¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

El moll de la fusta

pinkipinki Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado julio 2016 en Prosa Poética
Hacia el moll de la fusta se fue en busca de las golondrinas. Y como el rompeolas le quedaba lejos, compró dos cucuruchos; uno de nata y fresas para él, y otro de nata y chocolate para su soledad. Ya deslizaba su lengua sobre la fresa cuando anclaban la embarcación, ya sorbía la nata cuando cayó la paloma en las garras de una gaviota. Aún no encontraba la blusa de su madre flotando entre las olas; quedaba lejos aquel beso del rompeolas, limpiando las mejillas con su pañuelo. También quedaba lejos la soledad que se derretía en su otra mano. Volaban a su alrededor las palomas incautas, queriendo mezclar la nata con el chocolate. Esperaba empotrar las embarcaciones a Montjuïc, cuando un gesto repentino levantó las faldas de la primera guiri que salió a su paso. La sonrisa benévola de una gaviota buscaba su presa. La invitó a un helado en pleno centro de Barcelona. Mientras encendían la noche, le explicó cómo siendo un niño arrastró todas las rocas para que se estrellara el mar; lo hizo por un beso. Relamía los labios de la hermosa holandesa, cuando vislumbró entre la blusa los turgentes senos, tan blancos como las gaviotas dormidas a la vera de alguna embarcación. Igual que él soñaban con alcanzar el hermoso vuelo de las palomas, la eterna caricia del mar que se mece en el moll de la fusta.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com