¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Tremendamente infeliz

JoséJosé Gonzalo de Berceo s.XIII
editado noviembre 2008 en Conozcámonos
Hoy me he levantado con ganas de criticar a todos y a todo. No soy lo suficientemente inteligente, ni lo suficientemente valiente como para darme cuenta de que en esta vida no represento ni la millonésima parte de una minuscula partícula de indiferencia a los ojos de la vulgaridad. Utilizo palabras que no entiendo y me creo en la certeza de que no me equivoco. Pero, ¿realmente pienso en mí cuando lloro enfrente de esa noticia que me arranca las ganas de ser esa partícula indiferente a la que antes me refería? No hay derecho a que ese niño, que ya ni siquiera pasa hambre porque no tiene boca que alimentar, porque no tiene entrañas que rugir, muera. Hoy me he levantado triste, tremendamente triste. He mirado a mi hija y la he visto feliz, riéndose con su amiga y contandose chismes a hurtadillas. Pero he sido tremendamente infeliz. En la cafetería donde todos los días voy a tomar café, un anciano reía con otro una noticia del periódico que denunciaba el abuso de un abuelo a su nieto de once años.Tremendamente infeliz. Y lo soy porque creo que no soy nada, porque siento que las lágrimas que por mi rostro han caído no tienen por que ser claras y puras. Porque creo que la tristeza reina en las calles, disfrazada de peligros y acechos.
De verdad amigos, estoy infeliz y quiero compartir con vosotros mis ganas de llorar.

Comentarios

  • rocinanterocinante Garcilaso de la Vega XVI
    editado noviembre 2008
    Jose,´el mundo aún tiene la decencia de llamarse casa de todos por personas como tu que son umunes a la suciedad moral que nos rodea. Estas triste, pero eres la alegria de los que desamparados solos y humillados, tienen en ti, y en personas de tu valia, las esperanzas puestas.

    Tu tristeza es la victoria de la nobleza de sentimientos frente a los indiferentes, materializados, egoistas de nuestros tiempos

    Estoy contigo amigo, animo, no estas solo.
  • roberto carlosroberto carlos Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado noviembre 2008
    a veces nos figuramos que todos los pobres necesariamente son infelices ,pero quien ha tenido la oportunidad de verlos en su habitat , o mejor , quien ha tomado la vida desde la precariedad material de los de abajo , o sea de los pobres , sabe bien que esa idea es erronea , al menos respecto a quienes estan mas alla de la miseria mas cruda , porq , aunq parezca increible , muchas de estas personas , han aprendido a cantar y reir en medio de un ambiente , que visto desde afuera , pareciera mas propicio para hundir a quien alli se encontrase en la mas honda depresion .son gente que se las ingenian para divertirse a un bajo costo . a los varones,sean niños ,jovenes o adultos , una pelota(de futbol , claro) les basta . en todos los barrios sin pavimentar, los fines de semana, se ven encarnizados partidos . y prodigiosamente lo que determina la felicidad o infelicidad de los proximos dias, luego del dia del partido, no es la imposiblidad de poder conseguir siquiera un par de zapatillas, sino como te ha ido en el futbol , si has ganado o no , si tu performance ha sido excelente, regular o desastrosa . por consiguiente ,son esta clase de entretenimientos ,a primera vista sencillos , pero tremendamente significativos por la recarga animica que ellos pueden aportar, los que muchas veces deciden ,reitero , la felicidad o no de un pobre.
  • JoséJosé Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado noviembre 2008
    Estoy totalmente de acuerdo contigo Roberto Carlos. Cuando estuve en Marruecos, de vacaciones, hace unos cuatro años, cuanto más me alejaba de las urbes y me adentraba en Atlas, no respiraba pobreza o tristeza porque los niños tuviesen los mocos pegados en la cara, o porque la suciedad o humildad de sus casas fuese sobrecogedora, respiraba amor, felicidad, suficiencia, y orgullo. Nunca me he referido a la inmundicia de la humanidad por la diferencia entre ricos o pobres, (todos conocemos el dicho que dice que no es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita), sino por la diferencia entre el grado e bondad y maldad entre unos y otros. Nadie puede discutirme que no es triste saber, saber,que existen niños y niñas prostituidos a la fuerza, por poner un ejmplo, y querido amigo Roberto carlos, a ellos estoy seguro que la felicidad no acampa en un partido de futbol con los amigos. Ojalá. :(
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com