¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

El día que cometí un grave error.

editado 29 de agosto en Ciencia Ficción

“El día que cometí un grave error"

Siempre quise experimentar lo que era el amar de corazón a una mujer. Pero en el amor y esas cosas yo soy pesimista… ¿Por qué me considero así? Yo no soportaría que mi novia, por así decirlo, me engañara. Soy celoso, demasiado, entre otras cosas.  

Me llamo Nahuel y tengo 22 años de edad. Soy alto, tengo una buena condición física debido al gimnasio y las artes marciales. Ojos marrones, tez blanca, cabello azabache, nada del otro mundo.

Hace cuatro meses, yo me enamoré, sentía cosas que nunca había sentido antes por una chica. Nos hicimos amigos con el tiempo, ella me dijo que yo le gustaba y demás. Supuse que tenía oportunidad perfecta. Quise decirle de lo que sentía; pero ella se me adelantó pidiéndome para ser novios… yo le dije que sí. Pero le dije que con una condición; “El día que ya no me quieras, me lo dices y terminamos. No me engañes, nunca”. Y así comenzó nuestra relación.

Le comenté a mi mejor amigo acerca de la chica, de que era rubia de pelo largo y ojos verdes, sin duda una carita angelical y cabe destacar que su cuerpo era sobrenatural. Simplemente no había palabra para describir la perfección que su belleza define. Mi compadre de la infancia, sacó una sonrisa rara y me dijo que me felicitaba. Así que por si acaso, se lo mencioné: “Ella es mía, si intentas algo, vamos a tener problemas graves”.  Es preferible prevenir que lamentar, por eso se lo deje bien en claro. Después de todo era consciente de que él era un mujeriego.

Nosotros tuvimos muchas cosas lindas en cinco meses de relación, no lo voy a negar, pero tuvo que llegar ese día… ese maldito día. Me había llegado un mensaje anónimo de un lugar específico y decía que vaya ahora mismo,  que me sorprendería. No hice caso omiso al mensaje y fui. El lugar solo estaba a diez minutos de donde estaba, así que me subí a mi auto y tomé viaje.  

Cuando llegué, había una casa normal en esa dirección, nada extraordinario. Toqué la puerta y… mi novia me atendió, me pareció más raro aún, que… estaba en bata. Estaba atónito, al igual que ella. 

No quería pensar en lo peor, así que pregunté… “¿Qué haces aquí?” Estaba bien consiente de que esa no era su casa.

“Nada… Es mejor que vayas que ahí voy y hablamos” me dijo, e intentó cerrar la puerta, cosa que yo impendí poniendo el pie. Abrí la puerta y entré. Mi respiración se tornaba agitada, estaba desesperado. Fui directamente a la habitación a ciegas básicamente, porque no conocía el lugar y ella me seguía atrás diciendo que no era lo que pensaba y cosas parecidas. Cuando entré al cuarto, él estaba ahí, acostado, semidesnudo… mi mejor amigo.

Una parte de mí no podía creerlo, estaba punto de volverme loco. No sabía por qué me pasaba esto a mí.

“¿Qué… crees que haces?” Hice una pregunta sin coherencia, dado que era obvio lo que pasaba. Mi novia, no, mi ex novia me decía que podía explicarlo mientras me agarraba del brazo. Una sed insaciable de sangre llegaba hacia mí. Un montón de emociones descontrolaron mi conciencia y una voz en mi moral me dijo, “mata”. 

“Oye, no vas a cambiar a un hermano de toda la vida por un romance de cinco minutos, ¿o sí?” Me dijo él, era absurdo.

“Tú tienes una percepción equivocada de la vida, así como yo la tengo en estos momentos”. Le dialogué de manera fría mirando el piso. Quería lastimar, quería matar… pero no a ella, ya que mi filosofía es no a la violencia de género. Fue la única cosa cuerda que estaba presente en mí en ese instante.

Me fui contra él y comencé a golpearlo incontables veces en el rostro. Ella me decía que me calmase mientras lloraba y trataba de agarrarme. Pero ni atención le ponía.

“¡El que avisa no traiciona, yo te avisé, te dije que no te metieras con ella!” Le hablaba con un tono elevado de voz mientras lo golpeaba. Mi semblante expresaba locura extrema, ya no había vuelta atrás. Él me rogaba perdón, mientras trataba de cubrirse. Lo di vuelta y le quebré un brazo. Un grito ahogado se escuchó en el lugar.

Mi expareja estaba desesperada, lloraba mientras trataba de detenerme aunque era en vano.

Me di vuelta un segundo mientras lo ahorcaba con mi mano izquierda y le pregunté a mi ex. “¿Qué necesidad había de engañarme? Te dije claramente que no lo hicieras, que si ya no me querías que me lo dijeses y terminábamos”. Mis ojos se cristalizaron, seguramente por la rabia que sentía. Ella no supo qué contestar.

“Ya suéltalo, lo desfiguraste todo, lo vas a matar si sigues así”. Me dijo entre llantos mientras hacía inútiles esfuerzos de hacer que lo suelte.

“No te preocupes que no es novedad, es lo que me obligas hacer”. Le contesté con una sonrisa resignada, la cual también expresaba enajenación.

“Perdón”. Trataba de disculparse a duras penas la ‘supuesta’ víctima, aunque yo era el dañado aquí.

“Qué te perdone Dios”. Le dije mientras lo di vuelta, haciendo que quede su espalda a mi vista para luego agarrar su cabeza y girarla con fuerza. Le doblé el pescuezo. Luego lo solté y calló al suelo… muerto. Ella se desmalló con lo que vio, al parecer no lo soportó.

Había muchas cosas que me preguntaba… ¿tanta falta de códigos tenía que se tuvo que meter con la novia de su mejor amigo? ¿Por qué ella me engañó? ¿Por qué me pasaba esto a mí? Aunque no encontré respuesta alguna…

Ese día cometí supuestamente un grave error, maté a mi mejor amigo por acostarse con mi novia, aunque… no me arrepiento. Se lo tenía bien merecido. 


Nota: Espero que les guste... en el aspecto mental me veo reflejado con el protagonista, la razón que tomó nunca la tomaría o eso creo... no sé cómo reaccionaría en esa situación porque honestamente nunca la viví. Espero que les haya gustado... 

Comentarios

  • El error que cometiste fue escribir desmalló, es Desmayo.
     La historia es muy dada  a suceder cuando se juega con dos personas, en el momento nunca se sabe como se reaccionara, hay que vivirlo para saberlo.
  • Jajaja, ese no es un error, es un horror, pero no te preocupes no soy perfecto y lo tendré en cuenta, igual debe haber varios como ese 'error', porque repito, es un horror, jajaja. 
    Estaba mirando... ¿pero solo se puede editar en el periodo de 24 horas?
  • Creo que menos tiempo, si quieres te lo corrijo.
  • Si es posible y no es molestia, entonces por favor. Desde ya, muchas gracias. 
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com