¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Publicación desesperada de Facebook (2)

AdriZafraAdriZafra Anónimo s.XI
editado enero 2016 en Terror
Los nervios de mi padre están a punto de saltar por los aires. Dice que está harto, (bueno, hasta los cojones, literalmente), de permanecer agachado en el coche. Eso fue idea mía, por cierto. He visto muchas pelis de zombis (voy a utilizar la palabra sin miedo, no como en muchas de esas pelis, que los llaman de todo menos zombi, excepto en algunas buenísimas como la de Zombies Party, claro), y no entiendo por qué cuando están en un coche, no se tiran al suelo de este y se esconden. Así pasa, que el bicharraco los ve y se lanza contra las lunas pringándolas de sangre mientras las golpea hasta romperlas y lograr entrar. Así que les dije a mis padres y hermana pequeña que lo mejor era ocultarnos. Y así nos encontramos, agachados en el interior del C4 Cactus de mi padre. Suerte que es amplio, porque si no, no sé cómo se habrían podido esconder mis padres. Sobre todo él. Con todo, están en una posición que no me extraña que esté desesperando a mi padre. Mi madre es más menuda, así que le cuesta menos mantenerse agachada, con la cabeza apoyada en las rodillas de mi padre, quien, por el contrario, parece hacer un esfuerzo enorme. Él se encuentra con la cabeza apoyada contra la puerta, y las piernas encogidas en dirección a la palanca de cambios. Me recuerda a un gigante metido en una caja diminuta, con sus grandes extremidades evidenciando torpeza y mostrándose más alargadas de lo que en realidad son. Mi hermana es la que más cómoda está. Claro, es la renacuaja de la familia, la “Pulga”, como yo la llamo; solo tiene seis años. Eso sí, se está comportando como una campeona: no ha derramado ni una lágrima… de momento. Creo que no entiende lo que está pasando ahí fuera. Por mi parte, me encuentro frente a ella, con la espalda apoyada contra la puerta y el culo en el suelo, sobre la alfombrilla, escribiendo inútilmente en mi Estado. Supongo que la costumbre es más poderosa que una situación de emergencia Apocalíptica. La costumbre, o las redes sociales. Creo que me tienen más pillado de lo que me pensaba. Vaya mierda!
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com