¡Bienvenido/a!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

¡Atención! Para conocer y opinar sobre la nueva plataforma de Foro de Literatura por favor haz clic aquí.

Historia de la Fe

juanchojuancho Francisco de Quevedo s. XVII
editado abril 2016 en Histórica
Año de 1532.
Francisco Pizarro llega a Cajamarca. En aquellos años convulsionados del imperio inca, Huascar y su hermano Atahualpa llevaban varios años de guerra fratricida. Todas las etnias dominadas por los incas, vieron en aquellos barbudos españoles a sus libertadores, formaron alianzas con ellos para acabar con los incas. Al llegar a Cajamarca y tomar preso a Atahualpa, este secretamente ordenó la ejecución de su hermano.
Muerto su hermano, Atahualpa quiso negociar su libertad con Francisco Pizarro. Le ofreció un depósito lleno de piezas de oro y dos depósitos de piezas de plata. El depósito o “cuarto del rescate” aun existe en Cajamarca. Sus dimensiones son de 11.8 m de largo, 7.3 de ancho y 3.1 de alto. El ofrecimiento de Atahualpa indicaba: “hasta donde llegue mi mano”. Atahualpa media 1.8 aproximadamente y su mano levantada llegaba a los 2.1. algo de 180 metros cúbicos de oro y 360 metros cúbicos de plata.
Francisco Pizarro, no tenía la menor intención de liberar a Atahualpa. Pero un grupo de sus subordinados encabezado por Gonzalo Pizarro abogaban por dejarlo vivo y llevarlo a España.
Francisco Pizarro decide enviar a Gonzalo a explorar más al sur y obtener información acerca de Pachacamac. Con ello se desembarazaba del mejor abogado que tenia Atahualpa.
Atahualpa fue ejecutado por garrote en julio de 1533 dando fin al imperio de los Incas. Gonzalo Pizarro estaba explorando al sur.
Cuando Gonzalo Pizarro llegó al valle del Rimac en 1533 jamás imaginó que casi quinientos años después aquel lugar se convertiría en una ciudad de diez millones de habitantes de diferente origen étnico y cultural.
Pachacamac era el oráculo más importante de aquella tierra.
Pachacamac, que significa soberano del mundo, era un dios al que se iba a consultar acerca de diversos eventos, consultaban los caciques y el inca. Pachacamac era un dios de origen no inca, al parecer fue Wari. Lo notable es que su fama no pudo ser soslayada por Huiracocha (hacedor del mundo) ni mucho menos por el Inti (sol).
Gonzalo Pizarro al llegar al templo de Pachacamac no encontró para su gusto todo lo valioso que debía encontrar. Debido a que los sacerdotes y habitantes de aquel lugar pusieron a buen recaudo todos los objetos valiosos que pudieron.
Según la consigna que tenía, destruyó ídolos, momias y toda la idolatría que aquellos hombres conservaban en aquel templo.
Con ello oficialmente desaparece Pachacamac como dios y como fe.

Luego de la conquista dominado el territorio, se realizaron los repartimientos y encomiendas.
En una zona cercana al Rimac un encomendero trasladó indígenas de Pachacamac, quedando aquel lugar en llamarse como Pachacamilla.
Y pasaron los años.

Comentarios

  • juanchojuancho Francisco de Quevedo s. XVII
    editado octubre 2011
    Año 1650
    Un cargamento de esclavos provenientes de Angola llega al Perú. Aquellos esclavos se afincan en la zona de Pachacamilla. Ahí coexistían con los indios descendientes de aquellos que habían venido de Pachacamac.
    En aquellos años las creencias antiguas de los indios las ocultaban o las iban fusionando con las creencias cristianas.
    Los angolas en forma similar ocultaban sus creencias y las mezclaban con las creencias cristianas.
    En aquellos enormes galpones en los cuales vivían hacinados en la más completa pobreza realizaban sus fiestas, en donde se mezclaban creencias de Pachacamac, dioses africanos y devociones católicas.
    Un día de aquellos años, un angola pintó en un muro de adobe la imagen de un Cristo crucificado frente a aquel Cristo luego de reverenciarlo hacían sus fiestas recordando su libertad perdida los esclavos y los indios sus dioses pasados.
    El Cristo era una especie de fachada ya que los criollos y españoles siempre estaban atentos al comportamiento de aquellas gentes. Ver aquella imagen calmaba cualquier animo inquisidor y represivo.
    En noviembre de 1655 ocurrió un gran terremoto en la ciudad de Lima cayeron muchas casas e iglesias. En aquella cofradía de esclavos e indios, según las crónicas cayeron todos los muros excepto aquel donde estaba la imagen del Cristo crucificado.
    La noticia se esparció por Lima rápidamente. En aquellos años la ciudad solo tenía algo de cuarenta mil habitantes. La gente iba a observar aquel muro incólume. Pasaron los años y el muro quedo como una rareza para los criollos y españoles. Pero para los indios y esclavos seguía siendo un lugar alrededor del cual se reunían.
    Un dia un español llamado Antonio León desesperado por sus dolores recibió la noticia por una esclava de la existencia de dicha imagen. Fue ante ella y la veneró. Milagrosamente se alivió de sus males.
    Se puede consignar este como el primer milagro “oficial” del Cristo, ya sea porque quien lo recibió era un español. Lo cierto es que la fe hacia aquella imagen pintada fue en aumento. Para preocupación de las autoridades religiosas.
    Se ordenó la destrucción de la imagen, por considerar que atentaba contra “las buenas costumbres religiosas”. Se comisionó primero a un pintor de brocha gorda y según la leyenda popular al intentar hacerlo se asusto sin determinar la causa. Luego se le ordenó a un soldado y este indicó que cuando se acercaba, la imagen brillaba y la corona de espinas se hacia mas verde.
    Muchas voces se alzaron contra la medida, finalmente la imagen no fue borrada. Se mejoró aquel lugar y se empezaron a oficiar misas. Esto fue en el año de 1671.
    En 1687 ocurrió otro terremoto en Lima, el muro se mantuvo firme. El español Sebastián de Antuñano devoto del Cristo mando pintar una réplica de la imagen del muro, se colocó en unas andas y se sacó esa imagen en procesión.
    En 1746 nuevamente la naturaleza se ensañó con la ciudad. Un terremoto asoló Lima destruyendo el ochenta por ciento de las edificaciones. El puerto del Callao fue arrasado por un tsunami. El Callao tenía cinco mil habitantes, solo sobrevivieron doscientos cincuenta.
    El veintiocho de octubre la procesión con la imagen del “Señor de Los Milagros” salió a las calles de la destruida ciudad acompañada por indios, esclavos, españoles, mestizos y criollos suplicando cese la furia de la naturaleza.
  • juanchojuancho Francisco de Quevedo s. XVII
    editado octubre 2011
    Año 2011
    Han pasado más de cuatrocientos años, la fe de los indios por Pachacamac, la fe de los esclavos por sus dioses africanos, la fe occidental confluye en una devoción inmensa. La ciudad de Lima en el mes de Octubre para el pesar de otras creencias se viste de morado. El morado es el color de la congregación nazarena. Encargada de custodiar la imagen.
    La procesión con la imagen del “Señor de los Milagros” sale a las calles el 18 y el 28 de octubre todos los años. Eventualmente frente a algún acontecimiento extraordinario también sale en procesión por las calles de la Lima antigua. A su salida, se deben cerrar calles en por lo menos diez manzanas a la redonda. El mar humano que sigue a la imagen es inmenso.
    Los cargadores de la imagen son de ascendencia negra en un gran numero descendientes de aquellos esclavos, también hay mestizos y blancos. En la actualidad la imagen con sus andas pesa algo de 1800 kilogramos
    Todos salen a acompañar al “Señor”, en octubre se ponen de moda los turrones de Doña Pepa, los picarones y los anticuchos. Hay toros, en la plaza de Acho, se otorga el premio “Escapulario de Oro del Señor de Los Milagros”, pese a los que luchan contra este espectáculo la tradición se mantiene.
    En la procesión, se ve gente rezando, gente llorando, gente en penitencia caminando descalza o de rodillas. Algunos vienen de muy lejos a cumplir promesas. En realidad es una manifestación de fe religiosa impresionante.
    Paradójicamente los hombres que vinieron a destruir una fe y traer otra. No lograron su objetivo. La fe sigue siendo la misma, la fe de los esclavos, la fe de los indios la fe de los españoles.
  • juanchojuancho Francisco de Quevedo s. XVII
    editado octubre 2011
    Epilogo
    El propósito de este escrito es simplemente mostrar que la fe de los pueblos se mantiene a pesar de todo.
    La historia oficial siempre hace referencia a esclavos conversos y a indios cristianizados. Lo cual es bastante discutible. La fe de las personas no se puede cambiar de un día para otro. En toda el área andina de mi pais, tanto indios como mestizos siguen teniéndole devoción a las montañas. Un respeto ancestral que pocos entienden.
    En mi país existe devoción por La Virgen del Carmen, La Virgen de La Mercedes, La Virgen de Chapi, El Señor de Los Temblores, La Virgen de Chiquinquira (que vino con los colombianos y Bolívar en los años de la independencia), La Virgen de Guadalupe de México. el Arcángel San Miguel, San Juan, el Señor de Muruhuay, el Señor de Cachuy, Santa Rosa de Lima, San Martin de Porras, Sarita Colonia, San Judas Tadeo, el Padre Urraca y muchos otros.
    Las historias del origen de la devoción de cada uno de ellos es digna de libros. Cada uno con matices diferentes.
    No soy ateo, ni soy un ferviente católico. Soy un creyente tibio y es probable que termine cocinándome eternamente a altas temperaturas en algún lugar del infierno.
    Saludos
  • Y para todos hay, cosa tan especial con las religiones, todas las iglesias, creyente, no creyentes son llenas de gente, o sea que todos creen de una u otra forma, por que hasta los ateos tienen fé en que ellos no creen en nada:D:D:):):p:p
  • ShaiantiShaianti Fray Luis de León XVI
    editado octubre 2011
    amparo bonilla escribió : »
    hasta los ateos tienen fé en que ellos no creen en nada:D:D:):):p:p

    Mmmm, la fe es una aceptación pasiva, el no creer, es una libertad de elección. ;):)
  • juanchojuancho Francisco de Quevedo s. XVII
    editado octubre 2011
    Shaianti escribió : »
    Mmmm, la fe es una aceptación pasiva, el no creer, es una libertad de elección. ;):)


    Hola Shaianti

    Antes que nada gracias por haberte detenido a leer este texto. Que tiene un sinnúmero de errores.

    Mi propósito al escribirlo es mostrar que el hombre siempre ha tenido la necesidad de creer en algo.

    Mi propósito no esta referido a realzar alguna religión y tampoco resaltar que alguna devoción sea mejor que otra.

    En los viajes que he tenido, con la gente con la que he conversado y sobre todo entre la gente del “primer mundo” percibo un desengaño a creer en algo. Siempre evitan hablar de religión y menos de creencias.

    No soy un sociólogo para dar un diagnostico de esa actitud. Tampoco es un reproche, como dices, es la libertad de elegir.

    En particular la expresión multitudinaria de un pueblo es emocionante. Me emocioné cuando de pequeño y de joven iba con mi Padre a ver los mitines de la izquierda en las elecciones “democráticas” luego de años de dictadura militar. Igual salí con mis compañeros universitarios a protestar cuando era necesario.

    En estas fechas de octubre en Lima ves una cantidad inmensa de gente siguiendo una imagen con devoción. Es emocionante y es conmovedor. Es fe, simplemente.

    La fe que el pueblo pierde en los hombres, la busca en una imagen. Una imagen que para ellos es una manifestación divina.

    Un abrazo y siempre la consideración hacia su persona.
  • DragonDragon Lope de Vega s.XVII
    editado octubre 2011
    Una vez más,gracias Juancho por tu escrito.Con él,aprendi ciertas cosas que no sabía de tu país.La fe es cosa de uno y creo que se debe tenerla,aparte ya de si se cree o no en un dios.Yo particularmente,prefiero creer en el ser humano,en la humanidad.Si se respetara las creencias de todos,mas de un conflicto se hubiese evitado,pero ahí,ya entra el egoísmo de la humanidad.Un saludo desde el sur.
  • juanchojuancho Francisco de Quevedo s. XVII
    editado octubre 2011
    Dragon escribió : »
    Una vez más,gracias Juancho por tu escrito.Con él,aprendi ciertas cosas que no sabía de tu país.La fe es cosa de uno y creo que se debe tenerla,aparte ya de si se cree o no en un dios.Yo particularmente,prefiero creer en el ser humano,en la humanidad.Si se respetara las creencias de todos,mas de un conflicto se hubiese evitado,pero ahí,ya entra el egoísmo de la humanidad.Un saludo desde el sur.

    Dragon, amiga mia.

    El mundo sería diferente si todos tuvieramos el corazon y el entusiasmo que tu tienes.

    Un abrazo
  • ShaiantiShaianti Fray Luis de León XVI
    editado octubre 2011
    juancho escribió : »
    Hola Shaianti

    Antes que nada gracias por haberte detenido a leer este texto. Que tiene un sinnúmero de errores.

    Mi propósito al escribirlo es mostrar que el hombre siempre ha tenido la necesidad de creer en algo.

    Mi propósito no esta referido a realzar alguna religión y tampoco resaltar que alguna devoción sea mejor que otra.

    En los viajes que he tenido, con la gente con la que he conversado y sobre todo entre la gente del “primer mundo” percibo un desengaño a creer en algo. Siempre evitan hablar de religión y menos de creencias.

    No soy un sociólogo para dar un diagnostico de esa actitud. Tampoco es un reproche, como dices, es la libertad de elegir.

    En particular la expresión multitudinaria de un pueblo es emocionante. Me emocioné cuando de pequeño y de joven iba con mi Padre a ver los mitines de la izquierda en las elecciones “democráticas” luego de años de dictadura militar. Igual salí con mis compañeros universitarios a protestar cuando era necesario.

    En estas fechas de octubre en Lima ves una cantidad inmensa de gente siguiendo una imagen con devoción. Es emocionante y es conmovedor. Es fe, simplemente.

    La fe que el pueblo pierde en los hombres, la busca en una imagen. Una imagen que para ellos es una manifestación divina.

    Un abrazo y siempre la consideración hacia su persona.

    Gracias por tu respuesta, Juancho. La consideración es recíproca.

    He subrayado esta frase "la fe que el pueblo pierde en los hombres", porque me hace pensar que el error está en tener fe en ellos.

    Pienso que la fe (la religiosa), no se basa en la posible decepción sino en la esperanza y el temor: "pues aunque no hubiera cielo yo te amara, y aunque no hubiera infierno te temiera".

    Me gustó cómo fuiste hilvanando la confluencia histórica de las tres religiones en tu pais.
    Tu escrito me ha recordado otro mío publicado aquí hace tiempo, sobre una "anécdota" que vivió mi abuelo. Lo vuelvo a publicar, algo revisado, y disculpándome por adelantado por alguna que otra vaguedad histórica.
  • ShaiantiShaianti Fray Luis de León XVI
    editado octubre 2011
    Reedito en nuevo tema. Pido disculpas.
  • GrumeteGrumete Anónimo s.XI
    editado abril 2016
    Hola Juancho. al empezar a leer tu primer post sobre el tema "Historia de la fe", creí que intentabas narrar un trecho de la historia de la conquista del Perú como un jardín de rosas. Solo luego di en el clavo:

    "La fe que el pueblo pierde en los hombres, la busca en una imagen. Una imagen que para ellos es una manifestación divina."

    Déjame opinar que, despues del martirio de Tupac Amaro II, los castellanos ya deberían estar preparados para regresar a su árida meseta con todo lo que habían trído de ella.
  • GrumeteGrumete Anónimo s.XI
    editado abril 2016
    Hola Juancho. al empezar a leer tu primer post sobre el tema "Historia de la fe", creí que intentabas narrar un trecho de la historia de la conquista del Perú como una alfombra de rosas. Solo luego di en el clavo:

    "La fe que el pueblo pierde en los hombres, la busca en una imagen. Una imagen que para ellos es una manifestación divina."

    Déjame opinar que, despues del martirio de Tupac Amaro II, los castellanos ya deberían estar preparados para regresar a su árida meseta con todo lo que habían traído de ella.
    El Imperio Inca fue un hito de Humanidad medieval, o llámalo como quieras, pues su período histórico y su cultura (incumunicados del resto de culturas e historias existentes), eran un vivo ejemplo de humana evolución. Los castellanos no vieron eso, o sí lo vieron, no lo sé y trajeron la fe. Una fe cristiana que fue la única que pudo humanizar de alguna manera al antiguo mundo occidental pero que, para los naturales del Nuevo Mundo debió suponer una piedra de escándalo dado las obras que la acompañaban.
Accede o Regístrate para comentar.


Para entrar en contacto con nosotros escríbenos a informa (arroba) forodeliteratura.com