¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Infanticidios

SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado junio 2015 en Poemas
Intención
Lejos de querer protagonizar
una remake de Herodes,
intentaré liberarme de mis propios
recuerdos de la infancia
mediante un conocido exorcismo:
narrándolos en clave poética.
“Sáquese los demonios, amigazo
que adentro molestan” me diría
enfático, cierto Freud telúrico
que conozco.
Cada verso como cama de clavos
de un incómodo aunque gratuito
diván sobre el que me recostaré
para que hechos y sucesos
vayan arribando lentamente
a mi recuerdo como la luz
de las arcaicas estrellas a este mundo.
El in-fante, el “sin habla” que ahora
ventrilocuará a través de este medium
canoso de cuarenta años que como
un inmaduro chiquilín
(un boludón, al decir de sus amigos)
todavía “escribe versitos” o
pasa revista a sus figuritas del pasado.

Comentarios

  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2015
    Jugar a la estatua
    Cuando estábamos en casa de la abuela
    y se escuchaba la voz de un viejo que
    desde la calle se asomaba por el pasillo lateral
    y gritaba “¡Ameeeeelia!”
    ella sin decírnoslo nos proponía jugar a las estatuas.
    Así simulábamos no estar en casa,
    y esa molesta visita (un viejo cuñado
    que venía a buscar inversores para solventar
    sus borracheras) se fuera por donde vino.
    Con mi hermano, caminábamos sigilosos
    por las habitaciones, mientras
    sus voces y timbrazos estremecían la casa silente
    y la abuela espiaba por la ventana del frente
    corriendo apenitas la cortina para
    verificar si el pariente borrachín
    ya se había ido.
    Nos divertía ese juego, pues lo jugábamos
    en serio y con la abuela.
  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado junio 2015
    El aguafiestas
    Abuela regaba las plantas del jardincito del frente,
    era verano, hacía calor y nosotros (mi hermano,
    un vecino y yo) jugábamos a que no nos mojaba.
    La abuela se olvidaba de a ratos
    de las alegrías del hogar, para
    dirigirnos un chorro traicionero
    cuando nos encontraba distraídos.
    En eso estacionó un auto y bajó
    cierto burócrata que decía responder
    a la municipalidad. Anotició a mi abuela
    que le haría una multa porque mientras
    ella jugaba al carnaval con sus nietos,
    en el centro los vecinos estaban sin agua.
    Nosotros teníamos agua de pozo, es decir,
    la casa se alimentaba no de la red
    sino de una napa subterránea
    extraída a fuerza de motor.
    Pero abuela, cohibida, aceptó la multa
    y claro, el entretenimiento carnavalesco
    se acabó allí mismo.
  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado junio 2015
    Caleidoscopio
    Alguna vez tuve ese tubito mágico
    del que desconocía su nombre:
    yo sólo lo hacía girar, entre los dedos
    y al acercar el ojo veía figuras fabulosas
    que despertaban la curiosidad
    de los otros chicos cuando me sorprendían
    en la vereda, sentado sobre tapial de
    la casa de la abuela, atisbando por un
    telescopio que fabricaba su propio cosmos.
    Nunca supe cómo llegó a mí ni cómo desapareció
    pero lamento no tenerlo ahora
    con la falta que me hace un catalejo niño
    que me saque por un ratito
    de la grisura de mi cotidianidad.
    Caleidoscópico es un adjetivo
    que usé mucho en mis años
    de influencias neo barrocas,
    tal vez, razono ahora
    reminiscencias de ese juguete
    que tanto extraño.
  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado junio 2015
    La crucifixión rosada
    Cuando los sábados a la mañana
    yo iba a buscar a mi madre a la peluquería
    (quedaba a la vuelta de casa
    y por eso no había que cruzar ninguna calle)
    me asustaba un poco verla así
    metida bajo los efectos del
    secador de la permanente.
    Esa máquina me incomodaba, y si bien
    yo jamás había visto una electrocución
    en vivo y en directo desde Texas,
    algunas cosquillas atávicas me harían
    ver a mi madre sentada ahí,
    con el casco puesto y bajo el furor
    ventoso de las turbinas. Recuerdo que
    la peluquería contaba con tres lugares
    y ella, como un cristo frívolo,
    elegía siempre inmolarse en la silla del medio
    teniendo a dos viejas pituconas
    como sacrificadas adláteres.
  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado junio 2015
    Precauciones
    Cierta tarde
    estando en el patio
    sin nada con que entretenerme
    noté que sobre el borde
    del tapial de la medianera
    había pedazos de vidrios de botellas
    incrustados de punta.
    No pensé “para qué estarán”,
    pensé: “el que lo trepe se va a lastimar”.
    Agarré una escoba, y con el palo
    traté de quitar la amenaza filosa.
    Abuela me vio y me explicó:
    “Ladrones. Gente mala. Ser precavidos”.
    No entendí: seguí pensando
    cuánto daño le haría
    a quien sea.
  • estrofaestrofa Garcilaso de la Vega XVI
    editado junio 2015
    Me han encantado las secuencias poéticas que plasmas en tus versos, Silenus. También me acuerdo de mi caleidoscopio hecho en el colegio :-)
    Los juegos, la abuela, los cristales, la permanente, el caleidoscopio,..., flashes en la retina de una vida...

    Gracias por la lectura, Silenus :-)
  • SilenusSilenus Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado junio 2015
    estrofa escribió : »
    Me han encantado las secuencias poéticas que plasmas en tus versos, Silenus. También me acuerdo de mi caleidoscopio hecho en el colegio :-)
    Los juegos, la abuela, los cristales, la permanente, el caleidoscopio,..., flashes en la retina de una vida...
    Gracias por la lectura, Silenus :-)

    Muchas gracias otra vez, Estrofa, por tu generosidad en leerme y comentarme. Esta serie se me acabó enseguida, tal vez no revolví lo suficiente en el, como dice un humorista, "buffet Freud" de la niñez, alimento inagotable de respuestas.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com