¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

El viaje del destino (las aventuras del Dr. Williams, el cosaco Dezhnev y la pequeña Sun)

2

Comentarios

  • Tu dale  como te sientas mejor, cada uno a su ritmo que igual llegaremos a la misma parte.
    No sabia que se podía escuchar , como hago, me gusta esa idea.
  • editado 12 de febrero

    Sotavan:

    Gracias por tu prolija crítica. Siempre hay unos personajes que nos enganchan más que otros, por supuesto. Parece que todos/as se encaprichan de las mujeres de mis personajes. Pero la vida es así, no todos siguen contigo hasta el final. Quizá es cierto que el ritmo disminuye a partir de la segunda parte, pero espero que tenga otros atractivos, tal vez diferentes de la primera. Pasa lo mismo cuando vas de vacaciones, y está la emoción del sitio nuevo, el hotel, las tiendas... Pero eso no dura los quince días, luego viene la rutina de los desayunos y los paseos, y suele ser la que más recuerdo yo. Espero que toda la novela tenga sus atractivos.

    Cuando mencionas la cruz, quizá te refieres a la estrella, :P supongo.

    Me gustaría saber si la has terminado, o si tu crítica es todavía eventual.

    Saludos y gracias.

    Amparobonilla:

    Cierto, al fin y al cabo, escribí la novela para que cada quien la disfrutase, o no, como quisiera. Saludos.

  • Creo que comprendo lo que intenta decir sotavan. En otro hilo he escrito:

    "Un error del que adolecen mis primeras novelas (incluso El viaje del Destino, actualmente en el grupo de lectura) es no haber definido la trama desde el principio. Eso, incluso escribiendo bien, se deja notar bastante rápido". Confieso que la novela fue improvisada en gran parte.

  • Tu dale  como te sientas mejor, cada uno a su ritmo que igual llegaremos a la misma parte.
    No sabia que se podía escuchar , como hago, me gusta esa idea.
    Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii... busca unos puntitos al costado del PDF y te da un menu... ahi esta¡¡¡¡ 
  • La estrella. Eso.  No es cuestion de ritmo es cosa de esencia. No lo he terminado aun luego te escribo. Saludos. 
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII

    Bruderlin

    Ya le leí el inicio y el primer capítulo.

    ¿MI impresión? Pues buena en general. Con adornos complementarios en la redacción. (Y tú me decías a mí sobre mi libro que te sorprendías de la riqueza de detalles para tratar de interesar al lector, pues, amigo Bruderlin, creo, noblemente, que me superas). No obstante, aún no he empezado a engancharme. ¿Por qué? Sencillamente porque es una trama sin una total profundidad en cuanto a los personajes. El tal Willians parece un médico pluriempleado y que sólo le importa, sorprendentemente, su profesión, cero materialista. Además, más de una vez he tenido que rebobinar para saber exactamente quién decía esto o aquello, que en mi caso suelo echar muchas miguitas de pan para no perder el hilo. No sé si me he explicado bien.

    Seguiré leyendo y contactando contigo.


    Por cierto, en la dedicación inicial hablas de un hospital, de una enfermedad y de una operación quirúrgica, algo que me entristece. Supongo estarás repuesto ya





     

  • editado 13 de febrero
    Pues sí, aunque todo el proceso de años de molestias hasta llegar a la operación (y otras circunstancias que no vienen al caso), me han dejado un poco sensible. 
    Agradezco tu lectura. 
    No dudes de que tomaré muy en cuenta tus observaciones, así como todas las que me hagan, hasta que sepa escribir una novela digna de premio. 
  • cehicehi Miguel de Cervantes s.XVII
    Bruderlin dijo:
    Pues sí, aunque todo el proceso de años de molestias hasta llegar a la operación (y otras circunstancias que no vienen al caso), me han dejado un poco sensible. 
    Agradezco tu lectura. 
    No dudes de que tomaré muy en cuenta tus observaciones, así como todas las que me hagan, hasta que sepa escribir una novela digna de premio. 

    Ojo, que tú escribes muy muy bien. Sólo que a los que exponen, en este caso algún escrito, al menos es lo que a mí gusta, son las criticas negativas, que, en definitiva, es lo que va sirviendo para ir mejorando. Aunque también las positivas, que nos sirven para saber que lo que escribimos no cae en un pozo sin fondo.

    En cuanto a tu operación quirúrgica, lo más y único importante es que estés bien y te encuentres con ánimos, algo que, por supuesto, me alegra. Porque tener sensibilidad, e incluso en demasía, nunca está de más.

    Un abrazo
  • Yo voy por el cuarto capitulo, no encuentro la opción para oírlo, pero igual sigo leyendo.
    Y como los otros chicos van algo atrasados, mejor los esperamos.
  • Debo de confesar que me he vuelto adicto al señor Dheznev (No sé si lo he escrito bien). Lo que más me gusta de ese personaje es la evolución que tiene, desde que era un joven que lo pasa mal con el tema de la mujer y del hijo, para ser ahora un hombre casi rozando la vejez pero que sigue siendo un cosaco de los píes a la cabeza. No sólo eso sino que además es un tipo sabio ante algunas decisiones, dando a entender que es un hombre que ha aprendido a sobrevivir en todo tipo de situaciones.
    Por otro lado, cuando veo a la cruz roja internacional pienso en que son un poco inútiles en varios asuntos. Me gusta mucho esa burguesía de la alta sociedad que inspiras en estos personajes pero de forma insinuante.
    Detalle impórtante es el hecho de los males y de los bienes, has creado una balanza en la que el mal denota un poco más del bien, lo que hace esta balanza es que no sea super deprimente ni tampoco viva la vida aquí somos los mejores.
    Otro tema que has utilizado bien es la del tema divino, aunque personalmente a mí me gustan más epicos. Peeero he leído algunos libros en lo que el punto fuerte es la epicidad sobre la mitología y no le pone ese empeño que le pones tú.
    http://troticard.wordpress.com/
  • editado 13 de febrero

    Gracias, troticraft, por tus comentarios. Yo también me hice fan del señor Dezhnev, que adquirió de pronto personalidad propia. Sobre el mal y el bien, los lectores de novela negra sabemos que la vida no es blanca ni negra, sino casi siempre está llena de matices de gris. Además, no hay personaje más insulso en una novela que un 'buenito' de esos. El canalla, el malo, es casi siempre el mejor y más interesante. En la vida real todos esperamos que los demás sean buenos y honestos, y no como los personajes de las novelas.

    Ha llegado el momento de revelar un pequeño secreto: la historia de la niña en  la tormenta de nieve, que se aparece para avisar a un doctor, está sacada casi exactamente de un testimonio escrito en la revista Algo, donde un parapsicólogo por entonces conocido en los ambientes espírita relataba sus investigaciones. Tuve la oportunidad de entrevistarme con él unas cuantas veces, y me explicó algunas cosas. Había muchas historias de ese tipo. El relato de la iglesia que se aparece como nueva, y después es vieja, como si el doctor hubiera hecho un viaje en el tiempo, o como si hubiera tenido una experiencia en otra dimensión, me lo inventé, pero justo esta semana, leyendo Hubo una vez una guerra, de John Steinbeck, un soldado relata una experiencia casi idéntica (capítulo La cabaña que no existía). Haberlas, hailas, que dicen en Galicia ("No creo en brujas, pero haberlas, hailas"). Tengo la página fotografiada, pero pesa demasiado para incluirla aquí. Los testimonios de soldados pueden versar a veces sobre hechos un tanto extraños. Se puede explicar por la tensión nerviosa y el cansancio acumulado, que puede ocasionar efectos alucinógenos. Hay explicaciones racionales para estas cosas...

  • Algo parecido he escuchado con una mujer muerta que atrae a los chóferes, es como una leyenda urbana por estos lados, así que de que las hay, existen.

  • evilaroevilaro Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV

    Bueno, ya he acabado el capitulo IV.

    Sigue tan leíble como hasta ahora.

    Me estoy liando un poco con lo de tantas fronteras.

    No entiendo como se las arreglan para lo de los pagos y viajar

    con tantas cajas... y chinos ;)


    Muy interesante lo de los inicios de la Cruz Roja

    Te gusta lo de hacer aparecer personas que luego desaparecen como

    si fuesen fantasmas.

    Y curioso que la doctora china pueda curar al cosaco, que los occidentales no pudieron curar, pero no pueda curar a Sun y pida ayuda a los occidentales... el césped es siempre más verde en el prado vecino ;)

    Continuo

    Emilio


  • editado 14 de febrero

    (aviones colombianos precolombinos cultura Quimbaya, año 1000 d. C.)Evilaro:

    En el siglo XIX Alemania no existía, sino que estaba en el Imperio Prusiano, que controlaba un gran territorio, y lo mismo pasaba con el Austro-Húngaro y el Prusiano. Saliendo de Inglaterra (que era otro imperio), les hubiera bastado con tres o cuatro visados. He obviado el tema un poco para no ser cansino. Realmente, un viaje así hubiera sido una odisea.

    Bueno, lo de las personas que aparecen y desaparecen, te gustará saber que también hay antecedentes documentados, pero uno puede pensar que son leyendas urbanas, si eso le parece mejor. Esas esas experiencias, ya sea con personas u objetos, suceden, pero todo el mundo las calla para no ser tildado de loco (lo de 'tildado' es en  tu honor, je, je).

    Respecto a la Medicina China, se basa en la energía, de forma que la cirugía les quedaba entonces un poco lejana. Sin embargo, el tema de infecciones y desarreglos internos lo llevaban mejor que Europa. Antes del descubrimiento de la penicilina, muchos pueblos 'atrasados' de todo el mundo ya usaban hongos fermentados para curar infecciones. Y seguramente tenían más experiencia en diferenciar sus propias fiebres tropicales. La cultura china lleva ocho mil años de ventaja a la occidental (lo mismo podría decirse de la Americana). Cuando Isabel la Católica ya usaba su misma camisa durante dos o tres años, los chinos comían pizza y helado, y lanzaban fuegos artificiales en las fiestas. Cuando los cristianos invadieron Granada, los musulmanes ya investigaban en misiles hechos con pólvora. Y no hay que olvidar los prototipos de aviones tripulados encontrados en Colombia que se remontan al año mil d. C., cultura Quimbaya. 

    (¿Será por eso que España no tiene agencia espacial y Palestina sí? Va sin cinismo, es la realidad.

    Saludos afectuosos.

  • evilaroevilaro Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV

    Gracias por tan detallada explicación.

    Si algún día tienes la oportunidad o haces escala en Bogotá...

    visita el «Museo del Oro del Banco de La Republica»

    Es increíble, todo de oro, pero su elegancia y buen gusto es muy superior...

    Amparo nos puede comentar más sobre él.

    Emilio




  • Yo? paso, no conozco el museo de Bogotà, la verdad cuando voy allá, nunca he sentido curiosidad de ir, pero ya me están dando ganas, lo dejare de tarea para la próxima que vaya

    Lo de la cruz roja es algo increíble, eso de que un grupo de médicos se den  a la tarea de ir al confín del  mundo en busca de una paciente en particular, habiendo tantas en general y mas cerca de ellos es algo que solo cabe en un libro, pero esa es la gracia, hacer de lo imposible algo posible.
  • Cierto, Amparobonilla, eso me lo he inventado. Sin embargo, en sus primeros tiempos la Cruz Roja imitó a la Nithinghale y Burton con gran heroísmo. 'Tutti fratelli', todos hermanos fue su 'grito de guerra... umm de paz'.
  • Para los que tengan reparos por lo de 'cruz', destacaré que no tiene nada que ver con el Cristianismo, sino que el fundador, suizo, eligió su símbolo con los colores invertidos. Es la anti-bandera de Suiza.
  • evilaroevilaro Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV

    Hola:

    He estado en contacto con Julio el hijo de Cehi.

    Me cuenta que su padre está hospitalizado por una recaída

    de la enfermedad que tuvo.

    Que se disculpa por no poder por el momento aportar más comentarios a

    esta lectura.

    Cuando sepa más... ya os informaré.

    Emilio


  • Lamento eso. Espero que se recupere pronto.
  • Pero debe ser que lo tratan muy bien en el hospital, que manera de amañarse allí.
     Le tendremos que mandar   a los doctores  con la doctora Chang para que lo alivien prontico, pero mientras llegan que los espere acostadito, se demoran un poquito mientras esquivan  a todos los enemigos que se les atraviesan.
  • Encarretada ando con la lectura y con ganas de aprender el Pa kua, seria genial tener a alguien que enseñe  este arte.

  • editado 20 de febrero
    Bueno, hay muchos estilos parecidos. Pa Kua es uno más... Aunque el nombre me gustó. Son las líneas del I Ching, de las cuales hay algunas en la bandera de Korea. Son los símbolos del cambio.

  • editado 20 de febrero

    Creo que hoy día todas las mujeres deberían saber algún arte marcial, chino, japonés o el que sea. Yo estudié Aikido, aunque no llegué a niveles altos. El Ju-Jitsu es muy eficaz, lo mismo que la defensa del Ejército Israelí, el Krav Magá. No lo conozco, pero tiene fama de ser muy potente.

    Para mi novela elegí los Ocho Trigramas como símbolo universal, pero no sabía que realmente existe un estilo de lucha que se llama así. Las líneas del Pa Kua (los ocho trigramas del Pa Kua) simbolizan las transformaciones de una energía Yin a otra Yang, con todas las variantes intermedias. Es un concepto metafísico chino. Claro, obscuro, fuerte débil, etc. La energía no pasa de fuerte a débil sin más, sino que se transforma gradualmente. Eso está simbolizado en los ocho trigramas del I Ching, que derivaron en un método de adivinación del mismo nombre.

    Tao (Dau), sería lo Absoluto, lo-que-Es-por-sí-mismo. Incluye a Yin y a Yang, pero está en otro nivel. De esa filosofía nació el Taoísmo, que también tenía una componente mitológica o mágica. Su principal texto, bastante críptico, es el Tao Te King, de Lao Tse.

    En China tradicional se creía que, en las montañas Kwen Luen, vivían unos seres que, habiendo logrado maestría en la Fuerza, Chi, se habían vuelto inmortales. De ahí el nombre de Sun Luen, cuyo nombre de niña era Kwen Luen, como las montañas.

    Durante las etapas de tiranía surgieron multitud de sectas taoístas secretas que intrigaban contra los tiranos de turno. En ellas me he inspirado para los Ocho Trigramas. Sus colores, rojo y negro, son los de los Zapatistas mexicanos, o los del Anarquismo internacional.

    La emperatriz Cixi y el niño emperador son personajes históricos. He tratado de documentarme un poco. La revuelta musulmana realmente existió, y la expansión rusa por territorio chino también.

    La sociedad cosaca era poco más o menos como la describo, muy feminista y democrática, en medio de una Rusia Zarista absolutista (más o menos absolutista según el Zar de turno). Ucrania todavía no era independiente, pero ya tenía conciencia de autogobierno. Esa fue la causa de que, primero Trotski y luego Stalín, decidieran exterminarlos. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, entre los dos ya habían matado de hambre, o a tiros, o represaliados en Siberia, a unos 20 o 23 millones de ucranianos (las cifras varían según la fuente), en su mayor parte cosacos. Se cuentan sucesos tan terribles como personas que llegaron a comerse sus propias botas de cuero para disimular el hambre. Hubo escenas de canibalismo debido al exterminio por hambre llevado a cabo por los líderes soviéticos (es historia, no tiene nada que ver con mi ideología, advierto). Como describo, los cosacos llevaban periódicamente a cabo pogroms contra los hebreos de Rusia y, en general, eran odiados por su inflexible defensa de los intereses zaristas por sus víctimas. Tal vez eso tuvo algo que ver con la actitud soviética hacia ellos. Néstor Majnó fue un famoso luchador cosaco que defendió en un principio la Revolución de Ocubre, pero, decepcionado, trató de fundar un territorio Anarquista en Ucrania y extenderlo al resto de la Unión Soviética. Se tuvo que exiliar en varios países, hasta que acabó trabajando en la Renault y murió de tuberculosis.

     Durante la Segunda Guerra Mundial, hubo cosacos que defendieron Rusia contra los nazis, pero también hubo una parte de cosacos que lucharon junto a los nazis contra los soviéticos.  

    Antes del genocidio cosaco, Ucrania era mayormente cosaca. Actualmente se da un tímido intento de recuperar una cierta presencia étnica entre la comunidad cosaca. 

    En fin, no quiero aburrirles (si es que ya no lo he logrado).

  • Me parece que ayuda mucho lo que explicas a entender mejor lo que has escrito, siempre me gusta leer los comentarios y las repuestas complementarias.
    Para nada aburrido.
  • Me alegro. Fue una época densa, que preparaba el siglo siguiente. Lo curioso es que no la elegí a posta. Escribí la primera frase intuitivamente, y luego fui descubriendo todo lo que pasó entonces. 
  • GadesGades Garcilaso de la Vega XVI
    Amigo Bruderlin, parece que escribir la novela ha sido también un viaje para ti y leerlo lo está siendo para nosotros. No diré que un viaje del destino, pero sí uno lleno de altibajos, sorpresas, descubrimientos, interesantes encuentros, aventura... destacaría el "viaje interior", si me permites.

    ¡Qué maleducada soy! Llego la última, con retraso, y ni saludo. Daos todos por abrazados y besados. Cehi, espero que te llegue un reconfortante abrazo al hospital. Vuelve pronto. Eso significará que estás bien.

    Regreso al libro.

    De los personajes yo  también siento predilección por el buen cosaco (evitaré poner nombres para no tener que estar consultando constantemente cómo se escriben). Creo que es el personaje mejor creado desde el principio y coincido en su crecimiento y coherencia a lo largo de las 250 páginas que llevo leídas. Por el contrario, si pienso en el que parece personaje principal, el médico de los obreros, me decepciono. Esperaba más de él al inicio y ahora casi me parece un mero hilo conductor. ¿Puedo insultarlo un poquito? En ocasiones me parece un lerdo. Cuando este doctor se encuentra en su puesto en la ciudad se muestra más decidido, más consciente, vemos un poco más su interior, le planta cara a la paciente insoportable, se atreve a atender a los que otros dan de lado, vemos sus emociones, parece mucho más acertado que el que atendía anteriormente al padre de su frustrado amor. Sin embargo, cuando comparte aventura con este otro doctor, y los demás... ¿porqué no comentan entre ellos el caso de su antiguo paciente común? Me resulta extraño. Y de pronto parece un doctorcillo sin mérito ante los demás.  Cuando surgen conversaciones interesantes con personajes más o menos eventuales (la enfermera, la doctora china, el propio cosaco, otros doctores), temas de fe, de ciencia, de culturas, sus comentarios son tremendamente escuetos, se limita muchas veces a decir algo como "nunca había pensado en ello", "no conozco sobre el tema"... Ahí me falta opinión, crítica, duda, cuestionamiento, curiosidad... De hecho en un momento he pensado que estaría bien que la historia fuese contada por él y así veríamos más lo que piensa. Luego me di cuenta de que no puede ser. Una muestra significativa de que en este personaje me falta algo la encuentro cuando a solas con la chinita, se plantea la posibilidad o no de una vida con ella. Ahí he pensado "¿Pero esto de dónde sale? ¿Así, de repente?

    Nos dejas personajes reales, retazos de historia real, lugares y épocas y avances científicos, sociales, higiénicos ... que en mi caso despiertan esa curiosidad que las obligaciones cotidianas adormecen. 

    Tenemos en la novela, judíos, cristianos diversos, musulmanes, taoistas; múltiples países idiomas y culturas. Y sin embargo, en todos encontramos esa misma maldita manía de que uno o varios tiranos maltraten a sus gentes. El mismo sistema de prejuicios que nos distancian y que con la convivencia se rompen. Ese viaje que hacen los personajes en el que todos aprenden algo de los demás, principalmente del más diferente.

    Ahora que la pequeña china está curada, deseo recorrer el camino en dirección contraria, o al menos volver a las iglesias con la estrella de ocho puntas. Me resulta interesante esa historia que nos has mostrado despertando nuestro interés para luego dejarla aparentemente olvidada.

    Es una pena despedirse de personajes de peso, pero no se van sin más. Dejan poso, mucho poso. Hasta los que pasan brevemente. 

    En fin, mucho por ver, leer y releer, curiosear, indagar y aprender ( y sí, también hay cosas por criticar).
  • editado 22 de febrero
    Hola, Gades. Agradezco tu crítica, seguramente acertada. Es cierto que el doctorcito se ha ido diluyendo. Como el misterio de las estrellas de ocho puntas. Yo mismo no lo he resuelto hasta hace muy poco. Esta novela necesitaría reescribirse en parte, pero la magnitud de la tarea me asusta un poco. Quizá cuando me jubile la retome. Mientras, intentaré escribir una trama bien pensada desde el inicio. El viaje adolece de improvisación, y de ahí todo lo que comentas.

    El misterio... bien. Tiene que ver con lo que intuitivamente introduje, sin saber muy bien la razón: el apostol Andrés llevando el Grial a Kiev.  
    Es el mismo simbolismo, pero yo no lo sabía, y por ello no lo desarrollé. Me había fijado en las torres octogonales de algunas iglesias, y en las estrellas de ocho puntas que hay en la base de la estatua de Colón de Barcelona, y en algunas basílicas dedicadas a la Madre del Maestro Jesús. (Y en toda la cultura musulmana de Alandalus - ¿Y la Virgen y la media luna? Otro misterio). Pero no había desentrañado el misterio. Hoy esa parte de la novela sería diferente. Por cierto, la Plaza de Cataluña de Barcelona también tiene una estrella de ocho puntas... ¿?
    Bien, me alegra saber de ti. Saludos.

  • evilaroevilaro Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV

    Bruderlin:

    Ya me he leído Cap 5 y 6


    Cap 5

    Si ya de por si odio las fronteras, mas cuando estas son tan poco marcadas

    y cambian dependiendo de los grupos salvajes que se mueven en incursiones...

    En este capítulo no he sabido por donde estaba. Pero sigue interesando.

    Muy bien lo de las luchas orientales.


    Cap 6

    Sigue cautivando la filosofía de la Cruz Roja... el amor incipiente... y el SEXO... ¿para cuando? ;)

    Me ha faltado un poco más de la parte en que Sun se recobra... antes de huir.


    No sé que importancia pudiese tener SUN... (me lo debí perder) para justificar el organizar un viaje tan caro... Habiendo tantos necesitados, mucho mas cerca,

    o llevarla a ella al R·U para que la curasen... supongo que para promocionar a la Cruz Roja.

    Sigo

    Emilio





  • editado 22 de febrero
    Evilaro:
    Bueno, para empezar con  la honorable Sun, eeestál personaje está inspirado en una persona que conocí en la misma clínica, pero años antes. Es decir, puede que su importancia en el relato sea esa, simplemente. Pero el razonamiento del bueno del Dr. Stendhalstone sigue siendo válido: los Ocho Trigramas, en el relato, controlan un gran territorio de China, país donde el Comité piensa introducirse (por puro afán expansivo, supongo). Y la petición de ayuda es la típica prueba clásica: «si no te mojas por una de las nuestras, pasamos de ti». Además, está la influencia del genio, o del Destino. 'deus ex machina'. Capricho del autor... puede.
    También me alegro de saber de ti. Saludos.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com