy a la estantería a coger el libro y darla exacta:

    "La separación entre pensador y pensamiento, creador y criatura, es una ficción de la ficción, una de las reglas internas con las que se juega el juego de la novela." (The Comedy of Point of View in Beckett's Murphy -1970).

    Efectivamente, el autor y la obra están unidos. Separarlos es una ficción. Pero es una ficción necesaria.
  • helderhelder Anónimo s.XI
    editado agosto 2009
    Disculpadme. No tenía intención de enviar ningún mensaje. He tratado de editar uno anterior y he acabado haciéndome un lío. Pensaréis que soy rematadamente torpe... Y me temo que tendréis razón. Lo siento.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com