¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

El talismán del tiempo 2

Martha SweetMartha Sweet Anónimo s.XI
editado noviembre 2015 en Fantástica
Enseguida llegó a la facultad, subió la amplia escalinata de la entrada y llegó al segundo piso donde tenía la primera clase del día: leyendas del medievo. Le encantaba esa asignatura, tanto que su tesis versaba sobre el tema. Las clases pasaron volando y el director de su tesis la felicitó por el nuevo enfoque que le estaba dando. Quizá inspirada por ese sueño recurrente la había planteado como un estudio en primera persona, algo bastante original pero que al director le encantó. Bien, una buena mañana.

En la cafetería de la facultad se tomó una ensalada ligera mientras repasaba sus mensajes y revisaba su cuenta de Facebook. ¡Uff! Nada interesante. En realidad se sentía más a gusto entre libros viejos que rodeada de tecnología. Cuando terminó de comer salió del campus para ir a un pequeño café y tomarse su solo negro largo con azúcar mientras ojeaba la prensa. Era su momento del día en que disfrutaba realmente de paz. Se permitió cinco minutos más que de costumbre leyendo un articulo sobre el renacer de las creencias en las brujas. El artículo era de relleno, estaba repleto de errores en fechas y conceptos pero mencionaba algo que le llamó la atención. Hacía dos días había fallecido en extrañas circunstancias una mujer mayor con un tatuaje en su muñeca muy peculiar. No lo podía creer, que increíble casualidad, el tatuaje era idéntico al que las mujeres de su familia se tatuaban al cumplir veinte años. Que ella supiera era un diseño exclusivo. Tomó nota mental para hablarlo con su abuela por la noche y se dirigió a la biblioteca para trabajar en la tesis.

No fue una tarde demasiado productiva, se distraía continuamente con la imagen de su sueño y con la coincidencia del tatuaje, de hecho lo miraba cada poco para comprobar que eran idénticos. Ya que no se concentraba, decidió ir a casa y coger la bolsa del gimnasio y empezar sus entrenamientos un poco antes. Por lo menos aprovecharía el tiempo.

El gimnasio quedaba bastante lejos de su casa, así que arrancó su precioso mini. Diosa, estaba enamorada de ese coche rojo. Llegó en media hora y aparcó cogiendo su bolsa para cambiarse, los guantes y la espada de entrenamiento. Hoy le esperaban una hora de kick boxing y al menos otra de Haidong Gumdo. Llevaba entrenando desde los quince años. Poco después de la muerte de sus padres, su abuela se había empeñado en que debía ser maestra de las dos disciplinas, así que dejó de lado el ballet y las clases de piano y se dedicó a aprender artes más violentos pero con un componente espiritual de base.

Se entrenó a fondo con su monitor de kick boxing y luego, bueno, solo lo podía describir como un ensañamiento de su sensei. La llevó al limite durante toda la hora, como si estuviera poniendo a prueba no sus conocimientos, sino su coraje, su capacidad de encajar y devolver el golpe. Parecía un examen de su temple.

Agotada, llegó a casa y volvió a la ducha. Se preparó una suculenta cena e incluso abrió una botella de vino y se sirvió una copa. Lo necesitaba después de esa tarde agotadora. En bata y con el pelo húmedo cenó relajadamente y luego con otra copa de vino en la mano se dispuso a hablar con su abuela. Formó mentalmente su imagen, una anciana joven, así la veía ella, con la ternura y el cariño que le había dado toda su vida pero firme hasta la cabezoneria en la orientación que le había dado a su formación y sobre todo recta, había logrado que ella tuviera muy clara la diferencia entre el bien y el mal, entre lo correcto y lo fácil y le había inculcado unos valores que más parecían de los tiempos del rey Arturo que del siglo XXI. Ilora pensaba, con algo de razón, que esa personalidad que había forjado su abuela era lo que la distanciaba de las personas de su edad, más ocupadas en el último viral de internet que en profundizar en conocimientos o en sus propias reflexiones.

Se tumbó en el sofá, bajó la intensidad de la luz y marcó el número de su abuela. Al primer tono:

-Hola Ilora, esperaba tu llamada.
-Hola abuela, como estás?
-Bien, muy bien. Y tu? Tienes algo interesante que contarme.?

Siempre había sido así. De alguna forma la abuela sabía cuando necesitaba hablar con ella y cuando la llamaba para asegurarse de que todo iba bien. Cuando había hablado con ella de su “capacidad” siempre contestaba que era cosa de familia, como lo del tatuaje o lo de que la primogénita de cada generación se llamase Ilora. Así se llamaba ella, así se llamaba su madre y por eso Ilora era su nombre. Solo que hasta ahora Ilora sólo tenía dos de esas características, nunca había podido adivinar quién le llamaba o para que.

Empezó por contarle lo del sueño, lo que podía recordar y las sensaciones que le producía. No le interrumpió ni una sola vez, dejó que hablara y se explicara hasta que llegó a la parte en la que le relató lo del artículo del periódico y del tatuaje de la mujer muerta. En ese momento Ilora oyó una exclamación ahogada y, con voz temblorosa su abuela le dijo que le llamaría en media hora, que no le preguntara nada en ese momento, que tenía que comprobar algo y que se lo explicaría todo después.

Totalmente sorprendida se quedó mirando al teléfono como si pudiera darle alguna pista sobre lo que había pasado. Algo preocupada decidió esperar la llamada prometida ya en cama. Necesitaba descansar su cuerpo. Se puso la camiseta más cómoda que encontró y apoyó el móvil en la mesilla mientras se acurrucaba en la enorme y mullida cama.

Casi al instante, ayudada por las dos copas de vino se durmió y empezó a soñar. Se vio con unos diez años en un confortable cabaña, el fuego ardía alegremente y sobre el un puchero burbujeaba e inundaba la habitación con un delicioso olor a guiso. El mobiliario era rústico pero no tosco, el suelo de tierra estaba cubierto por varias pieles de animales que hacían las veces de mullidas alfombras. Ilora estaba sentada en una silla y en sus manos tenía la espada de su abuela, la estaba afilando. Oyó a alguien trastear en el,piso de arriba y se oyó decir ¡Madre!. Enseguida una hermosa mujer de pelo negro, ojos verdes y sonrisa traviesa se asomó a lo alto de la escalera.

-Dime Ilora, hija.
-Madre, puedo salir ahora?

Su madre la miro con ojos inquisitivos y pregunto:

-Tus tareas están hechas? Has recogido las plantas del bosque que te pedí?
-Si madre, todas ellas.
-No tardes en volver, la cena estará pronto. Y sobre todo, no te acerques al castillo.
-Si madre.

Y salió como una exhalación. Se aseguró de que su madre no la observaba y se lanzó a una carrera frenética sorteando los árboles hasta llegar a la muralla trasera del castillo que lindaba con el bosque. Allí su paso se hizo lento y silencioso hasta que encontró el pequeño derrumbamiento por el que se coló al interior.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com