¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

CÍRCULO LETAL (Cap. 4)

JanoJano Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado junio 2015 en Negra
Capítulo 4

Al llegar a comisaría, Juanita se sentó frente al ordenador y buscó los expedientes de Blanco y de Rojo. Ambos habían compartido celda con otros dos individuos:

Carlos Gris, encarcelado por diversas estafas. Sus especialidades; el timo de la estampita y el del Conde Arnau.

David Pardo, encarcelado por el robo a una joyería cuatro años atrás. Lo pillaron cuando estaba a punto de huir del país en un autocar con destino París. No llevaba las joyas con él y nunca se encontraron. Pardo nunca dijo donde las había escondido, su paradero seguía siendo un misterio.

Al parecer, Blanco, Rojo y Gris habían salido el mismo día de la trena, beneficiándose de una amnistía general. Pardo no tuvo tiempo de acogerse a esa amnistía, murió dos meses antes de neumonía.

-¿Estás pensando lo mismo que yo?-dije.

-¿Que Pardo les dijo a esos tres donde tenía escondidas las joyas?

-Y que se han matado el uno al otro para quedarse con todo.

-Tenemos que encontrar a Carlos Gris...Aquí está su dirección. ¿Vamos?

-Ya tardamos.

Gris vivía en una casita en las afueras. Llamamos pero nadie respondió. Miré por una de las ventanas y vi a Gris, lo reconocí por la foto de su ficha, estaba en una butaca completamente inmóvil. Golpeé la ventana para llamar su atención pero no se movió en absoluto. Me temí lo peor, así que eché la puerta abajo y entramos. A pesar del ruido Gris no se movió, Juanita puso dos dedos en su cuello para tomarle el pulso. Me miró y movió negativamente la cabeza.

-Está muerto -dijo.

-Mierda. Llama a comisaría, que envíen al forense. Mientras echaré un vistazo por aquí.

Encontré la pistola en un cajón. Una 9 mm que había sido usada hacía poco.

-¿Qué te apuestas a que esta es la pistola que mató a Rojo? -dije.


-No tiene ninguna herida o lesión visible -nos dijo Sara después de examinar a Gris – así que no os podré decir la causa de la muerte hasta que le haya hecho la autopsia.

-Gracias Sarita.

Estaba mirando como dos empleados colocaban al fiambre en una camilla para llevárselo al depósito cuando observé algo raro.

-Un momento -dije.

Gris tenía el puño cerrado, sujetando algo. Abrí su mano y saqué una bola de papel.

-Pueden llevárselo.

-¿Qué es eso? -preguntó Juanita.

-No estoy seguro.

Desenrollé la bola y alisé tres pequeñas hojas de papel sobre las que había dibujadas una serie de pequeñas líneas horizontales, verticales y diagonales. Las tres hojas eran distintas y no tenían ningún sentido, por lo menos para mi.

-¿Entiendes algo? -pregunté a Juanita.

-No había visto nada parecido. Debe ser una clave.

-Y debe ser importante, ya que se aferró a ello en el momento de su muerte.

-¿Qué crees que puede ser?

-Ni idea, pero debe ser algo valioso, tres hombres han muerto por ello.

-¿Crees que tiene relación con los asesinatos?

-No tengo la menor duda. Tres hombres, tres mensajes en clave. ¡Claro! Seguramente estos mensajes nos dirán donde están las joyas desaparecidas.

-Y cada uno de ellos tenía uno de esos papeles y se mataron uno al otro para conseguir los otros dos. ¿Eso es lo que crees?

-Creo que es muy posible.

-Si, pero...

-¿Pero?

-Si tu teoría es cierta, Bernardo Rojo mató a Antonio Blanco para conseguir su clave, después, Carlos Gris le mató a él y consiguió reunir los tres mensajes. ¿Voy bien?

-Vas bien.

-¿Y entonces Gris se muere de un infarto o vete a saber qué? Algo no me cuadra.

-Creo que la muerte de Gris no tiene nada de natural.

-¿Pero, en ese caso, quién le mato y porque no se llevó los mensajes?

-Esa es una buena pregunta.

Continuará...
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com