¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Esteticismo vs Argumento.

Alejandro DumasAlejandro Dumas Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
editado mayo 2012 en Debatiendo
Resulta más que evidente, que el punto ideal lo encontramos, cuando una novela relata una historia que nos cautiva, y además de ello, está escrita con un lenguaje esteticista. Y aún y así, ambas cuestiones van a gustos, pues lo que a mi me atrae, o me emociona; a otra persona puede dejarle totalmente fría. Pero al margen de todo ello, olvidando los miles de matices, que obviamente existen.
En principio que prefieres: ¿El argumento o las bellas palabras que lo envuelven? ¿Puede una historia vulgar, estar tan bien contada que resulte de tu agrado?

Comentarios

  • sijordsijord Pedro Abad s.XII
    editado mayo 2012
    Si he de elegir uno de los dos, yo soy partidario del argumento.
    Es evidente que trato de elegir novelas que cumplan con ambos requisitos (por desgracia no siempre acierto :p) pero, mientras que creo que un buen argumento desarrollado con un lenguaje simplemente correcto puede ser entretenido siempre y cuando se cumpla con unos mínimos, me da la sensación de que lo contrario no se sostiene.
    Me pasa lo mismo con el cine: creo que un mal director puede tumbar un buen guión, pero no creo que nadie sea capaz de levantar un guión malo.
    Ahora... se podría hablar mucho sobre lo que es para cada uno de nosotros un buen argumento o un buen guión, porque no me refiero a la típica novela de intriga-histórico-esotérica-medio-misteriosa sino a otra cosa... je, je.
  • SarasvatiSarasvati Fernando de Rojas s.XV
    editado mayo 2012
    Yo reconozco que tengo tanta debilidad por la habilidad para juntar palabras que la belleza estética a veces me camufla lo anodino o tópico de la historia. Por poner un ejemplo, "Expiación" de Ian McEwan. El argumento, relativo a un amor imposible, tiene más bien poco de innovador;lo habremos visto unas cien veces. Es cómo lo cuenta, la incursión en la psicología de los personajes, la profusión de detalles que capturan la atención, lo que le quita todo el halo de drama al uso. Sin la prosa tan particular de McEwan, esa historia podría haber quedado en nada, sería un globo desinflado.

    A veces, lo contrario. Pero yo diría que ocurre sólo con esas novelas que llamamos "de entretenimiento", con la que sólo buscamos distraernos. Novelas de acción, o los típicos bestsellers. Tienen argumentos llamativos(que no necesariamente buenos argumentos) que nos hacen olvidar un estilo descuidado, o que ayuda poco.

    Yo creo que la buena literatura debería tener un poco de ambas cosas, o en todo caso tanto de una que compensara con creces las carencias respecto a la otra.
  • IgnoriaIgnoria Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2012
    No hay historias vulgares. Mientras freía las croquetas, estaba pensando en qué elegir de los dos supuestos, no me decidía. Pero, supongo que por alguna misteriosa conexión que desconozco, al sacar la última croqueta de la freidora, me llegó la respuesta. Si solo puedo elegir una de las dos virtudes propuestas en una lectura, prefiero la de la forma. Me gustan las palabras. Sacrifico el argumento, en este caso porque me veo olbligada, a favor de las palabras. Y después de comerme las croquetas, pienso igual. Es decir, no ha sido por el hambre.
    Saludos.
  • editado mayo 2012
    Argumento 100%, todos los buenos libros que tuve el placer de leer carecían de esteticismo, en algunos la escritura coloquial resultaba encantadora, por ejemplo Trópico de Cáncer, de Henry Miller.

    Odie Hamlet y seguiré odiando al Quijote.
  • sijordsijord Pedro Abad s.XII
    editado mayo 2012
    Sarasvati escribió : »
    Yo reconozco que tengo tanta debilidad por la habilidad para juntar palabras que la belleza estética a veces me camufla lo anodino o tópico de la historia. Por poner un ejemplo, "Expiación" de Ian McEwan. El argumento, relativo a un amor imposible, tiene más bien poco de innovador;lo habremos visto unas cien veces. Es cómo lo cuenta, la incursión en la psicología de los personajes, la profusión de detalles que capturan la atención, lo que le quita todo el halo de drama al uso. Sin la prosa tan particular de McEwan, esa historia podría haber quedado en nada, sería un globo desinflado.

    A veces, lo contrario. Pero yo diría que ocurre sólo con esas novelas que llamamos "de entretenimiento", con la que sólo buscamos distraernos. Novelas de acción, o los típicos bestsellers. Tienen argumentos llamativos(que no necesariamente buenos argumentos) que nos hacen olvidar un estilo descuidado, o que ayuda poco.

    Yo creo que la buena literatura debería tener un poco de ambas cosas, o en todo caso tanto de una que compensara con creces las carencias respecto a la otra.

    Leyendo tu respuesta he caído en la cuenta de que, muchas veces, estilo y contenido no son más que dos caras de una misma moneda. La historia de McEwan no cae en el cliché porque logra enfocar a sus personajes de un modo especial y contarnos algo nuevo sobre ellos, algo que no hemos leído mil veces a pesar de que la situación de fondo sí que sea muy común (argumento), y ese enfoque se ve reforzado por su valiosa prosa (estilo).

    Va a ser difícil quedarse sólo con una de las dos cosas... ja, ja...
  • Alejandro DumasAlejandro Dumas Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2012
    Ignoria escribió : »
    No hay historias vulgares. Mientras freía las croquetas, estaba pensando en qué elegir de los dos supuestos, no me decidía. Pero, supongo que por alguna misteriosa conexión que desconozco, al sacar la última croqueta de la freidora, me llegó la respuesta. Si solo puedo elegir una de las dos virtudes propuestas en una lectura, prefiero la de la forma. Me gustan las palabras. Sacrifico el argumento, en este caso porque me veo olbligada, a favor de las palabras. Y después de comerme las croquetas, pienso igual. Es decir, no ha sido por el hambre.
    Saludos.

    Con el modo en que has jugado con la mera anécdota: Mientras freía las croquetas, para dar un enfoque literario a tu argumentación, avalas totalmente tu respuesta.
    Podías haber respondido sin más, pero lo has adornado con palabras. Las cuales, me han trasladado a tu cocina, me han permitido conocer tu churretosa freidora -todas lo son-, y he llegado a sentir el aroma de la comida casera, que desprendían tus deliciosas croquetas. No he dudado un instante en engullirlas contigo.
    El sentido del humor del último párrafo, personificando y exonerando de culpabilidad al hambre, también me ha gustado.
  • SarasvatiSarasvati Fernando de Rojas s.XV
    editado mayo 2012
    Ignoria escribió : »
    No hay historias vulgares. Mientras freía las croquetas, estaba pensando en qué elegir de los dos supuestos, no me decidía. Pero, supongo que por alguna misteriosa conexión que desconozco, al sacar la última croqueta de la freidora, me llegó la respuesta. Si solo puedo elegir una de las dos virtudes propuestas en una lectura, prefiero la de la forma. Me gustan las palabras. Sacrifico el argumento, en este caso porque me veo olbligada, a favor de las palabras. Y después de comerme las croquetas, pienso igual. Es decir, no ha sido por el hambre.
    Saludos.

    No hay nada como freír croquetas para que te venga la iluminación, pero yo todavía estoy más receptiva después de fritas y zampadas(porque también las hay de alfalfa) :p
  • NonsenseNonsense Anónimo s.XI
    editado mayo 2012
    Por alusión me veo en la obligación de responder.

    Nací en un bullicioso puchero. Mi infancia fue un baile entre garbanzos, zanahorias, patatas, huesos de jamón, de espinazo, pavo y un entrañable tocino que dedicó su último aliento a explicarme qué tenía que ver realmente con la velocidad, secreto que juré llevarme al otro mundo.

    Tuve una juventud breve y tormentosa. Me mezclé con leches, harinas, aceites, perejiles y cebollas, y un tenedor que nos batía en orgías interminables.

    Pero, ay, los pecados se pagan y pronto llegó mi castigo, la condena a ser abrasada en esa freidora churretosa donde un aceite cruelmente sobrecalentado me hizo estallar y derramar mis entrañas cremosas.

    Reconozco que mi vida fue breve; a vuestros ojos, incluso anodina, sí. Pero... permitidme que me indigne y manifieste el dolor en mi alma de bechamel al sentir que insinuáis que la historia de mi vida fue vulgar.

    Nunca más vuestra,
    La Croqueta de Ignoria.
  • Que triste final, y lo peor que nunca más sea nuestra, que croqueta tan efímera:eek::p
  • IgnoriaIgnoria Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2012
    Nonsense escribió : »
    Por alusión me veo en la obligación de responder.

    Nací en un bullicioso puchero. Mi infancia fue un baile entre garbanzos, zanahorias, patatas, huesos de jamón, de espinazo, pavo y un entrañable tocino que dedicó su último aliento a explicarme qué tenía que ver realmente con la velocidad, secreto que juré llevarme al otro mundo.

    Tuve una juventud breve y tormentosa. Me mezclé con leches, harinas, aceites, perejiles y cebollas, y un tenedor que nos batía en orgías interminables.

    Pero, ay, los pecados se pagan y pronto llegó mi castigo, la condena a ser abrasada en esa freidora churretosa donde un aceite cruelmente sobrecalentado me hizo estallar y derramar mis entrañas cremosas.

    Reconozco que mi vida fue breve; a vuestros ojos, incluso anodina, sí. Pero... permitidme que me indigne y manifieste el dolor en mi alma de bechamel al sentir que insinuáis que la historia de mi vida fue vulgar.

    Nunca más vuestra,
    La Croqueta de Ignoria.
    : ) Me alegró leerte, sabía que no me equivocaba al pedirte que vinieras. Y me ha gustado mucho lo que he leído. Te digiero perfectamente y luego supongo que me tocará hacer contigo algo menos agradable, jaja, el maldito proceso digestivo tan poco romántico.
    Un beso, y gracias por tu presencia.
  • SarasvatiSarasvati Fernando de Rojas s.XV
    editado mayo 2012
    Nonsense escribió : »
    Por alusión me veo en la obligación de responder.

    Nací en un bullicioso puchero. Mi infancia fue un baile entre garbanzos, zanahorias, patatas, huesos de jamón, de espinazo, pavo y un entrañable tocino que dedicó su último aliento a explicarme qué tenía que ver realmente con la velocidad, secreto que juré llevarme al otro mundo.

    Tuve una juventud breve y tormentosa. Me mezclé con leches, harinas, aceites, perejiles y cebollas, y un tenedor que nos batía en orgías interminables.

    Pero, ay, los pecados se pagan y pronto llegó mi castigo, la condena a ser abrasada en esa freidora churretosa donde un aceite cruelmente sobrecalentado me hizo estallar y derramar mis entrañas cremosas.

    Reconozco que mi vida fue breve; a vuestros ojos, incluso anodina, sí. Pero... permitidme que me indigne y manifieste el dolor en mi alma de bechamel al sentir que insinuáis que la historia de mi vida fue vulgar.

    Nunca más vuestra,
    La Croqueta de Ignoria.

    Leyendo a esta susceptible bolita de carne se me han abierto los apetitos, el guloso y el literario.
    No son horas, pero lo mismo me bajo a la cocina a freírme unas croquetas...o alguna bajoca murciana, en su defecto :)
  • Alejandro DumasAlejandro Dumas Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2012
    Del caldero churretoso en la panza
    Una croqueta joven y alocada
    Bailaba en el aceite descocada
    Preparada con carne de matanza.

    Puso fin cocinada a tanta danza
    Reclinose en el plato más pausada,
    Y ardía su mejilla acalorada
    Oyendo exageradas alabanzas.

    Tras ello sin espera ni reposo
    Se vio atrapada en la boca hermosa
    Mordida en silencio fervoroso.

    Navega la croqueta deliciosa
    Ajena al porvenir excrementoso
    Que le dará su dueña licenciosa.


    .
  • IgnoriaIgnoria Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2012
    Sin palabras, jaja. Soberbio. Empiezo a pensar que me váis a descuarinjar literalmente...o es literariamente. : )
  • Alejandro DumasAlejandro Dumas Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2012
    Sarasvati escribió : »
    Leyendo a esta susceptible bolita de carne se me han abierto los apetitos, el guloso y el literario.
    No son horas, pero lo mismo me bajo a la cocina a freírme unas croquetas...o alguna bajoca murciana, en su defecto :)

    A esas horas mejor bajoca murciana. Sin duda. :p
  • DragonDragon Lope de Vega s.XVII
    editado mayo 2012
    Perdón por mi ignorancia total, pero, ¿ qué és bajoca ?¿ Algo que se come ?Y lo que ha dado de sí las croquetas de Ignoria y yo con este hambre que manejo hoy, ( no he almorzado, pues mi jefe es primo hermano de algún nazi escondido y aprendió entre los germanos, como martirizar a sus empleados, sin dejar huella ).Aquí se empieza con un tema y se termina hablando de croquetas.¿ De qué se estaba hablando ?Me he vuelto a perder.Enfin....
    Después de unos cuantos segundos de suspención intelectual, encontré de lo que se hablaba.Entre calada y calada, pienso y repienso que me gusta más el argumento de la novela.Pero eso dá que pensar, pues si el argumento no me llena, ya puede tener todas las florituras verbales habidas y por haber, que no me engancha ni con pegamento.O también se ha dado el caso que está escrito de una manera la mar de sencilla y me ha gustado más el libro.Nunca me había planteado esa cuestión, entre el argumento o la estética.Como leo de todo, nunca le di mayor importancia a ello.Y ahora me he liado yo, porque ya ni sé que me gusta más.Si se unen las dos, mejor que mejor, si no hay cabida para las dos, sigo con el argumento y la estética, para el post mortem.
  • Alejandro DumasAlejandro Dumas Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita s.XIV
    editado mayo 2012
    bajoca.

    (Delcat.-val. bajoca).



    1. f.Mur. Judía verde.


    Ignorante no eres. ¡Pero perezosa....! ¿Para que está el diccionario? ;)

    Aunque ya sé que me vas a responder:

    - ¿Para que te tengo a tí Sr. Dumas? :mad:
  • DragonDragon Lope de Vega s.XVII
    editado mayo 2012
    Tenga usted en cuenta, señor, que al escribir esas escuetas palabras, la que le escribe estaba más cansada que Rajoy en un día de mitín desenfrenado.No había ganas de buscar en el Dios Google la palabrita en cuestión y como bien dice, ¿ para qué le tengo, señor Dumas ?Además, más vale la información de primera mano, no vaya a ser que este manojo de cables se equivoque.Las bajocas, con esta calor, pues como que no, jejeje.Se prefiere un espeto de sardinas, acompañado de una buena cerveza helada.
  • MissMoneypennyMissMoneypenny Pedro Abad s.XII
    editado mayo 2012
    Por eso yo prefiero los flamenquines, como se repiten, no los siento tan efímeros.

    Saludos.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com