¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Nuestra Luna, de Amor Partida

FilocratesFilocrates Fernando de Rojas s.XV
editado abril 2016 en Romántica
Nuestra Luna, de Amor Partida


Rápido como el viento el terror recorrió sus venas agolpadas de loco clamor.

Sin dudarlo tomo su cintura entre sus manos mirando la luna que giraba en torno a la luna en el año 3259 después de Cristo.

Lo versátil de aquel extraño sueño era su inexplicable semejanza a la realidad.

Despertando a la mañana siguiente en el año 3259. Contemplaba la existencia sublime de las estrellas en derredor cuando la cercanía del espacio tiempo había colapsado para darle paso a la intransigencia de la volatilidad de la realidad sustancial. Se transformaba así el todo en un misterio indescifrable como antaño, pero disímil a lo anteriormente conocido.

Sin explicación aparente todo aquello debía terminar para que comience el inicio del principio.

Se levanto de la cama, apoyo los pies en el suelo alfombrado peludamente rojizo y desperezo su musculoso cuerpo. Acomodase sus doraos cabellos con sus masculinos dedos y sus fuertes manos venosas, y sonriese levemente. Levantase desnudo, cubierto por la blanca sabana y una fría brisa despertase su pelirroja amada tumbada en la cama.

-¿Qué haces amor mío? ¿Te has despertado acaso mi dulce terruño y pretendías escapar de mis brazos aferrado tan solo a una blanquísima sabana da seda?-en su hablar se mezclaban la variedad de idiomas perfectamente conocidos-¿así huyes de mi? ¿En medio de la noche y sabiendo me dejas desnuda y con frio? Por lo menos dadme un beso que esboce que algo alguna vez has sentido por esta simple dama de cabellos granate.-

Replicase con suave vos de jilguero enamorado -has de saber mi eterna, la única, dueña de todos mis momentos, que si escapase acaso yo en un arrebato de sórdida locura, por más sórdida que fuera la locura, no podría impedirme que yo te cubra con sabanas de mil aromas a rosas para que tu descanso sea hermosamente tibio y perfumado.-

-¿acaso crees que de mi no te has enamorado?...-

-¿Qué dices?-

-¿eso digo? ¿Solo una sabana? ¿Y nada más que eso? ¿Si sabes yo solo vivo por tus besos?-

-solo una sabana, lo lamento. Una sabana bordada por mis manos que diga mil veces te quiero, y otras mil veces, nunca te olvidaré. Pero solo una sabana, bordada con hilos de oro que diga otras mil veces, donde me encuentro y que mil veces más, diga un simple “te espero”. ¿Será eso suficiente? Trazaré la ruta exacta para hallarme, indicare el camino, indicare el escondite, indicare la clave, y darás otra vez con migo. ¿Alcanzará mi amada?-

-no alcanzara, no será suficiente. Vivirás conmigo en el recuerdo y volverás mi eterno, mi único, cielo.-

-¿tan segura te encuentras?-

-si me lo preguntas, dudas me despiertas.-

-erase un ves, un amor tan fuerte, que atrajo a las estrellas hasta la luna misma. Partió se la luna en dos ante tanto amor por su envidia. El amado, quedo a un lado, y la amada al otro. Pero sabes, las estrellas dibujaron un sendero. Y ellos se amaron en lo secreto. ¿Cómo podrías tener dudas mi amada? Las estrellas sonrieron. La amada se llamaba tu, y el amado llamaba sé, yo.-

-eres hermoso amado mío. ¿En dónde te escondías antes de conocerte?-

-tejía sueños, te veía y bordaba la luna con canciones.-

Abrasa se ambos los dos y besa se los dos ambos para abrasarse y besarse ambos los dos.

-¿a dónde vivirías?-

-¿A dónde más? ¿Si no es aquí en la luna mi enamorada?

-pues no lo sé, pero a veces veo a la tierra, veo los últimos mil años, y me pregunto que fue del tiempo aquel en que nuestros ancestros poblaban la azulada esfera. ¿No imaginas nunca como habría sido la vida allí?-

-jamás lo imagino, jamás lo pienso, solo sé que vivimos aquí. Ya nadie piensa en eso. Después del segundo diluvio y del meteorito que partió la luna en dos, solo nos quedó esta mitad mayor, con la otra girando en derredor. ¿En que más podría pensar? Si te tengo a mi lado.-

-¿y en que más podría pensar yo? si me tienes a tu lado. Que afortunado eres…-

-cierto.- sonriese alegremente.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com