¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

El raspadito de la olla

JoseraulJoseraul Anónimo s.XI
editado septiembre 2015 en Otros
Esto de los recuerdos…….es que a veces este subconciente….(dependiendo de la clase de recuerdos)………a veces…..y solo a veces…..sobre todo esos que han dejado muy profundas heridas…heridas ìntimas----…..esas que el cerebro….(muy inteligente èl) pues bloquea para nunca màs ser recordadas…………..

pero están allì……quizás bajo siete llaves…..pero siguen allì…..y cuando existe un terremoto en la vida de uno….un respirar entrecortado….un mundo que te aplasta……..entonces es cuando se abren las tumbas y salen esos muertos………

esos recuerdos que nunca tenìan que haber salido……y llegan a herir otra vez…….como la primera vez….y con tanta profundidad…..que duele hasta el fondo…..hasta lo màs hondo de la vida………

y aparecen otra vez los recuerdos que estaban muertos como si fuesen el raspadito de la olla….esos recuerdos que siempre han dolido en lo màs profundo del alma…..esos que cuando uno cree que estàn muy muerto…..vuelven a hacer doler el corazón…. como cuando raspas la olla esperando en ese raspado…. poder encontrar un granito de arroz blanco…….

y como la maldad es una “cualidad” màs del ser humano………y nadie lo puede negar…………siempre habrá algunos que la tratan de esconder bajo la forma de la mojigatería…………..

a lo mejor quizás………no lo sè……pero quizás deba una perla seguir estando encerrada dentro de la ostra….para que nadie le dañe la belleza de su corazón y quizàs tambien tenga que cubrir su brillo con excrementos para que los que hablan de amor…pos pasen de largo………pero los recuerdos muertos duelen….y duelen mucho….aùn ahora…….





¡Oye Pepè!. Ven a comer.

Ya voy "mami"

Y me acerqué a mi lugar preferido,
y me senté en la silla de madera
donde en su respaldo solían estar colgados los "trapos"
con los que se limpiaban las alacenas
y con los que se secaban los utensilios de cocina,
silla que, o ella era alta, o yo era muy pequeño.

Cogí la cuchara con mi mano izquierda,
mientras con la derecha
cogía el asa de la olla para inclinarla lo suficiente
y poder así raspar
el arroz "quemadito" que había quedado en el fondo.

Siempre rogaba que mi "mami" me hubiese puesto la cuchara de metal,
es que las de metal eran más fuertes que las "modernas" cucharas que tenían el mango de plástico,
ya que las de metal no se doblaban, (aunque esta estaba con el mango un poquitín oxidado).

Mientras mis otr@s "herman@s" estaban alrededor de la mesa del comedor,
Ya comiéndo ese "soso" arroz blanco, al que mi "mami" le había puesto un par de huevos fritos encima, adornándolos con una salsa roja,
salsa que yo nunca había probado, (no me interesaba probarla).

No hacía mucho, yo había ido a comprar el pan,
algo que mis "herman@s devoraban con ahínco, pan que a mi, realmente tampoco me interesaba comer,
yo prefería el que tenía en ese momento dentro de mi boca,
pan que sabroso como un chicle se revolvía entre mis dientes y mi paladar,
si hasta sabor tenía.

Como me había tocado "poner" la mesa (como todos los días),
en la que comían mis herman@s, yo sabía que en algún momento,
cogerían sus vasos de cristal transparentes, y verterían en ellos, esa bebida tan dulce,
llena de gas, que seguramente beberían con avidéz.


Yo prefería beber de esa agua pura transparente y cristalina que salía del grifo,
(ese que se movía de izquierda a derecha) como queriéndo huir de ese fregadero.

¿Beber yo de esa relajante bebida del color de las cerezas?.
¿esas cerezas tiernas, cerezas sabrosas, llenas de carne,
esas que se deshacían en mi boca, cuando me subía a lo más alto del árbol a contemplar las estrellas?.
esas que eran “picadas” de pajaritos
…tan deliciosamente sabrosas y dulces???---
pero con cuidado que nadie me viera--

¿Beber yo de ella?. Ni pensarlo siquiera.

El comedor era amplio y espacioso,
pero yo prefería estar aquí, ya me acompañaban en mi suculenta comida,
el fregadero de loza vieja en el que se lavan los platos,
la cocina, media de gas media de leña,
el armario con sus despensas donde se guardaban los implementos
(ollas, cucharas, cloro, etc.).

Si. Me gusta estar aquí.

Cojo la cuchara, inclino la olla, veo al fondo una capa de arroz entre blanco y dorado,
y me lanzo al ataque, mientras tanto,
el “chicle” va alargándose por mi garganta para ir dejando poco a poco espacio en mi boca.

Ese era mi momento de gloria,
ese era solo mi momento,
no le pertenecía a nadie más que a mí,
los demás estaban engullendo esa "bazofia" de arroz blanco con huevos fritos
untados de fresco y tierno pan recién comprado,
mezclandolo en sus bocas con esa agua de color de las cerezas.


Si.
Ese era mi lugar, por quince minutos, ese era mi mundo entero,
ese era el cuarto en que soñaba,
ese era el cuarto en que bebía mi agua cristalina y pura en ese cacharro que un día
se vanagloriaba de ser de blanca porcelana,
y que se estaba haciéndo viejo,
ese era "mi arroz quemado",
"mi raspadito de la olla".

Una y otra vez hendí la cuchara traspasándo esa capa de arroz entre blanco y dorado,
y cuando desgajaba con la cuchara,
raspándo hasta el fondo de la olla un buen trozo,
me llenaba el corazón de alegría ver que debajo de esa capa entre blanca y dorada,
la que estaba pegada al fondo de la olla,
ese arroz entre blanco y dorado se transformaba en un marrón brillante,
con mezcla de negro azabache.

¡Oye Pepè!

Si, "mami"

¿Ya terminaste de comer?

¡Ahora mismo termino!

¡Termina pronto para que vengas a recoger la mesa,
y te lleves los platos a la cocina para lavarlos……….


…………. …………………………………………..

Los padres no debieran de separarse nunca….porque el dolor que causan al corazón de los hijos es una de las pocas cosas de esta vida que es eterno………………………

tener que amar a una nueva “mami” que no te ama ni te acepta …….porque tu le recuerdas que el hombre que ella ama ha tenido otra mujer a la que antes amò ……..

o tener que amar a un nuevo “papi” que no te ama ni te acepta porque le recuerdas que ella ha tenido otro hombre al que antes amaba…….

¡No!............

los padres no debieran de separarse porque el dolor es grande y es hondo como las penitas del alma…………

Y pensar que a los demás se les olvida. ……….Pero a mi... no………. Pero son solo recuerdos,…….. nada más que recuerdos muertos que a veces salen de sus tumbas ……..para que no me olvide que algún dìa……. debo perdonar……………

Comentarios

  • amparo bonillaamparo bonilla Bibliotecari@
    editado septiembre 2015
    Que rico el raspadito de la olla, me encanta y si los padre no deberían de separarse:rolleyes:
  • JoseraulJoseraul Anónimo s.XI
    Que rico el raspadito de la olla, me encanta y si los padre no deberían de separarse:rolleyes:
    Gracias amparo por sus expresiones hacia este escrito
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com