¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Grupo de lectura: Noches blancas. Fiódor Dostoievski

GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
editado agosto 2016 en Grupos de Lectura
Abro el hilo de nuestra lectura de febrero: Noches blancas, de Fiódor Dostoievski (o Fedor Dostoyevski, según la versión que tengáis).

Imagenjpg

Primera edición: 1848

Lengua original: ruso

Traductores al español: (he reunido todos los que he podido pero si tenéis alguno más, lo ponemos también )
Tatiana Pérez (Editorial Magisterio Español, 1978)
Juan Luis Abollado Vargas (Bruguera, 1980)
Juan López-Morillas (Compañía Europea de Comunicación e información, 1991)
Elisa Dapia Romero (Edicomunicación, 2001)
Rafael Cansinos Assens (Punto de Lectura, 2001) (publicada de manera póstuma)
José Manuel García González (Catarsis Producciones, 2009)
Montserrat Oromí (Ediciones Brontes, 2013)
Olga Sokolov y Lur Elorriaga Sotuela (Ediciones Eneida, 2013)

Sinopsis:
Noches blancas es una novela del autor ruso Fiódor Dostoyevski publicada en 1848, al inicio de la carrera del autor.Como en muchas de las obras del autor, la obra está narrada en primera persona por un narrador, sin nombre. El protagonista es el arquetipo del joven soñador y solitario e imagina constantemente su vejez solit aria. Durante uno de sus largos y cotidianos paseos por las calles de San Petersburgo se encuentra con una joven, Nástienka. Hasta entonces, éste nunca había hablado con mujeres y mucho menos se había enamorado, pero hay algo de ella que le hechiza. El relato está estructurado durante cuatro noches y una mañana.
«13

Comentarios

  • Bien, entonces tenemos toda esta semana para comentarlo y si se necesita más tiempo damos otros 8 días más, como para poner algún limite y no quedarnos eternamente.:)
  • GadesGades Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2014
    Es lo primero que leo de Dostoyevski. De momento sólo voy a comentar que me ha sorprendido gratamente, esperaba una lectura más pesada.
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado febrero 2014
    Aquí va mi granito de arena (sin destripar el final ni nada importante, para que no haya problemas :D).
    En primer lugar, he de decir que la versión que he manejado es la de 1980 de la editorial Bruguera (traducción de Juan Luis Abollado Vargas). Estaba en la biblioteca infantil, así que supuse que, aparte de tener la letra de camión, el texto iba a estar muy adaptado: me equivoqué. No es que un niño no pueda leerlo, pero el estilo creo que se ha conservado bastante íntegro y no se ha infantilizado: un punto a favor. Además, las ilustraciones son bonitas, así que por el lado de la edición me ha gustado. Ahora, vayamos al contenido.
    El libro se divide en seis capítulos: Primera noche, Segunda noche, Historia de Nástenka, Tercera noche, Cuarta noche y La mañana. Los dos primeros tienen un estilo más elaborado, con oraciones más largas y complejas (supongo que porque el narrador habla sobre sí mismo). Desde el momento en el que aparece Nástenka, la lectura se hace mucho más fácil: la acción avanza más rápido y hay mucho diálogo. De los fragmentos dialogados destaco sobre todo la diferenciación de las voces de los personajes. Aunque el narrador parece que contagia un poco de la simplicidad de Nástenka a la hora de hablar, sus voces se pueden diferenciar muy fácilmente.
    La trama, aunque simple, está bien elaborada y, sobre todo, reducida a lo esencial. Cuando leí el primer capítulo, con ese estilo tan elaborado que comentaba antes, me temí que la trama estuviera demasiado adornada o estirada pero me sorprendió gratamente que sólo estuvieran las escenas necesarias.
    La historia de la abuela y Nástenka me pareció bastante simpática y da la pista sobre el carácter de la muchacha: creo que más que buscar el amor o el cariño busca libertad, no sé si estaréis de acuerdo conmigo. Por otro lado, la del narrador es un poco gris: el hecho de que no tenga nombre contribuye también a enfocar la historia en la chica.
    De momento, sólo se me ocurre ésto. Conforme vayamos comentando todos, seguro que salen más cosas. Ah, y tengo una cita que me ha extrañado y que querría contrastar con vosotros, pasa que está casi al final y no quiero ponerla sin que todos hayan llegado, para no destripar nada.
    ¿A vosotros qué os ha parecido? :D
  • Mejor de lo esperado, claro que apenas me he leído la primera noche pero también pensé al principio que iba a ser muy denso y me sorprendió gratamente con la aparición de la chica, hoy trataré de leer más:).
  • GadesGades Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2014
    Yo encontré en la biblioteca unas obras completas en dos tomos. Editorial Aguilar. Traducción de Rafael Cansinos Assens.

    Como decía, lo primero que encontré fue una sorpresa. Sin haber leído antes a Dostoyevski, desconozco por qué razón, imaginaba una lectura más difícil, más pesada. Sin embargo me ha resultado ágil y bastante cómoda.

    Gileblit, coincido contigo en la opinión sobre el motivo del lenguaje más elaborado en los dos primeros capítulos. El narrador habla sobre sí mismo y sobre su situación, su vida de soñador. La frescura que trae la aparición de Nástenka aligera incluso el lenguaje del protagonista en los diálogos.

    La historia de Nástenka me parece bastante triste, claro que, tal como se narra y comparada con la previa narración del soñador, queda hasta graciosa. Coincido en que ella sólo pretende una salida de ese encierro encadenada a la abuela. Pero de la misma manera, se me antoja que él sólo sufre el espejismo, la ilusión de un rayo de luz en medio de las sombras y la soledad de su vida.

    Creo que imagino a qué cita te refieres, Gileblit, porque simboliza toda la historia, que de momento no vamos a destripar, ¿no?
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado febrero 2014
    Gades escribió : »
    Creo que imagino a qué cita te refieres, Gileblit, porque simboliza toda la historia, que de momento no vamos a destripar, ¿no?

    No sé si simboliza toda la historia, es simplemente algo extraño que he encontrado. Voy a buscar otra edición y a comparar la frase antes por si acaso. ;)
  • Michelle LeguizamonMichelle Leguizamon Anónimo s.XI
    editado febrero 2014
    No se porque pero los pocos libros que he leído escritos por Dostoievski me dejan un halo de vació en el buen sentido de la palabra, tiene que ver, diría yo, con la profundidad.

    Lo disfrute mucho, también pensé que seria denso pero me sorprendió el estilo y la rapidez con la que se abordo el sentimiento, de ahí me surgen varias preguntas que espero compartir mas adelante. :o
  • GadesGades Garcilaso de la Vega XVI
    editado febrero 2014
    Gileblit escribió : »
    No sé si simboliza toda la historia, es simplemente algo extraño que he encontrado. Voy a buscar otra edición y a comparar la frase antes por si acaso. ;)

    Ah, entonces no es lo que yo pensaba. Ya saldremos más adelante de dudas.

    Michelle, yo no he leído otros pero este sí me dejó esa sensación de vacío, la encontré al principio y al final de la historia. Identifico esa sensación con la que rodea al protagonista, tan encerrado en sí mismo, aislado, solo, salvo unas cuantas noches. Me ha parecido magistral la forma de profundizar en este personaje, en su mente, en sus sensaciones y sentimientos, en resumen en su psique.
  • StephenVinziStephenVinzi Gonzalo de Berceo s.XIII
    editado febrero 2014
    Gileblit escribió : »
    1848

    En 1848 hubo una OLA de revoluciones populares en toda Europa, reprimidas sangrienta y salvajemente por las monarquias
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado febrero 2014
    Gades escribió : »
    Michelle, yo no he leído otros pero este sí me dejó esa sensación de vacío, la encontré al principio y al final de la historia. Identifico esa sensación con la que rodea al protagonista, tan encerrado en sí mismo, aislado, solo, salvo unas cuantas noches.

    Coincido contigo. El principio, el relato de los paseos, es divertido pero es muy silencioso, no hay diálogos ni voces, es como una película que estuviera pasando delante de él. El final, [OCULTAR]con el protagonista en la cama sin querer ni levantarse, es casi peor: se alegra pero ya ni se mueve. Antes había posibilidades de que le pasara algo mientras paseaba: ya ni eso[/OCULTAR].

    Acabo de descubrir que existe una etiqueta OCULTAR, así que voy a utilizarla para poner tres citas: dos que me hicieron bastante gracia y la que os decía que me pareció rara (no he tenido ocasión de contrastar con otras ediciones):

    [OCULTAR]
    Estaba dispuesto a marcharme con cualquier carreta o con el primer caballero que de respetuosa apariencia que alquilase un coche, pero ni uno solo, absolutamente ninguno, se dignaba invitarme. O se habían olvidado de mí, o les era a todos ajeno.

    Una duda que ofende. ¿Cómo podían olvidarse del eterno paseante? :D
    Al llegar aquí, Nástenka se detuvo y soltó una carcajada; pero al ver que yo también me reía, se detuvo inmediatamente:
    -Oiga, no se ría de mi abuela. Yo me río porque al cosa tiene gracia: qué va una a hacerle, si la abuela tiene esas rarezas, mas no por esto dejo de tenerle cariño.

    Es tan espontáneo lo de «Oiga, no se ría de mi abuela» que me partía. Después de lo solemne que se pone el caballero para contarle su vida, me lo imagino reprendido por esta muchacha y... en fin, una nota de humor. :D
    -¡Basta, basta! ¡No siga! -replicó la muy pícara, que lo había adivinado todo en un instante.
    Súbiamente se transformó y se tornó locuaz, jovial y hasta retozona: cogiéndome del brazo, se echó a reís, trató de provocar mi hilaridad, y cualquier muestra de turbación por mi oartesuscitaba en ella una risotada larga y ruidosa. Estuve a punto de irritarme. Y ella se puso a coquetear:
    -Mire, a pesar de todo, me ha molestado un poco que no me haya hecho usted el amor. ¡Dígame ahora cómo entender a un hombre como usted!

    Por el contexto, yo diría que se refiere más bien a que le molesta que no le haya hecho la corte, ¿no? ¿Vosotros os habéis encontrado esto?
    [/OCULTAR]
  • Muy graciosa la parte en que la chica vive unida a las enaguas de la abuela, dentro de lo incomodo que debe ser para ella, mucho cuento que las invitan a alguna parte con semejante lastre encima.:cool:
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado febrero 2014
    amparo bonilla escribió : »
    Muy graciosa la parte en que la chica vive unida a las enaguas de la abuela, dentro de lo incomodo que debe ser para ella, mucho cuento que las invitan a alguna parte con semejante lastre encima.:cool:

    Lo mismo es verdad que era amor... :rolleyes: Por amor te llevas hasta ala abuela a la ópera, ¿no? :D
  • Pues si, demasiado amor y a la final quedó demostrado, aunque le haya roto el corazón a su amigo del alma, por un momento pensé que él no le había entregado la carta al chico y que por eso había faltado a la cita:cool:
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado marzo 2014
    amparo bonilla escribió : »
    Pues si, demasiado amor y a la final quedó demostrado, aunque le haya roto el corazón a su amigo del alma, por un momento pensé que él no le había entregado la carta al chico y que por eso había faltado a la cita:cool:

    En realidad, el muchacho parece que no ha recibido nada porque se la encuentra como de casualidad: lo mismo aquí el amigo narrador es un poco retorcido. :D
  • Pues si tenia otras intenciones le salio el tiro por la culata, le toco conformarse con ese minuto de dicha, que creo es la base de estas noches blancas:)
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado marzo 2014
    amparo bonilla escribió : »
    Pues si tenia otras intenciones le salio el tiro por la culata, le toco conformarse con ese minuto de dicha, que creo es la base de estas noches blancas:)

    Coincido contigo; el pobre se ha quedado... pues eso, en blanco. :rolleyes:
  • GadesGades Garcilaso de la Vega XVI
    editado marzo 2014
    Coincido en vuestros comentarios. También me pareció muy gracioso el momento en que le dice que no se ría. Igualmente tengo mis dudas sobre si la carta fue entregada o no y sobre las verdaderas intenciones del enamorado que regresa, pues el momento del encuentro se me hace muy raro,no es un encuentro muy natural que digamos.

    [OCULTAR]La cita a la que yo me refería era la última de la novela:
    "¡Dios mío! ¡Todo un momento de felicidad! ¡Sí!, ¿no es eso bastante para colmar una vida?..."
    [/OCULTAR]
    Esa me parece la esencia de la obra y por lo que he curioseado por ahí un tema habitual en el autor. Y yo contestaría encantada a esa pregunta: NO. [OCULTAR]De hecho, a pesar de los momentos divertidos de la narración, esta cita final me parece muy triste, como si se rindiera, se conformara con lo poco conseguido y se engañara a sí mismo dándole tanta importancia.[/OCULTAR]

    Aprovechando que el libro que saqué de la biblioteca tiene más obras, leeré algo más de Dostoyevski. Me ha gustado mucho.
  • DinoDino Fernando de Rojas s.XV
    editado marzo 2014
    Esta obra la leí hace un par de años y me dejó muy buena impresión. Le echaré una miradita para refrescar los detalles.
  • torrejuelastorrejuelas Juan Boscán s.XVI
    editado marzo 2014
    La verdad es que me he demorado más de la cuenta en hacer algún comentario sobre la novela. Lo único que me alegra es que Fiódor no sea forero sino estaría muy ofendido por eso...je je je je :D
  • Pues que te haga bombas la camisa, no te vayas a hacer el manuel:)
  • torrejuelastorrejuelas Juan Boscán s.XVI
    editado marzo 2014
    amparo bonilla escribió : »
    Pues que te haga bombas la camisa, no te vayas a hacer el manuel:)

    :confused::confused::confused::confused::confused:
  • Pues que para ayer es tarde, estamos esperando tus aportes:)
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado marzo 2014
    amparo bonilla escribió : »
    Pues que para ayer es tarde, estamos esperando tus aportes:)

    Eso, eso. :D
  • Bueno, pues vamos viendo el siguiente libro, ya los que deseen comentar, ahí queda para que lo hagan cuando quieran, pero no nos podemos quedar eternamente esperando lo que no ha de llegar:):D

    Alguna sugerencia:confused:
  • GadesGades Garcilaso de la Vega XVI
    editado marzo 2014
    De acuerdo Amparo.:)
    Propongo Pasaje a la India, de E. M. Forster, por un motivo muy bueno: lo tengo aquí esperando a terminar con otras cosas y no acabo de arrancar con él. :p
  • torrejuelastorrejuelas Juan Boscán s.XVI
    editado marzo 2014
    A primera vista se ve una historia simple pero no lo es. Hay una primera parte que se podría decir que es una descripción de la ciudad y claro que lo es sin embargo nos da más referencias del carácter del narrador. Yo vi a un hombre algo desequilibrado por no decir enfermo. No sabe relacionarse y a falta de amigos en sus eternas caminatas solitarias hace amistad con casas a tal punto que dialoga con ellas, incluso, con cierta nota de humor. Cuando una de sus “amigas” va ser pintada de amarillo, cosa que a ambos les horroriza, siente que la va a dar ictericia, posiblemente como un gesto de solidario, él también se va teñir de amarillo. Y de acuerdo a su carácter cuando tiene la posibilidad de hacer amistad la evita como algo inquietante. Este extraño hombre conoce a todos los que conforman su mundo habitual pero como una película que pasara frente a sus ojos. Da la impresión que nunca se va integrar al elenco. Pero y pesar de su egocéntrico vivir se da el tiempo de analizar la conducta de los ciudadanos a su alrededor. Y aquí un hecho notable nos da una pista de los comienzos de lo que llamamos salir de vacaciones, además de ciertos rasgos humanos que aun se mantiene exactamente igual. El aparentar. Hoy quien no va a la playa usa bronceador y se esconde por el tiempo necesario per después muy campante se inventa una sabrosa historia sobre sus vacaciones. Lo he visto. En la historia todos aparentaban estar listo para ir al campo, el narrador notaba en su actitud esa especial condición. Me imagino que el mar aun no era popular. Una finca o unos parientes con finca era, de alguna manera, pertenecer a cierta clase social. Hoy día hay financieras y euros disponibles para viajar aunque a costa de endeudarse todo el año venidero pero se cumple ese ritual tan esperado. A tal punto era bien visto ir al campo que la ciudad quedaba sola, cosa muy adecuada para él pero extrañamente y como una contradicción vital sentía que lo dejaban solo. Incluso que muchos de los que se marchaban alegremente y que pasaban por su lado, según su extraña mentalidad, no le querían llevar. También es notable como nos da una visión de lo inicial que estaba ese quehacer estival. También nos describe casas de campo de familias pudiente y clase ubicadas en distintos lugares muy bellos, según el narrador por lo mismo me llama la atención lo que nos hace notar al describirnos una carreta impresionantemente cargada de utensilios domésticos y de siervos que iban sobre ella para cuidar esa montaña y después servir como siempre. ¿Las casas estaban vacías? O era otro tipo de gente, otra clase social. En fin poco ha variado, hoy veo camionetas repletas de equipaje, sobresaliendo las eternas bicicletas de los niños. En eso estaba nuestro héroe ¿? cuando en uno de estos paseos y sintiendo que su valor como humano era mínimo observó a una mujer apoyada en la baranda del muelle la que le pareció de muy buen porte, pero es curioso que en esta atmósfera algo esquizoide esta fulana llevará puesto un alegre sombrero…
    Si quieren pueden seguir con otra novela. Yo termino con ésta y continuo con la que ustedes eligan.
  • torrejuelastorrejuelas Juan Boscán s.XVI
    editado marzo 2014
    Es encuentro hace que la novela tome un giro inesperado. Un hecho logra que se entreguen a esa amistad difícil y desconfiada. Se dan a conocer sus historia cual más, cual menos extraña y diferente. Amistad que queda marcada desde un principio por la advertencia de no enamorarse de parte de ella. El muestra su alma llena de soledad y un mundo lleno de fantasía; ella el hastío de una vida entre cuatro paredes y junto a una anciana. El enamora o cree estarlo a pesar de la advertencia. Sin embargo y hasta que ella, enamorada de otro, llora su desencanto, él se atreve a decírselo. Lo que en un principio era algo incomodo para la mujer pronto se transforma en algo deseable y muy pronto se entrega a la idea de estar juntos. Y son felices por una eternidad encerrada en unas horas. Pero como un sino para su felicidad el “otro” vuelve y ella vuela a sus brazos y pronto nuestro narrador se convierte solo en un sueño que de alguna manera se hiso realidad. Y como contraparte y a pesar de su tristeza, él se siente agradecido por esos minutos de felicidad junto a ella. Una novela llena de gestos enfermizos de ambos personajes. Desde mi particular punto de vista e incluso podría – en un giro total y arriesgado – pensar que es solo un sueños más del narrador y que lo imagina mientras observa las arañas del cielo raso.
  • torrejuelastorrejuelas Juan Boscán s.XVI
    editado marzo 2014
    Gileblit escribió : »
    Eso, eso. :D

    ya... listo y muy....:-O
  • Hecha la tarea, seguimos con otro, el que propone Ana no me es conocido, pero si se puede encontrar fàcil, por mi estarìa bien, si saben de donde bajarlo, me puede pasar el pitazo:)
  • GileblitGileblit Fernando de Rojas s.XV
    editado marzo 2014
    amparo bonilla escribió : »
    Hecha la tarea, seguimos con otro, el que propone Ana no me es conocido, pero si se puede encontrar fàcil, por mi estarìa bien, si saben de donde bajarlo, me puede pasar el pitazo:)

    Yo lo he localizado en la biblioteca. No sé si me dará tiempo a seguir el ritmo porque tengo otro compromiso de lectura pero lo intentaré. :D
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com