¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

LA RONDA - Parte 2

alansmithealansmithe Pedro Abad s.XII
editado septiembre 2015 en Terror
[FONT="]El auto dejó atrás la estación de servicio que fue devorada por la oscuridad lo cual le hizo recordar a Fernando de darle las indicaciones que le transmitió el muchacho del kiosco[/FONT]
[FONT="]- Mire que me dijo que la ruta estaba fea, que está muy…[/FONT]
[FONT="]- Oscura ya se- completo Furci- es fea la ruta pero es el camino más directo, ya me comento el playero, agarramos la seis y ahí hasta San Miguel del Monte.- [/FONT]
[FONT="]Fernando sonrió y comenzó a cebar el mate. -¿Le molesta si prendo la radio? [/FONT]
[FONT="]- Pero a esta hora que hay? - [/FONT]
[FONT="]-Gente que habla. Mire, cuando manejo de noche me gusta sentirme acompañado, pero no porque usted no sea compañía. Me reconforta saber que hay otro desvelado por ahí. Me hace sentir bien que hay alguien tan despierto como yo.-[/FONT]
[FONT="]El Doctor asintió con una sonrisa- Lo entiendo a mí me pasa igual, a veces estoy en casa laburando, o simplemente sin poder dormir pensando y me gusta buscar algún programa en la tele que estén en vivo. Hace mucho es chofer?- , ya Fernando entró en la inercia de la conversación, esa pregunta es como una bola de nieve que va a ir creciendo y los va a ir llevando por otros temas. [/FONT]
[FONT="]- Si hace años, más o menos veinte. Primero fui ambulanciero, eso sí que era duro. Por eso me la banco despierto y manejo mejor de noche. Pero gracias al cielo pude salir de ese laburo, fui taxista, un tiempito y también laburaba de noche, y ahí conocí al señor Limberger. Lo levante, mira me acuerdo perfecto, en la esquina de Libertador y Matienzo, y me di cuenta que venía del hipódromo, y como soy medio burrero, me puse a charlar con él. Me dio su teléfono, y yo le pase el mío, y regularmente me llamaba para que lo busque en el hipódromo o para llevarlo a aeroparque, después al campo, y un día me ofreció ser su chofer, y acá me tenes.[/FONT]
[FONT="]- ¿Ser taxista debe ser lindo, no? andar siempre en la calle, tranquilo[/FONT]
[FONT="]- Si, pero te la regalo en Buenos Aires pibe.- Furci, no sacaba los ojos del camino, tomaba el mate sin ni siquiera mover la cabeza, Fernando tenía una sensación agradable, se alegró de no haberse dormido. [/FONT]
[FONT="]-Y vos querido? hace mucho estas con esto de los caballos? sos veterinario no?[/FONT]
[FONT="]- Si, me recibí y labure un tiempo en la veterinaria de mi viejo, después conocí una chica que era muy amiga de la hija de Raúl, y siempre íbamos a comer asados al campo de ellos en Chascomús. Ahí un día Raul tenía una yegua a punto de dar a luz, y se estaba complicando el tema, metí mano y todo salió bien. Él estaba enloquecido y me ofreció laburar para el full time, cuidando sus caballos. Me tuve que especializar un poco más con el tema de los caballos, pero encontré que me gusta, y además laburar para Raúl es un placer.- haberlo dicho le hizo dar cuenta que realmente era un placer trabajar para el viejo, aunque sea un poco cascarrabias. [/FONT]
[FONT="]-El viejo tiene sus mañas, pero es macanudo- dijo Furci riendo un poco y asintiendo con la cabeza. - A veces tiene que ser más hijo de puta, yo se lo digo siempre. Porque hay mucho salame que se aprovecha de su bondad, pero bueno él es así.-.[/FONT]
[FONT="]En eso el chofer tenía razón, y generalmente los choferes son los laderos más fieles al patrón. Le conocen todos los problemas, los sentimientos, siempre claro por la camaradería de compartir el viaje. Uno se abre, se siente quizás cómodo en la fugacidad del traslado, como si estuviera en un tiempo paralelo, y en un lugar donde las cosas quedan ahí, dentro del auto y ya no se bajan con uno cuando llega a destino. El chofer es un oyente silencioso, a veces de soliloquios que terminan siendo diálogos. [/FONT]
[FONT="]- ¿Vos estás casado pibe?[/FONT]
[FONT="]- No, no, estoy solo, estuve en pareja un tiempo y me separe hace poquito.- Que macana. - ¿Y usted Furci?- el chofer lo miro y amablemente le pidió que lo llame por su nombre, Carlos.[/FONT]
[FONT="]- No, yo soy viudo. Pero lo llevo bien, ojo mucho gracias al laburo, si me quedo en casa me muero. Tengo a mis hijos en Estados Unidos, los dos son profesionales y se fueron para allá en el 2003, cuando la vieja vivía. Pero bueno, aprendí a estar solo.[/FONT]
[FONT="]- Ya pasamos Lobos, estamos cerca.- dijo Fernando.[/FONT]
[FONT="]-¿ Ahí en este lugar que tenes que hacer?[/FONT]
[FONT="]-Nada, revisar que el potrillo que compró el viejo este sanito, y después vendrán los muchachos a buscarlo durante la semana para llevarlo a chascomús.[/FONT]
[FONT="]-¿Cuánto podemos tardar??[/FONT]
[FONT="]-Nada, a lo sumo tres horas, vos si queres te acostas un rato en el auto- respondió el doctor mientras buscaba en la radio algo más animado, pero desistió. [/FONT]
[FONT="]- Si pibe te pido eso nada más, y si podes hacer un poquito más de tiempo así vuelvo fresquito. [/FONT]
[FONT="]-Quédese tranquilo, además seguro nos van a dar desayuno y todo eso.- el doctor no pudo evitar un bostezo, el cual Carlos notó.[/FONT]
[FONT="]- Doc, si quiere duérmase un poquito más, yo le aviso cuando estamos cerca, total hasta la tres todavía nos falta un trecho.-. Fernando agradeció con una sonrisa y se tapó con su campera, reclinó un poco el asiento y dejo que la constancia del movimiento lo hipnotice hasta dormirse profundamente.[/FONT]

Comentarios

Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com